Desde el 8 al 11 de Marzo se celebra en Madrid la IX Muestra de cine fantástico Syfy. Miguel Delgado asistirá al mismo y nos irá relatando cómo se desarrolla. Desde aquí comenzaré a publicar sus crónicas diarias.

IX MUESTRA SYFY: JUEVES 8

Desde hace nueve años se celebra en Madrid la Muestra SyFy de cine fantástico, un interesante certamen donde siempre ofrecen una amplia variedad de películas de género que no se han podido ver antes por estas tierras. Ya fui a unas cuantas sesiones el años pasado, pudiendo comprobar cómo se las gasta la organización y el público asistente, que de tan entregado a veces se pasa (risas, gritos o comentarios fuera del lugar son habituales), pero eso no me ha impedido decidir ir a la muestra completa este año, cubriendo el evento para el blog.

Había unas cuantas novedades respecto a la pasada edición. La más importante es el cambio de emplazamiento, siendo este año el cine Callao el elegido para la ocasión. Hasta ahora la muestra había tenido lugar en el cine Palafox, y el cambio no ha sido demasiado para bien. El Callao me gusta, pero es ligeramente más pequeño, y hacer cola en mitad de la Plaza de Callao de Madrid no es demasiado cómodo, como he podido comprobar de primera mano. Pero es un buen cine y hay más cosas que hacer durante los descansos, así que tampoco es para llorar. También la vuelta como presentadora de Leticia Dolera, que el año pasado no pudo asistir, siendo sustituida por una más que correcta Alexandra Jiménez. Y respecto a la programación, un cartel bastante coherente, aunque se echa en falta alguna cinta asiática, imprescindibles en estos certámenes. Aún así es lo único que objetar al respecto.

Pero vayamos ya al grano del asunto, siempre para abrir la Muestra recurren a un preestreno potente, una cinta de renombre, que normalmente suele estrenarse al día siguiente a su proyección en el certamen. En las dos últimas ediciones las encargadas de dar el pistoletazo de salida fueron “Watchmen” y “Destino Oculto”, y este año la elegida era “John Carter”. También hoy había una revisión de “El gabinete del Dr. Caligari” con nueva banda sonora interpretada en directo por el grupo Pegasvs, pero, en un actos algo incomprensible, esta proyección coincidía con la superproducción de Disney, que fue la que elegí ver.

John Carter, de Andrew Stanton

Como ya he dicho, “John Carter” es la última apuesta de Disney por crear un blockbuster potente. La película adapta la novela “Una princesa de Marte” de Edgar Rice Burroughs, que llevaba mucho tiempo en las agendas, con intención de rodarse. Se habló por un tiempo de que Jon Favreau (Iron Man y su secuela) sería el encargado de dirigirla, pero finalmente el encargado ha sido Andrew Stanton, que para quien no lo sepa, es una de las mentes creativas de Pixar, director de “Bichos”, “Buscando a Nemo” y “Wall-E”. Vamos, un curriculum envidiable. Esto no ha impedido que hayan salido unas cuantas voces augurando que la película se va a llevar un soberano batacazo en taquilla. No estoy seguro de ello, y no me importa (estas premoniciones parecen hechas por gente que tenga algún interés en que un film sea un fracaso o un éxito, antes de verlo), pero si me parece una fecha extraña para un film de aventuras, digamos, más veraniego.

Pero lo que supongo que le importa a todo el mundo (menos a los directivos de la Disney, claro está), es la calidad de la película. Ganas había de ver lo que había conseguido Stanton después de comprobar lo bien que le quedo a Brad Bird, otro niño prodigio de Pixar, su “Misión Imposible: Protocolo Fantasma”. El resultado es bastante inferior que sus trabajos previos de animación, algo esperable, pero no desdeñable, en absoluto. Intenta resumir el argumento es una tarea harto difícil. Para empezar nos encontramos con un prólogo llevado por una voz en off que no hace augurar nada demasiado bueno, Mil nombres extraños y poco interés. Un tipo muy malo que va conquistando las ciudades de Marte (Basroom para los nativos), y que para colmo recibe más poder. Por suerte, este enseguida da paso al resto del film, que empieza en un Nueva York de final del siglo XIX, aunque enseguida su protagonista y su acción se trasladan a un Marte lleno de vida, y con una tecnología de aire “Steampunk”, donde el tal John Carter vivirá muchas aventuras.

Lo primero aclarare que no he leído las novelas de Burroughs (una saga con una gran numero de ejemplares), así que no juzgaré la película por su fidelidad al libro, si no por su trama en sí. Después del principio que he contado, la película mejora bastante. Taylor Kitsch da vida a un muy solvente John Carter, muy carismático y competente en todas las facetas del papel (tampoco es que sea muy complicado, pero sabe expresar emociones vamos), y seguimos con interés su historia. También da gusto ver todo lo relacionado con la tribu de los Thark, los primeros que encuentran a Carter. El diseño y ejecución de estos personajes es soberbio, así como los miembros de la tribu que conocemos son personajes interesantes de básicas y salvajes costumbres. El problema son los humanos rojos de Marte. no es que actores como Lynn Collins, Dominic Westo Ciaran Hinds estén mal, pero toda la historia de conquistas, ciudades, reinos, bodas… resulta muy poco original y atractiva. Y lo seres de los que forma parte Mark Strong no son mucho mejores. Esto lastra el film, haciendo que nos interesen más unos personajes que otros, y unas partes del film más que otras. Aunque es cierto que la historia de amor está bien llevada, y se molesta en una épica que finalmente encuentra, aunque no de manera total. El guión en sí es entretenido y ágil, aunque algo complejo a veces, y lo que es peor, de los que es mejor no pensar dos veces, para no ver la gran cantidad de lagunas que tiene.

Que a pesar de lo dicho, el film resulte agradable es sin duda obra de Stanton. Un buen ritmo, un reparto convincente y una puesta en escena impresionante ayudan a tragarnos lo que nos quiere contar. Que nadie espere nada parecido ni a la mitad de lo que fue “Wall-E”, eso está claro, pero aún así consigue que se pase el tiempo volando, sin que se pierda enjundia. Y destacar, por encima de todo, un aspecto: el 3D de John Carter es el mejor que se ha visto hasta ahora, sin ningún tipo de duda. Por una parte, no hay una gran pérdida de luz (un poco sí, eso parece inevitable), ni reborde en planos cercanos, algo bastante molesto y que ocurría incluso en las mejores producciones de este formato como “Transformers: Dark Of The Moon” o la reciente “Hugo”- Y también, por el buen hacer del director, jugando con los fondos y con los efectos visuales, pero son forzar en ningún momento, consigue un 3D que está siempre presente, sin que sea necesario lanzar cosas a la cara del espectador. Por esta razón, no creo que la película pierda en dos dimensiones, pero si se decide pagar un poco más, esta es la mejor opción sin duda. Esperaba más, eso sí, de la banda sonora del cada vez más prestigioso Michael Giacchino, que aquí compone una música correcta pero nada destacable.

En resumen, una “Space Opera” entretenida, aunque nada más. Es superior a últimos productos Disney como las dos últimas secuelas de “Piratas del Caribe”, “El aprendiz de brujo” o la nefasta “Alicia en el país de las maravillas”. Estaría al nivel de “Prince of Persia”, aventuras entretenidas pero demasiado fáciles de olvidar, que por cierto, se estrenó por estas fechas y fue un pequeño fracaso.

Para cerrar, decir que me parece una vergüenza que cortaran los créditos al final de la proyección nada más empezar estos (vamos, que casi ni vimos el nombre del director), como si fuera una película de Antena 3. Y no me vale como excusa que fuera para poner el ultimo trailer de “Los vengadores”, que por cierto, es completamente espectacular.