The Expendables 2, de Simon West

Barney Ross y su equipo deben realizar una nueva operación para el Sr. Iglesia. En el transcurso de la misma tropezarán con Vilain, quien les quitará aquello para lo que han sido contratados y provocará una baja en el grupo, algo que no piensan perdonar.

El proyecto que llevó a cabo hace dos años Silvester Stallone de reunir a viejas glorias del cine de acción de los ochenta y noventa (y algunas del nuevo milenio, como Jason Statham) en una misma película se saldó con un notable éxito de taquilla, lo cual, y como casi siempre sucede, impulsó de inmediato una nueva entrega. Todo seguiría el mismo patrón de la antecesora, repetiría el reparto al completo y se ampliaría la participación de Bruce Willis y Arnold Schwarzenegger, además de contar con nuevos nombres que se echaron de menos en el anterior film, como Jean-Claude Van Damme y Chuck Norris. Fue éste último quién casi pone en peligro uno de los rasgos característicos de las películas, la violencia. Norris se mostró reacio a participar en un film que fuera catalogado para mayores de 18 años, pero finalmente se le convenció (a saber de qué manera) y, tal y como prometió Stallone en un comunicado, la película seguiría conteniendo buenas dosis de salvajismo. El cambio drástico lo encontramos en la silla del director. Stallone cede el puesto a Simon West, artífice de la reivindicable “Con Air”, lo cual hacía de él una elección idónea para llevar a buen puerto esta película protagonizada por bestias pardas cargadas de testosterona.

La historia, como manda el manual, es de una simpleza pasmosa. A nuestros protagonistas se les encomienda una misión, algo sale mal en ella y hay que vengarse. Directo al grano, como debe ser en un film de estas características, y más aún con estos protagonistas.
Si había algo que chirriaba en la primera entrega era cierto tono pretencioso y melancólico que entorpecía la diversión (por muy bien que estuviera Rourke en su monologo hay que decir que estaba fuera de lugar). Pues bien, aquí eso se ha eliminado por completo, incrementando la dosis de frases de relleno y lapidarias, guiños y homenajes entre los protagonistas, tiroteos y desmembramientos salvajes. Y es que la mayor virtud del film es su consciente sentido autoparódico, resultando ser una sangría batida con sentido del humor.
La estructura es idéntica a la anterior. Una primera secuencia de acción (en donde se rescata por sorpresa a un mercenario que siempre vuelve) seguida por el momento en que se comunica la misión y su llevada a cabo en donde sucede el acontecimiento más dramático del film que empujará a nuestros protagonistas a ejecutar su venganza en un gran final donde apenas faltará nadie. Me gusta ver en este film dicha estructura como si de un concierto de viejas glorias del rock se tratase, con una obertura potente, seguida por buenos temas en donde se dé cita alguna balada (las partes de parloteo son muy de relax por muchas pullitas que se tiren los personajes) y concluyendo con los temas más potentes que hagan que el público se ponga en pie y lo dé todo.

En la primera entrega los fans de estos viejos héroes disfrutamos con esa breve escena entre Sly, Chuache y Willis. Parecía que algo así no se repetiría. Qué equivocados estábamos. Aquí no sólo salen en la pantalla de nuevo juntos, sino que lo hacen para entrar en acción poniendo la guinda del final, pegando tiros a diestro y siniestro y haciendo alusión a sus más carismáticos roles. Los viejos dinosaurios del cine de acción vuelven a caminar por las pantallas para recordarnos quién dominaba las carteleras hace ya dos décadas. A ellos hay que sumar a Chuck Norris, protagonista de uno de los momentos de gloria del film (apoyado por Morricone). Y si en la anterior Eric Roberts no tenia el suficiente potencial para plantar cara a Stallone aquí se soluciona poniendo a Van Damme como villano (y por si no queda claro que lo es su propio nombre en el film lo confirma). El belga cumple sobradamente como rival de Rocky, tanto que es de los mejores papeles que ha interpretado (si no el mejor).

Creía que Simon West se desenvolvería mejor en labores de dirección, pero he de decir que salí algo decepcionado en este aspecto. En la anterior Stallone abusaba de planos muy cortos y un montaje algo caótico para las secuencias de acción, aquí West mejora algo en ese aspecto pero sigue abusando de una narración que hace que nos perdamos por momentos en las secuencias de acción. Claro que en un producto como éste ya se sabe que es lo más importante, las personalidades que participan, así que todo está orientado a que acaparen minutos. De todas formas me sigue pareciendo una pena que un producto de éstas características no haya caído en manos de un buen artesano de los 80, McTiernan por ejemplo habría sacado oro.

A las ya mencionadas estrellas de acción, y a los repetidores Dolph Lundgren (sobre el que además se hace alusión a la carrera que cursó en la vida real), Randy Couture y Terry Crews, hay que sumar a Scott Adkins como la mano derecha de Van Damme y rival de Jason Statham, Chris Hemsworth como nuevo miembro dentro del grupo de Stallone y Nan Yu como la acompañante del equipo (y cuyo papel me recordó a la chica que acompañaba a Stallone en la segunda entrega de Rambo). Jet Li ve reducido su personaje a escasos minutos al principio del film debido a problemas de agenda a la hora de rodar.

Está previsto realizar una tercera entrega, y ya se está pensando en nuevos nombres que incluir al club, entre ellos Nicolas Cage, Harrison Ford y Clint Eastwood. El primero es muy probable que acepté, los otros dos está más complicado. Antes de eso Stallone y Schwarzenegger volverán a coincidir en pantalla en “The Tomb”, parece que ahora quieren recuperar el tiempo perdido y hacer todo lo que no lo hicieron en los 90.

“The Expendables 2” es una película de acción más honesta y mejor fabricada que su antecesora. Un divertimento gamberro.

Lo Mejor: Su sentido auto paródico. Ser más y mejor que su antecesora.

Lo Peor: Tras la cámara echo en falta alguien más ochentero.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s