Harry Potter y la Piedra Filosofal, de Chris Columbus

Las Navidades de 2001 trajeron consigo dos adaptaciones literarias altamente esperadas. Ambas eran las primeras partes de dos Sagas que han acabado convirtiéndose en parte de la Historia del Cine, “El Señor de los Anillos” y Harry Potter.

Las aventuras del niño mago consiguieron sentar a multitud de niños frente a un libro. Esa fue, seguramente, la mayor virtud de la creación de la escritora inglesa J.K. Rowling, conseguir inyectar en los niños el placer de la lectura. Como era habitual Hollywood no iba a quedar ajeno a ello y se puso manos a la obra por conseguir los derechos de las historias. Fue la Warner Bros quien lo consiguió llegando a un acuerdo (multimillonario) con la escritora, la cual puso como condición que la producción tuviera un alto toque británico, en especial en lo que respectaba al reparto, para el cual pidió que se contrataran a actores ingleses. Una infinidad de niños se presentaron a las pruebas por conseguir el papel de su admirado mago, tal proceso de casting bien podría compararse con el que se vivió en “Lo que el viento se llevó” por conseguir el papel de Scarlett. Finalmente el elegido fue Daniel Radcliffe, quien firmaría no sólo para la primera película, sino para todas las demás posteriores, ya que el acuerdo al que se llegó fue a adaptar cada libro por separado, o sea a hacer una película por libro. Junto a él se escogieron a otros niños que acabarían ligados para siempre a los personajes compañeros de Potter.
La elección del director también tuvo miga. Steven Spielberg se interesó por el proyecto de inmediato, e incluso parece que llegó a tener varias reuniones con la Warner por conseguir el puesto, pero finalmente no pudo ser. En su lugar se escogió a otro director que tenía experiencia trabajando con niños, Chris Columbus, famoso, además de por sus guiones en films de los 80, por “Aventuras en la Gran Ciudad”, las dos primeras partes de “Solo en Casa” y “Sra. Doubtfire”. Columbus trabajó estrechamente con el guionista Steve Kloves por conseguir captar la esencia del libro y no defraudar a los fans.
La fecha de estreno fue mediados de Noviemebre de 2001, y dio comienzo a un fenómeno mediático que dura hasta el día de hoy en que se prepara el desembarco de las dos últimas entregas.

La historia de Harry Potter es la historia Universal del Bien contra el Mal plagada de referencias bastante conocidas.
Harry es un niño que, cual Ceniciento, vive con sus tíos y su primo como si de un criado se tratara hasta que aparece en su undécimo cumpleaños un hada madrina en forma de gigante bonachón que le comunica su ingreso en la escuela Hogwarts de magia y hechicería, en la cual está inscrito desde su nacimiento. Hagrid, nombre del gigante, relata a Harry cómo sus padres cayeron frente al brujo más peligros de todos los tiempos, Voldemort, y cómo él, siendo un bebé, lo venció, lo cuál lo convirtió en un personaje famoso dentro del mundo mágico. A su llegada a Hogwarts el joven nuevo aprendiz de mago hará amigos (Ron y Hermione) y enemigos (Draco Malfoy) además de descubrir que el Señor Tenebroso no fue destruido por completo y que su amenaza, ahora que él ha entrado en Hogwarts, vuelve a mecerse sobre el mundo de la Magia.

Como toda historia universal tenemos un protagonista que acabará siendo llamado “el Elegido”, el único que puede derrotar al ser tenebroso. Luego tenemos a ese Ser peligroso que viste de negro y que tentó a todo mago a unirse a él en el “Lado Oscuro” (sorprendentemente George Lucas no demandó a Rowling). Tenemos también diferentes clanes rivales dentro de Hogwarts, cuatro en concreto (Gryffindor, Hufflepuf, Ravenclaw y Slitherin), todas en honor a los cuatro fundadores de la institución, de las cuales las mayores rivales (en todos los aspectos) son Gryffindor y Slitherin, que rememoran las diferentes hermandades que existen en las Universidades y las distintas riñas entre ellas. Luego ya tenemos los típicos temas de la amistad, el compañerismo, etcétera, etcétera. Nada nuevo bajo el sol visto así por encima, sin embargo la historia engancha, tiene encanto y ese toque, que es lo que la hace especial, de película para todos los públicos que encandila tanto a niños como a mayores.

A pesar de no brillar por la originalidad a la hora de crear el planteamiento de la historia hay que admitir que J.K. Rowling creó un Universo propio, rico en nombres, tramas, detalles y encantamientos. A veces es difícil, o peligroso, adaptar una novela de este tipo, y más aún cuando es actual, pero los artífices del film cumplieron de manera sobrada y consiguieron un film que entra con honores dentro del mejor cine infantil.
Puede sorprender que esté Columbus tras la cámara visto el buen nivel técnico que el film demuestra tener, pero su toque queda patente a través de los niños, hay que tener tacto para saber trabajar con ellos y en éste film se nota que quien está detrás ya lo había hecho antes. Si el trabajo de los niños no funcionara ya podría estar la película perfectamente diseñada y dirigida que se vendría abajo como un castillo de naipes. Afortunadamente está Columbus detrás, a quien además el tema de las amistades dentro de instituciones con trama fantástica e investigaciones no se le resiste ya que suyo es el guión de la fantástica “El Secreto de la Pirámide”, película en la que podemos encontrar más de un punto en común en esta primera entrega del niño mago.
La película consigue irradiar magia, y eso ya es un gran logro. En todo su metraje notamos esa sensación de estar viendo algo inteligente, verdadero. La parte previa a la llegada de Harry a Hogwarts me parece una maravilla, desde esa invasión de lechuzas mensajeras a casa de los Dursley hasta la impresionante aparición del callejón Diagon. Luego ya llegamos a Hogwarts, en donde siguen maravillándonos mediante su arquitectura medieval y los habitantes secretos que esconde (esos fantasmas y cuadros vivientes). La trama avanza ya a través de la relación de los niños y el misterio de turno.

Podemos destacar tres secuencias emocionantes. La primera será una clásica dentro de la Saga, la partida de quidditch, el deporte más famoso dentro del mundo mágico, algo así como un partido de fútbol, con la particularidad que se juega volando sobre la escoba y en que gana el equipo que consigue la snitch dorada. Esta será la primera vez que veamos el partido en vivo, y la primera en que Harry sea elegido como buscador, el encargado de conseguir la snitch. El partido se desenvuelve con fuerza, emoción, sin lugar para el aburrimiento.
La segunda secuencia es la partida de ajedrez en que Ron demuestra sus habilidades sobre el tablero viviente. Puede que la escena transcurra por medio de encadenados y explosiones repetitivas pero no le resta encanto al lujo de ver un ajedrez gigante en movimiento.
La última secuencia es el enfrentamiento entre Harry y el villano de turno, y la resolución de la trama. Será la primera vez que Harry se encuentre con Voldemort, en ésta ocasión en forma de parásito y demuestre su valor plantándole cara. No hay lucha de varitas ni grandes conjuros pero la secuencia en sí tiene fuerza y un aroma a cine de terror teenager bastante conseguido.

Steve Kloves es el adaptador de la Saga, como vemos a medida que ha avanzado la serie habrá guiones más conseguido que otros. Su debut dentro del mundo Potter es muy bueno, consigue capturar la esencia del libro (que reconozco no haber leído pero me he informado al respecto) y crear una aventura para toda la familia.
Aquí encontramos la base de lo que nos deparará cada nueva aventura. Hay un misterio (el que da título a cada libro) que pasa a ser secundario a favor de otro (el espejo que muestra lo que deseas en ésta ocasión) y donde siempre amenaza la figura de Voldemort. Existe intriga a la hora de adivinar quién es el villano que está tejiendo el plan maléfico, llegando a jugar al despiste con el espectador, que se pone en la piel del niño mago y averigua todo a la par que él. En definitiva es como una historia de detectives protagonizada por niños que además tiene que esforzarse por aprobar el curso escolar.

El diseño de producción, así como el vestuario, está cuidado al detalle y elegido de forma muy sabia incluso cuando se muestran grupos de relleno al principio de la película, por ejemplo cuando Harry va al zoo y están a punto de entrar en la sala de las serpientes sale un grupo vestido de color verde, el color de la casa Slitherin cuyo símbolo es un serpiente.
Los efectos especiales lucen en algunos momentos pero en otros no están lo suficientemente cuidados como debieran, por ejemplo en el partido de quidditch, los fondos se notan en exceso, y en la creación del Troll.

Una de las grandes protagonistas del film es la Banda Sonora compuesta por el gran John Williams, La composición funciona como un protagonista más y ayuda en todo momento a la película a transmitir ese aroma de encantamiento. Una soberbia partitura obra del legendario compositor.

En el apartado interpretativo hay que decir que todos los niños debutaron con muy bien pie, fieles a los papeles que le tocaron interpretar (eso si, por favor, juzgad sus interpretaciones viéndola en Versión Original). Daniel Radcliffe fue el escogido para ser Harry Potter, el papel que, quiera o no, le seguirá toda su carrera. Esperemos que no siga la estela de Mark Hamill, en teatro ha apuntado maneras según las críticas gracias a “Equus”. Rupert Grint es Ron, el bondadoso amigo de Harry, perteneciente a una larga dinastía de magos. Emma Watson es Hermione, la típica niña repelente que siempre va de sabihonda y quiere ser la primera en clase. Una de las características del personaje, además de su fiel amistad por Harry y Ron, es que es una Muggle, lo cual significa que sus padres no son magos, y eso tendrá importancia en la segunda película. Tom Felton es Draco Malfoy, el enemigo de Potter, hijo de un alto cargo en el ministerio de magia. Bonnie Wright es Ginny Weasley, hermana de Ron. Aquí aparece escasos 10 segundos pero demuestra cómo eligieron a los niños desde el principio para que realizaran todos los film. En al apartado de los veteranos tenemos grandes presencias británicas que aportaron su talento a la película y la ayudaron a adquirir más solidez. Alan Rickman como Severus Snape, Maggie Smith como Minerva McGonagall, Robbie Coltrane como Hagrid, Ian Hart como Quirrell, John Cleese como el fantasma Nick Casidecapitado, Julie Wlater como la madre de los Weasly, el pequeño Warwick Davis como Flitwick y un goblin del banco, o John Hurt como el vendedor de varitas Ollivander realizan estupendos trabajos. El personaje de Albus Dumbledore, director de la escuela y legendario mago lo encarnó Richard Harris en las dos primeras películas, hasta que falleció.

“Harry Potter y la Piedra Filosofal” se convirtió en un éxito inmediato llegando a ser una de las películas más taquilleras en todo el mundo.
Divertida, mágica, muy bien realizada. Es cine comercial del bueno y, mejor aún, es cine infantil del mejor.

Lo Mejor: Es un mágico cuento para todos los públicos inteligente y bien realizado.

Lo Peor: Los efectos especiales no son todo lo buenos que debieran.

Anuncios

8 pensamientos en “Harry Potter y la Piedra Filosofal, de Chris Columbus

  1. Ángel, si te gustó ésta te recomiendo que continues la Saga, cierto es que junto con la tercera la presente es la mejor, pero el resto de entregas tiene detalles chulos y un cuidado en su producción que no poseen otras producciones de igual índole.
    La partida del Ajedrez me impresionó mucho también la primera vez que la vi, aunque me quedo como mejor escena con la entrega del correo por parte de las lechuzas descritas por la música de Williams.

    Saludos 😉

  2. Estupendo comentario de la pelicula. Una vez vistas las siguientes, especialmente la tercera, la cuarta y la quinta, puede que esta se vea demasiado infantil, aunque eso no es un defecto, lo mismo ocurria en los libros, y es igual de disfrutable que las demas, especialmente para los niños, pero tambien para los adultos a los que les guste este tipo cine. Chris Colombus quizas no sea un gran director, pero si que era el director perfecto para esta y la segunda parte, ya que tanto el Steve Kloves mantienen, como dices, toda la esencia de los libros.

    El reparto es impresionante, todos los actores parecen haber nacido para sus papeles, y eso ocurre con todos los nuevos personajes que van apareciendo en todas las demas peliculas de la saga. Junto a ello, lo que mas me gusta es el diseño de produccion, y sobre todo, la banda sonora, con ese tema principal que ya forma parte de la Historia del Cine. Grande John Williams.

    Estoy de acuerdo, la partida de ajedrez siempre ha sido tambien mi secuencia favorita de la peliculas.

    Un saludo!

  3. Muy buenas las primeras dos, pero no creo que el ultimo director junto con el guionista hayan hecho su mejor esfuerzo en las peliculas 5 y sobre todo en la seis. me he leido todos los libros e ingles y español mas de cinco veces cada uno en secuencia y cuando vi la pelicula 6 sali casi llorando del cine de la decepccion. a prte de que ya no esta Williams este ultimo director a cortado muchas cosas importantes de las ultimas peliculas..la ultima no fue tan mala, pero le falta el toque que tienen los libros por lo que que queda uno pegado a cada pagina.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s