Cómo entrenar a tu Dragón, de Dean DeBlois y Chris Sanders

Hipo es un joven vikingo, hijo del jefe de la aldea en que vive, que parece no estar destinado a seguir los caminos de su padre matando dragones, sin embargo conseguirá entablar amistad con un dragón que le ayudará a encontrarse a sí mismo.

Parecía que Dreamworks Animation no podría hacer una película animada que superara la media y llegara a estar a la altura de las producciones PIXAR. Las secuelas de “Shrek”, “Kung-Fu Panda” o “Monstruos vs. Alienígenas” así lo demuestran, pero este año la compañía de Spielberg y Katzenberg nos ha regalado su película de animación digital más redonda.

Basada en el libro de Cressida Cowel la película nos habla de temas universales como la amistad, la búsqueda de la personalidad y de que no todo es cómo parece. Un relato cuya fuerza radica en la relación entre el pequeño Hipo (llamado así para espantar a los duendes) y el dragón, comparable a la de Elliot con E.T., que consigue emocionar.
El film se abre con una estupenda secuencia de acción en que se nos describe la forma de vida en el poblado vikingo, no se puede ser un vikingo si no se mata a un dragón, y ahí es donde entra el protagonista, incapaz de hacer frente a los terribles lagartos alados como sus compatriotas (o sea, por la fuerza bruta) sino que utiliza su ingenio construyendo inventos que lo ayuden a demostrar su valía. Estamos así ante una historia de búsqueda personal en que el protagonista lucha por demostrar a su gente que es capaz de hacer lo mismo que ellos pero por otros medios. Una vez el joven establezca contacto con el dragón a quien consigue capturar se desarrollara una amistad que le abrirá los ojos, descubriendo que las cosas no son tal y como le han inculcado.

He de decir que a primera vista no me llamaba la atención la película, ya no sólo por ser de Dreamworks (me cuesta mucho ver producciones animadas de ellos después de haberme sentido estafado en más de una ocasión) sino por el diseño de personajes e imágenes que veía. Un error que he acabado pagando arrepintiéndome de no haberla visto en cine en 3D, porque ésta película seguro que fue un gran espectáculo en dicho sistema gracias a las secuencias aéreas en que nuestros protagonistas surcan los cielos.
Las secuencias de vuelos son, sin lugar a dudas, de los mejor del film, espectaculares, llenas de belleza y muy emocionantes, pero la mejor secuencia del film es aquella en que Hipo y el dragón establecen contacto. No hay necesidad de palabras, sencillamente el carisma de los personajes y el tempo narrativo con el que está contado, ayudado de manera excelente por la música de John Powell, son suficientes para emocionarnos mediante una escena que queda grabada en la retina.

Estamos ante una gran película de aventuras, con una trama bien desarrollada y unos personajes bien perfilados. El mayor fallo lo encuentro en un ligero exceso de situaciones cómicas, metidas con calzador, protagonizadas por los compañeros del protagonista cuando están aprendiendo a enfrentarse a los dragones. En esas escenas temí que la película perdiera fuelle, pero afortunadamente son momentos muy breves que se olvidan por medio de las escenas protagonizadas por el dragón.

La película ha sido dirigida por Dean DeBlois y Chris Sanders, artífices de la gamberra “Lilo y Stich”. Ha sido un acierto para Dreamworks contar con ellos para crear este film, saben mantener el ritmo y mezclar muy bien aventura con situaciones destinadas a los más pequeños. La calidad técnica es muy buena, sobre todo en lo que se refiere al tratamiento de luces y sombras, no en vano contaron con el director de fotografía Roger Deakins (quien también colaboró en la magistral “Wall·E”) para asesorarles.
Entre las secuencias más memorables tenemos la de apertura, ideal para abrir el relato, con mucha acción para describirnos la vida guerrera de los vikingos; la relación entre Hipo y el dragón, por medio de miradas y gestos; el vuelo nocturno romántico y la batalla final, épica.

El guión esta firmado por los propios directores junto con William Davies. Destacar del relato su final, bastante inesperado para ser una película de animación para todos los públicos, lo cual le hace ganar puntos y demostrar la valentía con que han tratado la historia.
John Powell ayuda estupendamente a las imágenes mediante su vibrante partitura, la cual luce especialmente en el momento en que los protagonistas entablan amistad y cuando hay secuencias aéreas o de acción.
El reparto vocal está formado por Jay Baruchel como Hipo, el pequeño protagonista; Gerard Butler como su padre, Stoick, jefe del poblado, preocupado porque su hijo no llegue a ser un buen vikingo o America Ferrera como Astrid, la compañera de Hipo en los entrenamientos, en donde demuestra ser la primera de la clase.

“Cómo entrenar a tu dragón” es una de las sorpresas del año, una película emocionante muy bien realizada. No llega a la cima de PIXAR, pero si siguen por este camino pueden llegar a hacerlo. La mejor película de Dreamworks Animation.

Lo Mejor: Es emocionante. La relación del niño y el dragón.

Lo Peor: Algunos momentos cómicos forzados.

Anuncios

7 pensamientos en “Cómo entrenar a tu Dragón, de Dean DeBlois y Chris Sanders

  1. Desde los trailers me pareció una propuesta simpática. Sin embargo, tampoco llegué a verla en cines (aunque de haber ido, hubiese optado por el 2D, como siempre hago)

    La sorpresa fue al ver lo bien que hablaban de ella, y lo cierto es que con razón, pues es una muy buena película y, sin lugar a dudas, la mejor de Dreamworks. Aunque quizás el hecho de haberla visto mucho más tarde y tras de leer críticas muy entusiastas, haya hecho que mi entusiasmo sea más moderado. Sigo pensando que Toy Story 3 es la película de animación del año, y que está muy por encima de “Cómo entrenar a tu dragón”. Pero también es cierto que la distancia que las separa es mucho menor que con otras películas de Dreamworks.

    Esperemos que el estudio siga esta línea y no sea ésta la excepción que confirme la regla. Y sobretodo cruzemos los dedos para que no la estropeen con esas ¡6! que quieren hacer… (que dudo vayan a ser tantas)

    Saludos 😉

  2. Amigo Pliskeen, estoy contigo, yo también pienso que “Toy Story 3” es la película del año, no sólo de animación. “Cómo entrenar a tu dragón” es una muy buena película de animación, que eleva el listón de Dreamworks, aunque sus próximos proyectos pintan de regular para abajo, las secuelas de “Kung-Fu Panda” y de la presente, aunque la serie de libros en que se basa es bastante larga también me parece excesiva una serie de 6 películas y hay que citar que el elenco de directores cambiará para la secuela, lo cual veremos si para bien o para mal.

    Saludos !!

  3. Grandiosa…me apasionó esta cinta, un prodigio de animación y haces bien en arrepentirte de lo del 3D, era una película que lo utilizaba muy muy bien.
    Yo quiero un dragón como ese sin duda

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s