Transformers:El Lado Oscuro de la Luna, de Michael Bay

Una nave perteneciente al Planeta Cibertron se encuentra en la Luna desde los años 60, algo que ha sido ocultado a los Autobots desde que llegaron a la Tierra. En el interior de la nave está Sentinel Prime, antiguo líder de los robots, y el material necesario para construir un túnel transportador.

En 2009 no estaba en los planes de Michael Bay dirigir una tercera entrega de los robots alienígenas que tan buenos resultado le reportaron en taquilla. Pero claro, ironías de la vida, la taquilla habló de nuevo y convirtió a “Transformers: La venganza de los caídos” en una de las películas más taquilleras del año, lo cual empujó al director a replantearse sus declaraciones y a aceptar sentarse una vez más en la silla del director, no sin antes realizar algunos cambios. A pesar de arrasar en taquilla la secuela de “Transformers” resultó ser una de las peores películas del año, algo de lo que pediría disculpas el propio Bay, quien declaró haber realizado dicha secuela con un guión de no más de 14 páginas debido a la huelga de guionistas y con algunos problemas en el rodaje, los cuales tenían nombre y apellido: Megan Fox. La actriz, que debía su fama al primer film, tuvo varios piques con Bay y en la promoción del film se mostró muy incómoda con las formas de trabajar del director, algo que no gustó a Bay ni al productor ejecutivo del film, Steven Spielberg, quien dio luz verde para que la actriz fuera despedida de la franquicia. En sustitución de Fox se buscó a otra chica que estuviera a su altura, y qué mejor que buscarla entre las filas de modelos de Victoria´s Secret, lugar bien conocido por el director ya que se ha encargado de dirigir distintos spots para la marca. La elegida fue Rosie Huntington-Whiteley, quien tenía (y ya visto el film podemos decir que sigue teniendo) nulas nociones de interpretación, aunque ya sabemos que la razón de Bay para elegirla no es otra que contentar al público masculino que acude a las salas.

En lo que respecta al guión según Bay se ha trabajado más y se han centrado más en los personajes. Si él lo dice habrá que creerle aunque en la película sigamos viendo lo mismo que en las anteriores. La única novedad al respecto la encontramos en la forma en que han rodado el film, en el tan famoso (y manido) 3D, algo a lo que Bay estuvo en contra al principio pero a lo que finalmente accedió (cómo le pasó con el Blu-Ray). Para ello se reunió con James Cameron para aprender a rodar en dicho sistema, ya que Bay se negó a convertir la película. Finalmente la rodó con cámaras 3D en un 60%. El resultado es notable, de hecho es el mejor 3D desde Avatar (con permiso de “TRON Legacy”), y es uno de los pocos motivos que tiene para pagar la entrada.

La historia, por mucho que digan sus responsables, es más de lo mismo: dramas personales (tratados en plan jocoso) de Sam Witwicky mientras el mundo vuelve a estar en peligro y los Autobots intentan salvarlo. En esta ocasión Sam se encuentra ante un problema real que atañe a muchos jóvenes, la búsqueda de empleo una vez acabada la Universidad. Se puede decir que dicho aspecto es de los puntos positivos del nuevo film, introducir un problema palpable y realista en la vida de Sam, aunque luego introduzcan gags sin gracia y personajes de lo más irritantes (ese John Malkovich). Junto a los problema del trabajo Sam deberá lidiar con los celos que siente hacia el jefe de su novia, un ricachón piloto de carreras que presume de todos sus coches y al que su chica admira. Parece ser que de nada le sirve al muchacho haber salvado a la Humanidad dos veces.
Por otro lado tenemos la trama de los Autobots, quienes sienten la desconfianza de los humanos hacia ellos, lo cual se acrecienta con los secretos que esconde la oficina de defensa. Ello refuerza a los Decepticons, quienes siguen atacando en la sombra, utilizando a humanos, para asestar el golpe que pondrá fin a la Tierra y a los Autobots. Hay que decir que aquí si que parece que se han trabajado más la historia, intentan meter alguna que otra sorpresa inesperada (nadie es lo que parece) y parece tomarse en serio a sí misma. Una pena que todo suceda de forma tan aburrida y lenta, y que encima ocupe tantos minutos.

La película podríamos dividirla en tres partes y un prólogo. Dicho prólogo es de lo mejorcito que ha dirigido Bay en su carrera. Comienza, como en las anteriores, con la voz en off de Optimus Prime y está ambientado en los años 60, en donde se nos resume la carrera espacial entre USA y la URSS y el descubrimiento que realizan los astronautas estadounidenses cuando pisan la Luna por primera vez. La planificación es asombrosa, con un buen uso del 3D, y en ella se introducen videos de la época para enmarcarla bien en el contexto y crear una ficción veraz.
La segunda parte comienza tras el título del film y se abre con un plano que dejará atónito a todo espectador masculino, y es que Bay presenta a la nueva protagonista como si de un anuncio de lencería se tratara (será por la procedencia laboral de la chica), y seguirá retratándola como tal a lo largo del metraje. El tono cambia drásticamente, y con él el ritmo. La trama avanza de forma aburrida, con situaciones ya vistas en la anteriores películas, aunque, todo hay que decirlo, Bay se muestra mucho más contenido en la planificación y nos enteramos de lo que sucede en pantalla (al final algo vamos a tener que agradecer al 3D). Lo malo de este tramo es la poca acción que hay, por no decir que no existe, todo es un compendio de escenas de parloteo y más parloteo que intentan tener más trascendecia de la que poseen, aunque también hay que decir que cuando la película toca fondo es cuando aparecen las escenas presumiblemente comicas, ahí parece que Bay no ha aprendido de los errores y que la película será tan mala como sus dos predecesoras. Pero entonces la cosa pega un cambio.
Llegamos a la tercera parte del film. Se descubre el plan maligno de los Decepticons y parece que la humanidad está condenada para siempre, algo que se resume sorprendentemente bien mediante dos breves elipsis que abren la gran secuencia por la que merece la pena ver la película en cine. La guerra final. Lo que estamos a punto de contemplar es lo que debía haber existido a lo largo de todo el film, una gran película de acción. En la pantalla, ante nuestros ojos, se desata una auténtica guerra entre robots, con los humanos como aliados. La gran secuencia posee momentos para el recuerdo, como ese contrapicado de Optimus amartillando el arma, la vertiginosa set piece del edificio cayendo, el vuelo aéreo de los agentes del NEST, la ejecución de varios miembros del bando Autobots, Optimus en acción repartiendo estopa a destapo. Explosiones, sangre (cibernética, pero sangre al fin y al cabo) y destrucción, todo ello con gotas de épica y en un estupendo 3D. Un despliegue pirotécnico que Bay orquesta de manera impresionante. Así debía haber sido todo el film, una pena que sólo lo consiga en su último tercio.

El apartado técnico del film es de primera, los FX lucen de manera impresionante y llegan a dejar boquiabiertos en varios momentos.
La Banda Sonora de Steve Jablonsky es de lo mejor de la cinta, sabiendo introducir el toque épico adecuado en los momentos puntuales.
El reparto está compuesto por los ya habituales de la Saga Josh Duhamel, Tyrese Gibson, John Turturro (que sigue desatándose más y más), y Shia LaBeouf, el cual sigue sosteniendo sobre sus hombros el film de manera solvente. A ellos se les suma la citada nueva chica, Rosie Huntington, que aparece en todos los planos guapísima, como si se tratara de una Barbie (incluso cuando el mundo se está yendo a pique, observad el plano en que a su espalda todo explota), pero que no transmite nada. Frances McDormand es la Comandante del Departamento de Defensa que hace la vida imposible a los Autobots y a Sam pero que en el fondo es una patriota. La participación de McDormand y Malkovich no hace sino ratificar lo que quedaba ya claro en la filmografía de Bay, que le encanta trabajar con actores fetiche de los Coen (¿Veremos en su próximo film a Jeff Bridges o a George Clooney?) Patrick Dempsey es Dylan, un estirado ricachón que quiere levantarle la novia a Sam y que esconde más de lo que parece.

“Transformers: El Lado Oscuro de la Luna” es la mejor de la trilogía gracias a su gran secuencia final y por poseer una dirección más controlada por parte de Bay. Por lo demás sigue siendo igual que las dos anteriores. El director y LaBeouf han declarado que no volverá a realizar ninguna más, pero ya veremos qué pasa cuando hable la taquilla.

Lo Mejor: El prólogo y el brutal tramo final. La Banda Sonora de Jablonsky.

Lo Peor: Sigue teniendo los mismo defectos que sus predecesoras. Es muy larga.

Anuncios

2 pensamientos en “Transformers:El Lado Oscuro de la Luna, de Michael Bay

  1. Coincido en lo mayormente expuesto, aunque discrepo que sólo por la secuencia final devenga en la mejor de la saga. Para mi lo sigue siendo la primera porque es mucho más equilibrada, con una historia más potable y son pocos los momentos cómicos que dan vergüenza ajena. Claro que después de dos secuelas resulta la menos especular de las tres, pero la calidad no creo que tenga nada que ver con ese aspecto.

    Saludos 😉

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s