Prometheus, de Ridley Scott

Año 2093. Tras encontrar unas pinturas rupestres en Escocia, un grupo de exploradores se dirigen al Planeta LV-223 en la nave Prometheus con la esperanza de encontrar allí el origen de la humanidad.

La noticia fue todo un boom cuando se dio a conocer, Ridley Scott regresaba a “Alien” mediante una precuela que explicara el origen de los viscosos extraterrestres y arrojara luz sobre la figura del Space Jockey. Claro que el director pronto salió a la palestra y subrayó que no se trataba estrictamente de una precuela sino de una historia independiente que poseía el ADN de su emblemático film de 1979. Dicho comunicado arrojaba más suspense sobre el proyecto, el cual se incrementó con la incorporación del guionista Damon Lindelof, conocido por su importante participación en la serie de culto “Perdidos”.
Las primeras imágenes y fotogramas no dejaban margen de duda, el Universo al que Ridley Scott dio forma en 1979 volvía a la gran pantalla.

El mayor debate que se ha formado entorno al film es si en verdad se trata de una precuela de “Alien” o si es una historia original con rasgos en común. Pues bien, para mi gusto puede significar ambas cosas, aunque queda claro con la escena final que hemos presenciado más lo primero que lo segundo. Los fans de la Saga visitarán lugares comunes y guiños al gran clásico de ciencia-ficción a la par que descubrirán nuevos detalles que engradezcan la historia ya conocida, mientras que los espectadores no familiarizados con la Saga encontrarán un film sci-fi altamente ameno y espectacular.

Un buen relato de ciencia-ficción es aquel que plantea cuestiones diversas sobre el ser humano y la sociedad, y según ello “Prometheus” cumple de manera notable, ya que su historia gira en torno a preguntas conocidas dentro del género. Los tripulantes de la Prometheus han sido enviados por el Dr. Weyland para responder a la pregunta que se ha hecho el ser humano desde el principio de los tiempos: ¿por qué estamos aquí?, ¿quién nos creó? Sin embargo, y como le sucedió al titán Prometeo, retar a los dioses intentando saber más de lo que debemos tendrá un coste muy caro.
Aunque es favorable lanzar preguntas al espectador y hacerle debatir hay que decir que tampoco se puede dejar la historia en pañales. Si al principio del film se plantean unos dilemas (tanto a los espectadores como a los protagonistas) lo más lógico es que algunos de ellos queden resueltos. Sin embargo al final del film todas las preguntas quedan como al principio, sin respuesta, y ese es el punto flaco del film.

La historia sigue el patrón de las películas ya conocidas. Presentación de la tripulación (con la doctora Shaw a la cabeza) toma de contacto con el Planeta desconocido y sangría final con ritmo frenético (y cargada de clichés). Todo ello bien grapado mediante conversaciones filosóficas y existenciales en que sobra más de un personaje de la tripulación (los copilotos por ejemplo).
Sin embargo he de decir (y esto puede molestar a muchos) que la historia, personalmente, no me importaba mucho. Si me explicaban mejor o peor cómo se crearon los Aliens y quién era el extraño piloto que encuentra la Nostromo me traía sin cuidado. Lo que realmente me interesaba era comprobar cómo se desenvolvía Ridley Scott en un género que no tocaba desde hace 30 años, y he quedado altamente satisfecho, al director se le sigue dando de maravilla narrar un relato de género fantástico.

Es una alegría vislumbrar un film de Scott en que no encontramos ninguno de sus actuales ramalazos visuales, como el exceso de cámara lenta (sólo la usa una vez, y muy brevemente). Aquí el director vuelve a encontrarse contenido en la narración, manteniendo la cámara estable salvo cuando el relato lo exija, y, lo mejor de todo, creando una atmósfera inquietante sobresaliente. Y es que a Scott podremos ponerle muchas pegas pero ninguna en lo referente a la estética, este hombre sabe conseguir a la perfección el estilo visual que sus películas requieren y lo lleva demostrando desde hace muchos años.

Con “Prometheus” el director realiza la que, posiblemente y a nivel visual, sea su mejor película en años (seguramente desde “American Gangster”) confeccionando secuencias y momentos que se convertirán en clásicos dentro de su filmografía, tales como la presentación de David (viviendo solitariamente por la nave mientras la tripulación se encuentra en hibernación) o la auto-cesárea (todo un guilty pleasure para amantes de la gran sci-fi y el gore), además de aprovechar y marcarse unos cuentos homenajes a Kubrick, mediante la dirección artística deudora de “2001”, y a sí mismo, ya que además de a “Alien” vislumbramos detalles de “Blade Runner” a través de David, el ciborg que desea aprender más de la raza humana llegándose a plantear cuestiones más humanas que robóticas.

El apartado visual está muy cuidado, con unos estupendos efectos especiales de los que no se abusa en exceso y una fotografía de Dariusz Wolski muy atractiva. Los diseños de H.R. Giger vuelven a ser utilizados y entroncan con lo conocido en las anteriores películas.
A parte del guión encontramos otros detalles que empequeñecen al producto, por ejemplo la música de Marc Streitenfeld. Es algo muy común hoy día encontrarse en las superproducciones de Hollywood la música omnipresente. Ya sucedía en “The Dark Knight Rises” y aquí tenemos el mismo caso, no hay escena o momento que no vaya acompañada por la correcta composición del que se ha convertido en el compositor habitual del director (aunque hay que decir que el tema que más suena en el film está compuesto por Harry Gregson-Williams), consiguiendo que los momentos de tensión y suspense no lo parezcan tanto y no haya cabida para la sorpresa (en especial en el tramo final, muy predecible). Otro punto en contra es el maquillaje que luce Guy Pearce dando vida al viejo Weyland. La cuestión sobre por qué no se contrato a un actor de más edad para el papel es debido a que Pierce interpreta a Weyland de joven en los videos virales que se han usado como promoción del film y, posiblemente, aparezca en alguna escena perteneciente a la futura versión extendida.

El reparto está formado por Noomi Rapace que, afincada ya en Hollywood, tiene aquí su primer papel protagonista en tierras yanquis. La actriz sueca realiza su mejor rol norteamericano dando vida de manera notable a Elizabeth Shaw, la científica que se debate entre ciencia y religión en su viaje, recordando en el tramo final a Sigourney Weaver como la guerrera Ripley. Michael Fassbender se está labrando una carrera cinematográfica envidiable. David es el mejor personaje de la cinta, un ciborg admirador de Lawrence de Arabia (ambos son exploradores que buscan aprender de otra raza), que posee los momentos más memorables, poniendo siempre alerta al espectador, y todo ello es gracias a la labor del actor. Charlize Theron está correcta como Meredith Vickers, la supervisora de la misión. Lo mejor de su personaje es que posee ambigüedad, nunca sabemos si es humano o no, y eso la asemeja con otro memorable personaje de Scott. Idris Elba está estupendo como el noble capitán de la Prometheus, un hombre sencillo al que sólo le importa donde debe ir y la seguridad de los miembros que forman su tripulación. Logan Marshall-Green es Charlie, pareja de Shaw y científico como ella que pretende descubrir qué esconden las pinturas rupestres que encontraron en Escocia. Guy Pearce da vida a Weyland, el archimillonario que da nombre a la empresa que ha estado tras la pista de los aliens desde el principio de la Saga. Patrick Wilson tiene un breve cameo como padre de Shaw.

Como es habitual en Ridley Scott se lanzará una edición extendida con veinte minutos más, tal vez en ella comprendamos mejor qué significa la secuencia de apertura y haya un mejor desarrollo de los personajes. Sea como sea, estoy deseando catarla.
“Prometheus” es una nueva pieza dentro del Universo Alien que ofrece un viaje a terrenos desconocidos. Como película de ciencia-ficción cumple sobradamente al dar una completa ración de espectáculo y buen cine. Lástima que el guión no esté a la altura de las energías que Scott ha puesto en el proyecto, si no seguramente estaríamos hablando de otra gran película dentro de su filmografía y no de una más que correcta película sci-fi.

Lo Mejor: El buen pulso de Ridley Scott tras la cámara. Fassbender y Noomi Rapace. La secuencia de la cesarea.

Lo Peor: Un guión que lanza muchas preguntas y escasas respuestas. La omnipresente música.

Anuncios

4 pensamientos en “Prometheus, de Ridley Scott

  1. Wow… Con toda la polémica alrededor de Dark Knight Rises y de Prometheus, me parecía imposible estar tan de acuerdo con alguien con respecto a las dos películas. Muy de acuerdo con tu crítica a Batman. Y muy de acuerdo con esta. A mí me encantó. Y como tú dices, no la considero la gran maravilla de la ciencia ficción, pero es que tampoco hace falta.

    Es espectacular tanto de imagen como de dirección (y coincido 100% en lo de la música), llena de guiños al género, llena de preguntas (cosa muy habitual en la ciencia ficción, más preguntas que respuestas, nosotros tenemos un corto que va de eso). Y como tú también dices, a mí tampoco me importó si la historia contaba tales o cuales cosas, por que la peli me fascinó desde el principio, y me lo pasé genial viéndola.

    (hablaremos del prólogo, que sí que se explica, y es muy chulo entenderlo)

    Pero yo sé que los amantes de la ciencia ficción pura no somos tantos, somos una minoría, y esta peli ha estado lanzada como un blockbuster. Entiendo que genere asombro, decepción, y aburrimiento a mucha gente.

    Ridley hace lo que le da la gana, no tiene muy en cuenta al público: ‘haré una peli de cine negro con robots y ritmo oriental contemplativo, se van a cagar’.
    A mí, personalmente, me parece estupendo que quiera y pueda hacerlo :).

    • Hola Mar !

      Me alegra leerte por aquí y saber que coincidimos respecto a esta y la de Batman. La verdad es q yo salí encantado del cine tras ver Prometheus, y estoy deseando tenerla ya para revisionarla en extendida. Despues de esto me he reconciliado con Scott.
      Se explica el prólogo? No me di cuenta. En q momento?

      Muchas gracias por comentar.

      Besos !!

  2. Hola Ramón,

    Antes de nada, excelente crítica. A mi “Prometheus” dejando de lado de lado sus fallos de guión (¿cómo se explica que el cartógrafo se pierda si a parte de que le han contratado para trazar mapas es controlado desde la nave? Lindelof lo explica presentándolo como un punkie fumeta xD), me parece un film notable que por momentos recupera la buena ciencia-ficción de antaño.

    Sobre el principio, Ridley afirma “Podría ser cualquier planeta. Todo lo que está haciendo ese personaje es actuar como un jardinero del espacio. Sólo que la semilla es su propia desintegración. Puedes encontrar un paralelismo con otros sacrificios históricos, como los de los mayas o los incas. Vivían un año como príncipes y al cabo de ese año eran sacrificados a los dioses con la esperanza de que estos mejoraran las cosechas, el clima o lo que fuera.” Vamos, que el ADN desintegrado del alienígena se recombina en el agua dando el disparo de salida para la evolución de la vida.

    En cuanto al final, hay dudas de si se trata de la misma nave, el mismo sector y el mismo planeta que “Alien” (que juraría que todo ocurre en otro lugar). Por tanto, las discusiones sobre el jinete espacial y su discutida ¿muerte? lejos de los mandos, en teoría queda resuelta.

    Saludos amigo!!

    • Hola Xavi!

      La verdad es que esa teoría expuesta por Ridley es muy interesante, espero catar el BluRay con todos los extras, seguro que nos ofrecen nuevas lecturas del film (ahora se especula que la historia podría cruzárse también con “Blade Runner”). Lo mejor de todo es que es una sci-fi que da que hablar, y eso siempre se agradece.

      Muchas gracias por comentar !

      Saludos!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s