Harry Potter y la Cámara Secreta, de Chris Columbus

Un año después del estreno de la primera entrega cinematográfica de Harry Potter llegaba la segunda, titulada en España como “La Cámara Secreta” siendo su título original “La Cámara de los Secretos”, este mismo caso de la libertad a la hora de readaptar títulos sucedería con el sexto capítulo (“El Misterio del Príncipe”, en lugar de “El Príncipe Mestizo”). El equipo era el mismo en su totalidad, no en vano una vez finalizada la primera película se pusieron con la segunda sin perder un minuto, con la promoción del primer film como descanso de rodaje.

A partir de esta entrega se haría famosa la frase promocinal de cada nueva película : “Es más oscura que la anterior”. Y si, tiene detalles algo más tenebrosos que el anterior film, pero no mucho más, siendo una extensión de aquel al que le falta el encanto de encontrarse ante algo nuevo.

Esta nueva aventura relata el segundo curso de Harry en Hogwarts, el cual no empieza nada bien debido a la visita de un elfo doméstico en casa de sus tíos que le advierte que no debe volver a la escuela. El niño mago consigue volver al mundo mágico con ayuda de los Weasley y, una vez consiguen llegar a Hogwarts, comenzará un nuevo curso plagado de misterios que amenazan con las vidas de los estudiantes.

La estructura del film es idéntica a la del primero. Primera parte en casa de los Dursley con un incidente mágico, entrada al mundo mágico (con el callejón Diagón apareciendo de igual forma que en la anterior), presentación de personajes nuevos (Lucius Malfoy y Gilderoy Lockhart), e inicio de curso con nuevo misterio por resolver que desembocará en un enfrentamiento final.
La historia de misterio es interesante. Alguien está petrificando a diferentes habitantes de Hogwarts anunciando la llegada del Elegido que abrirá la Cámara de los Secretos, es entonces cuando una vieja historia se relata poniendo de manifiesto el odio que tenía Salazar Slitherin, fundador de la casa a la que perteneció Lord Voldemort, a los sangre sucia, estos son, magos nacidos de muggles. Por medio de esto podemos encontrar una lectura en contra del racismo, pues los sangre sucia (como llaman los seguidores del señor oscuro) son discriminados por los que se consideran privilegiados de ser hijos de magos. A medida que avanza la investigación por parte de Harry y compañía descubren que quien está detrás de todo esto no es otro que Voldemort, quien ha conseguido seguir vivo por medio de su recuerdo en diferentes seguidores escondidos en las sombras.
En el desarrollo de la trama Harry se cuestionara su existencia, sobre todo cuando descubra tener cualidades que sólo poseía Voldemort y que le harán dudar sobre si merece estar en la casa que le corresponde.

Chris Columbus siguió narrando las aventuras del niño mago con buen atino, por mucho que quieran restar valor a su labor hay que subrayar que sabe transmitir cierta incertidumbre mediante los encuadres inclinados y una fotografía más oscura que en la anterior.
El mayor fallo del film es la constante sensación de daje vú con respecto a las imágenes que vemos y nos rememoran al film anterior. Son varios momentos de relleno, especialmente estudiantiles, los que parecen ser el lastre de un film que habría funcionado mucho mejor con un minutaje más ahorrativo.

Entre los momentos más álgidos podemos destacar el partido de quidditch, más emocionante al tener frente a frente a Harry y Malfoy; la clase de duelos en que vuelven a enfrentarse ambos y Harry demuestra hablar Pársel; los quince/veinte minutos finales, o sea, el enfrentamiento final, esto sucederá en casi todas las entregas posteriores de la Saga, en que lo más memorable de cada una de ellas será su tramo final (caso claro de “El Misterio del Príncpe” y con la excepción de “El Prisionera de Azkhaban”).

El guión estuvo firmado de nuevo por Steve Kloves. No es un libreto malo, y se nota que quisieron condensar lo máximo del libro, pero debería haber sacrificado varias situaciones para conseguir una película más compacta, sin tantos altibajos de ritmo. Decir que a partir de esta entrega siempre habrá un nuevo profesor encargado de enseñar defensa contra las artes oscuras, y que siempre sembrará la duda en el espectador.
En lo que respecta al apartado visual se nota un aumento de calidad en todos los aspectos, en especial en lo que se refiere a los efectos especiales, mucho mejor elaborados e insertados junto a los personajes. El ejemplo más claro es el elfo doméstico Dobby. 2002 fue el año de los personajes digitales, Star Wars estrenó a Yoda, El Señor de los Anillos presentó a Gollum y Harry Potter hizo lo propio con Dobby, un elfo que trabaja para una noble casa de magos y que advierte a Harry sobre los peligros que se ciernen sobre él.

La Banda Sonora es un reflejo de lo que es el film, unas pocas notas musicales nuevas para un conjunto ya conocido. John Williams creó tres nuevos temas (apenas 15 minutos de música) cediendo a William Ross la adaptación de la música, la cual es un corta y pega de la anterior. Una decepción.
El reparto sigue rindiendo a buen nivel y se incrementa con la participación de Jason Isaacs como Lucius Malfoy, el padre de Draco, personaje que se nos presenta como una amenaza. La mayor sorpresa del casting fue Kenneth Branagh, elegido para ser el narcisista Gilderoy Lockhart, personaje en que el shakesperiano actor está bastante divertido. Toby Jones prestó su voz al elfo Dobby y Bonnie Wright tuvo mucho más minutos como Ginny Weasley.

“Harry Potter y la Cámara Secreta” volvió a encandilar a sus jóvenes seguidores triunfando en las taquillas, aunque algo menos de lo que consiguió la primera entrega.
Sin llegar a ser tan redonda como “La Piedra Filosofal” si volvía a ser una digna película familar en que se seguía ampliando el mundo creado por J.K Rowling.

Lo Mejor: La trama de misterio. Los veinte minutos finales.

Lo Peor: Demasiadas reminiscencias a la anterior.

Anuncios

6 pensamientos en “Harry Potter y la Cámara Secreta, de Chris Columbus

  1. Esta semana pasada me he estado viendo las tres primeras por simple curiosidad, ya que nunca he sentido el más mínimo interés por esta saga. Y sinceramente, sigo sin comprender por qué acumula tal legión de fans…

    La primera no está nada mal, y más viendo lo mal que está el cine fantástico infantil/juvenil actual. Pero las siguientes secuelas no pasan de entretenidas, aunque la tercera diría que se me hizo un poco bastante pesada. Y eso de que es más oscura como dicen muchos… pues será por la gran cantidad de escenas nocturnas, porque yo sigo viendo las mismas tonterías infantiles/juveniles de sus predecesoras.

    No sé si me atreveré con el resto de secuelas, pero desde luego, no le veo nada especial a Harry Potter. Entretenimiento de fácil digestión pero totalmente olvidable.

    De todas formas, tengo asumido que soy yo el raro, porque parece que todo el mundo está encantado con esta franquicia.

    Saludos 😉

    • bueno yo creo q toda opinion es valida sea mala o buena…lo de infantil de las peliculas es por que obviamente las 2 primeras son mas para niños..mediante van pasando de una pelicula a otra se van volviendo mas oscuras y con un tono mas adulto ..yo podria decir que no son para nada monotonas por que el prisionero de azcaban en mi humilde opinion es muy diferente a las otras , debido al cambio de director y el crecimiento de la franquicia , yo creci con estas peliculas asi que para mi todas me gustaron por que se adaptavan a mi edad..son peliculas llena de una magia impresionante ,misterio e incertidumbre que no tiene comparacion, encariñamiento con los personajes..para mi no existira franquicia tan buena como esta.

  2. Pues poco que añadir, es cierto que es practicamente igual que la primera, pero como pasa con el libro, se hace mas pesada. Es demasiado larga. Y por mucho que la hayan querido pintar mas oscura, no se, yo creo que hasta la tercera parte, la saga no empieza a madurar. A mi tanto el libro como la pelicula son de lo que menos me gusta de toda la saga.

    Lo mejor de la pelicula para mi son los nuevos actores: Kenneth Branagh esta divertidisimo como Gilderoy Lockhart, y aunque en principio cuando me lei el libro no me lo imaginaba asi, hizo el papel totalmente suyo. Y sobre todo, Jason Isaacs, que es un actorazo y esta fantastico haga lo que haga.

    Tengo muchas ganas de leer tu comentario sobre “El prisionero de Azkaban”, mi favorita!!! Un saludo!

  3. Pliskeen, no eres el único al que la Saga la parece pesada, y en parte te entiendo, ver varias seguidas puede resultar monótono (incluso aburrido) debido a su estructura calcada. Aún así son películas comerciales muy bien hechas, con bastantes altibajos.

    Soffi, estoy contigo en destacar a Branagh y a Isaacs, un actor bastante infravalorado que como villano casi siempre lo borda. El comentario sobre la tercera, en breve, jeje.

    Gracias por comentar !!

    Saludos 😉

  4. Yo mencionaría a Dobby como ‘lo peor’ de la película. Aunque puede ser injusto, ya que era igual de horrible o más en el libro de Rowling…

    ¡pero es espantoso! es incluso peor que Jar jar.

    Un besote! seguiremos viendo tus comentarios sobre el señor Potter.

    • Hola Mar !!

      Bueno Dobby es cierto que resulta cargante en sus intervenciones, pero en comparación con Jar Jar, no sé, no sé, también es verdad que el elfo doméstico tiene menos minutos en pantalla que el Gungan.

      Gracias por el comentario !!!
      Besos !!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s