Frankenweenie, de Tim Burton

La filmografía de Tim Burton está plagada de continuas referencias y guiños al cine clásico de terror y a la serie B de los 50. Es una de las señas de identidad de su cine, el homenaje reverencial hacia las películas que formaron parte de su niñez y que lo empujaron a hacerse director de cine. Ahora con su última película, el director de Burbank no sólo vuelve a homenajear por todo lo alto grandes clásicos del cine de terror sino también a su cine, partiendo del corto que realizó cuando contaba con 26 años de edad para la Disney, “Frankenweenie”.

Victor es un niño algo solitario y amante de la ciencia al que le encanta pasar su tiempo libre junto a su fiel perro Sparky. Un día sucede un trágico suceso, Sparky es atropellado y muere. Victor, rehusando la idea de decir adiós para siempre a su amigo canino, decide revivirlo con ayuda de la electricidad.

No deja de ser irónico que la película animada que Burton decidiese realizar para Disney cuando llegaron a un acuerdo en 2007 fuese el remake del cortometraje por el cual fue expulsado de la compañía del ratón Mickey. Y es que el resultado de aquel cortometraje (protagonizado por Shelley Duvall y Daniel Stern) no convenció a los mandamases de la compañía por aquel entonces, llegándolo a catalogar de poco apropiado para niños y difícilmente comercial. Los años han pasado y Burton se ha labrado una notable carrera en que ha establecido su peculiar estilo característico que le ha ganado multitud de admiradores (y detractores), y la Disney, que ya se ha aprovechado de ello en más de una ocasión (pues antes de su fallida “Alicia” Burton colaboró con la productora para llevar a cabo su producción “Pesadilla antes de Navidad” y su magistral “Ed Wood”), parece haber puesto fin a dicho episodio y hacer las paces con el director. Ahora el director vuelve a realizar un film para la productora en donde vuelca todo su peculiar universo en una historia que, si bien es conocida, posee mucho corazón.

Argumentalmente “Frankenweenie” se desarrolla de la misma manera que su versión breve, con una estructura calcada. Ahora bien, en esta ocasión la duración alcanza los 85 minutos y hay que rellenarlos con algo más que las aventuras de un perro renacido y su joven dueño. ¿Cómo? Nada mejor que una historia que rememore los grandes títulos en que los niños eran protagonistas. La clase de Victor (en donde encontramos un peculiar grupo) se prepara para el certamen de ciencias, y cada uno deberá preparar un proyecto. Cuando Edgar, un compañero de clase, descubra la resurrección llevada a cabo por Victor sobre Sparky intentará aprovecharse comenzando así una trama sorprendente que desencadenará acontecimientos terroríficos y para la que el director ha vuelto a contar con John August.
Evidentemente el título de la película hace alusión al famoso libro escrito por Mary Shelley que ha sido trasladado al cine en infinidad de ocasiones. En esta ocasión Burton sustituye a la criatura humana por un perro y al científico obsesionado con eludir a la muerte por un joven que sólo quiere recuperar a su mejor amigo en el mundo. “Frankenweenie” es la historia de amistad entre un niño y su perro, y de cómo esa amistad empuja a ambos a luchar por el otro hasta el final, incluso enfrentándose a la muerte.
Claro que a parte de “Frankenstein” (y a “La Novia de Frankenstein” en un divertido gag) Burton aprovecha la oportunidad y llena el film de infinidad de homenajes. Los compañeros de Victor son muy peculiares y poseen los rasgos propios de personajes del cine de terror como Fu-Manchu, el jorobado o la criatura de Frankenstein. Además de a los famosos monstruos del cine de terror de la Hammer se realiza un claro homenaje al cine de monstruos propiamente dicho con claras referencias a Godzilla, los Ghulies o incluso “Los Pájaros” de Hitchcock.

Sin embargo el mayor homenaje de toda la cinta es el que se realiza el director a sí mismo, siguiendo las pautas que han marcado su cine. El personaje de Victor (nombre mil veces usado en sus films) no es sino Burton de pequeño, el amante de las películas de terror, el niño raro de clase al que le gustaban los cementerios. La secuencia de presentación del personaje como amante y realizador de películas de serie B así lo dejan claro.
El mundo Burtoniano brilla una vez más al 100%. Los personajes lucen sombreados oscuros en sus redondos y grandes ojos; el pueblo donde tiene lugar la acción es una gran zona residencial muy del estilo de los 50 acorde al que ya apareciera en “Eduardo Manostijeras”, coronado con una montaña en donde encontramos un cartel similar al de Hollywood pero con el nombre de la zona, “New Holland”, y, por supuesto, un molino en que tendrá lugar el apasionante climax final marca de la casa; el enfrentamiento entre costumbrismo e ideas nuevas o revolucionarias también tiene cabida como en “Sleepy Hollow”;la joven Elsa es un personaje que se siente enjaulada por culpa de su autoritario tío y demuestra una personalidad triste y sombría cercana a la de Lidia en “Beetlejuice” (no en vano le presta voz Winona Ryder); volvemos a encontrarnos con toques de humor negro, en ocasiones demasiado como para que ésta sea considerada una película infantil y que parece demostrar la carta blanca que le habrá concedido la Disney al director para llevar a cabo el film. Como elección para realizar la cinta Burton escogió su amado sistema de stop-motion y el clásico blanco y negro que el cortometraje ya poseía.
Por supuesto a parte de todo eso tenemos lo que hace que el film sea realmente bueno, y es encontrarnos con el Burton que sabe narrar, ese que parecía que estaba algo adormilado en sus últimas cintas. Aquí nos reencontramos con planos bien compuestos y con un notable desarrollo de la historia en donde no hay cabida para fallos de ritmo, y en donde el sello burtoniano se palpa cada segundo, y es que se puede decir que, por mucho homenaje que tenga y por muy previsible que sea la historia (no en vano es un remake), Tim Burton ha vuelto a manifestar su talento.

La Banda Sonora vuelve a correr a cargo del fiel Danny Elfman, quien se siente muy cómodo acompañando a la historia mediante sus compases que entran en escena desde el momento en que el logo de la Disney se ensombrece. Otro buen trabajo del compositor para su director fetiche.
Aunque la cinta se ha rodado de manera tradicional, moviendo los muñecos una ínfima parte para cada fotograma, luego ha sucumbido a una posproducción 3D,lo cual posee un guiño al principio del film cuando Victor pide a sus padres que se pongan las gafas para ver la película que ha realizado.
Burton se reencuentra con varios de los actores que han trabajado en sus películas para prestar voz a unos personajes con nombre peculiar. Catherine O´Hara da voz a la Sra. Frankenstein, madre de Victor y ama de casa costumbrista, la Chica Rara, uno de los personajes más carismáticos, y la Profesora de Gimnasia; Martin Short hace lo propio con el Sr. Frankenstein, el Sr. Burgemeister y Nassor; Martin Landau es el Sr. Rzykruski, la voz de la ciencia que inspira a los jóvenes; Winona Ryder presta sus cuerdas vocales a la triste Elsa Van Helsing, y personalmente me alegro de que la actriz vuelva a colaborar en una cinta del director, esperemos que en la próxima que realice también cuente con ella; aunque Christopher Lee no ha participado directamente en el film si que Burton se acuerda de él cuando aparece en el televisor “Drácula” protagonizada por él. Curiosamente ésta es la primera película en muchos años en que el director no cuenta con su amigo Johnny Depp ni su esposa Helena Bonham Carter y el resultado ha sido muy satisfactorio, quizás Burton debería contar más veces con otros actores para protagonizar sus historias.

“Frankenweenie” es otra película de Tim Burton que sirve como autohomenaje y reivindicación de su peculiar estilo. Un nuevo cuento gótico con corazón.

Lo Mejor: El sello Burton 100%.

Lo Peor: Parece que el director se ha ganado cierta desconfianza entre el público vistos los pobres resultados de su estreno en taquilla.

Anuncios

5 pensamientos en “Frankenweenie, de Tim Burton

  1. Muy buena crítica Ramón, me han entrado ganas de verla aunque sólo sea por su homenaje a las cintas de sci-fi de los 50, al terror de los 30 y a los ¡¡Ghoulies!! jajaja

    Espero que remonte el vuelo tras “Sombras tenebrosas”.
    Cuando la vea te comento con más extensión.

    Un abrazo! 😉

  2. Gracias Xavi!!

    Si, a mi me sorprendió encontrarme con un guiño a los Ghoulies, jajaja. Es un disfrutable festival continuo de homenajes, superior a sus dos anteriores películas.

    Ya me contarás si la ves.

    Saludos ;)!!

  3. Totalmente de acuerdo con lo que comentas.
    En Frankenweenie nos hemos encontrado con el regreso del Tim Burton que narraba con talento al mismo tiempo que desplegaba en pantalla su universo personal, repleto de homenajes. Me ha parecido una película muy divertida y emotiva.
    Buena reseña y gran blog.
    ¡Saludos!

  4. Tim burton es un gran director,con muchas ideas sin embargo su talento se ha puesto a prueba por disney.
    Excelente pelicula , muy buena reseña y saludos!!!!!

  5. Pues si Mike Lee, aquí por fin podemos disfrutar una vez más del mejor Burton, con su señal característica en cada fotograma.

    Joss, yo creo que Disney ato en corto a Burton en “Alicia” y aquí lo ha dejado campar más a sus anchas consiguiendo un producto mejor, con alma.

    Saludos a ambos y gracias por comentar 😉 !!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s