En la antigua Escocia vive Merida, hija del Rey Fergus y la Reina Elinor, que no acepta las reglas impuestas por su madre que la obligan a tomar en matrimonio al primogénito de uno de los clanes del reino.

El proyecto de “Brave” comenzó llamándose “The Bear and the Bow”, y tenía como directora a la guionista y precursora del proyecto, Brenda Chapman, quien buscaba narrar a través de ella una bonita historia que reflejara la relación de una madre con su hija. Chapman fue apartada del proyecto por diferencias creativas y por la lentitud con la que se desarrollaba (no daba tiempo a estrenarla cuando debía), siendo sustituida por el codirector Mark Andrews. Aun así la historia de Chapman se mantuvo prácticamente intacta, y su nombre aparecería en los créditos del film, que fue rebautizado como lo conocemos.

PIXAR nos ha malacostumbrado. Desde hace unos años la compañía del flexo llegaba con una Obra Maestra bajo el brazo, y eso parecía que no tendría fin hasta el pasado año cuando llegó a las pantallas “Cars 2”. No es que la secuela de Rayo McQuenn (ésta vez protagonizada por Mate) fuera mala, sino que descendió el nivel considerablemente con respecto a los films anteriores al ser una película demasiada orientada para niños, pero que seguía luciendo de forma espectacular en pantalla. Tras ese pequeño resbalón la fe puesta en la empresa dirigida por John Lasseter menguó y su próximo proyecto sería recibido con cautela. “Brave” parece haber sido mejor aceptada por público y crítica, aunque lejos de generar el entusiasmo que si consiguieron “Wall•E”, “Ratatouille” o “Toy Story 3”. Si bien la nueva historia de PIXAR no llega a la maestría de aquellas hay que reconocer que posee suficiente calidad como para considerarla un nuevo triunfo en su curriculum.

La historia gira en torno a la relación que existe entre Merida y su madre. La joven es un espíritu libre que se niega a acatar las reglas establecidas. Ella disfruta galopando por el bosque, practicando tiro con arco y narrando viejas leyendas. No es la típica princesa de cuento, sino una persona que busca reivindicar su independencia. Su madre, en cambio, representa la tradición, cuyo objetivo es educarla bajo las normas que rigen a una futura reina. Tradición contra progreso, autoridad frente a rebeldía, eso desencadena la historia que vamos a contemplar, la cual, lejos de ser una de aventuras como parecen querer vender, es una intima historia materno-filial llena de humor, magia y emoción.

PIXAR realiza con “Brave” su primer cuento propiamente dicho, acercándose mas que de costumbre a producciones del sello DISNEY. Si que es cierto que el film contiene referencias y guiños a otras películas, por no citar que uno de los acontecimientos más importantes del film ya sucedía en uno de los recientes clásicos de la casa del ratón Mickey, y eso parece restar puntos al resultado final, pero, como siempre he defendido, si lo que te narran lo hacen bien se pueden pasar por alto dichas licencias, y aquí el cuento está narrado a las mil maravillas.

La película posee un ritmo excelente, marcado por una atmósfera desenfadada cargada de gags y chistes (algunos más infantiles que otro, todo hay que decirlo) en donde destacan las intervenciones de los tres gemelos y el personaje del Rey Fergus, así como la escena en que se unen los clanes en el castillo para presentar a sus primogénitos. Las secuencias protagonizadas por Merida son extraordinarias. Por ejemplo es remarcable la escena en que da un discurso frente a los clanes, lleno de verdadera épica, o todas las escenas que comparte con su madre, emocionantes, incluso llegando a robarnos alguna lágrima, en especial en el tramo final, vertiginoso y apasionante.

A nivel técnico PIXAR sigue demostrando porqué está a la cabeza en lo que a animación por ordenador se refiere. Su labor en el film nos deja con la boca abierta, consiguiendo transportarnos a esa legendaria Escocia medieval desde el primer instante con una maestría inigualable en el tratado de texturas, fondos y luces y sombras. El trabajo para dar vida a Merida, el gran personaje del film, merece todos los elogios, en especial por conseguir una veracidad sorprendente con su extensa melena pelirroja.
Como ante he citado existen guiños y referencias a otras películas, y no sólo de Disney, sino de un maestro de la animación como es Hayao Miyazaki y su estudio Ghibli a través del personaje que Merida se encuentra tras visitar unas ruinas celtas.
Otro de los grandes pilares del film es la Banda Sonora, en ésta ocasión a cargo de Patrick Doyle, quien compone una música poderosa llena de influencias celtas que acompañan a la perfección al relato y lo ayudan en todo momento. Sin duda es una de las mejores Bandas Sonoras del año.
Sorprende que PIXAR utilice canciones en sus películas, pero no es la primera vez que lo hace, recordemos que ya sucedía en las dos primeras entregas de “Toy Story” y en “Cars”, aunque sí que es cierto que en ésta ocasión no era del todo necesario y que los momentos en los que aparecen bien podrían haber sido narrados solamente por música incidental.
Entre los actores que prestan sus cuerdas vocales a los personajes tenemos a Emma Thompson como la Reina Elinor, Billy Connolly como el Rey Fergus, Kelly Macdonald como Merida o Robbie Coltrane como Lord Dingwall.

Previamente al film se proyecta el cortometraje “La Luna” una bonita historia generacional.
El film está dedicado a Steve Jobs, socio de la empresa y amigo de John Lasseter.
“Brave” es un nuevo triunfo de PIXAR. No llega a la altura de sus Obras Maestras pero eso no debe ser un impedimento para disfrutar de ella. Divertida, vibrante, emocionante y épica.

Lo Mejor: Merida. La Banda Sonora. El ritmo.

Lo Peor: Que no llegar a la altura de otras grandes de la casa hagan de ella un título menor.