El Rey Arturo, de Antoine Fuqua

El legendario personaje que blandió a Excalibur y gobernó Camelot ha sido objeto de varias interpretaciones históricas. El productor Jerry Bruckheimer quiso aportar su granito de arena a la causa que defendía como hecho histórico el que Arturo fuera en realidad un soldado del Imperio Romano que combatió en Bretaña.

Arturo defiende Bretaña contra los pictos junto a sus honorables guerreros sármatas. La visita del obispo a su región debería ser grata, pues significa tanto la liberación para los soldados de Arturo, que fueron reclutados siendo niños al ser derrotado su pueblo, como la vuelta a Roma del general, sin embargo antes de partir deben salvar a un joven noble, que vive al otro extremo del muro de Adriano, antes de que lleguen los terribles sajones.

Como dicen en “El Hombre que mató a Liberty Balance” si la leyenda supera a la realidad quédate con la leyenda. Para mi el Rey Arturo ha sido siempre ese joven que extrajo Excalibur de la roca y fue instruido por Merlín, casándose con Ginebra y formando con sus caballeros la mesa redonda. He aceptado varias versiones de la historia realizadas con más o menos atino (incluso “El Primer Caballero”), pero cuando antes del film aparece la nota de “los historiadores afirman que el personaje fue en realidad…” me pongo en guardia, aunque abierto a lo que me ofrezcan. Con “El Rey Arturo” me pasó lo mismo que me ha pasado este año con “Robin Hood”, el exceso de veracidad histórica consiguió aburrirme de tal modo que me daba igual qué sucedía.

La historia del film es muy sencilla. Arturo y sus caballeros deben realizar una misión con éxito para lograr salir de Bretaña antes de que los alcancen los sajones. Con ese breve resumen bien podría hacerse una maja película de aventuras, de hecho cuando la vi por primera vez parecía que iba a asistir a eso, y cuando a los protagonistas se les encomienda la misión pensé que estaría ante una nueva versión de “Los 7 Samuraís” ambientada en la baja Edad Media, pero nada más lejos de la realidad. La película tiene bajones de ritmo, sus ínfulas de péplum siguiendo la estela de “Gladiator” (no en vano se contrató al mismo guionista) la hunden hacia el hastío, y ya cuando aparecen Merlin como jefe de los pictos y Ginebra como una guerrera apaga y vámonos. Para mí éste no es el Rey Arturo.

El director escogido para llevar a cabo el film fue Antoine Fuqua, que aún vivía del éxito de “Training Day”. La película empieza mal, con un mal encadenado de imágenes acompañadas por la consabida voz en off que nos pone en situación, luego la cosa parece coger ritmo con la primera batalla pero desciende una vez pasa para meterse en los argumentos históricos que tiene que ver con la situación en Roma y la crítica a la Iglesia. Así sucede en toda la película, las escasas escenas de acción parecen dar algo de vida pero duran muy poco. Sólo pueden destacarse dos grandes secuencias, la batalla en el lago de hielo y la batalla final en que la neblina sirve como aliada a los protagonistas, lamentablemente cuando empiezan a pelear cuerpo a cuerpo nos encontramos con cortes bruscos (con algún que otro ralentí) que nos impiden seguir las acciones de los personajes. Entre las secuencias dramáticas destacaría el momento en que la mujer de Bors canta recordando su tierra y cómo los guerreros la echan en falta. Dicho momento es ayudado por la excelente música de Hans Zimmer.

El guión corre a cargo de David Franzoni, quien vuelve a introducir el Honor como tema y como palabra que gritan los guerreros al entrar en batalla. Franzoni fue contratado por haber participado en “Gladiator” y su función era hacer una película de corte histórico que explicara el origen de la leyenda artúrica, sin embargo creo que se dejó influenciar demasiado por dicha leyenda y no pudo pasar la oportunidad de seguir llamando a la espada Excalibur o que Lancelot y Ginebra cruzarán miradas lujuriosas que dejaran más o menos claro que se atraían a pesar de estar Arturo por allí en medio. Historia y Leyenda mezcladas, ¿con cuál nos quédamos?
Hans Zimmer es otro miembro procedente de “Gladiator”, y volvió a contar con la ayuda de Lisa Gerrard para varios momentos de la composición. Sin lugar a dudas el trabajo del compositor alemán es lo mejor de la película, utilizando temas poderosos por medio de coros.

El reparto está formado por actores en su momento desconocidos, o al menos no tan conocidos como lo son hoy. Bruckheimer acababa de vivir el éxito de “Piratas del Caribe” y volvió a contar con Keira Knightley (con polémico aumento de pechos para las imágenes publicitarias). La actriz británica da vida a la Ginebra más guerrera del cine porque se negó a volver a encarnar a una damisela en apuros. El resultado diría que es todo lo contrario a lo que se pretende, pues Ginebra siempre ha sido considerada por los historiadores de sangre romana y nunca de la tribu de los pictos como refleja el film. Clive Owen es Arturo, el defensor de Bretaña y futuro Rey. Para mi es el peor papel del actor, no transmite liderazgo y su petreo rostro ayuda más bien poco. Ioan Gruffudd es Lancelot, un personaje que parece que tendrá más importancia en la trama debido a que abre el film siendo niño pero acaba  por ser uno más del grupo, quizás el que más habla con Arturo. Ray Winstone es de los mejores dando vida a Bors, el guerrero con más vástagos del grupo. Mads Mikkelsen es Tristán, el que mejor puntería demuestra tener. Ray Stevenson es Dagonet, el más fuerte del grupo. Stellan Skarsgärd es el villano sajón Cedric y Til Schweiger su hijo Cynric.

La película fue uno de los mayores tropiezos comerciales de Jerry Bruckheimer con toda justicia, para mi gusto es la película más aburrida que he visto con su firma en plena época veraniega, y eso no se lo perdono. Para ver al Rey Arturo me enchufo “Excalibur” con la escena en que Arturo y sus caballeros galopan a ritmo de Carmina Burana.

Lo Mejor: La batalla en el hielo. La Banda Sonora.

Lo Peor: Aburre.

Anuncios

8 pensamientos en “El Rey Arturo, de Antoine Fuqua

  1. Aún no he visto ésta peli, pero con lo que cuentas, se me quitan las pocas ganas que pudiera tener. Yo también me quedo con Excalibur, qué manía de retomar temas que ya se han tratado en otras pelis, y encima mal. Un saludo!

  2. Pues yo la vi en su día en el cine y me gustó bastante, aunque tengo que volver a verla para opinar en condiciones. Me han entrado ganas de revisionarla con tu critica, asi que a ver si lo hago en breve y también publico algo sobre ella! La cosa es que Clive Owen e Ioan Gruffudd son dos de mis debilidades jejejeje pero prometo ser objetiva. Saludos!

  3. Amigo Ángel, usted lo ha dicho, cuando una película veraniega aburre no tiene perdón. Por cierto, éste verano intenté revisionar Transformers 2 junto con el amigo Javi de Generación CineXin y la quitamos a la mitad porque no la aguantábamos.

    Carol, la película está muy lejos de la maravillosa “Excalibur” y tiene poco de lo que conocemos como Rey Arturo.

    Soffi, Clive Owen me parece un actor bastante bueno y me gusta casi todo lo que hace pero aquí no me lo creo en ningún momento. Gruffud tuvo mala suerte involucrándose en “Los 4 Fantásticos”, el hombre no despuntó como se esperaba.

    Saludos 😉

  4. Bueno, tengo que decir que discrepo en todo, salvo en lo poco positivo que has destacado xD

    A mi sí me gustó, tanto la historia como las actuaciones, y no me aburrí en ningún momento.

    No es que me apasione, y prefiero también Excalibur, pero creo que está infravaloradísima.

    En cuanto a compararla con referentes, o si los personajes son o no son como los imaginábamos, o si se corresponden a la realidad… pues como no deja de ser una mito, una leyenda, y esta película es una “versión” como cualquier otra (aunque quiera ir de verídica o de definitiva), pues no creo que sea demasiado importante o relevante. Es como aquellos que se quejaban que en la última Robin Hood Marion no fuera la típica débil damisela en apuros. Pues oye, mejor y todo.

    Saludos 😉

  5. Veo que esta vez estamos en desacuerdo amigo Pliskeen, jeje. Curiosamente no me gustan las reconversiones historicas de Robin Hood y ésta Rey Arturo pero, sin embargo (y como me achancan algunos amigos míos), admito las licencias tomadas y me divierto en la última “Sherlock Holmes”. Como siempre digo, sobre gustos no hay nada escrito, y es mejor asi siempre hay diversidad de opinión, jeje.

    Saludos 😉

  6. A mi no me parece tan aburrida y vi todas las q nos traen la historia de Arturo,y juro q me canse de ver como a un gran rey lejendario,lo engañan su mujer y su mejor amigo, q ademas eso de leyenda tiene mucho de Hollywood,no esta mal a veces ver algo q pinte mas con una realidad,prefiero a este Arturo y no a niño esmirriado q saca la espada de una piedra o yunque ahi tambien q se pongan de acuerdo,Tal ves owen no estuvo a su altura acostumbrada como cuando trabajo con Angelina Jolie,pero de ultima cuando una pelicula no gusta no hay q verla otra ves,y casualidad hoy vi Rey Arturo x 4º ves y hace un rato repitieron y vi algunas cosas y no me aburre en lo mas minimo,ademas ver la belleza de Ginebra es un placer,Y no doy me gusta a tu critica x q no me llega a convencer.-

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s