Zodiac, de David Fincher

Vallejo, California. 4 de Julio de 1969. Una joven pareja que va en coche se detiene en una explanada para tener un momento de intimidad. De repente aparece tras ellos otro coche del cual se baja una persona y les dispara, matando a la chica y malhiriendo al chico.

Así comienza la película realizada por David Fincher que relata con todo lujo de detalles los hechos que rodearon la investigación llevada a cabo sobre el asesino conocido como Zodiac.
El asesino del Zodiaco es uno de los asesinos en serie más enigmáticos que han existido en Estados Unidos. Fue famoso por ponerse en contacto con la prensa por medio de cartas y criptogramas atribuyéndose varios asesinatos, aunque se cree que tan solo son suyos cuatro, comenzando su andadura en Diciembre de 1968 con el asesinato de David Farathay y Betty Lou Jensen, siguiendo con tres más en 1969, el del 4 de Julio que abre el film, el del Lago Berryesa en Septiembre y concluyendo con el del taxista Paul Stine el 11 de Octubre. Aún a día de hoy no se ha cerrado el caso, aunque existen pruebas que otorgan la autoría de los asesinatos a Arthur Leigh Allen

En contra de lo que pudiera parecer “Zodiac” no es la típica película de suspense en que lo importante es descubrir al asesino, sino un retrato radiográfico que tiene como resultado un film cercano al docudrama en que se nos acerca a las personas que siguieron las pistas del asesino e invirtieron parte de su vida en dar con él.
En efecto, tenemos cuatro protagonistas principales. Por un lado los investigadores David Toschi y William Armstrong, encargados del caso desde el momento en que se encuentra al taxista Paul Stine asesinado entre las calles Mason y Geary. Por otro tenemos a dos trabajadores del San Francisco Chronicle, periódico al que Zodiac escribió varias cartas, como son el conocido periodista Paul Avery y el dibujante Robert Graysmith.
Los cuatro personajes sufrirán un desarrollo psicológico desde el momento en que Zodiac entre en sus vidas. Toschi y Armstrong siguen las pistas de forma incansable y obsesiva hasta encontrar a un sujeto que bien puede ser el asesino, sin embargo las exigentes pruebas caligráficas exigidas para pedir llevarlo a juicio son insuficientes y eso hace que Toschi acabe frustrado visitando todos los 11 de Octubre el lugar en donde se encontró al taxista mientras que su amigo y compañero Armstrong decide abandonar y marcharse a la oficina de fraudes, donde estará más tranquilo.

Paul Avery es uno de los reporteros estrella del Chronicle, quien está presente cuando Zodiac se pone en contacto con la redacción, comenzando una investigación por su cuenta que lo enfrenta con la policía y lo lleva incluso a insultar al asesino en uno de sus artículos, recibiendo como respuesta el trozo de una prenda manchada con sangre perteneciente a una de las victimas. Avery, tan frustrado como Toschi, va en decadencia a medida que la historia avanza, acabando como un alcohólico.
Por último tenemos al dibujante Robert Graysmith, quien comienza como un simple observador que intenta descifrar los criptogramas del asesino para convertirse en el último tercio del film en absoluto protagonista, una persona que deja de lado a su familia con tal de lograr lo que la policía y su antiguo amigo Avery no consiguieron, desenmascarar al asesino. Graysmith logró recopilar toda la información que pudo y afirmó saber quién era el asesino escribiendo el libro que sirve de base al film.

En esencia nos encontramos con una historia que tiene como tema central la obsesión que mueve a todos los personajes, pero más interesante es observar cómo el asesino va absorbiendo la vida de cada uno hasta convertirse en alguien que los acompaña día a día y no les deja vivir en paz. La simple idea de saber que sigue ahí fuera los atemoriza.

La primera vez que vi “Zodiac” me quede algo frío. Esperas encontrar una película apasionante e inquietante al estilo “Se7en” y acabas por encontrarte un drama que se toma su tiempo para contar los hechos. Sin embargo con posteriores revisionados la película ha acabado por engatusarme, encontrando en ella un fascinante film que homenajea de forma colosal el cine de los 70.
El film es cine periodístico, el hecho de que el relato se nos narre de forma objetiva así lo atestigua. Fincher se documentó al máximo para realizar el film, y eso se nota, pero lo más importante es que sabe cómo debe transmitir la historia al espectador, como si de un documento informativo se tratase, sin querer hacer simpático a ningún personaje. Esto último quizás fue la razón por la que la cinta tuvo escaso éxito, los personajes del film son personajes reales a los que hay que respetar, hasta el punto de lograr un film frío centrado por completo en la investigación.
Sin embargo el hecho de que sea una película fría no debe ser tomado como un punto en contra, al contrario, la película acaba resultando ser un estimulante ejercicio visual por parte de su director a la vez que un fiel reflejo de la época que se vivió.

De sobra es conocida la perfección técnica que logra Fincher en sus películas, aquí se convierte en un mago de primera maquillando los efectos especiales que nos transportan a la década de los 70. Pero aún más importante es su formalismo a la hora de narrar la historia, con una elaborada puesta en escena que no quiere tomar parte en la historia, sino mostrar los hechos tal cual aunque juegue con el suspense en momentos puntuales de forma magnífica. Antes de hablar de esas escenas de suspense hay que citar dos secuencias en donde se pone de manifiesto la lejanía con que Fincher narra la historia. En primer lugar la de apertura, escalofriante con ese coche negro intimidando a las jóvenes victimas para, de repente, ejecutarlas sin compasión a ritmo de la música que sale de la radio y a cámara lenta. La demostración de que el director no quiere inmiscuirse en la historia es cuando aleja la cámara y la concluye en un plano general en que el asesino vuelve para rematar a sus victimas. Es una secuencia de apertura que capta nuestra atención al 100%, y más vale haber entrado ahí en el film porque desde ese momento comenzará la meticulosa trama periodística. En segundo lugar tenemos el brutal asesinato en el Lago Berryesa, en que la pareja de enamorados acaba siendo atracada por un misterioso hombre encapuchado. Lo que parece un simple robo se convierte en un acto cruel, con el asesino apuñalando en la espalda a las dos personas indefensas. Una secuencia muy desagradable en donde no hace falta ni una gota de sangre para incomodar.

Las secuencias en donde Fincher juega con el suspense son dos. La primera cuando la joven junto a su bebé es recogida por Zodiac en su coche. La secuencia tiene mala leche y nos pone muy nerviosos, concluyendo con esa frase final dicha por el asesino que se cierra con un fundido a negro dejándonos en suspense. La segunda es la visita de Graysmith a la casa del dibujante de carteles de cine, en donde la tensión va in crescendo a medida que avanza y Graysmith entra en el sótano.

Las escenas de diálogos están planificadas al detalle siendo la mejor de todas la del interrogatorio a Arthur Leigh Allen. Es un interrogatorio en que toman parte cuatro personajes: Toschi, Armstrong, el Sargento Mulanax de Vallejo y el sospechoso. Apenas hay tensión en la actitud del sospechoso pero podemos captar la ansiedad de los agentes de la ley al sentir que tienen ante sí al asesino, observando detenidamente sus zapatos o su reloj. La planificación es perfecta, introduciendo primeros planos en los momentos justos y concluyéndola de la misma forma que se inicia, con un plano subjetivo del asesino observando a los policías.

El guión está escrito por James Vanderbilt basándose en el libro de Robert Graysmith, participante activo en la investigación, con lo cual la rigurosidad histórica apenas puede ponerse en tela de juicio.

La época que San Francisco sufrió el acoso de Zodiac fue finales de los 60 y principios de los 70 y dichas épocas están retratadas a las perfección por medio de decorados ayudado por infografía, vestuario y dirección artística.
La Banda Sonora se encargó a David Shire, autor de composiciones setenteras, como la referencial en este caso “Todos los Hombres del Presidente”, que ayuda de forma excelente a las imágenes.
Citar que el film hace referencia a dos películas que tienen rasgos en común con la historia que se nos narra. Por un lado “El Malvado Zaroff”, donde el hombre es la presa en una isla del Pacifico dominada por el Conde Zaroff del título español. En “Zodiac” también asistimos a una cacería, y no solo a la que llevan a cabo nuestros protagonistas, sino a la que el asesino ejerce sobre ellos, convirtiéndose en una tortura. Por otro lado tenemos “Harry el Sucio”, que se basó ligeramente en el asesino del Zodiaco para crear la trama. En la cinta de Fincher el inspector Toschi y Graysmith coinciden en un cine donde la proyectan.

El reparto lo componen Mark Ruffalo dando vida a Toschi, al que llaman Bullit. Ruffalo hace un trabajo estupendo para dar vida al policía que se siente acorralado poco a poco. Jake Gyllenhall es Robert Graysmith, el joven que comienza como dibujante en el Chronicle y acaba escribiendo el libro sobre Zodiac. El actor ofrece una sólida interpretación que tiene su momento de gloria en el tercio final. Anthony Edwards demuestra su solidez interpretativa como Armstrong, el compañero de Toschi. Robert Downey Jr. da vida a Paul Avery, el periodista del Chronicle que se obsesiona con Zodiac. Downey, como siempre, brilla, aunque fueron sonados sus enfrentamientos con el director durante el rodaje. Chloë Sevigny es Melanie, la cita de Robert que acaba convirtiéndose en su segunda esposa, temerosa de que su marido ponga en peligro a su familia al dejarse ver en medios de comunicación. Elias Koteas es Jack Mulanax, el Sargento que trabaja en Vallejo apoyando a Toschi y Armstrong para después colaborar con Graysmith. Dermot Mulroney es el Capitán Marty Lee. Brian Cox es Melvin Belli, el abogado solicitado por Zodiac para hablar con él por televisión. Phillip Baker Hall es el calígrafo Sherwood Morrill, quien va eliminando sospechosos por su letra. John Carroll Lynch es el sospechoso Arthur Leigh Allen.

La película se estrenó a principio de 2007 siendo un sonoro fracaso en taquilla, y es que el venderla como un nuevo “Se7en” cuando no era así fue un arma de doble filo. A pesar de eso las productoras Warner y Paramount ya habían dado luz verde a Fincher para rodar su, más ambiciosa, Benjamín Button.

“Zodiac” es una película estupenda que tiene un estilo visual impresionante. Un docudrama estupendo. Posiblemente, para un servidor, la mejor película de Fincher.

Lo Mejor: La planificación de Fincher. Su empaque visual, intachable. El reparto.

Lo Peor: Resulta algo fría.

Anuncios

7 pensamientos en “Zodiac, de David Fincher

  1. Es una buena película, pero de excesivo metraje y de narración algo descompensada. Y también fría, como bien apuntas.
    Son tres defectos que a mi me hicieron algo de mella. De ahí que aún gustándome -la ví en el cine, y la sala estaba casi vacía salvo por 7 u 8 almas, la mayoría medio dormidas o dormidas completamente-, no me apetezca volver a verla.

    “Seven” sigue siendo, para mi gusto, la mejor película de Fincher. Me parece la más sólida y redonda de todas.

    Saludos 😉

  2. Mira que siempre he oido buenos comentarios, pero me dafraudo muchísimo cuando la vi, me parecio lenta, larga y falta de fuerza.

    Coincido con Pliskeen, la mejor de Fincher sin ninguna duda es Seven.

    Saludos!!

  3. Cuando la vi en cine también había apenas 6 personas más que yo, la película pasó sin pena ni gloria.

    Pliskeen y Gelen, yo también tengo a “Se7en” entre lo mejor, pero “Zodiac” creo que no le debe envidiar nada, el problema es compararlas, son películas distintas.

    Alberto, a mi también me pareció larga la primera vez que la vi pero en casa se me hizo más corta.
    Me hace gracia que mencionéis el no querer revisionarla, el post que saldrá el viernes irá precisamente de eso, jejeje.

    Saludos 😉

  4. Buenas tardes, Ramón:

    Comparto tu admiración por esta espléndida película, para mí una de las mejores de la pasada década. Creo que David Fincher era ya un excelente director, pero pienso que con “Zodiac” dio un paso crucial en su carrera: aquí no se nota tanto la mano del director, pero la planificación es siempre perfecta para lo que la historia necesita (véanse secuencias tan magistrales como la del asesinato del taxista o la del lago Berryesa). La película consigue algo muy difícil, como es que los espectadores lleguemos a compartir con los protagonistas su obsesión por saber quién es Zodiac.

    Por cierto, hay una película a la que “Zodiac” siempre me ha recordado: la coreana “Memories of murder”, muy recomendable por cierto, también basada en un caso real nunca resuelto y que al igual que la cinta de Fincher gira en torno a la frustración de unos policías debido a su incapacidad por averiguar la identidad de un asesino en serie.

    Saludos.

  5. Gracias por el comentario Pedro. La película “Memories of Murder” aún no la he visto, está en mi lista de pendientes tras haber oído hablar muy bien de ella.

    Saludos !!

  6. Tengo una duda existencial, ¿por qué Jake Gyllenhal parece tonto en toda la película?jejejejeje

    Bromas a parte, “Zodiac” es una gran película y uno de los mejores thrillers que se han hecho en los últimos años, si no el mejor. La secuencia que bien resaltas en la casa del dibujante de carteles, es lo mejor que he visto en mucho tiempo, absolutamente hitchcockniana. De hecho, “Zodiac” es muy deudora en general en muchos aspectos del cine del gran maestro del suspense. Como ejemplo, no hay más que oír la banda sonora de David Shire, estupenda, la cual podría haber compuesto perfectamente Bernard Herrmann.

    Que es fría, pues sí, pero es que es un thriller, ¿qué se espera la gente? Si fuera otro género, se le podría criticar (como me ocurre a mi con Benjamin Button), pero, repito, es un thriller, el género más frío que hay, y en este caso es casi un documental.

    En fin, a mi me encantó, como bien sabes, y espero que el tiempo la ponga en el lugar que merece. Besos!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s