Regreso al Futuro: Parte III, de Robert Zemeckis

Nada más finalizar “Regreso al Futuro: Parte II” Robert Zemeckis se zambulló sin perder un momento en el rodaje de la tercera, y última, entrega de las aventuras a través del tiempo de Doc y Marty McFly.

La historia comienza justo cuando acaba la segunda parte.
Marty queda atrapado en 1955 y va en busca de Doc, que acaba de enviar por primera vez a Marty de regreso a 1985 tras el incidente de sus padres. El científico se desmaya tras ver aparecer ante él de nuevo a su amigo del futuro, e incluso cuando se despierta no puede creerlo, pero gracias a la carta que recibió Marty lo asimila y decide volver a ayudarlo reenviándolo de nuevo a 1985 en el DeLorean que su Doc futuro, que ahora está viviendo en 1885, ha escondido en una mina. Desgraciadamente Marty verá su plan de regresar a casa frustrado al descubrir una trágica noticia, Doc es asesinado en 1885 por Buford “Perro Rabioso” Tannen, con lo cual decide viajar a 1885 e impedir que eso suceda.

Por fin Marty concluye su aventura temporal. El joven de los 80 pone fin a sus peripecias a través del continuo espacio tiempo visitando una de las épocas más representativas de América, el salvaje oeste, algo que ya se sospechaba mediante algunos detalles de la segunda entrega, como la partida que juega Marty en la máquina recreativa del Café de los 80 utilizando un revolver, la presentación de Buford Tannen o las imágenes de la película “Por un puñado de dólares” de Sergio Leone que Biff ve en compañía de unas amiguitas.
El personaje clave para la tercera entrega, y motivo por el que Marty debe viajar una vez más en el tiempo, es Doc. El científico afirma en el segundo film querer visitar el salvaje oeste a la vez que tiene en mente dedicar sus investigaciones, una vez destruida la máquina del tiempo, al otro gran misterio del universo: las mujeres. En ésta tercera entrega ambas cosas se cumplen. Emmet Brown acaba viviendo en el pequeño Hill Valley de 1885 como herrero y acaba enamorándose de una mujer, desarrollando así su personalidad, la cual se enriquece más a través de su admiración por la obra de Julio Verne. Es el verdadero motor de la película, sin él la aventura presente no tendría ningún sentido.
Por su parte Marty deberá enfrentarse a sí mismo y aprender a contenerse cuando alguien lo llama gallina. En principio su papel en 1885 es sencillo, debe volver con Doc a su tiempo antes de que Buford lo mate. Pero las cosas se complican, entra en escena Clara, de la que Doc se enamora, y Marty planta a cara a Buford, siendo él el hombre marcado para morir en lugar de Doc. Vuelve a interferir así en los hechos del pasado.

El esquema vuelve a repetirse. Marty tiene una única motivación al principio (volver a su tiempo) que se ve truncada al aparecer un nuevo problema (la muerte de Doc), por lo cual debe regresar, de nuevo, en el tiempo e impedir que eso suceda.

El que la tercera entrega sea para muchos la más floja puede ser debido a que, a diferencia de la segunda parte, aquí todo es muy sencillo y rememora en exceso al primer film. Sólo hay dos viajes temporales, uno para volver al pasado (1885) y otro para regresar al futuro (1985); en 1885 reaparece un problema conocido, cómo hacer funcionar a la máquina del tiempo si se ha quedado sin gasolina, combustible que en dicha época era arto complicado de conseguir; la explicación que Doc da a Marty sobre cómo van a hacer funcionar al DeLorean es calcada a la de la primera película, con una maqueta.
Luego tenemos los típicos guiños y detalles marca de la casa, como el que Marty se desmaye y aparezca frente a su madre, en éste caso su tatarabuela, Maggie; la persecución en la plaza principal, aquí la calle principal del pueblo con la torre del reloj a punto empezando a ser construida; Tannen cae derrotado en estiércol.

Cierto, a nivel argumental la película no tiene la originalidad ni frescura de sus predecesoras, pero posee algo que, para un servidor, la hace muy valiosa, su sentido homenaje a uno de los géneros cinematográficos más grandes, el western.
Zemeckis y Bob Gale introducen la mayor cantidad de referencias que pueden al género. Los indios, los grandes paisajes, la caballería, las granjas, los atracadores de trenes, los pistoleros, el saloon, la dama en apuros y, por supuesto, el duelo. Todo aparece en mayor o menor medida dentro de la trama, en la cual se homenaje en concreto al spaghetti western de Sergio Leone, y en especial a su película “Por un puñado de dólares”. Ahí tenemos la forma de vestir de Marty y el nombre que escoge para vivir en 1885 (Clint Eastwood) o el momento del duelo entre Marty y Buford, con la sorpresa final. Zemeckis, además, homenajea al director italiano con la presentación del pueblo de Hill Valley rememorando la película “Once upon a time in the West” con un travelling ascendente, idéntico al que utiliza Leone, que descubre el pueblo en un gran plano general.

El director sigue controlando a la perfección la historia a través de una planificación excelente y de un ritmo que no decae. El tour de force final está a la altura de las anteriores, con la locomotora empujando el DeLorean y la aparición sorpresa de Clara, a la cual debe ayudar Doc antes de llegar al punto limite. Toda la secuencia posee emoción en extremo gracias a su enérgico montaje.
Al igual que en la segunda se muestran en un mismo plano diferentes personajes interpretados por un mismo actor. Es el caso de Marty y Seamus, ambos interpretados por Michael J. Fox, que interactúan en más de una ocasión durante el film.
Los gags vuelven a hacer aparición de forma ingeniosa, aunque el mas memorable para mi es la borrachera que coge Doc y su traumática recuperación por medio del resucitamuertos.

El guión vuelve a estar escrito por Bob Gale y vuelve a introducir guiños de actualidad (Marty baila el moonwalk) y detalles sobre qué pasaría si se cambiaran hechos pasados, aquí por ejemplo se impide la muerte de Clara, lo cual hace que el barranco que en un principio debía llevar su nombre se quede tal y cómo está, hasta que Marty viaja en el tiempo y es rebautizado como barranco Eastwood.
Se pone punto y final a la historia del DeLorean y de Marty, pero no de Doc. Marty regresa a su tiempo con la máquina del tiempo, que es destruida por el tren que cruza la línea en ese momento, cumpliéndose así el deseo de Doc. El joven va en busca de Jennifer y se motan en su todoterreno encontrándose con Needles, el cual reta a Marty a un duelo de coches. Marty no sucumbe a la provocación de su rival y no participa, impidiendo que su, aparentemente escrito, futuro (el accidente de tráfico) no se cumpla. Luego visitan los resto que quedan del DeLorean y aparece de repente un tren de la nada del que sale Doc junto a su nueva familia. El científico regala a Marty una foto que se tiraron ambos en el viejo oeste y les dice que el futuro no esta escrito. Así Doc y Marty se despiden con la marcha del científico en su nueva máquina temporal con la cual seguir explorando épocas distintas. Quedaba abierto así un abanico de posibilidades para continuar las aventuras temporales de Doc y su familia, y se realizaron en forma de serie de animación que tuvo dos temporadas.

Alan Silvestri creó la música mas romántica de la Trilogía gracias a la historia de amor que surge entre Clara y Doc. El grupo ZZ Top participó en el Soundtrack y apareció tocando en la escena del baile del pueblo.
El apartado técnico vuelve a estar a la altura creando ese salvaje oeste que ha llenado tantas pantallas de cine.

Michael J. Fox repite como Marty y también da vida a Seamus, su tatarabuelo, demostrando sus registros como actor. Christopher Lloyd recordará el film por ser el primero en que daba un beso. Mary Steenburgen ya había participado en un film de viajes en el tiempo, “Los viajeros del tiempo”, pero accedió a participar en la película con gusto dando vida a Clara, la maestra de escuela admiradora de Julio Verne que se enamora de Doc. Thomas F. Wilson es de nuevo Biff y está increíble como su bisabuelo, Buford “Perro Rabioso”. Lea Thomson es Maggie McFly, tatarabuela de Marty, algo curioso pues da vida a un personaje de la rama familiar del padre y no de la madre de Marty.

El film se estrenó seis meses después de la segunda entrega, en pleno resurgimiento del western a principios de los 90 con títulos como “Bailando con Lobos” o “Sin Perdón”, y supuso una amarga decepción para mucha gente, lo cual se notó en la taquilla al ser la que menos dinero recaudó de la Trilogía.

Marty McFly y el Doctor Emmet Brown se despedían del cine con un homenaje al western que, aunque no estuviera a la altura de sus predecesoras, seguía ofreciendo buen cine comercial.

Lo Mejor: Su homenaje al género. El buen pulso de Zemeckis y su reparto.

Lo Peor: Aunque no posee la originalidad de la primera ni la complejidad de la segunda me duele que esté tan mal valorada.

Anuncios

4 pensamientos en “Regreso al Futuro: Parte III, de Robert Zemeckis

  1. Aunque sea la más floja, no deja de ser una buena película.

    Creo que el radical cambio de escenario no sentó muy bien, pero era casi obligado arriesgarse y probar con algo distinto, porque repetir lo mismo de las anteriores hubiera sido ya rizar el rizo (y de seguro la hubieran tildado de poco original)

    Yo encantado, porque el western siempre ha sido uno de mis géneros favoritos 🙂

    Saludos 😉

  2. Llevan años los rumores sobre una cuarta entrega,algo que es imposible por el estado de salud de Michael (solamente hace colaboraciones en serie de 3 ó 4 episodios como mucho),o incluso un “nuevo comienzo”.
    Espero que se queden las ideas en el cajón por el bien de todos los seguidores de la saga y las nuevas generaciones se animen a disfrutar del cine comercial de los años ochenta.

  3. Estoy contigo Pliskeen. El western también es uno de mis géneros favoritos, una pena que hoy día no esté en auge, y eso que parecía que iba a vivir un nuevo renacimiento con “Open Range”.

    Espero, por favor, que eso que comentas de la cuarta parte ó remake no suceda nunca Disparatado Treintañero. Sería algo imperdonable, claro que Hollywood no le tiene respeto a nada ya.

    Saludos !!

  4. Muy de acuerdo con tu reseña. “Regreso al futuro” es posiblemente mi trilogía favorita. Con la tercera parte lo tenían complicado ya que la idea del viaje en el tiempo entre 1985 y 1955 había sido aprovechada al máximo en las dos primeras entregas. Al centrarse en Doc le vino bien un cambio de escenario. Aunque la película sigue a pies juntillas a la primera parte sigue siendo un entretenimiento de primera y que posee un carisma especial.

    Saludos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s