Harry Potter y el Cáliz de Fuego, de Mike Newell

La cuarta entrega del niño mago vendría con un nuevo director, Mike Newell, quien tendría que mantener el nivel tras la tercera entrega de Cuarón. Puede que en su aspecto visual lo consiguiera pero en lo que respecta al tratamiento de la historia quedó bastante por debajo.

Harry, Ron y Hermione asisten a los campeonatos de Quiddich sufriendo un ataque por parte de los mortifagos, fieles seguidores del Señor Tenebroso. A su llegada a Hogwarts reciben la noticia de que serán testigos de una de las más viejas tradiciones del mundo mágico, el Torneo de los Tres Magos, para el cual sólo permiten inscribirse a alumnos de edad mayor, sin embargo el nombre de Harry aparece en el Cáliz de Fuego que selecciona a los campeones. De esta forma Harry no puede negarse a participar y tendrá que hacer frente a las peligrosas pruebas que le esperan.

Qué emocionante suena todo ¿verdad? Nuestro protagonista involucrado en contra de su voluntad en un torneo de magos con la terrible amenaza de Lord Voldemort rondándole. Porque si, aquí por fin hace aparición física el terrible mago oscuro del que tanto hemos oído hablar. Claro que antes de llegar a ese esperado enfrentamiento tendremos que tragarnos hora y media de historias juveniles románticas.
Tengo a “El Cáliz de Fuego” como la peor entrega del niño mago (incluso por debajo de “La Cámara Secreta” y “El misterio del Príncipe”). ¿La razón? El director y el guionista creen que es más importante relatarnos los flirteos amoroso-pastelosos de los protagonistas que la amenaza y el peligro que se esconden en el Torneo. Recuerdo que viendo la película en el cine me quise salir del film en más de una ocasión, y es que no me imaginaba que una entrega a priori tan emocionante pudiera ser tan aburrida y ñoña. No podía creerme que para los protagonistas fuera más importante elegir pareja para el baile de Navidad que adivinar cómo el nombre de Harry había llegado al Torneo y quién estaría detrás de eso. Desde luego deja claro el objetivo de los artífices, satisfacer más a sus fans a adolescentes en plena edad del pavo ( ¡¡hasta encontramos una fiesta de instituto con banda de rock incluida!! ) que seguir la línea orientada a un publico más generalizado.

En resumidas cuentas, la película merecería una versión acortada que solamente mostrara el prologo (muy interesante, en que se nos advierte de la presencia de Voldemort personificado), las tres pruebas del Torneo (la batalla contra el dragón, la búsqueda subacuatica y el laberinto), el misterio sobre el personaje de Barty Crouch hijo (el flashback que relata su detención es estupendo) y la personificación final de Lord Voldemort (posiblemente, lo mejor del film). El resto, para olvidar.
El trabajo de Newell tras la cámara es correcto, se nota que se estudió bien “El Prisionero de Azkaban” para dotar al relato de cierta fuerza narrativa, pero ni por asomo consigue tener la solidez que tenía la cinta de Cuarón. Las escenas más destacadas son las nombradas anteriormente.

Para mi gusto estamos ante el guión más flojo de la Saga. Steve Kloves prefirió subrayar el toque romántico juvenil que la intriga y el tenebrismo al que la historia invitaban. Los personajes apenas avanzas con respecto a lo mostrado en la anterior, bueno salvo en materia de revolución hormonal, lo que en la anterior era sutileza (ese roce entre Hermione y Ron) aquí es descaro por todos lados, con Harry intentando ligarse a Cho sin éxito.

La dirección artística sigue siendo de primera, con una muy acorde utilización de tonos verdosos en la escena del cementerio, lugar donde renace Voldemort.
La Banda Sonora fue compuesta por Patrick Doyle, quien ofreció un sólido trabajo que heredaba de Williams el tema principal y el toque mágico.
Los efectos especiales lucen mejor que anteriores entregas, cada prueba del Torneo lo demuestra, sobre todo la de los dragones.

Los jóvenes protagonistas hacen su labor lo mejor que pueden, aunque para mi gusto es la entrega en que más flojos están. A ellos se suman Katie Leung como Cho, Clémence Poésy como Fleur Delacour, David Tennant como Barty Crouch hijo, Miranda Richardson es la periodista cotilla Rita Skeeter y Brendan Gleeson como Alastor Ojoloco Moody, nuevo profesor contra las artes oscuras que, como siempre, sembrará la duda en el espectador. No deja de tener su gracia que participara en el film más pasteloso de Potter el protagonista de la Saga teenager más sonrojante que existe, Robert Pattison da vida a Cedric Diggory, todo un ídolo para la escuela Hogwarts (incluidas, como no, las féminas) que sufre un terrible destino. Cuando se estrenó el film las revistas se decantaron por que el actor que más aprovecharía el éxito del film sería Stanislav Lanevski, pero se equivocaron, no supieron ver en la blanca piel de Pattison al futuro vampiro romántico.
Si en la anterior entrega todas las miradas estuvieron puestas en Gary Oldman (aquí participando en un breve cameo) en ésta ocasión le tocó el turno a Ralph Fiennes, elegido para dar vida a Lord Voldemort, el villano de la Saga. Fiennes fue maquillado cual reptil para convertirse en el mago oscuro que atormenta a Potter, y su trabajo es bastante bueno, incluso podemos considerar sus breves minutos como lo mejor de la película. Posteriormente Fiennes tuvo otros pocos minutos en “La Orden del Fénix” mientras que en “El Misterio del Príncipe” Voldemort aparece en su etapa juvenil por medio de flashback. Por lo menos sabemos (y esperamos) que en las últimas entregas el actor inglés lucirá más en pantalla.

Una cuarta entrega demasiado edulcorada. Fue un gran éxito de taquilla, superior a las dos anteriores, pero a nivel de calidad descendía notablemente. Tras ésta tomaría las riendas en todas las posteriores el director David Yates.

Lo Mejor: Las pruebas del Torneo. La parte final en que aparece Voldemort.

Lo Peor: Está demasiado orientada al público teenager.

Anuncios

4 pensamientos en “Harry Potter y el Cáliz de Fuego, de Mike Newell

  1. Es una pena. la película me gusó, pero es cierto lo que dices de los despertares sexuales. Y es una pena porque a mi el libro es de los que más me gustó, incluso es el único libro que me he leído varias veces.
    Buen trabajo Ramón!
    Un abrazo.

  2. Naaaaa, no pasa nada…no se si es tan así ¿Tiene gran índole este tema de los amoríos adolescentes como para querer irse varias veces del cine? Me parece una exageración…

  3. Todo en esta pelicula esta super divertido, me gusta cuando hermaionie regaña a harry y a Ron despues del baile, definitivamente hay nuevas experiencias y aventuras pero al final de cuentas tenia que ser asi, bueno al menos para los que crecimos con las saga, harry potter y el Caliz de fuego es la mejor.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s