Mission:Impossible-Protocolo Fantasma, de Brad Bird

La realización de una cuarta entrega de las aventuras del agente Ethan Hunt no estuvo del todo clara, y no porque la tercera entrega dirigida por J.J. Abrams no rindiera todo lo esperado en taquilla sino por el fin de la relación entre Paramount y Tom Cruise, debido en parte al excéntrico comportamiento del actor en varios programas de TV. De todas formas siempre estuvo en mente de Cruise el continuar la Saga que tantos beneficios le había reportado, y fue con la ayuda de Abrams como consiguió sacarla adelante. El creador de “Lost” otorgó un gran éxito a la productora revitalizando “Star Trek” y con ello consiguió abrir las puertas a la nueva aventura de Hunt, aunque en esta ocasión sólo intervendría como productor. Alrededor del proyecto siempre planearon cuestiones sobre sí sería la última aventura protagonizada por Cruise y si en ella aparecería un sustituto, con el dedo apuntando a Jeremy Renner en este caso al ser elegido como acompañante de la estrella. El director escogido para realizar la cinta fue Brad Bird, lo que, comprobada su gran labor en el terreno de la animación con tres Obras Maestras, acrecentaba la expectación por ver los resultados.

Ethan Hunt deberá liderar un equipo para impedir el lanzamiento de cohetes nucleares por parte de un alto mando ruso. En su misión estarán solos pues el FMI ha sido declarado culpable de un atentado en el Kremlin iniciándose así el Protocolo Fantasma, por el cual el gobierno de Estados Unidos se desvincula de todas las operaciones llevadas a cabo por miembros de la agencia.

La última entrega de la Saga echa la vista atrás retomando varios de los rasgos característicos de la serie, empezando por el escenario en donde se desarrollaba, la Guerra Fría. La cinta arranca en Rusia, en donde se desencadena el conflicto, y tiene como villano a un estratega nuclear ruso que pretende desencadenar un conflicto internacional para establecer un nuevo orden. Nada nuevo en este tipo de películas.
La misión vuelve a poseer una estructura más cercana a la de la primera entrega realizada por Brian De Palma (y que sigue siendo la mejor), con una historia que se sustenta en unas secuencias de acción bien hiladas y en donde Cruise no se lleva todo el protagonismo como si sucediera en las dos secuelas previas. Aquí su personaje necesita del apoyo de su equipo, y en algún que otro momento delegar en varios de ellos para pasar obstáculos. Se vuelve así al germen de la serie y de la primera parte de la película original en que todo el equipo del FMI lleva a cabo la misión.

El guion escrito por Joss Aplebaum y André Nemec se caracteriza por poseer un aroma desenfadado , casi familiar. De todas las entregas está es la que parece estar más dirigida a todos los públicos. Lo más interesante es que es la única película de la serie que tiene conexión directa con la anterior al hacer referencia a la esposa de Hunt. Sobre los nuevos personajes que se incorporan hay que decir que los guionistas no se han quebrado mucho la cabeza. La agente Jane Carter demuestra ser una excelente aliada en el terreno de acción y se siente motivada por haber perdido a un compañero, buscado venganza. William Brandt es una analista que se incorpora al equipo por situaciones adversas y que esconde un secreto. Los villanos son el punto flaco del film. Ni Kurt Hendricks ni su sicario Winstrom poseen el suficiente carisma como para enfrentarse a Hunt, y la interesante Sabine Moreau queda totalmente desaprovechada. Se añade también un personaje como el del agente de policía francés, cuya implicación en la historia no aporta más que el fatídico hecho por el que Brandt acabe formando parte del grupo de Hunt. Por cierto, dicho acontecimiento parece no afectar a los personajes poco más allá de “vaya, ahora no tenemos enlace con los altos mandos americanos”.

A pesar de su guion esquemático y funcional hay que decir que el film es un divertimento de acción de primer nivel gracias a su ejecución. Si había una incógnita respecto al resultado final del film era comprobar cómo se desenvolvía Brad Bird en un terreno desconocido para él, la acción real. Si bien su planificación resulta demasiado convencional, lejos de sus genialidades animadas, hay que resaltar su capacidad para saber mantener el ritmo. Y es que si la película posee una virtud es la de tener un ritmo que apenas dé respiro al espectador, ya que, como he citado anteriormente, nos encontramos ante una aventura protagonizada por grandes set pieces de acción que se suceden ininterrumpidamente. No hace más que terminar una misión o escaramuza y ya nos encontramos enfrascados en otra, maquillada brillantemente con problemas de última hora que le dan más emoción al asunto (los malos llegan antes de tiempo; la máquina para hacer máscaras se rompe), y todo ello bien acompañado con la música de Michael Giacchino.
Las secuencias de acción marcan la evolución de la cinta. Comenzamos en Budapest, con la caída del agente del FMI que afectará emocionalmente a Carter; seguimos en Rusia, con la huida a ritmo de Dean Martin de Hunt y su amigo ruso, finalizada por los brillantes títulos de crédito; tras eso infiltración en el Kremlin y catástrofe mundial en forma de bomba; la misión en Dubai, la más espectacular y memorable de las secuencias, en que Hunt volverá a demostrar sus habilidades como escalador en el edificio Burj Khalifa, el más alto del mundo, y se enfrascará en una persecución en medio de una tormenta de arena; en Bombay se colarán en una fiesta presidida por un importante playboy e intentarán detener al fin a Hendricks en un aparcamiento bastante movido.
Además de aportar un gran ritmo y una dirección en que se agradece ser testigo de todo lo que acontece en pantalla, Bird juega con los silencios y los tempos de forma soberbia, como podemos comprobar en la huida de Ethan de la cárcel, en el avance de él y Benji por el pasillo del Kremlin o en la secuencia de la escalada.

Tom Cruise vuelve a dar vida a Ethan Hunt sin aportar más de lo que ya conocemos del personaje, claro que tan sólo con su carisma, y la demostración de la buena forma física en que se encuentra a sus ya 50 años, es suficiente. Parece que Cruise opta en cada entrega por elegir un tipo de peinado, luciendo melena en las pares y un correcto corte de pelo en las impares. Paula Patton es Jane Carter, la agente movida por la venganza. Simon Pegg repite como Benji, aunque esta vez participando más activamente como miembro del equipo y aportando como siempre su característico sentido del humor, del que a veces se abusa. Jeremy Renner da vida a Brandt, el agente que parecía en un principio tomar el testigo de Ethan pero que acaba siendo un iniciado en misiones peligrosas. Desde esta cinta hemos vuelto a ver a Renner en producciones hollywoodienses con un rol similar, como la última entrega de Bourne para no ir más lejos. Michael Nyqvist vivió la misma suerte que su compañera en “Millenium”, Noomi Rapace, y recibió la llamada de Hollywood para dar vida al villano Kurt Hendricks, personaje muy desaprovechado, tanto como el de Léa Seydoux, cuya Sabine Moreau merecía mucho más. Vladimir Mashkov es el agente ruso que persigue insistentemente a Hunt. Anil Kapoor es el playboy indio Brij Nath, otro personaje con un función primordialmente cómica. Tom Wilkinson toma el relevo de Anthony Hopkins y Laurence Fishburne como el superior de Ethan. Josh Holloway aparece como invitado especial para dar vida a Hanaway, el agente caído, mientras que Ving Rhames ve como su Luther Stickell no pasa de cameo.

El film resultó todo taquillazo reportándole a Cruise un éxito como el que no tenía desde “La Guerra de los Mundos”.
Sin llegar a la maestría del primer film si que se puede catalogar a “Mission: Impossible-Protocolo Fantasma” como una digna cinta de acción bien orquestada.

Lo Mejor: Su ritmo. La secuencia de Dubai.

Lo Peor: La falta de carisma en los villanos.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s