El Ataque de los Clones (Attack of the Clones), de George Lucas

Las malas críticas recibidas por “La Amenaza Fantasma” no fueron lo peor que le pudo pasar a Lucas sino el anuncio de nuevas Saga cinematográficas basadas en exitosos libros y que contentaron a los espectadores más de lo que lo había hecho el primer Episodio Galáctico. Me refiero a Harry Potter y a “El Señor de los Anillos”, dos nuevas franquicias de fantasía destinadas al público juvenil.
Antes de que las nuevas franquicias rivales llegaran, Lucas siguió desarrollando su Historia sobre el joven Darth Vader poniendo en marcha la producción del Episodio II en el año 2000. Esta vez la especulación se cernía acerca del actor que encarnaría ahora a Anakin con 19 años de edad, incluso se llegó a mencionar el nombre de actores consagrados como Leonardo DiCaprio. El director decidió contratar a un actor desconocido, Hayden Christensen, para tan deseado papel.

El rodaje en interiores se situó esta vez en los estudios de Sydney, Australia, para abaratar costes. El equipo tomó posesión de los estudios tras el rodaje de “Mouiln Rouge” de Baz Luhrman, en la cual trabajaba Ewan McGregor, que volvería a tomar posesión del personaje de Obi-Wan.
Para los exteriores se volvió a seleccionar el Palacio de Caserta como en la anterior para hacer de Palacio Real de Naboo, y el Lago Como funcionó como escondite de Padmé y Anakin. También se rodó en la plaza de España de Sevilla, formando una gran aglomeración de fans que se acercaron a echar un vistazo y, de paso, intentar conseguir un autógrafo de Lucas o Portman.

En el Episodio I Lucas ya había experimentado con nuevas cámaras digitales quedando más que satisfecho, así que decidió rodar la nueva entrega completamente en digital para que la imagen fuera mucho más nítida.

La publicidad giró en torno a la historia de amor entre Anakin y Padmé con un maravilloso teaser trailer en que breves planos van apareciendo al ritmo de la respiración de Vader. También se mostraron imágenes de un gran grupo Jedi luchando en el inicio de las Guerras Clon, lo que hizo aumentar la expectación.

La secuela se estrenó, esta vez a nivel mundial, el 16 de Mayo de 2002.

El Ataque de los Clones

Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana…

En el Senado Galáctico reina la inquietud. Varios miles de sistemas solares han declarado su intención de abandonar la República
Este movimiento separatista, liderado por el misterioso Conde Dooku, ha provocado que al limitado número de Caballeros Jedi les resulte difícil mantener la paz y el orden en la galaxia.
La Senadora Amidala, la antigua Reina de Naboo, regresa al Senado Galáctico para dar su voto en la crítica cuestión de crear un EJÉRCITO DE LA REPÚBLICA que ayude a los desbordados Jedi…

A su llegada a Coruscant la nave que transporta a la Senadora explota debido a un atentado. Por fortuna Amidala no se encuentra dentro, sino que ha utilizado un señuelo como viene siendo habitual en ella.
En su reunión con el Supremo Canciller y miembros del Consejo Jedi le es recomendada la protección de su antiguo amigo Obi-Wan Kenobi.

Conspiración para matar a Amidala: El maestro Jedi llega a las estancias de Amidala junto a su padawan, Anakin, ya un muchacho de 19 años con el que ha vivido más de una aventura. Padmé se sorprenderá de ver al que conoció siendo un niño, el cual no ha logrado olvidarla. Obi-Wan informa a Amidala de que está en buenas manos y que no tiene nada que temer, a lo que Anakin añade que no pararán hasta encontrar a la persona que quiere matarla.
Por la noche los dos Jedi están atentos a todo lo que ocurre en los aposentos de la Senadora. La asesina Zam Wesell envía unos gusanos venenosos para acabar con Amidala, pero los Jedi lo impiden comenzando una enorme persecución aérea por Coruscant que termina en un club nocturno en donde la presunta asesina resulta ser un cambiante que acaba asesinado por un misterioso personaje que huye.
Tras el terrible infortunio el Consejo Jedi toma la decisión de aconsejar a Amidala abandonar la capital de la Galaxia y ocultarse en Naboo con Anakin como protector, mientras a Obi-Wan se la encomienda la tarea de encontrar al asesino de Zam y descubrir la conspiración.

La Senadora y el Caballero: Anakin se siente afortunado frente a su primera misión en solitario, algo que también celebra el Canciller Palpatine, quien ha sido consejero y amigo del joven durante estos años.
Aunque Amidala demuestra estar en contra de la decisión del Consejo la acepta y marcha con Anakin a Naboo, en donde se ocultarán en el País de los Lagos, lugar donde ambos intimidarán y se declararan el amor que se sienten, pero que no pueden ejercer, pues Anakin hizo un juramento a la Orden Jedi por el cual se le prohíbe amar. A pesar de ello el joven Jedi propondrá mantener la relación en secreto, a lo que Amidala se opondrá, pues no quiere que su carrera peligre.

El Ejercito Clon: Siguiendo el rastro del dardo envenenado que mató a Zam, Obi-Wan logra dar con el sistema Kamino, hogar de los clonadores. El maestro Jedi se dirigirá hacía allí y conocerá a Lama Su, administrador del sistema, quien le informará de que estaba esperando la llegada de un Jedi para informarle de que los plazos acordados para la entrega del ejercito clon marchan según lo acordado, algo que cogerá a Obi-Wan por sorpresa, y más aún cuando sepa que dicho ejercito ha sido encargado por el maestro Sifo Dyas, quien murió hace casi diez años. Sobrecogido, Obi-Wan observa el tremendo ejercito que ha sido construido, exigiendo conocer al huésped que utilizaron para crearlo. Así, Obi-Wan conoce a Jango Fett, un cazarrecompensas contratado por un tal Tyranus para crear el ejercito y al que se le dio un clon inalterado que se convertiría en su hijo Boba. El Jedi descubre que Fett es el asesino y decide perseguirlo.

El sufrimiento de Anakin: En Naboo el joven Skywalker no deja de tener pesadillas sobre su madre, lo que le lleva a marchar a Tatooine para comprobar qué está bien. Padmé no dejará que vaya solo y lo acompañará.
A su llegada a Tatooine localizarán al chatarrero Watto, quien los informará de que vendió a Shmi a un granjero llamado Lars. Los dos jóvenes se dirigirán a la granja de humedad de la familia Lars en donde se reencontrarán con 3PO, el droide de protocolo que Anakin creó. Allí conocerán a Owen, que se ha convertido en hermanastro de Anakin tras la unión de su madre con Cliegg Lars, y a su novia Beru siendo informados de que Shmi fue secuestrada por los moradores de las arenas hace un mes. Negándose a creer que su madre esté muerta Anakin parte en su busca dejando a Padmé con los Lars.
Tras preguntar a jawas y seguir un rastro, Anakin llega a un campamento tusken y encuentra a su madre, la cual muere entre sus brazos feliz por haberlo visto por última vez. El muchacho, lleno de ira, elimina a toda persona del campamento sin compasión y lleva el cuerpo de su madre a la granja de los Lars, en donde le dará sepultura. Sobre su tumba jurará que no volverá a permitir que ningún otro ser querido muera.

El nacimiento del Ejército de la República: Obi-Wan sigue a Jango hacía Geonosis, donde descubre un enorme ejercito de la Federación dispuesto a atacar. Kenobi envía un mensaje a Anakin para que lo retransmita a Coruscant comunicando sobre la amenaza. El maestro Jedi es secuestrado por los miembros de la Federación, que tiene como líder al Conde Dooku, antiguo maestro de Qui-Gon que intenta convencer a Obi-Wan de que se una a él.
En Coruscant sigue abierto el debate sobre crear un Ejército que plante cara a los separatistas. Tras la noticia que han recibido de Obi-Wan la situación se vuelve más tensa y finalmente, mediante propuesta de Jar Jar, otorgan el máximo poder del Senado a Palpatine, quien ordena la definitiva creación del Ejército. Los Jedi partirán a Geonosis para salvar a Obi-Wan, mientras Yoda partirá a Kamino para ver al ejército clon.

La Batalla de Geonosis: Anakin y Padmé son capturados en su intento por rescatar a Obi-Wan. Los tres serán pasto de los monstruos del circo geonosiano, pero antes de salir a la arena Padmé le confiesa a Anakin que está enamorada de él prometiéndose amor eterno.
En la arena de Geonosis los tres héroes plantarán cara las gigantescas criaturas, apareciendo también droidekas que complicarán la situación. De repente aparece Mace Windu con un batallón de Caballeros Jedi y comienza un combate espectacular en la arena. Los Jedi son muy inferiores en número a los droides de combate y eso hace que tengan muchas bajas y queden acorralados. Cuando parece que van a perder la batalla aparecen las naves de la República comandadas por Yoda, quien ha traído al ejército clon.

El principio de la Guerra Clon: Los dos ejércitos se enfrentan sin compasión, quedando clara la superioridad del nuevo Ejército de la República.
El Conde Dooku huye perseguido por Anakin y Obi-Wan. El Sith lleva consigo los planes del arma definitiva contra la República y debe entregárselos a su maestro Darth Sidious. Antes de subir a su nave se enfrenta a los dos Jedi. Obi-Wan será derrotado en el duelo y dará paso a Anakin, quien lo salva del sable de Dooku. El joven Jedi combate con fiereza pero no puede contra Dooku, el cual vence a Skywalker cortándole un brazo. Una inesperada presencia aparece, Yoda. El pequeño maestro Jedi se enfrenta a su viejo aprendiz demostrando un gran uso de la Fuerza y el sable láser, sin embargo Dooku logra escapar.
En Coruscant se declara iniciada la Guerra Clon con la partida de cientos de naves de la República llenas de soldados. Yoda se siente dolido y temeroso, pues esto significa que el Lado Oscuro ha ganado. Mientras tanto, en Naboo, Anakin y Padmé se casan en el País de los Lagos con R2-D2 y C3PO como testigos.

Amor Prohibido en la Galaxia

Tras la frialdad con que fue recibida “La Amenaza Fantasma” por parte de los fans, George Lucas decidió crear una película mejor, más llena de acción, con detalles que contentaran a sus seguidores. Así pues nos encontramos en esta película, situada diez años después del Episodio I, con el inicio de la famosa Guerra Clon y con el famoso personaje de Boba Fett cuando era un niño, teniendo su padre, Jango, gran protagonismo y una vestimenta similar a la de Boba en las cintas clásicas. También contentó a muchas personas convirtiendo a Jar Jar en una presencia secundaria que no dice más de tres frases, incluso lo convierte en el culpable de que se cree el que será el Ejército Imperial. C3PO y R2 siguen acompañando y ayudando a los héroes, especialmente, y como siempre, el pequeño droide, al se le dota con la capacidad de volar mediante propulsores.
Puesto que la película mejor considerada por los críticos y los seguidores siempre ha sido “El Imperio Contraataca” el director decide realizar con la segunda precuela una cinta similar, y es que no son pocos los puntos en común que encontramos.
Tenemos dos historias que se desarrollan en paralelo. Por un lado la historia de amor entre Anakin y Padmé, tema central de la cinta, y por otro la investigación llevada a cabo por Obi-Wan. Volvemos a visualizar una persecución en un cinturón de asteroides protagonizada por el caza Jedi de Obi-Wan y el Slave 1 de Jango y Boba Fett. El tono con respecto al Episodio I es más oscuro, aunque no tanto como el que existe en el Episodio V. Anakin pierde el brazo, mientras su hijo pierde una mano.
A pesar de todo eso “El Ataque de los Clones”, por mucho que quisiéramos convencernos, seguía siendo de la misma categoría que “La Amenaza Fantasma”, que no es que fuera mala pero debió haber sido mucho mejor.

George Lucas se esfuerza en crear una historia que enganche más a la audiencia, y lo cierto es que el Episdio II es más entretenida que “La Amenaza Fantasma”, o mejor dicho, más que entretenida posee un ritmo mejor llevado. Siempre están sucediendo cosas, ya sean grandes secuencias de acción o conflictos entre personajes. Además las conversaciones de índole político apenas tienen presencia.
O sea, que este Episodio, por ser más entretenido debemos considerarlo mejor. Pues no, porque igual que posee cosas a favor posee cosas en contra. Lo peor de todo, la historia de amor entre Anakin y Padmé. Tantas ganas de ver cómo se enamoran para vislumbrar diálogos forzados que llegan a ser de vergüenza. La única manera de defender el cortejo es viéndolo como una historia de amor cortés situada en la Edad Media, cosa muy factible en Star Wars, pero el recuerdo de la emocionante historia de amor en Han y Leia hecha al traste lo que vemos aquí. En segundo lugar hecho en falta la elegancia e impacto que se consiguió en la anterior película mediante la elaboración de planos y secuencias. Aquí no nos encontramos con ninguna secuencia completa que alcance la emoción de la carrera de vainas por ejemplo, aunque tengamos esa gran persecución aérea o la gran batalla final, pero acaban resultando demasiado artificiosas para mi gusto. A pesar de eso si creo que hay escenas memorables, como la que comentaré en breves instantes.

Una vez expuesto todo en líneas generales, citaré algunos puntos de interés.
Retomemos la historia de amor. ¿Tiene diálogos malos? Le sobran más de la mitad. ¿Tiene momentos sonrojantes? Y tanto, el momento en que Anakin se sube a la criatura frente a Amidala en el campo para terminar cayéndose, por ejemplo. ¿Aburre? Para nada, de hecho si la viéramos sin diálogos y suprimiendo el momento de la caída campestre sería preciosa. Antes he citado la Edad Media y el amor cortés, y es que seguro que Lucas la ideó pensando en eso. El escenario para desarrollarla es idílico, renacentista, con un caballero y una princesa que se aman en contra de las reglas. Una historia narrada mil veces en todo tipo de relatos, y Star Wars no se iba a quedar sin la suya. En las escenas románticas encontramos detalles muy bonitos, como la primera caricia de Anakin a Padmé pasando su mano por su espalda y concluyendo con su primer beso, o la conversación frente a la chimenea, solo estropeada por alguna que otra frase (y no me refiero a la que doblaron en español que hizo que toda la sala estallara de risa). En resumidas cuentas, se volvía a poner de manifiesto cómo tanta frase absurda empañaba algo que con la imagen y la música hubiera bastado para narrarlo bien.

Hablemos del trabajo de Lucas tras la cámara. Se le volvió a criticar por preocuparse más de los Fx que de la historia y los actores. Es posible, pero hemos de reconocer que el director vuelve a demostrar un estilo clásico en la planificación, consiguiendo escenas visualmente impecables, en las que se echa en falta, eso sí, un poco más de magia. Se nota que se han trabajado la creación de nuevos mundos y han introducido más acción, pero le falta ese toque que nos consiga transportar por completo dentro de la Historia, y que si conseguía, pese a quien pese, la anterior película.
Si tengo que destacar algunas secuencias memorables citaré la persecución por Coruscant (con homenaje incluido), toda la parte de Tatooine, con esa maravillosa escena en que las sombras de Anakin y Padmé se reflejan en la granja para pasar a mostrarnos a Anakin surcando el desértico planeta enmarcando su figura a contraluz por los dos soles a ritmo de “Duel of the Fates, y la batalla de Geonosis al final. La primera la cito porque es todo un espectáculo de acción, la segunda porque desprende la nostalgia de estar viendo el mismo escenario en donde veíamos a Luke, y porque disfruto viendo cómo Anakin desata por primera vez el odio que lo llevará a sucumbir al Lado Oscuro, mientras la tercera merece mención porque se atreve a usar un recurso tan añejo como es el zoom, además de porque por fin veíamos combatir a Caballeros Jedi en grupo y por tener ese plano que irradia fuerza como es el de Boba Fett recogiendo la cabeza de su padre.
El duelo de sables láser no sería recordado si no fuera porque gracias a él tenemos el momentazo a destacar de toda la película, y es el momento Yoda. Al viejo maestro siempre lo habíamos visto sentado, hablando de la Fuerza y demás, pero aquí por fin lo vemos demostrando gran parte de su potencial en su destreza con el sable láser. Inolvidable, suficiente para que este Episodio II sea recordado.
Citar que “El Ataque de los Clones” es la única de las seis películas en que la cámara no desciende tras las letras iniciales, sino que asciende.

El guión fue escrito esta vez por Lucas y Jonathan Hales. Los diálogos románticos no funcionan, y me molesta en exceso que a Anakin se le llame tanto Ani, en la anterior no chirriaba tanto porque era un crío pero en esta podrían haberlo utilizado nada más en la secuencias que tiene con su madre. A parte de eso si creo que tiene virtudes, como el tratamiento de personajes, por ejemplo al personaje de Obi-Wan se le presta más atención y se le otorga una misión en solitario. Anakin es impetuoso, arrogante, muestra inquietud y grandes aspiraciones, además de querer alcanzar de la forma más rápida el rango de Caballero. Entre Maestro y Alumno se ha establecido, durante los años que transcurren entre este Episodio y el anterior, un relación similar a la de un padre y un hijo, aunque en la cinta lo más que se llega a ver es que Obi-Wan está preocupado por la seguridad y la actitud temeraria de su padawan. Mace Windu adquiere también más protagonismo siendo la mano derecha de Yoda, mientras Padmé demuestra de nuevo su coraje en el combate, pero esta vez está más encasillada en ser la amada de Anakin.

Star Wars siempre ha poseído un cierto aroma a serie B, y creo que de todas las películas la que más irradia ese estilo es “El Ataque de los Clones”. Desde su mismo título ya se homenajea directamente al título fantástico de los años 50 “El ataque de la mujer de cincuenta pies”. Los FX lucieron en algunos aspectos, porque en lo que se refiere a los fondos se notan demasiado, y eso incluso gusta, porque recuerda a las películas fantásticas en que se notaba el fondo pintado. La aventura de Obi-Wan se asemeja a los seriales de Dick Tracy. El nombre del nuevo villano, Conde Dooku, es un guiño al personaje del Conde Drácula que hizo famoso al actor que le da vida, Christopher Lee. La pelea en la arena revive las películas de romanos, con monstruos dignos de Harryhausen.
No pueden faltar los guiños y homenajes. El principio de “Blade Runner” se revive en la persecución por Coruscant. El personaje de Jango Fett enfunda su pistola tras matar a un Jedi de la misma forma que en las películas del Oeste. La cafetería en donde Obi-Wan se reúne con su amigo Dex para que le dé información se asemeja a las de los años 60, y recuerda a “American Graffiti”.

El apartado técnico demuestra una vez más su calidad al crear nuevos mundos y personajes. Geonosis es un Planeta rocoso gobernado por insectos, mientras Kamino es un Planeta totalmente inundado en donde existen las fabricas de los clonadores como si fueran plantas petrolíferas. El vestuario de Padmé volvió a ser deslumbrante, aunque esta vez no llevaba la cara pintada de blanco, y en ella se comienza a utilizar el estilo que luego vestiría la Princesa Leia. El atuendo Jedi de Anakin es premonitorio al ser más oscuro que el del resto de Caballeros, funcionando como anticipo a lo que finalmente llevará cuando sucumba al Lado Oscuro.
Por primera vez Yoda fue un ser digital debido a la gran agilidad que debía mostrar al final de la película. El resultado es impecable pero sentí cierta pena por la marioneta de Frank Oz, el cual volvió a prestarle su voz.
John Williams creó el precioso tema “Across the Stars” como leit motiv para la cinta, y se arriesgó a utilizar una guitarra eléctrica para la persecución por Coruscant. A pesar de eso he de decir que la Banda Sonora de este segundo Episodio me parece la más decepcionante, incluso se llegaron a utilizar bloques musicales de la anterior película para la Batalla final, lo cual transmite sensación de desgana.

Ewan McGregor se sintió mas aliviado al ver que su personaje adquiría importancia, aunque volvió a rodar todo con pantalla verde y a mostrar su insatisfacción. El actor vuelve a demostrar su perfecto acento y aporta mucha más presencia al personaje, ahora barbudo y con el pelo más largo. Natalie Portman no brilla especialmente, sus escenas son muy flojas y posiblemente sea la peor interpretación de su carrera, pero sale tan guapa que me es razón suficiente para defenderla. Hayden Christensen vio llover sobre él todos los palos de la critica. No creo que el muchacho lo haga tan mal, sencillamente es que tiene frases que no se pueden decir mejor, y Lucas nunca ha sido considerado un buen director de actores. Menos mal que al actor aún le quedaba otro Episodio para demostrar su valía y entre medias de ellos realizó dos buenos papeles. Samuel L. Jackson ve crecer a su personaje y tiene ocasión de lucirse de lo lindo con su sable láser, el único de color púrpura. Ian McDiarmid sigue ofreciendo un recital de tesón y clase, la misma que desprende Christopher Lee. Puede que el Conde Dooku no tenga el carisma de Maul, pero con un actor como Lee dándole vida gana muchos enteros y consigue ser un personaje de lo más digno. Temuera Morrison es Jango Fett, padre de Boba Fett. Morrison prestó su voz también para los soldados clon en vista de que se crearon mediante el ADN de Jango. Jimmy Smits da vida de forma muy secundaria a Bail Organa.

La película fue la única cinta de Star Wars en no conseguir quedar la número 1 en la taquilla anual al tener como rivales a “Spider-Man” y “El Señor de los Anillos: Las Dos Torres”.
Recibió solamente una candidatura a los Oscars para los Efectos Especiales, y volvió a ganar en los Razzie: Peor Guión y Peor Actor Secundario (Christensen).

“El Ataque de los Clones” fue algo mejor recibida a nivel crítico, pero no logró ser el fenómeno mediático que sí fue el anterior Episodio. Ya solo quedaba un último Episodio, el más esperado, en donde Lucas se jugaba todo cuanto había planeado. Solo quedaba esperar y no quedar decepcionados.

El Episodio II pretendía ser la cinta más romántica de la Saga para quedarse en la más pastelosa por culpa de los diálogos. Afortunadamente ofrecía un gran espectáculo Jedi con el que no salir decepcionado.

Lo Mejor: El aroma Serie B. La aventura de Obi-Wan. Reconocer decorados y guiños a las películas clásicas. Yoda.

Lo Peor: La historia de amor, por culpa de un guión terrible.

Anuncios

6 pensamientos en “El Ataque de los Clones (Attack of the Clones), de George Lucas

  1. Totalmente de acuerdo. Buena película pero se esperaba más. La historia de amor no acaba de cuajar, guión flojillo con un tratamiento de Anakin mejorable. Aún así, es un buen disfrute, bastante más oscura que su predecesora y con unas localizaciones fabulosas. Eso si, el momento Yoda a mi me sobró un poco pero bueno… xD

    Un saludo!!

  2. El momento Yoda choca la primera vez que se ve, pero es de lo mejor de la cinta y en el próximo Episodio sigue demostrando su arte con el sable láser, especialmente en el gran duelo final.

    Saludos 😉

  3. AVER, AVER, AVER, AVER deveras ke son buenos para criticar, pero ponganse ustedes a acer una pelicula d tanto exito y no solo por sus criticos comntarios sino ke a otros no les interesa lo k digan talvs entretenga este escrito, pero es d lo mejor d lo mejor en su genero.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s