Watchmen, de Zack Snyder

12 de Octubre de 1985. Un hombre ha sido lanzado desde su piso, atravesando la ventana e impactando en el suelo, dejándolo lleno de sangre. Se trata de Edward Blake, un hombre que trabajaba para el Gobierno. También era un antiguo justiciero conocido como el Comediante, cuya muerte pone alerta a sus compañeros, ahora retirados.

El comic creado por Alan Moore y dibujado por Dave Gibbons es, con todas las de la Ley, unas de las piezas primordiales dentro del Noveno Arte, una relectura del género de superhéroes en que se critica la ambiciosa supremacía norteamericana en unos años 80 alternativos donde los Estados Unidos han ganado Vietnam y el Presidente Nixon gobierna por tercera vez. La amenaza de un ataque nuclear que dé inicio a la Tercera Guerra Mundial es otro de los problemas que afronta el relato.

La posibilidad de llevar a la gran pantalla la obra de Moore ha sido tanteada varias veces por Hollywood desde los 80, en que el comic apareció. Terry Gilliam, Darren Aronofsky o Paul Greengrass estuvieron a punto de llevarla a cabo sin éxito. Finalmente fue Zack Snyder, quien se ganó la confianza de Warner y Paramount para realizar la adaptación tras el éxito de “300”. Los problemas del film no sucedieron durante el rodaje, todo fue bien y el director ofrecía videos por internet en que mostraba cómo estaba respetando al detalle la venerada obra gráfica. Fue a finales del año 2008 cuando el peligro acechaba el estreno de “Watchmen”, la Fox presentaba una demanda debido a que ella tenía los derechos del comic. Tras varias visitas a los tribunales y reuniones entre las productoras implicada se llegó a un acuerdo por el que el estreno del film no peligraba, posibilitando así verlo a partir del 6 de Marzo de 2009.

Resulta difícil enfrentarse a una película cómo “Watchmen”. En contra de lo que los anuncios promocionan no se trata de una nueva “X-Men” ni de una película de superhéroes en donde prime la acción, por lo cual la mayoría del público que no conozca la obra literaria quedará decepcionado. Sin embargo, para aquellos que conocemos el comic descubriremos que lo han seguido a rajatabla, utilizándolo casi como un storyboard. Sinceramente creo que debemos aplaudir a Snyder por haber conseguido esforzarse y no distanciarse de la obra. Aunque queden cabos sueltos la esencia de la historia sigue ahí, y eso es lo importante. Como lector del comic creo que se ha hecho una adaptación más que estimable, lo mejor posible me atrevería a decir, en que las viñetas han cobrado vida. Desgraciadamente esa extrema fidelidad hace que posea defectos dentro del ámbito cinematográfico, consiguiendo una obra imperfecta.

“Watchmen” alberga una densa trama de carácter pesimista en donde se muestra el miedo que tienen las personas ante un posible desastre nuclear que ponga fin al mundo y las razones que llevan a los diferentes personajes ha disfrazarse para combatir el mal, todo ello poniendo de manifiesto la cara más terrorífica de la naturaleza humana, verdadera causante de los males que han dominado al mundo a lo largo de su historia.

Para conseguir un bien mayor hay que hacer un mal menor. Ahí encontramos la base de la película. Tanto la existencia de Laurie Júpiter (Espectro de Seda II) como la finalidad del plan maestro del villano surgen de actos inhumanos. Laurie nació de la unión de su madre con una de las personas más crueles del grupo de Minutemen, sin embargo, como le dice Maniatan a la chica en Marte, de esa crueldad y maldad consiguió nacer algo tan noble como ella.
El plan del villano es enfermizo al querer destruir grandes ciudades a lo largo del globo para conseguir así que todas las naciones se unan en una sola, consiguiendo un mundo utópico en donde no existan rivalidades y donde los seres humanos se sientan seguros. El sueño del personaje es conseguir lo que otros antes que él, en concreto Alejandro Magno, no llegaron a lograr, pero a un precio muy alto, ya que debe ocultar al mundo la verdad.

La película transmite bastante bien ese tema, pero deja otros bastante olvidados como la razón por la que los protagonistas decidieron combatir el mal poniéndose un disfraz, siguiendo la labor de los primeros justicieros conocidos como Minutemen y el porqué dejaron de existir (la Ley Keene se menciona pero nunca se llega a explicar cómo fue). Parece que el cariño a los protagonistas queda reflejado en un 50%. Me explico. Hay seis personajes que forman al grupo conocido como Watchmen, sin embargo solo tres de ellos poseen el suficiente carisma en pantalla para ser recordados, mientras los tres restantes quedan bastante desdibujados, o incluso ridículos.

El Comediante, Roschard y el Dr. Manhattan se muestran con total fidelidad al comic, teniendo sus minutos de gloria en donde se nos explique la psicología de cada uno de ellos. El Comediante es el personaje trágico, un maldito fascista que se muestra en el fin de su vida como un ser infeliz que descubre el plan del villano sin posibilidad de detenerlo. El mundo es una maldita broma pesada, por eso siempre hay que afrontar los golpes con una sonrisa. Roschard es el idealista, el justiciero que no duda en utilizar todos los medios que estén a su alcance por limpiar la escoria humana que camina por las calles. Podríamos decir que posee más de un punto en común con Travis Bickle, uno de los sociopatas más famosos del Cine. El Dr. Manhattan es el superhombre de la historia, la personificación del átomo, un hombre que tuvo un accidente y se convirtió en el arma humana de USA para frenar a sus enemigos. El ser azul piensa en termino cuánticos dejando claro la poca importancia que tiene el ser humano en el funcionamiento del Universo. Manhattan tiene una nula creencia en el hombre y sus posibilidades, aún así acabará volviendo a tener fé gracias al corazón humano que le queda.
En contra tenemos a Búho Nocturno, Espectro de Seda II y Ozymandias. Al contrario que sus compañeros, estos tres personajes resultan erróneos en su interpretación fílmica, o tal vez sea por la lección de los actores que les dan vida. Ozymandias, el hombre más listo del mundo, merecía tener más fuerza y presencia escénica para entender el porqué de sus actos. Búho Nocturno y Espectro de Seda II se parecen mucho a sus homónimos de papel, pero protagonizan escenas más propias de comedia, y eso no ayuda en un film como éste. En especial me parece vergonzosa hasta el extremo el momento en que los dos personajes consiguen hacer el amor a bordo de Archie a ritmo de Leonard Cohen.

Zack Snyder realiza un film verdaderamente impecable a nivel visual. Podremos achacarle muchas cosas a la cinta, pero a nivel estético ninguna. La fidelidad artística al comic es extrema, y eso ya hace que merezca la pena ver la película.
El director narra la película más contenido de lo que parecía en un principio, con planos sacados literalmente de las viñetas, y con el travelling de alejamiento como principal recurso para narrar y ponernos en situación, lo cual está muy bien porque honra al comic cuyos capítulos siempre comienzan con un plano detalle que acaba en un plano general.
En contra tenemos que achacarle al director sus manierismos por la cámara lenta y el ralentí a la hora de representar las peleas, aunque el no cortarse mostrando toda la sangre que pueda equilibra la balanza. También me choca que los personajes protagonistas posean una fuerza tan sobrehumana, cuando, salvo Manhattan, en realidad son personas de carne y hueso disfrazadas que saben luchar y poseen artilugios.
El citado travelling de alejamiento tiene especial protagonismo en los título de crédito, sencillamente impresionantes. Viñetas vivientes que nos ponen en situación y no muestran esa realidad alternativa en la que existen héroes disfrazados a ritmo de Bob Dylan y su “The Times they are a-changin”.

El guión corre a cargo de David Hayter y Alex Tse, salvando la difícil labor de trasladar al cine una obra tan compleja y extensa que hubiera funcionado de maravilla como serie de televisión. Como viene siendo habitual ultimamente, cuando se quiere ser altamente fidedigno a una obra gráfica, la voz en off, en este caso la de  Roschard, es usada constantemente, aunque no queda tan mal como pudiera parecer en principio y no llega al extremo agotador de “300”. Citar que tan solo aparece acreditado Dave Gibbons en los créditos, pues Alan Moore no quiere saber nada de adaptaciones cinematográficas sobre sus obras.
Los efectos especiales están muy trabajados, siendo el Dr. Manhattan la mayor atracción, y no solo porque hayan tenido el valor (y la fidelidad) de que aparezca completamente desnudo. En contra el maquillaje no está muy trabajado, si no observen a Nixon. Hay máscaras que se parecen más al ExPresidente de USA.

La BSO está compuesta por el habitual del director, Tyler Bates, quien crea una composición bastante reivindicable, con puntuales acordes heroicos y cercana al trabajo de Vangelis para Blade Runner en algunos fragmentos. Desgraciadamente la labor de Bates en el film queda muy secundaria frente al cúmulo de canciones utilizadas. Temas de Dylan, Janis Jolpin, Simon y Garfunkell, Jimi Hendrix o el citado Leonard Cohen acompañan a las imágenes, aunque el resultado no sea todo lo satisfactorio que se pretendía.

El reparto cuenta con Billy Crudup como Dr. Manhattan. El actor, como era de esperar, visitó durante el rodaje un traje azul que luego sería tratado infograficamente para convertirlo en el ser azul. Jackie Earle Haley es Roschard. Aunque aparezca el 80% tras la famosa máscara Haley hace un gran trabajo de voz y expresión corporal. Patrick Wilson es Búho Nocturno, el justiciero algo reprimido sexualmente. El actor no está mal del todo, pero su personaje parece más una parodia. Malin Akerman es Espectro de Seda II, la bella joven del grupo. Akerman se encuentra bastante por debajo de lo que el personaje exigía, resultando ser más niña que mujer. Matthew Goode está muy justito como Ozymandias, el hombre más listo del mundo, egocéntrico que sueña otorgar al mundo la paz. Jeffrey Dean Morgan está estupendo como el Comediante, para un servidor el personaje mejor interpretado de la cinta. Carla Gugino es Espectro de Seda I, ahora convertida en una vieja hinchada y borracha.

La película no tuvo el éxito que parecía conseguir sin problemas vista la expectación que se armó por internet, aún así Snyder luchó por hacer llegar al público la versión integra del film, editando en Blu-Ray el montaje de cerca de 4 horas, en que había más metraje, entre el que tenemos la muerte de Hollis Mason o más protagonismo por parte del kiosquero y el muchacho que lee “Los Relatos del Navío Negro”, el cual también está insertado en dicho montaje.

Sin llegar a ser una Obra Maestra, ni tampoco una mala película, “Watchmen” ofrece dos horas y media de espectáculo con una trama densa, fidedigna al comic que adapta, obteniendo como resultado un film digno de verse.

Lo Mejor: Es un espectáculo visual. La fidelidad al comic. Los títulos de crédito. Roschard. El Comediante.

Lo Peor: La, ridícula, escena sexual de Búho Nocturno con Espectro de Seda II. Los excesivos manierismos del director.

Anuncios

4 pensamientos en “Watchmen, de Zack Snyder

  1. Watchmen es una de las mejores novelas gráficas de todo los tiempos. Y como toda adaptación al cine de una novela tiene sus partidarios y detractores. Para mi cumple de manera notable mis expectativas con respecto al cómic que es uno de mis favoritos y que releído tantas veces.

    De todas las adaptaciones recientes es la mejor que se ha llevado a cabo. En mi opinión cuando se lleva a cabo este tipo de proyectos el director, se enfrenta a la terrible duda de dejarse se llevar por su libre interpretación de la novela, o llevarla tal cual al pie de la letra. En este caso creo que Zack acertó haciendo una fiel adaptación y respetando al máximo la esencia del mismo cómic.

    Por otro lado en lo que se refiere a los personajes me quedo con la interpretación de Jackie Earle Haley como Roschard, es excelente y mira que es difícil actuar detrás de una mascara como la que lleva el protagonista. Me recuerda mucho a la actuación de Hugo Weavin como V de Vendetta, otra de las novelas gráficas de Alan Moore.

    El resto de los personajes cumplen sobradamente con respecto al cómic. Ya que el peso de la historia en el cómic lo llevan Roschard, El Comediante y el Dr. Manhattan, siendo en mi opinión el resto de personajes secundarios.

    Otra cosa que me gustaría destacar es la banda sonora, que para mí es maravillosa. Y sobre todo como el director la encajado con la película.

    Por último decir que es una pena que no halle salido en España el montaje del director para ver el metraje añadido y que por parte de Paramount y Warner no se le diera más propaganda a la película. Lo cual me recordó a la primera de la saga de Matrix, que acabó siendo una película de culto como lo será Watchmen.

  2. Bueno Rafael, “Matrix” fue un éxito desde el principio, arrasando en la taquilla yanqui y colocándose Nº1 en su estreno en España, cosa que “Watchmen” no consiguió convirtiéndose en uno de los fracasos del año a nivel de taquilla. No sé si la película de Snyder acabará siendo un título de culto, en nuestro país, al menos, es muy poco conocida, a no ser que se conozca también el comic.
    Sobre la Edición Extendida se está comentando que Paramount intenta llegar a un acuerdo con Warner para editarla aquí, pero aún no hay nada confirmado.

    Saludos 😉

  3. Y ojo que hay quienes consideran a Watchmen una película para el olvido.Pero seguramente será elevada a la categoría de culto en poco tiempo, gracias en gran medida a las actuaciones icónicas de Roschard y The Comedian.
    Buen blog,saludos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s