XI MUESTRA SYFY: SABADO 10

El tercer día de la muestra era el más largo de todos. Para empezar, a las 11 de la mañana estaba el preestreno de “Lorax, en busca de la trúfula perdida”, cinta de animación que ha sido un enorme éxito en USA. Pero la acreditación de prensa no incluía, inexplicablemente, la entrada para esta sesión no estaba incluida, y teniendo en cuenta la hora a la que había terminado el viernes y que la de hoy era un día intensivo, decidí no ir. Mentiría también si digo que tengo muchas ganas de ver el film. Si el segundo día me lo había pasado bien, en mayor o menor medida, en todas las sesiones, no puedo decir lo mismo de la que nos ocupa. Vi dos películas muy estimables, sí, pero también tuve que tragarme dos tonterías mayúsculas.


THE PRODIGIES 3D

En principio no conocía nada de este film, pero la verdad es que me llamaba mucho la atención al ser una cinta francesa (aunque en ingles), de animación, sobre superhéroes. Lo primero que llama la atención es el estilo de animación empleado, algo extraño la verdad, a medio camino entre el dibujo tradicional y la animación 3D. No me terminó de convencer, ya que en ocasiones este estilo parece restar espectacularidad al conjunto en general, y eso que tiene unas cuantas escenas impresionantes, con una muy buena utilización de los recursos de la animación. El 3D apenas es perceptible, una excusa supongo para atraer a más público. En cuanto a la historia, después del prólogo, tarda demasiado en empezar con lo que sería el centro del asunto, tarda demasiado en mostrar los poderes de los chicos, lo que se hace algo irritante. Cuando ya por fin se muestra la verdadera naturaleza del film, la película mejora, pero tampoco se eleva a grandes niveles. Es una curiosidad sin más, que te tiene interesado, pero no deja huella.

ATROCIOUS

Lo segundo que se pudo ver es esta coproducción de México y España, una película de terror rodada en primera persona, sobre una familia que se va a una casa en Sitges (¿Peloteo al festival?), ya allí se desatara el horror… o la idiotez. Porque la película no es mala, es malísima. Lo primero que uno puede comprobar es la poca calidad de los intérpretes empleados, seguramente colegas del director sin experiencia previa. Que tengan unos diálogos forzadísimos y muy tontos no ayuda en lo más mínimo claro. El uso de la cámara en primera persona es de lo más desesperante, hay escenas enteras sin dialogo que lo único que pasa es recorrer un chusco laberinto, mientras vemos las ramitas. Pero lo peor de todo es que el final tiene ínfulas de grandilocuencia, intenta hacer algo muy grotesco a lo REC (después de unos 25 minutos de correr con visión nocturna por un laberinto sin que pase nada), pero lo único que hace es llenar la cinta de un mayor número de incongruencias, como si no tuviéramos bastante con lo visto ya. Vamos, si me dicen que es la versión Asylum de “El proyecto de la bruja de Blair” me lo creo. Aunque reconozco, eso sí, que no me lo pase mal viéndola, debido a las risas que provocaba todo lo que podíamos ver en pantalla. Es lo que tienen estos eventos, al final somos todos como una gran familia que nos reímos de las bobadas. SI la hubiera visto solo en casa no la habría acabado con toda seguridad.

THE WOMAN

Había que quitarse la espinita de “Atrocious”, así que tenía bastantes esperanzas puestas en la nueva película de Lucky Mckee, director de “May”, una cinta de culto ya. Venía precedida de buenas críticas, y aunque el comienzo del film resulta extraño y no muy atrayente, el film si que cumple con las expectativas. Aunque no es, en ningún momento, lo que podía imaginar. Lo primero es que no se me ocurriría colocarla en el género del terror. Sí que es cierto que la cinta expone algunos horrores, pero no en el sentido de género que podría confundir a más de un espectador. Hay mucho humor más negro que la noche, hay drama también, y si, algo de gore, pero bastante dosificado. De hecho, se encuentra mucho más cercano al estilo de cine independiente americano tipo Todd Solonz, con una banda sonora formada por canciones muy indies, que si bien no parecía haber convencido a algunas personas, a mí me parece que encajan a la perfección. Y es que la familia de la que habla el film es en apariencia feliz, pero en este caso las apariencias engañan, y mucho. El personaje del padre esta llevado por el actor Sean Bridgers de una manera estupenda, encantador y asqueroso al mismo tiempo. Cuando este hombre de familia captura a una mujer salvaje y se decide a domesticarla, se desatará todos los horrores de la familia. Te ríes y te impresionas con todo lo que ocurre, tiene un ritmo estupendo y uno se lo pasa realmente bien. La pena es que llegado al final se deje llevar por la exageración y el bizarrismo extremo, crea un clima demasiado excesivo que me descuadró mucho y no me convenció SPOILER Que el padre pase de ser un monstruo humano a un psicópata asesino hace que se pierda fuerza en la venganza de la mujer FIN DE SPOILER. Y, como se había comentado, si que es de un feminismo claro. Regusto final raro, pero recomendable.

APOLO XVIII

Esta era una de las pocas películas de la muestra que conocía de antemano. Producida por los Weinstein y por Timur Bekmambetov (director de “Guardianes de la noche” y “Wanted”), la dirección corre a cargo del español Gonzalo López-Gallego (“Nómadas”, “El rey de la montaña”), que además, fue a la muestra a presentar este film. Cuenta, en clave de falso documental (otro más, y van…), la misión secreta del Apolo XVIII, un viaje a la Luna, que en principio parece normal, pero en seguida descubrirán que las cosas no son lo que parecen… Había oído muchas cosas del film, y ninguna demasiado buena, pero me ha sorprendido de verdad. Lo más destacable para empezar es lo directa que va al grano. Aquí no os encontrareis preámbulos en los que los protagonistas se cuentan su vida durante minutos y minutos. Apenas hay una escena, pero es la única y ayuda a describir la relación entre los dos protagonistas. El resto es un aumento de la tensión y el temor en muy buena medida, ayudado por el trabajo de los actores y por el buen hacer de López-Gallego, que usa las cámaras de las que dispone con habilidad, sin forzar, y respetando formatos (algo que pocas películas de este estilo hacen), que ayudan a darle una credibilidad que ayuda al convencimiento general. El film pasa volando además, y con un final muy intenso y con sentido, algo tampoco muy típico de estas películas, que se empeñan en terminar rápido y con algo que no está bien explicado (como “Atrocious” sin ir más lejos”). No todo es perfecto SPOILER da la sensación de que podría haber aprovechado algo más a los bichos piedra, aunque supongo que serán temas del presupuesto FIN SPOILER. Después de la proyección, el director se quedó contestando a algunas preguntas, y la verdad es que estuvo muy correcto, simpático, y sobre todo se le vio muy humilde, contestando a todo con habilidad y cortesía, aunque algunas preguntas fueran auténticos dardos envenenados. Contó que el rodaje se llevó a toda leche, que tuvo muy buen trato con los Weinstein o que había varios finales, que me encantaría ver alguna vez por cierto. Me parece inexplicable que no tenga fecha de estreno en nuestro país, y se da por hecho que ya no se va a estrenar, cuando se estrenan películas mucho peores con menos probabilidad de éxito. La mejor de la muestra de momento.

4:44 LAST DAY ON EARTH

Ya era muy tarde, pero a pesar de lo abultado de la jornada, bastante gente se quedo para ver lo nuevo de Abel Ferrara. Movido por la curiosidad del argumento, me quede a pesar de la hora tardía. Vaya hora en la que lo decidí, porque la película de Ferrara es una estupidez de las malas, de las que se creen que son muy buenas y que están mostrando algo muy digno. Para nada. Desde la primera escena (una grimosa escena de sexo), se suceden una serie de tonterías a cada cual más grande y esperpéntica. No se que se le pasaría al famoso director para creer que ver a Willem Dafoe y a su novia hippie meditando, hablando por Skype, o haciendo el memo, es, no solo interesante, sino trascendente. Él resulta cargante, con sus monólogos fatalistas que nadie parece compartir, y ella es una artista new age que en el fondo se comporta como una niña malcriada y lo único que hace destacable es cambiarse de vestidito. Y así, hasta que termina la película. No hay más, y para rematar la faena, hay diálogos como “No llores, me harás llorar y estoy muy bien maquillada”, o pedir comida china el día antes del apocalipsis (?), y que te la traigan (!!). El fin del mundo nunca fue tan aburrido, absurdo y pedante. Al final hubo gente, supongo que cegada por el nombre del director, que aplaudió el film, pero las caras en general eran de estupefacción. No se a quien se le ocurrirá meterla en la programación de este año, no es una película para este festival.

Y así terminó la jornada, cabreado y cansado. Hoy toca revisión de dos clásicos, y un par de películas más, una que ya pude ver hace un mes y de la que tengo pendiente hablar