TRON Legacy, de Joseph Kosinski

TRON fue una revolución en el campo de los efectos especiales generados por ordenador, pero una revolución temprana, de ahí que no se convirtiera en el éxito que la Disney esperaba (eso, y que estaba el alien más querido de Spielberg en las carteleras). A pesar del fracaso en cines la cinta cosechó grandes éxitos en el terreno de los videojuegos (campo que trata) y acabó convirtiéndose (como muchas otras de los 80) en toda una película de culto a la que le salían nuevos admiradores cada día que pasaba. La llegada de internet dio a conocer a muchos de estos fans y la productora Disney estudió la posibilidad de retomar la idea. Ahora, 28 años después del estreno de la cinta original, llega su secuela.

Es habitual que las superproducciones actuales fallen en lo más básico, el guión. “TRON Legacy”, haciendo honor a esta tradición en la que podemos encontrar pocas y honrosas excepciones, tiene en él su talón de aquiles. La historia en apariencia es muy sencilla. Sam Flynn, hijo de Kevin Flynn, es absorbido por el mundo digital que creó su padre hace más de veinte años para descubrir en él un lugar peligroso gobernado por un peligroso programa llamado CLU, al cual creó Kevin Flynn. Sam descubrirá que su padre se encuentra preso en ese mundo y decidirá salvarlo para traerlo de vuelta al mundo real.
Si algo bueno ofrece la propuesta es que aquí puede realizarse perfectamente una película con esquema de videojuego en que el protagonista vaya pasando niveles hasta llegar a la fase final e intentar ganar. La secuela de TRON ofrece dicho esquema, pero es imperfecto. Y es que, al igual que la clásica, “TRON Legacy” sufre un frenazo después de las espectaculares secuencias de acción en que se desarrollan la batalla de discos y la carrera de motos. Digamos que la película quiere demostrar que tiene guión para acabar cayendo en el ridículo argumental. Lo bien que habría estado el reencuentro padre-hijo y la posterior huída de ese mundo digital sin tanta chachara, pero en lugar de eso los guionistas quieren explicar (con motivo) las razones por las que Flynn padre desapareció del mapa formando un batiburrillo tecnológico-religioso-épico con algunas lagunas. Entiendo que haya que dar un poco de empaque a la historia, pero tendrían que haber sido más sencillos y no andarse tanto por las ramas, más que nada porque eso lleva a los otros problemas de la película, el ritmo, fantástico durante sus primeros cincuenta minutos y muy desequilibrado en la última hora, y la duración, excesiva, deberían haber aprendido del primer film y no excederse de los 95 minutos, se habrían ahorrado diálogos vacíos.

Es una pena que la película adolezca de estos problemas, los cuales son curiosamente los mismo que poseía la película “revolucionaría” del pasado año, pero a la que alabaron exageradamente. Me refiero, cómo no, a “Avatar”, el juguete digital de James Cameron que los críticos y el público abrazaron, cosa que no está sucediendo con “TRON Legacy”. “Avatar” tenía un guión de manual, predecible, era larga y encima llegaba a ser aburrida, la película dirigida por Joseph Kosinski también falla en el guión, le sobra metraje, pero, al menos para el que esto escribe, aburre menos que la de los Na´vi y llega a tener más calidad cinematográfica.

Ahora es cuando puede que alguien se haya puesto las manos a la cabeza. Si, para mi gusto “TRON Legacy” está mucho mejor realizada que “Avatar”. No digo que sea más espectacular (están a la par en ese aspecto) sino que está muy bien dirigida. El encargado de sentarse en a silla del director ha sido Joseph Kosinski, y ahora viene la pregunta ¿quién es este hombre? Decir que proviene del mundo de la publicidad no es buena carta de presentación, pero si a eso le añadimos que es pupilo de David Fincher la cosa cambia. Kosinski demuestra tener muy buen gusto a la hora de planificar las escenas, todas y cada una demuestran el buen ojo del director, bien secundado por el director de fotografía Claudio Miranda (colaborador de Fincher). La única pega que podemos ponerle a Kosinski es el no haber sabido hacerse con el control de la trama en su segunda mitad e inyectarle más vitalidad.

Nos encontramos ante una de las películas más espectaculares del año, eso no hay duda. Puede que el guión sea hueco y contenga escenas ridículas (ojo a la parte protagonizada por Martín Sheen, salida de madre), pero, seamos sinceros, en una película de estas características hay que saber a lo que se va. Yo fui concienciado en que vería un videojuego cinematográfico, y, en gran parte, así fue, pero es que además me encontré con una experiencia visual alucinante en que imagen y sonido eran los grandes protagonistas. Estamos ante una opera cibernética, en que ese mundo de luces de neón es acompañado por la excelente música de Daft Punk, visualmente apabullante, y el 3D ayuda (por fin) en más de una ocasión. Me parece muy acertada la decisión de que el sistema tridimensional aparezca una vez Sam entre en ese mundo paralelo, ya que es cómo si los espectadores también hubiéramos traspasado una puerta. Lo dicho, un gran espectáculo visual.

El guión ha sido escrito por Edward Kitsis y Adam Horowitz, a los cuales habría que ponerles las notas más bajas a la hora de puntuar la película. Ya he dicho que el guión es el punto flaco del film, pero es que además está plagado de múltiples referencias a otras películas (además de al TRON original, algo bastante justificado). En especial me sorprendió encontrar escenas muy de “La Guerra de las Galaxias”, sobre todo en lo que se refiere al personaje de Kevin Flynn, ahora convertido en un semidiós estilo Jedi (estuve esperando que en algún momento soltará “voy a hacer uso de la Fuerza”), pero también podemos encontrar guiños a “Blade Runner”. A parte de lo alargada que está la historia veo un final sin emoción y con algún que otro desliz, demasiado precipitado me atrevería a decir. Como punto a favor diré que me gustó la dualidad Flynn-CLU, son el bien y el mal y en ellos podemos encontrar una referencia bíblica en que Flynn sería el Creador y CLU el ángel caído.

A nivel técnico hay que quitarse el sombrero, tanto vestuario como dirección artística son asombrosos. Los efectos especiales son espectaculares y puede decirse que son el alma de la función. Lo más comentado ha sido el personaje de CLU, para el que se ha rejuvenecido a Jeff Bridges veinte años, y cuyo resultado es correcto pero no espectacular. Hay planos en que sorprende mucho y otros en que la cabeza se nota que está implantada de la forma más tosca, a parte de que los ojos (cosa vital) no están todo lo conseguidos que debieran en varios planos.
La banda Sonora de Daft Punk consigue mezclar el toque electrónico con verdadera épica orquestal consiguiendo una de las mejores bandas sonoras del año que casa a la perfección con las imágenes.

El reparto está formado por Garrett Hedlund como Sam, hijo de Flynn, un tanto soso y sin carisma. Jaff Bridges retoma su rol de Kevin Flynn añadiéndole un toque zen sobre el que incluso hay chiste. El recién oscarizado actor se encuentra bastante cómodo en el film, dando vida además a su némesis CLU, para el que se usaron las mismas técnicas que con Brad Pitt en “El Curioso Caso de Benjamín Button” para rejuvenecerlo. Michael Sheen es Castor, dueño de un local de copas (¡¡los programas beben!!) al que el actor dibuja soltándose la melena de forma descontrolada llegando a parodiar al maestro de ceremonias de “Cabaret” con guiño incluido a Chaplin. Bruce Boxleitner es Adam Bradley, antiguo socio de Flynn y protector de Sam, y también Tron, el programa informático aliado de Flyn que en la historia pinta menos de lo que debiera. Cillian Murphy tiene un pequeño cameo como Dillinger, hijo del antiguo propietario de ENCOM. Además de los efectos especiales encontramos dos actrices que rivalizan con ellos en cuanto a perfección se refiere, en primer lugar Beau Garrett, programa del sistema que sirve a Castor, y en segundo la bella Olivia Wilde como Quorra, aliada de Flynn, una chica de armas tomar. Ambas lucen espectaculares, como si de diosas cibernéticas se tratara.

“TRON Legacy” no está cosechando buenas críticas ni el éxito de público que se esperaba, pero aún así es un gran espectáculo, bien realizada, con buenos efectos especiales y una gran banda sonora. Una lástima que la historia no esté a la par.

Lo Mejor: Es un gran espectáculo visual y sonoro. La Banda Sonora. La belleza de Olivia Wilde.

Lo Peor: Un metraje un tanto excesivo por culpa de una historia con más pretensiones de las que debería tener.

Anuncios

5 pensamientos en “TRON Legacy, de Joseph Kosinski

  1. Al parecer, tu opinión coincide con la de la mayoría. Un bonito envoltorio para muy poca chicha. Exactamente lo que le ocurría a la original (por muy de culto que sea ahora)

    No tengo prisa por verla. Esperaré al Dvd.

    Saludos 😉

  2. Yo la vi ayer y opino lo mismo. Las escenas de accion son visualmente increibles. Pero no tiene chicha la pelicula en si. Demasiadas vueltas, demasaidas historias de personajes sin terminar y a toda pastilla, el personaje de tron no se que pinta ahi…No sé, a veces se me hizo un poco pesada. Pero es una peli que solo merece la pena ver en el cine.

    PD: A ver si nos vemos un dia de estos que puedas tio! xD

  3. Pliskeen, a pesar de sus defectos (como tu dices, son los mismo que tiene la original) creo que, como dice Christian, merece la pena verla en pantalla grande por el espectáculo que ofrece.

    Christian, el personaje de TRON me dejó helado, creo que sencillamente aparece para tener otro hilo conector con la original. A ver si puedo un día de estos y quedamos antes de que te vayas.

    Saludos 😉

  4. estoy de acuerdo con lo de avatar (pelicula en extremo predecible ,con la tipica historia yanki con un argumento vacio y muy repetitiva, ademas esos bichos azules no me convencen ,hay juegos de las nuevas generaciones que son mucho pero mucho mas realistas que esos pitufos gigantes, tron me parece muy buena pelicula ,con un guion bien escrito y muy buenos efectos, esta es mi opinion pero la escena de sam manejando la ducati es maravillosa por la ambientacion de vancuver y el tema de daft punk.
    p:d.que hermosa mujer es olivia wilde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s