El Hombre sin Sombra (Hollow Man), de Paul Verhoeven

El personaje que creara H.G. Wells ha sido objeto de muchas interpretaciones y versiones. En el año 2000 el director neerlandés Paul Verhoeven lo recuperó implantando su particular sello con un resultado bastante regular.

El científico Sebastian Caine y su equipo han logrado encontrar la formula de la invisibilidad tras innumerables pruebas con animales. Antes de informar al consejo militar que subvenciona el proyecto sobre el logro Caine decide probar la formula en sí mismo quedando invisible. Desafortunadamente el suero que lo regenera no funciona y Caine debe permanecer invisible, lo que le va desestabilizando aún más hasta convertirlo en un ser fuera de control.

“Hollow Man” (literalmente Hombre Hueco) se divide en tres partes, empeorando a medida que avanzan.
La primera parte es la descripción y presentación de personajes. Caine es una persona obsesionada por su trabajo que no se rinde hasta encontrar lo que busca. Linda es su compañera de proyecto y antigua pareja, con la que espera volver algún día, sin embargo ella está liada con otro participante en el estudio, Matt. Sebastian consigue encontrar la fórmula que regenere al gorila con el que experimentan alcanzando el éxito.
La segunda parte tiene lugar en el momento en que Caine decide someterse al estudio inyectándose el suero de invisibilidad. Al principio todo marcha bien, a pesar del riesgo cardiaco que ha sufrido, Caine finalmente queda invisible y con las constantes vitales estables. Es entonces cuando se empieza a sentir en el ambiente el miedo de compartir recinto con un hombre invisible que podría estar en cualquier lugar sin que lo sepamos. Lo peor ocurre cuando la regeneración no funciona y Caine debe permanecer en ese estado durante más tiempo del esperado.
La tercera parte ocupa todo el tramo en que Sebastian decide utilizar su invisibilidad para saltarse las reglas. Los últimos 30 minutos se desarrollan en el centro de investigación, con los científicos encerrados sin salida, a merced de Sebastian.

Cierto, la película va a menos en cada nueva parte que nos presentan. El primer tramo es interesante, posee intriga y se abre con la estupenda escena en que el ratón es asesinado por el gorila invisible que resume perfectamente lo que será el tramo final. La segunda parte sigue poseyendo detalles remarcables, pero el guión ya va haciendo aguas al convertir a un personaje, a priori, tan interesante como Caine en un pervertido interesado sólo en utilizar su invisibilidad para abusar de mujeres. La tercera parte es puro slasher, con las victimas perseguidas por el asesino, que para más inquietud es invisible y puede aparecer en cualquier momento, sin embargo la cosa se sale por la tangente, ya que una cosa es que nuestro protagonista sea invisible pero otra distinta es que adquiera más fuerza y sobreviva al fuego, a ser electrocutado y a una gigantesca explosión.

A Paul Verhoeven en ésta película le sucede lo mismo que a su protagonista masculino, parece que nos va a ofrecer algo interesante en sus primero minutos para luego perder fuelle y caer en detalles vistos mil veces. El director es el artífice de títulos del fantástico básicos, tales como “Robocop” o “Desafío Total”, y siempre ha sabido tejer bien una trama fantástica implantando su sello violento e introduciendo detalles eróticos. En “El Hombre sin Sombra” Verhoeven hace cosas muy interesantes, como la mencionada escena de apertura, los momentos en que el sonido nos intriga ofreciéndonos la duda de saber si Caine estará o no ahí, o varios planos subjetivos de Caine cuando es invisible, aunque algunos son irrisorios ya que es absurdo que se esconda detrás de paredes mientras vigila cuando no puede ser visto. El tramo final es un cúmulo de situaciones conocidas propias del genero de terror, y ya las fantasmadas se apoderan del relato de forma injustificable, aún así me gusta que el director no se corté en las escenas sangrientas y nos regalé momentos hemoglobínicos como el de Sebastian apareciendo bañado de sangre.
Como siempre en su filmografía Verhoeven ofrece desnudos, tanto masculinos como femeninos, siendo bastante discutibles los de la vecina (la espectacular Rhona Mitra) que nada más llegar a casa se quita la ropa frente a las ventanas del voyeur Caine.

En el apartado técnico hay que destacar las fabulosos efectos especiales, consiguiendo al mejor hombre invisible que se había visto hasta entonces.
La Banda Sonora de Jerry Goldsmith ayuda a subrayar los tramos de intriga a través del sugerente tema principal que protagoniza los créditos de apertura.

Elisabeth Shue encabeza el reparto dando vida a Linda, expareja romántica del protagonista. En un principio se pensó en Robert Downey Jr. para el papel de Sebastian Caine, pero por aquel entonces los problemas con la justicia del actor se acumulaban y se tuvo que sustituir por Kevin Bacon, quien borda su papel de brillante científico obsesionado y algo salido. Josh Brolin es Matt, compañero de investigación y nuevo amor de Linda que tiene piques con Sebastian en todo momento.

La película recibió la nominación al Oscar para Efectos Especiales, alcanzó el número 1 de la taquilla y parecía que reactivaría las carreras de sus protagonistas. En el caso de Bacon podemos decir que lo hizo a medias, posteriormente intervendría en cintas destacables, sin embargo Shue no tuvo tanta suerte, participando más como secundaria ó en TV.

Aunque tiene cosas a favor, “El Hombre sin Sombra” es un producto que podría haber dado más de sí y aprovechar todo el potencial que tenía a su alcance.

Lo Mejor: Alguna que otra secuencia de intriga. Los efectos especiales.

Lo Peor: No aprovecha lo que el material de partida ofrece. Se desinfla a medida que avanza. Las inverosímiles fantasmadas del tramo final.

Anuncios

4 pensamientos en “El Hombre sin Sombra (Hollow Man), de Paul Verhoeven

  1. Salvando los efectos especiales, alguna que otra secuencia y el siempre competente Kevin Bacon (al menos en la parte no invisible), la película es una castaña (gran parte de la culpa la tiene el estúpido guión). Y yo me la tragué en el cine…

    Seis años más tarde Verhoven se redimiría con la excelente “El libro negro”.

    Saludos 😉

  2. Yo también me la trague en cine amigo Pliskeen, aunque entonces no me pareció tan floja.
    “El Libro Negro” aún no la he visto.

    Saludos 😉

  3. Amigo Ramón, el punto “lo peor” es perfecto define a las mil maravillas la película…se quedó en poco, lo que pudo ser una gran película.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s