Mi reciente colaborador Miguel Delgado asistió el pasado 23 de Enero en los cines Palafox de Madrid al prestreno de la película “Chronicle”.
A continuación su reseña.

Chronicle, de Josh Trank

Allá por el mes de noviembre salió a la luz el trailer de “Chronicle”. No había tenido noticias de esta producción antes, pero desde que lo vi me entraron unas ganas tremendas de verla. Imaginaba que esta cinta, de bajo presupuesto y reparto desconocido, tardaría en llegar a nuestras pantallas. Daba por hecho que pasaría por Sitges y tendría suerte si conseguía verla antes de acabar el año. Cuál fue mi sorpresa al ver que se estrenaba el 3 de febrero en USA, y apenas tres semanas después, aquí en España. La posibilidad de verla en el prestreno organizado por Fox con la presencia de su director, Josh Trank, era una oportunidad que no iba a dejar escapar.

Antes de nada vamos con la película. Cuenta la historia de tres chicos jóvenes que, tras entrar en una misteriosa cueva, desarrollan unos increíbles poderes. Dicho así, sin más, la cinta podría ser cualquier cosa, con alta probabilidad de memez. Pero no es el caso. Lo primero, decir que está hecha al estilo “cámara en mano”, ese estilo que sufrió un boom hace unos cinco años en el cine de terror y desde entonces se han hecho tantas películas de ese estilo que el factor novedad, obviamente se ha perdido. La novedad aquí es el tema a tratar, sin el terror (aunque estética y temáticamente algo siniestra), alejándola así de este tipo de producciones. Una de los defectos que poseen las películas que deciden aprobar este formato es que, llegados a cierto punto de la trama, requiere del espectador una dosis extra de credibilidad para aceptar que uno de los personajes siga grabando con su cámara, a pesar de estar huyendo de un monstruo gigante o de zombies iracundos. Es irónico y contraproducente, ya que el punto a favor de este estilo es un alto nivel de realismo (algo que, en la mayoría de los casos, no suele ocurrir). Esta cinta no es una excepción, y si desde el principio uno se pregunta qué hace uno de los personajes grabándolo todo (en ningún momento se le atribuyen intereses cinematográficos, ni ningún tipo de trabajo de documentación), llegado cierto momento ya no tiene ningún sentido, y eso que Trank aprovecha bastante las cámaras de seguridad en el último tramo, el mejor del film.

También creo de verdad que habría mejorado si se hubiera optado por una narración más convencional, en el que explotar mediante una dirección, una fotografía y una banda sonora adecuada el drama interno. Pues esa es la mejor y más sorprendente parte de “Chronicle”. El interior de los personajes esta mejor llevado de lo esperado, predominando sobre el resto, sin anular la trama de los poderes, si no aumentándola de esta manera. Sin embargo, la vista en primera persona, aparte de forzada en la trama (el personaje femenino esta ahí para poder usar otra cámara con la que grabar), resta dramatismo en muchos momentos. Hay un cambio demasiado brusco en el metraje de ser algo intranscendente a una gran trascendencia, al que le falta un enganche mejor. Aunque a pesar de que ese cambio produce un pequeño bajón, el desenlace es lo mejor prácticamente, como ya he dicho con claras influencias de “Akira” o las más evidentes de “Cloverfield”, como dijo su director después de ver el film. Aunque esta parte final es algo confusa visualmente debido, de nuevo, a estilo utilizado. La última escena sobra y es bastante mala, así que invito a todo el mundo a obviarla.

Los actores están bastante bien a pesar de no ser muy conocidos. Resulta entretenida y concisa, pasa volando. Y en general los efectos visuales están muy bien, aunque alguno no está demasiado conseguido, normal teniendo en cuenta que el film cuenta con menos de 15 millones de presupuesto. Resulta increíble, viendo esta película, o “Melancolia” de Lars Von Trier, que se puede hacer cosas tan espectaculares hoy en día con presupuestos pequeños. Como aporte curioso, el guión fue escrito por Max Landis, el hijo del mítico John Landis.

Después hubo sesión de preguntas con Josh Trank, nos conto sus referencias, tanto fílmicas como de videojuegos o comics, habló sobre cómo fue la idea y la preproducción e incluso contesto acerca de si habría segunda parte de la cinta que acabamos de ver (según sus propias palabras, depende de la taquilla, pero que tienen ideas), o si dirigiría o no el Reboot de Los cuatro fantásticos (dijo que no sabía nada, pero ya veremos). Se le vio simpático, divertido y con ganas de convencer. Puede tener un gran futuro. Habrá que seguirle atentamente.


Miguel Delgado con el director de la película, Josh Trank