La Amenaza Fantasma (The Phantom Menace), de George Lucas

La Trilogía Galáctica finalizó en 1983 con “El Retorno del Jedi”, pero dejó abierto el debate sobre los desconocidos tres episodios que la precedían. El merchandising sobre “Star Wars” siguió creciendo, expendiendo el Universo creado por Lucas mediante libros, comics o videojuegos, pero en ninguno de ellos se relataba el origen de Darth Vader.
En 1995, tras mucha especulación, George Lucas ponía en marcha la maquinaria para realizar tres nuevas películas que precederían a las ya conocidas y narrarían cómo Anakin Skywalker se convirtió en Darth Vader. Escribió el guión del primer episodio y se reunió con su equipo de efectos especiales para ver si era posible llevar a cabo todo lo que tenía en mente. Una vez certificada la posibilidad de hacerla, se puso a realizar castings para seleccionar a los actores que darían vida a los nuevos, y no tan nuevos, personajes. Lo más complicado del proceso fue seleccionar al niño que debía dar vida a Anakin Skywalker, futuro Darth Vader, y sobre quien gira la historia. Ahora bien, antes de dar la luz verde definitiva al proyecto, y anunciarlo oficialmente en los medios, Lucas debía asegurarse de que el público tenía hambre de Star Wars, con lo cual decidió aprovechar el 20 Aniversario de la primera película para reestrenar la Trilogía al completo con nuevos retoques digitales y nuevas escenas. La respuesta no pudo ser mejor. Cada película se estrenó en un mes diferente del primer trimestre de 1997 colocándose en el número 1 del Box Office. Era el último empujón que Lucas necesitaba para comenzar a rodar el Episodio I, llamado provisionalmente “The Beginnig”.

El rodaje tuvo lugar casi al completo en interiores, con decorados y pantallas azules que luego serían transformadas en escenarios gracias a la informática. Túnez volvió a acoger al equipo de rodaje para ser una vez más el desértico Tatooine e Inglaterra volvería a ser el lugar en donde se rodarían los interiores.
Entre los actores elegidos por Lucas se encontrarían Liam Neeson, Ewan McGregor, la joven Natalie Portman y Samuel L. Jackson. También se contaría con actores ya pertenecientes a la Saga y que tenían importancia en las nuevas películas, caso de Ian McDiarmid, Anthony Daniels o Frank Oz. Por supuesto todos ellos, o la gran mayoría, firmarían un contrato que les ataría a rodar las dos nuevas películas que restaban para completar la Saga cinematográfica.
El rodaje con actores apenas duró dos meses, finalizando casi a finales de 1997, dos años antes del estreno. Durante todo ese tiempo se trabajó con los efectos especiales, lo cual mostraba qué preocupaba más a Lucas.

En Diciembre de 1998 salió a la luz el primer trailer, y doy fe de que fue uno de los momentos más emocionantes que he vivido en una sala de cine, porque, he de decirlo, nunca antes de “La Amenaza Fantasma” había visto un Star Wars en cine sino que siempre las he degustado en casa, y cuando tuve ocasión de verlos en pantalla grande, en 1997 con el reestreno, no se les ocurre otra cosa a los multicines de Granada que proyectarlas en sus salas más pequeñas. En fin, la cosa fue que entré a una película a principios de 1999, “Enemigo Público” de Tony Scott, y antes de empezar veo aparecer el logo de la FOX seguido por el de LUCASFILM. El vello de punta. Dos minutos de avance espectaculares, inolvidables, que finalizaron con el estrepitoso aplauso de toda la sala. Estaba claro que era la película más esperada de la Historia, como se la llegó a llamar.
Los meses hasta el estreno parecían interminables, y lo fueron aún más cuando en España se avisa de que se estrenará tres meses más tarde que en el resto del mundo. De nuevo Lucas se trabajó una gran campaña de merchandising que llevó a hacer cola en una juguetería a cientos de fans, ansiosos por ser los primeros en hacerse con las figuras de los nuevos personajes. Finalmente el ansiado día llegó. Fue el 19 de Mayo de 1999.

La Amenaza Fantasma

Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana…

La Republica Galáctica está sumida en el caos. Los impuestos de las rutas comerciales a los sistemas estelares exteriores están en disputa.
Esperando resolver el asunto con un bloqueo de poderosas naves de guerra, la codiciosa Federación de Comercio ha detenido todos los envíos al pequeño planeta de Naboo.
Mientras el Congreso de la República debate interminablemente esta alarmante cadena de acontecimientos, el Canciller Supremo ha enviado en secreto a dos Caballeros Jedi, guardianes de la paz y la justicia en la galaxia, para resolver el conflicto…

Una vez en la nave de la Federación de Comercio, en donde se establecerá la reunión, los dos Jedi, el maestro Qui-Gon Jinn y su aprendiz Obi-Wan Kenobi, sentirán una atmósfera de peligro. El Virrey Gunray, al mando del bloqueo, recibe ordenes del misterioso Lord Sidious, quien le ordena matar a los Jedi. Qui-Gon y Obi-Wan logran escapar del ataque y descubrir que la Federación se prepara para una invasión al planeta Naboo.

La invasión a Naboo: Las naves de la Federación de Comercio invaden Naboo. Los Jedi, que se han ocultado en uno de los vehículos, se encuentra con Jar Jar Binks, un Gungan que los oculta en la ciudad submarina de la que fue desterrado por su torpeza. Qui-Gon, con ayuda de la Fuerza, convence al Jefe Nass para que Binks los acompañe a cruzar el núcleo del Planeta en un transporte submarino. Mientras tanto, la Reina Amidala, joven dirigente del Planeta, es capturada por los droides de la Federación y llevada ante el Virrey para firmar un tratado en el que se otorgará el control del Planeta a los invasores. Afortunadamente los Jedi llegan a tiempo liberándola y escoltándola hasta una nave con rumbo a Coruscant, capital de la Galaxia, para así tratar el tema en el Senado. Sin embargo, en la huida, la nave es dañada y no tienen energía para llegar a su destino, con lo que deberán detenerse en el pequeño Planeta de Tatooine.

La amenaza de los Sith: La Federación de Comercio ha tomado Naboo pero ha perdido a la Reina Amidala. Lord Sidious exige explicaciones a los incompetentes invasores. Visto que no saben hacer bien su trabajo enviará en busca de la dirigente a su aprendiz, Darth Maul. En Coruscant, Sidious y Maul conversan sobre las posibilidades de encontrar a Amidala y sus salvadores en Tatooine. El joven Sith muestra sus ansías de enfrentarse a los Jedi y mostrar que los Sith no están acabados. Sidious alaba su pasión contra los Caballeros guardianes de la paz y le ordena acabar con ellos antes de capturar a la Reina.

El joven Anakin Skywalker: En Tatooine, Qui-Gon decide marchar junto a Jar-Jar y el droide R2-D2, salvador de la nave, en busca de las piezas que les ayudarán a reparar la nave. La Reina ordena que también los acompañe su asistente Padmé. Qui-Gon y Obi-Wan presienten una perturbación en la Fuerza a la llegada del Planeta y eso hará que estén alerta. En Mos Espa visitarán al chatarrero Watto, único mercader que posee las piezas que necesitan. En el taller conocerán también al joven Anakin Skywalker, un niño que se muestra amable con ellos y los acoge en su casa. Anakin vive con su madre, Shmi, y demuestra talentos especiales para un niño de su edad, pues es capaz de conducir una vaina de carreras y de construir un droide protocolo al que ha llamado C3PO. Qui-Gon percibe en el chico una gran presencia de la Fuerza, pero debe preocuparse del motivo que los ha llevado hasta ahí. Lo único que puede hacer para conseguir las piezas que necesitan es apostar contra Watto en la carrera de vainas que tendrá lugar. Anakin se prestará a ayudarlo conduciendo su vaina.

El esclavo liberado: La carrera de Boontha Eve es seguida con gran interés por cientos de espectadores. El favorito, Sebulba, demuestra ser un tramposo sin escrúpulos. Anakin, con su vaina, lucha por conseguir llegar el primero adelantando a sus contrincantes hasta que se queda solo con Sebulba. Tras superar unos problemas, Anakin lo alcanza quedando enganchados. El pequeño humano acelera destruyendo la vaina de su contrincante y proclamándose campeón. Qui-Gon y su nueva amiga Padmé pueden conseguir las piezas que les solucionen los problemas. Pero hay algo más. El chico ha sido liberado al apostar Qui-Gon contra Watto por él. Ahora los sueños del pequeño de convertirse en un Jedi pueden hacerse realidad, con un inconveniente, deberá dejar a su madre. En su despedida Anakin promete regresar y liberarla.
Cuando Qui-Gon y Anakin llegan junto a la nave crucero de la Reina el Jedi es atacado por Darth Maul, añadiendo una nueva preocupación a los Jedi. A bordo del crucero, de camino a Coruscant, Anakin regalará a Padmé un colgante de Japor.

Reunión en Coruscant: La Reina Amidala se reúne con el Senador Palpatine para ponerse al tanto sobre los asuntos que atañen a su Planeta. Tras comprobar que los burócratas no hacen más que impedir un ataque contra la Federación de Comercio propone una moción contra el presente Canciller, siendo propuesto para sustituirle Palpatine. A pesar de ello Amidala no se quedará con los brazos cruzados mientras su pueblo sufre, sino que decide regresar y poner fin al bloqueo.
Mientras tanto, en el Templo Jedi, Qui-Gon informa al Consejo presidido por Yoda acerca de la presencia de un siniestro Lord Sith, algo que asimilan de forma escéptica pero sobre la que investigarán. Además Qui-Gon les hablará sobre Anakin, acerca del que cree que puede ser el Elegido que traerá el equilibrio a la Fuerza, exigiendo que se le ponga a prueba. El Consejo accede y descubre que el chico tiene un gran potencial pero no permite que sea adiestrado debido a su mayoría de edad y, sobre todo, a lo nublado de su futuro. La cuestión de Skywalker quedará en el aire, pues ahora os Jedi deben regresar con la Reina a Coruscant y resolver el conflicto.

La Batalla de Naboo: Una vez llegan a Naboo el primer paso de Amidala es aliarse con los Gungan, que han sufrido las consecuencias de la invasión abandonando su ciudad acuática. La Reina se descubre ante el Jefe Nass como Padmé, aludiendo que la persona que ocupa su puesto es un señuelo. El plan consiste en que los Gungan distraigan a los droides de la Federación mientras el grupo de Amidala se introduce en el Palacio para que algunos pilotos suban a las naves y destruyan la nave de control de droides mientras ella y otros hombres más localizan al Virrey. De camino a los aposentos reales se encuentran con Darth Maul, que se batirá en duelo contra Qui-Gon y Obi-Wan. Anakin, por su parte está en una nave y se une a la batalla aérea accidentalmente. Cuando todo parece estar perdido, el pequeño niño destruye la nave de control dando la victoria a los Naboo.
A la vez que la batalla por el control del Planeta se desarrolla tiene lugar el combate entre los Jedi y el Sith. Maul demuestra ser un duro adversario y matará a Qui-Gon al quedarse en un duelo uno contra uno. Obi-Wan, abatido al no poder haber impedido la muerte de su maestro, lucha contra Maul ferozmente. Parece que el Sith ganará al empujar a Obi-Wan a un foso, pero el Jedi sorprende a Maul y lo derrota. En su lecho de muerte, Qui-Gon hace prometer a Obi-Wan que se encargará de adiestrar a Anakin.

La Paz en Naboo: La Federación de Comercio ha sido derrotada. El Senador Palpatine llega a Naboo acompañado por varios miembros del Senado anunciando su elección como Canciller. Yoda tiene una reunión privada con Obi-Wan, al cual otorga el rango de Caballero Jedi. El recién nombrado Caballero anuncia a su maestro su intención de adiestrar a Anakin como le prometió a Qui-Gon. Aunque Yoda se muestra en contra acaba por otorgarle lo que pide. El joven Skywalker su aprendiz será. El Jedi Qui-Gon Jinn recibe un funeral con honores en el cual Mace Windu informa a Yoda de que se ha comprobado la personalidad del señor Sith al que Obi-Wan derrotó, ahora la duda es si se trataba del maestro o del aprendiz.
Los festejos en Naboo son por todo lo alto, no solo para celebrar la victoria sino para proclamar la Paz entre Gungans y humanos. Sin embargo los Jedi no pueden olvidar al señor tenebroso que ha sido derrotado, alertados de que el Lado Oscuro esté al acecho.

Regreso a las Estrellas

“Decepcionante”. “Una película sin alma destinada a hacer caja”. “Para niños amantes de los videojuegos”. Esos eran alguno de los comentarios que se podían leer en las críticas realizadas acerca de la película. El público salía frío, e incluso fans demostraron su decepción frente a la nueva aventura galáctica. Tampoco ayudó mucho que poco antes se estrenara la cinta de ciencia-ficción que revolucionaría el cine de acción, “Matrix”, pero de eso hablaremos más adelante.

Ya que he comenzado diciendo las criticas negativas y el síntoma de decepción que se respiraba con respecto a “La Amenaza Fantasma”, empezaré comentando los defectos que llegaron a calificarla de tal modo.
Lo más evidente es la infantilización que tiene la película debido a los personajes de Jar Jar Binks y Anakin Skywalker. Antes de nada, hay que decir que la Saga ya mostraba estos síntomas en “El Retorno del Jedi”, con la cual “La Amenaza Fantasma” tiene más de un punto en común, siendo el más claro el sustituir a los Ewoks por los Gungan. Respecto al primer personaje, que llega a ser una mezcla entre Bugs Bunny y el Pato Lucas, es cierto que resulta molesto, sin nada que aportar a la trama salvo el sugerir que los Gungan son valientes guerreros, lo que da a Amidala la idea de hacer una alianza con ellos. Jar Jar se ha ganado con honores el calificativo de personaje más odioso de la Saga, y es que, si bien fue creado como el personaje más cómico, acaba siendo el más cargante, pesado e infantil de todos los que circulan por el Universo. Por otro lado tenemos a Anakin Skywalker, el que será el ser más malvado de la Galaxia. Bueno, Anakin es un niño de 9 años, y Lucas lo trata como tal, añadiéndole frases del estilo “Yuppi” o “Guay” que le otorgan cierto toque repelente, sin llegar al odio que desprende Jar Jar, y que impiden ver en él al futuro Señor Oscuro de la Galaxia, claro que eso se irá subsanando en las futuras dos precuelas que faltan.

Los efectos especiales se adueñan de la película. A ver, en toda película de Star Wars los efectos especiales han tenido una gran importancia, pero en esta puede que se note demasiado la perfección técnica a la que se quiere llegar dejando a los personajes un poco en segundo plano, de hecho Ewan McGregor demostraba su descontento y se quejaba de que el rodaje había sido el más aburrido de toda su vida. En lo que no estoy nada de acuerdo es que se dijera que por este motivo estábamos asistiendo más a un videojuego que a una película, cuando todas las películas de la Saga tiene la misma estructura de pasar obstáculos mediante batallas de naves o enfrentamientos a cuerpo a cuerpo.

El mayor fallo que le veo a la cinta no es ninguno de los que destacaron los críticos, sino el ritmo que posee. La historia tiene mucho que contar, esta vez no se trata solo de salvar a una Reina y protegerla, sino que además tenemos la trama política, el descubrimiento del joven Skywalker y la inesperada aparición de los Sith. Una trama densa que no encuentra su ritmo adecuado. Todas las cintas anteriores avanzaban mediante escenas de acción, siendo los diálogos breves y directos. Aquí no, aquí nos encontramos con largas charlas sobre política Galáctica y escenas que poco importan, como el viaje submarino en el transporte Gungan.
Para mí “La Amenaza Fantasma” es la película Star Wars con menos acción, tan solo hay tres grandes secuencias emocionante, el principio en la nave de la Federación, la carrera de vainas y la Batalla final. Curiosamente esas tres secuencias están situadas al principio, en medio y al final, dejando los huecos intermedios para desarrollar la trama, introduciendo, eso si, algún que otro breve momento de acción, pero consiguiendo bajones de ritmo importantes. Entiendo que este primer Episodio sirve para ponernos en la situación que vive la Galaxia pero, sinceramente, le hubiera ido de maravilla si hubieran resumido mucho más los diálogos burocráticos y hubieran prescindido de personajes que no aportan nada, como el ya citado Jar Jar o el Capitán Panaca. La parte de Tatooine si veo necesaria que se tome su tiempo, pues ahí conoceremos al protagonista de toda la Saga.

Un ejemplo de lo que debía haber sido más el film son las secuencias de Darth Maul. Al Sith se le criticó de no llegar a la suela de Darth Vader, una crítica que no comparto, pues Maul nunca se creó para tapar el hueco de Vader, el Sith más grande de cuantos han existido, sino para tener a alguien con quien los Jedi lucharan en el obligatorio duelo. A lo que voy, Maul es posiblemente el mejor personaje de la película porque, sin decir más de dos frases, queda en la memoria por medio de secuencias mudas en donde su figura impone. Para ser más claro aún, en el combate final aparece frente al sequito de la Reina, los Jedi dicen que es asunto suyo quedando a solas con él. Maul desenvaina su sable láser de doble hoja y empiezan a luchar. Ni una palabra. Acción. Un Sith se encuentra con un Jedi y no existe más sonido que el de los sables láser.

El guión fue otro punto flaco, y de nuevo pienso que lo es por la extensa galería de personajes y hechos que se quieren narrar. Lo que no tiene perdón es que Lucas intentará dar una explicación científica a La Fuerza por medio de los midiclorianos, ahí jugó con fuego y casi se carga el misticismo que rodeaba a la Fuerza.
Es sabido que Lucas no brilla por sus diálogos y aquí se ganó el ser atacado por todos los bandos debido a la poca importancia y desarrollo que le daba a sus personajes. El pequeño Anakin Skywalker no deja de ser un niño que demuestra valentía, los Gungan vuelven a ser el pueblo arcaico que se enfrenta a un ejercito más avanzado, Jar Jar directamente debió quedarse en el esbozo de la historia, el Capitán Panaca, y todo soldado de Naboo, sigue a la Reina allí donde ella manda sin tener voz ni voto, y por ende carisma. Solo cuatro personajes merecen reconocimiento. Qui-Gon Jinn rememora al sabio Jedi al que daba vida Alec Guinness en la película de 1977. Aunque nunca se habló de él en las cintas originales es el personaje con mayor presencia en el film, y se le irá mencionando en las dos siguientes entregas. A Lucas se le atacó por este personaje alegando que Obi-Wan fue entrenado por Yoda y no por otro maestro Jedi, sin embargo como iremos viendo, Yoda adiestra a todo aprendiz Jedi para luego cederlo a otro maestro. La Reina Amidala es la dirigente electa que demuestra preocupación por su pueblo, al que defenderá en el Senado. La joven de 14 años (en Naboo escogen a las Reinas a temprana edad durante un tiempo determinado) se muestra guerrera y valiente al combatir a la Federación de comercio. Entre ella y Anakin se deja claro que hay una amistad con la puerta abierta al futuro amor que existirá entre ellos dando lugar al nacimiento de los mellizos Luke y Leia. El Senador Palpatine tiene astucia en la manipulación y ansias de poder en el Senado Galáctico. El futuro Emperador reconocerá seguir de cerca la carrera del joven Skywalker, lo que induce a pensar que es el Lord Sith en la sombra. Por último tenemos al gran Obi-Wan Kenobi, aquí un joven padawan que hace honor a la osadía e ímpetu que reconocía a Yoda tener en “El imperio Contraataca”. La decepción con respecto a Obi-Wan en esta película es que su presencia es muy secundaria, solo reservada a secuencias de combate y a ser la sombra de Qui-Gon. Afortunadamente el personaje tiene su momento de gloria los minutos finales, cuando se enfrenta en solitario a Darth Maul.

“Star Wars” es una Saga familiar, y, como todo queda en familia, Lucas vuelve a utilizar a los droides R2-D2 y C3PO, demostrando que siempre han pertenecido a los Skywalker. El pequeño R2 sirve a Amidala siendo todo un héroe, mientras C3PO es construido por Anakin Skywalker. Una de las cosas que está más cogida con pinzas a través de R2 en las precuelas es que el personaje de Obi-Wan Kenobi afirme no haberlo visto nunca en la película original de 1977 y en las nuevas películas se cruce con él en más de una ocasión. Esto se puede justificar si observamos la interpretación de Ginness en la original, pues parece reconocer a R2, e incluso lo saluda “Hola, amiguito”, y que la razón por la que le diga a Luke que no lo ha visto nunca sea para ocultarle detalles relacionados con sus padres, al fin y al cabo le dice solo lo que necesita saber para combatir al Imperio en ese momento.

Vivimos un efecto deja vú con respecto a las clásicas. Las similitudes con “El Retorno del Jedi” no son solamente a través de los Gungan, sino que al final tenemos una Batalla narrada desde distintos ángulos. Pero no solo con la tercera película (sexta en el orden cronológico interno) encontramos similitudes, sino con la primera “Star Wars”, pues al igual que en aquella la Batalla final aquí se gana destruyendo una nave de control con forma más que parecida a la Estrella de la Muerte, y casualmente el encargado de destruirla no es otro que el joven Skywalker, como 32 años después hará su hijo Luke con la estación estelar del Imperio. Además de eso tenemos ese final de celebración calcado, con un plano de grupo para cerrar la película.

Una vez mencionados los, discutibles, defectos de la película hablemos de sus virtudes, que tampoco son pocas.
La película es, sin discusión, todo un espectáculo visual que destila imaginación y nos transporta a mundos de ensueño durante sus poco más de dos horas de duración. Los nuevos Planetas son impresionantes visualmente, siendo Naboo un Planeta de estilo renacentista y Coruscant una urbe planetaria con grandes rascacielos futuristas. Las naves de Naboo son estilizadas, con dorado para los cazas estelares, y un cristalino plateado para los cruceros estelares.
El trabajo de George Lucas con los actores puede que sea más que discutible pero su planificación es asombrosa. Es posible que algunas secuencias sean más largas de lo que debieran pero no podemos negar lo bien planificadas que están, poseyendo cada plano elegancia. Lucas no se deja llevar por modas y mantiene el estilo clásico en toda la cinta, creando una magnifica planificación en la preparación de la Batalla entre los droides de la Federación y los Gungan al final. Entre las escenas más memorables encontramos el principio en la Nave de la federación, toda una gran secuencia de acción que demuestra la buena forma en que se encuentran los Jedi; la aparición de la ciudad submarina de los Gungan, mágica; el plano que muestra a Amidala observando ante su ventana cómo entra la Federación a Naboo transmite la desolación que siente la gobernante; la despedida entre Anakin y su madre, sencilla pero efectiva, a la cual los acordes de Williams ayuda excelentemente.

Ahora, si tenemos que hablar de dos secuencias memorables de “La Amenaza Fantasma” esas son la carrera de vainas y el duelo de sables láser.
La carrera de vainas es todo un homenaje a “Ben-Hur” y en ella encontramos emoción a raudales, pues el director, junto con su equipo de efectos especiales, nos introduce de lleno en la carrera transmitiéndonos todo lo que sucede de primera mano. Lucas siempre ha sido un reconocido fan de la velocidad (como ya mostró en “American Graffiti”) y con esta secuencia introduce su particular visión de las carreras galácticas. Una secuencia asombrosa que deja exhausto y que justifica el que se decidiera hacer una bajada de ritmo tras ella.
El duelo a sables láser, impresionante. Los que llevábamos tiempo deseando ver a los Jedi en su Edad de Oro no salimos nada decepcionados gracias a este enorme duelo entre Kenobi-Maul-Jinn. Vibrante secuencias cuya única pega es estar narrada en paralelo con otros tres acontecimiento en Naboo, lo que impide que la disfrutemos por completo de forma continuada.

John Williams brilló con luz propia una vez más creando el portentoso “Duel of the Fates”, preludio de lo que será la composición del futuro Episodio III.
Como era de esperar los efectos especiales son de primera, consiguiendo resultados pasmosos.
La dirección artística vuelve a deslumbrar creando todo tipo de razas alienígenas salidas de la mente de Lucas. De los nuevos aliens creados los más celebrados, por perfección técnica y personalidad, son Sebulba y Watto. Mencionar los deslumbrante vestidos que lleva la Reina Amidala y su maquillaje estilo geisha, otro toque visual memorable.
La cinta está llena de guiños y homenajes a otras películas, el más claro es “Ben-Hur”, pero también tenemos “2001” al descubrir varias piezas de la nave Discovery en el taller de Watto, o E.T., al que podemos ver con varios de su raza como miembro del Senado Galáctico.

El reparto está compuesto por Liam Neeson como Qui-Gon, el maestro Jedi que descubre a Skywalker. Neeson fue el actor que más elogios recibió, y, curiosamente, tras esta película repitió el papel de mentor más de una vez. Natalie Portman es Amidala, la joven gobernante de Naboo. Portman está tan bien como Neeson, e incluso juega al despiste al usar su personaje un señuelo en los viajes. Su imagen de geisha es imborrable. Ewan McGregor tenía una conexión familiar con Star Wars, ya que su tío Denis Lwason participó en las tres cintas clásicas como Wedge. El actor escocés está mas que correcto como Obi-Wan en su etapa de aprendiz. El trabajo del actor es primordialmente físico pero hay que elogiarle el que se trabajara el acento y consiguiera asimilarlo al de Alec Guinness. Ian McDiarmid salva con la cabeza bien alta su Senador Palpatine. Jake Lloyd interpretó al joven Skywalker y nada más, poco se supo de él después de la película. Pernilla August dio vida a Shmi Skywalker, madre de Anakin. Samuel L. Jackson vio como su breve Mace Windu quedó aún mas breve debido a que en todas las tomas en que debía decir “Que la Fuerza te acompañe” se reía, ya que era un gran fan de Star Wars y luchó por conseguir un papel. Ray Park fue el entrenador de Neeson y McGregor en el uso de los sables y dio vida a Darth Maul, aunque la voz pertenece a otro actor. Citar que participaron como asistentas reales Sofia Coppola y una desconocida Keira Knightley.

A pesar de las malas críticas la película arrasó en taquilla de forma brutal, convirtiéndose en la cinta más taquillera de 1999. En contra recibió varios ataques de grupos religiosos que veían en Anakin Skywalker una similitud con la de Jesucristo al no tener el padre, y tuvo que resistir las comparaciones con dos films que le hicieron sombra. En primer lugar “Matrix”, dirigida por unos fans de Star Wars. La cinta de los Wachowski alucinó mucho más gracias a su elaborada historia con unos efectos especiales más rompedores que los del nuevo Episodio galáctico. Por otro lado tuvo a “El Sexto Sentido”, la película que si tenia una gran interpretación infantil, curiosamente de un niño que hizo el casting para ser Anakin, Haley Joel Osment.
Hay que decir que “La Amenaza Fantasma” fue la primera película de la que existió una gran cantidad de copias piratas circulando por internet.

La cinta recibió 3 candidaturas a los Oscars en labores técnicas como son Efectos de Sonido, Efectos Especiales y Sonido, pero los perdió contra “Matrix”. Donde recibió muchas nominaciones fue en los Razziee, en donde ganó el premio al Peor Actor Secundario, para Jar Jar.

En DVD se alargó la secuencia de la carrera de vainas. A día de hoy, ya que Lucas no para de retocar sus películas, yo recomendaría que se mejorara la imagen, pues con el tiempo ha acabado siendo la que peor imagen tiene de las seis, y recortaría algunas escenas para ganar agilidad, suprimiendo esa absurda explicación de los midiclorianos.

“La Amenaza Fantasma” fue el regreso tras 16 años de la Saga Galáctica a los cines con una nueva aventura. Puede que el resultado no fuera el esperado debido a la enorme expectación que se creó, pero hay que reconocer que es todo un derroche de imaginación y creatividad que vuelve a trasportarnos a mundos de ensueño.

Lo Mejor: Volvía Star Wars. La planificación de Lucas. La carrera de vainas. El duelo de sables láser.

Lo Peor: La historia es muy densa y el guión pobre. Jar Jar. El ritmo.

Anuncios

8 pensamientos en “La Amenaza Fantasma (The Phantom Menace), de George Lucas

  1. Amigoooo
    veo un gran esfuerzo por justificar la cinta…incluso por enmendar algunos errores de continuidad de Lucas…
    Yo no diré que la película sea mala, porque la he visto más de una y más de dos veces… pero lo cierto es que fue mucho mejor la espera que el resultado final…el primer trailer fue casi un orgasmo y el día del estreno me comí una cola de gente impresionante, incluso fui tres veces a verla al cine…y todo por volver a ver ese duelo final y algunos momentos muy logrados como el consejo Jedi por ejemplo.
    Pero lo de Jar jar fue indigno e indignante y colocar a un niño como Anakin también…El personaje de Neeson no cuadra en toda la saga y creo que Obi Wan con un McGregor algo más mayor (en cuanto a caracterización) debería haber descubierto a un Anakin adolescente…
    pero en fin…
    Ya le adelanto que “El ataque de los clones” me gustó bastante más

  2. No podría estar más de acuerdo con las tres frases negativas que señalas. La películas es tediosa y los personajes no causan la menor empatía. Un desastre digital de proporciones galácticas.

    No soy un fan acérrimo de Star Wars, pero de pequeño ví repetidas veces la trilogía original y me lo pasaba bien. Ésta no lo consiguió. Probé con la secuela (el Episodio 2), pero no logré ni terminarla.

    Lo único a destacar, como casi toda mala película de gran presupuesto, es su magnífico apartado técnico. Esto es, caracterizaciones, vestuario, decorados, etc.

    Saludos 😉

    P.D.: Enhorabuena por este especial Star Wars. No comento demasiado porque no soy un fanático de la saga, pero estás haciendo un exhaustivo trabajo.

  3. Amigo Ángel, reconozco que mi esfuerzo por justificar cosas injustificables a todas vistas se remonta a la primera visualización que hice del film en cine. Sobre “El Ataque de los Clones” ya adelanto que no la pongo mucho mejor que la presente, posteriores revisionados desde su estreno la han hecho perder puntos para mí.

    Muchas gracias Pliskeen, tanto por tu opinión como por tu felicitación !!!

    Saludos !!

  4. Quizás la más infantil de la nueva trilogía, aunque con momentazos como los que comentas: carrera de vainas, lucha de sables, etc…

    Estimable aunque mejorable peli. Felicidades por tan magno trabajo amigo!!

    Saludos!

  5. Pobre JAR JAR, siempre le caen palos, jajajaja. No le gusta a nadie (y lo comprendo). Pero no es lo único malo de este filme. ¿Quizá el más flojo de los 6 de la saga? Puede…

  6. Gracias Javi, me alegro de que te esté gustadno el especial galáctico.

    Cierto Mario, las sensaciones no son las mismas con las nuevas películas, salvo por “Revenge of the Sith”.

    Alberto, si, el más flojo de las 6 rivalizando con “El Retorno del Jedi” y “El Ataque de los Clones” para mi gusto. Las tres están ahi, ahi, claro que Jar Jar hace mucho daño y hace que la balanza se incline más por el Episodio I.

    Saludos 😉

  7. ijoleee deveras ke no saveen lo k es bueno,gracias a esta saga se abrieron miles d peliculas, SIN STAR WARS EL CINE NO SERIA LO QUE ES HOY,fue la primera en revolucionar al cine y lo unico ke dio importancia en akeyos años aburridos, fue entonces ke aparecio por primera vez en 1977 y desde alli todo a cambiado es OBIO ke entre mas avanzada ste la tecno mas cosas buenas van a existir , los mismos directores ablan ke star wars fue lo mejor, sino vean el legado ke a formado de directores!!! IGNORANTES!, sino me cren no nome importa sino me creen en el dvd bonus d la trilogia original aparece!!!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s