Black Swan, de Darren Aronofsky

El proyecto de llevar a cabo “Black Swan” surgió hace una década, cuando Darren Aronofsky habló con Natalie Portman sobre la historia y la actriz se comprometió a dar vida a la protagonista. El tiempo pasó y ambos siguieron con sus respectivas carreras hasta hoy, en que ha llegado el momento de hacer realidad dicha conversación. El resultado, aunque irregular, es satisfactorio, en especial en lo que se refiere al trabajo de la actriz, verdadero alma del film.

Nina es una joven bailarina del ballet de Nueva York que aspira a hacerse con el papel de la Reina Cisne en el nuevo montaje de “El Lago de los Cisnes”. En su recorrido por conseguir alcanzar la perfección que el papel requiere experimentará una espiral de locura y desequilibrio en que no sabrá distinguir lo real de lo imaginario.

Encontramos bastantes similitudes entre al anterior trabajo de Aronofsky y el presente. En ambos tenemos como escenario el mundo del espectáculo (la lucha libre en “The Wrestler”, la danza en “Black Swan”), teniendo éste especial importancia (aunque de diferente forma) para los protagonistas. Además, ambos films tienen un personaje central sobre el que gira la trama y en quien se centra el director en todo momento colocando en más de una ocasión la cámara a su espalda mientras camina. Ahora bien, ambas películas son antagónicas, una habla de la búsqueda de la redención personal, aunque con final triste, y la otra de la obsesión por alcanzar la perfección sin importar las consecuencias que conlleve.

La última película del director de “Réquiem por un Sueño” trata sobre la metamorfosis que vive la protagonista por alcanzar su sueño. “El Lago de los Cines” de Tchaikovsky tiene vital importancia, ya no sólo como obra que se va a representar en el film sino también como base para el guión de la película. Aronofsky transforma la obra del compositor ruso en un inquietante drama con aroma a thriller psicológico en que la protagonista, como el cisne protagonista, sufrirá una transformación que la llevará de ser una frágil e insegura niña a una seductora mujer. Dicha transformación será consecuencia de toda la presión que la rodea y que ella misma se crea al querer alcanzar su meta, creándose así una crisis psicológica en donde tendrá visiones de lo más escalofriantes.
En el transcurso de la película, al desarrollarse en una compañía de danza, encontraremos típicos temas dentro del mundo del espectáculo, como las rencillas entre compañeras, el miedo al fracaso, a ser sustituida y cómo el reinado de la primera estrella toca a su fin con la llegada de muchachas más jóvenes.

No me extraña que estemos ante una de las películas más valoradas del año. Lo que bien podría haber sido un drama del montón de chica que quiere superarse a sí misma se convierte en un juego de espejos (presentes a lo largo de todo el film) en que la locura hará acto de presencia mediante impactantes imágenes propias del mejor cine de terror. Darren Aronofsky sigue fiel a sí mismo pegándose al personaje en todo momento por medio de la cámara al hombro y consiguiendo una atmósfera de inquietud que acaba explotando en lo pesadillesco durante su tramo final. La película evoluciona de la misma forma que lo hace la protagonista, y eso es un punto a favor ya que llegamos a entrar en su psique y a contemplar todo el telar que se esconde en ella.

De gran fuerza y belleza me parecen las escenas de danza. La secuencia de apertura es una maravilla que ayuda perfectamente a que nos adentremos en la historia, así como el poderoso tramo en que se representa la obra, donde realidad y pesadilla se confunden, funciona muy bien como gran punto y final para la historia.

A pesar de sus virtudes la película no me parece redonda. En ello influye la carencia de sutileza a la hora de narrarla, y no me refiero a las escenas subidas de tono protagonizadas por Portman (alguna resuelta de forma cuestionable) sino a definir la naturaleza de los personajes por medio de su ropa (Nina viste colores claros que se van oscureciendo a medida que se acerca a su creación de Cisne Negro, mientras su rival, Lily, siempre va ataviada de negro) y a utilizar en exceso los reflejos en los espejos dando pistas sobre si lo que vemos puede ser una alteración de la realidad.

El guión está firmado por el Mark Heyman, Andres Heinz y John J. McLauhglin, creadores de esa espiral tormentosa en la que cae la protagonista. El sexo tiene vital importancia en el relato y está medianamente bien insertado, aunque me cueste creer que sea la forma por la que Nina se desinhibida y conozca su parte oscura.
La Banda Sonora corre a cargo del habitual del director, Clint Mansell, quien utiliza “El Lago de los Cisnes” (omnipresente musicalmente a lo largo de todo el film) para crear su breve composición con toques de suspense.

El reparto está muy bien en su conjunto. Vincent Cassel, tan grande como de costumbre, es el director de la compañía Vincent Leroy, quien intenta sacar de Nina todo su potencial por diferentes medios. Mila Kunis está muy cumplidora como Lily, la amenaza para la protagonista debido a su talento y a la admiración que tiene de ella Vincent, sin embargo entre ambas se establecerá una amistad en que Lily será un guía para la joven bailarina. Barbara Hershey es la madre de Nina, una antigua bailarina que quiere que su hija triunfe pero sobre la que teme que algo malo le esté pasando. Winona Ryder interpreta un rol que bien podría representarse en su persona, el de diva que ha perdido su trono.
Todos ellos secundan muy bien a la que es la gran estrella de la función. “Black Swan” es Natalie Portman, quien se entrega por completo creando un personaje lleno de matices que vive en sus carnes todo tipo de sentimientos, desde la alegría al miedo. Además del trabajo emocional que supone el rol hay que alabar también el trabajo físico al que se ha sometido la actriz para llegar a ser una bailarina de danza clásica que no desentona en ningún momento. Esto no hace más que reafirmar el talento que tiene, consolidándose como una de las mejores actrices del panorama actual. El personaje de Nina busca la perfección, Natalie Portman la ha conseguido.

“Black Swan” es una de las películas del año, no sólo porque tenga hipnóticas imágenes sino porque posee una de las interpretaciones femeninas más formidables y carismáticas de los últimos años.

Lo Mejor: Natalie Portman, cuerpo y alma del film.

Lo Peor: Más sutileza hubiera venido muy bien.

Anuncios

7 pensamientos en “Black Swan, de Darren Aronofsky

  1. Como ya te dije, estoy deseando verla, y tras leer tu comentario más. Espero de verdad que Natalie Portman se lleve el Oscar este año, aunque Annette Bening en una rival muy fuerte… A ver qué pasa.

    Otra vez, feliz año!!! Saludos!

  2. Soffi, Portman merece el Oscar, pero puede que no se lo lleve a favor de Bening, a quien pueden premiar como consolación por años anteriores (hablo sin haber visto aún “The kids are all right”).

    Pliskeen, la película es buena, pero mejor ve sin expectativas, seguramente la disfrutes más.

    Saludos y Feliz Año !!

  3. Yo creo q al principio fue demasiado sutil… Era demasiado rosa, fresa, princesa… Algo muy meloso que casi me estaba aburriendo… Pero cuando empieza toda la paranoia y todo empieza a cambiar… No paraba de tener escalofrios…!
    Las imagenes son sorprendentes, todo esta muy bien hecho…! Tanto ella como los actores secundarios y terciarios hacen que la pelicula sea un real encuentro de sentimientos nunca antes visto en ningun otro film…

    Estoy impactada…

  4. Me alegro que te gustara Pilar. Para mi, según pasa el tiempo, se va quedando como otra película más con algunos detalles interesantes visualmente. Eso si, sigo remarcando por encima de todo a Portman, ganadora merecidamente de todos los premios que ha conseguido, de hecho, si no huebiera estado protagonizada por ella habría tardado más en verla.

    Saludos !!

  5. Lo mejor de esta película es el guión, y la construcción de los personajes.
    Portman está muy bien en la película, lo que podría sobrar sería mas bien “los detalles visualmente interesantes”
    ¿no es redonda? ¿por el uso de los colores? ¿de qué habla? ¿en serio? ¿el uso de los espejos?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s