Catwoman, de Pitof

El proyecto de llevar al cine a Catwoman en solitario databa de principios de los 90, cuando, tras el éxito de “Batman Returns”, se barajó la posibilidad de hacer un film protagonizado por la felina enemiga de Batman interpretada por Michelle Pfeiffer, y abalado por Tim Burton. Dicho proyecto nunca se llevó a cabo y quedó en el olvido. Una década después la Warner decidió sacarlo a flote como fuera, contratando nada menos que a cuatro guionistas para elaborar el guion. Como director se escogió al francés Pitof, conocido por ser director de efectos especiales y porque acababa de conseguir un gran éxito con su primer film como director, “Vidocq”. Lo que fue toda una sorpresa fue la elección de la actriz que vestiría el traje gatuno, la, por aquel entonces, recién galardonada con el Oscar, Halle Berry, siendo así la primera (y por ahora única) vez que viéramos una Catwoman cinematográfica afroamericana (en algunos comics podemos encontrar alguna Catwoman afro). El resultado: un despropósito en toda regla.

La historia, de manual. Patience trabaja como diseñadora de publicidad en una empresa cosmética que está a punto de sacar al mercado un nuevo producto. Una noche en que va a la central de la compañía a entregar su nuevo trabajo gráfico descubre que el nuevo producto es mortal para la piel femenina si deja de usarse. Cuando intenta huir es asesinada, pero revive gracias a aliento de un gato que le da el poder de convertirse en una mujer con habilidades especiales, uniéndose así a una larga estirpe de mujeres gato.

Bueno, decir que la historia es de manual sería ser bondadoso, mejor decir que es demencial. ¿Una película de Catwoman en que la villana es una empresaria de cosmética? Suene muy raro, pero es así. No voy a negar que por medio de la malvada se hace una crítica al excesivo uso que hacen muchas mujeres de los productos de belleza para así parecer más jóvenes, pero eso no pega en una película como ésta, y mucho menos cuando ya se le va la cabeza a los creadores y convierten a la villana en una mujer con la piel dura como el mármol gracias al excesivo uso que ha hecho de sus productos. Esto demuestra la poca seriedad con que se trataban a los personajes de comics de la DC hasta entonces, no les bastaba con casi asesinar a Batman en las películas de Schumacher sino que insultan aún más el universo creado por Bob Cane mediante ésta película.
No podemos decir, ni por asomo, que este film sea fiel al personaje de comic homónimo, de hecho diría que sólo tienen en común eso, el nombre. Efectivamente para hacer la película se han basado en los comics pero han creado una Catwoman de origen místico cuyo origen data del antiguo Egipto. Muy bien, muy originales, innovando, o mejor dicho, copiando, porque el origen de la Catwoman de 2004 es igual al de la Catwoman de 1992. En la de Burton no había rollos místicos ni nada por el estilo pero la forma en que Selina Kyle revivía era idéntica a cómo lo hace aquí Patience, y también mueren por la misma razón (ambas descubren que el jefe para el que trabajan tiene negocios criminales). Tras morir, ambas son revividas por gatos y dotadas de poderes, además de que ambas demuestran tener la lívido más activada y cambian de estilo radicalmente. Puede que los artífices del film fueran conscientes de esto y por eso inventan la liga de las mujeres gato en que se explica que hay muchas con poderes similares vagando por el mundo, es más, cuando aparecen las fotos de las Catwoman encontramos una de Pfeiffer.

La película dirigida por Pitof es una película mala, en todos sus aspectos. El director que sorprendió con “Vidoq” llega a Hollywood pensando que se va a comer el mundo con su estilo y se deja llevar por lo que mejor se le da, los excesos visuales. No hay momento en que la cámara se quede quieta, y lo peor es que cuando lo hace para mostrar una imagen bonita de los edificios o algún plano medianamente salvable la hunde con el poco atino de los efectos especiales, muy cantosos. El look visual y el tono demuestran la verdadera naturaleza de “Catwoman”, una comedia romántica. Si señores, este engendro cinematográfico es la típica historia de chica que conoce a chico y que en su camino por conquistarlo se encuentra a sí misma y vence las adversidades (aquí, jefa con ansías de gobernar el mundo empresarial mediante cremas endurecedoras). Sólo hay que ver los primeros cinco minutos del film para darse cuenta de ello, incluso la fotografía indica el tono suave y pasteloso que caracteriza al film y que encima, para ya rematar del todo la faena, llega a ser aburrido. Tanto saltos, tanto chiste malo, tanto diálogo absurdo son perjudiciales para la salud de cualquier espectador.
Frente a ese look pastel y colorista, impregnado por colores verdosos y rojizos, tenemos ese otro elemento visual que es el traje. ¿En qué pensaban los diseñadores cuando creaban el traje de esta Catwoman? Seguro que no en una película para todos los públicos, y es que lo que viste la protagonista es ideal para cualquier sesión sadomaso del peor gusto. El disfraz representa lo que es el film, un horror.

Para la Banda Sonora contrataron a Klaus Badelt, pero lo que interesaba de verdad era introducir temas actuales para captar la atención del sector joven. Esto consigue que la película sea más ridícula de lo que ya es y que envejezca de forma acelerada.
Halle Berry ganó el Oscar y fue cuesta abajo y sin frenos. Si con “Gothika” (también para Warner) se descalabró profesionalmente con “Catwoman” enterró su carrera (aunque parece que quiere resurgir con “Frankie and Alice”). La actriz tenía tantas esperanzas en su aventura cinematográfica como mujer gato que dijo que no volvería a participar en un film de “X-Men”. Cosas de la vida, dos años después encabezaba junto a Hugh Jackman la tercera entrega de los mutantes. Sharon Stone quería volver a primera línea después de unos años de relax y ¿qué hace? Primero “La Casa”, después “Catwoman” y por último “Instinto Básico 2”. Menos mal que luego aceptó papeles en películas pequeñas que la salvaron del olvido absoluto. Aquí la Stone tiene el papel de villana que lucha contra el paso del tiempo en su piel protagonizando momentos de lo más surrealistas posibles. Benjamín Bratt es el agente de policía Tom Lone, quien se enamora a primera vista de la protagonista y sufre en sus carnes el abandono al final. Claro, la chica se ha vuelto independiente, se ha encontrado a sí misma y quiere disfrutar la vida sin necesidad de esposarse con nadie y sin importarle el dolor que le haya causado al pobre agente de policía, que se queda sólo en la cafetería. Lambert Wilson es el esposo de Stone, un empresario que tiene sus affairs con las chicas jóvenes.

“Catwoman” se hundió en la taquilla y recibió críticas lapidarias, coronándose con honores como la triunfadora de los Razzies de aquel año. Parecía que todo personaje de la DC, y particularmente los del Universo Batman, eran objetivo de burla cuando se trasladaban al cine. Por suerte al año siguiente llegó “Batman Begins”.
Una película insufrible, sin pies ni cabeza, la peor adaptación de un personaje de comic que existe, un auténtico atentado contra el Séptimo Arte.

Lo Mejor: Que alguien me lo diga.

Lo Peor: Su existencia.

Anuncios

8 pensamientos en “Catwoman, de Pitof

  1. Mala es quedarse corto xD

    Todo es horrible en esta película. Interpretaciones, personajes, historia, vestuario…

    Y lo cierto es que a mi Vidocq tampoco me convenció demasiado. Mucha virgería visual, pero poca chicha.

    Saludos 😉

  2. Pliskeen, a mi “Vidocq” me pareció un juguete visual majo, digno de verse en cine, y poco más. Claro que después de esa esperaba algo mejor de Pitof y no esto.

    Christian, personalmente prefiero a la Berry en “Los Picapiedra” o en “Swordfish” antes que en ésta, jaja.

    Pabela, yo dudo que vuelva a verla, ya la he visto dos veces (si, lo sé, es duro, y muy perjudicial para la salud), la segunda precisamente el otro día que la emitieron por TV y por cuya razón saqué toda la bilis en éste comentario.

    Saludos 😉

  3. Ni siquiera es original en poner a una Catwoman negra. La cantante de jazz Eartha Kitt, fue la primera afroamericana en interpretar el papel, sustituyendo a Julie Newmar en la serie kitsh sobre el caballero oscuro.
    Si se ve con buenos ojos, la peli puede llegar hasta divertirte de lo terrorificamente mala que es.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s