Goldfinger, de Guy Hamilton

Si existe una película dentro del Universo Bond que es catalogada como canónica esa es “Goldfinger”. El agente secreto creado por Ian Fleming ya contaba con dos películas (“James Bond contra el Dr. No” y “Desde Rusia con Amor”) pero fue en la presente, realizada en 1964, cuando se asentaron por completo las bases y el estilo que caracterizarían las posteriores aventuras del agente 007.

James Bond recibe la misión de investigar al millonario Auric Goldfinger iniciándose así una cuenta atrás por detener al magnate en su codicia por llevar a cabo su plan maestro Grand Slam.

La tercera aventura cinematográfica de 007 parte de la séptima novela de la serie escrita por Fleming, sobre la cual se hicieron algunos cambios.
La cinta avanza sin apenas dar respiro, resultando ser una aventura frenética en la que Bond se irá implicando más en el caso que trata. En conjunto se trata de una sucesión de secuencias memorables dentro de la iconografía del personaje bien ligadas por una trama interesante en que el villano se erige como uno de los más carismáticos. Y es que, para mi gusto, uno de los cambios más acertados que se hicieron con respecto al libro fue el que Goldfinger no perteneciera a SPECTRA, sino que sencillamente fuese un hombre de negocios con grandes ínfulas de poder.
Aquí Bond se definió por completo en el Séptimo Arte. Su machismo y sentido del humor algo cínico eran rasgos característicos que se acompañaron por elementos como su bebida favorita (el Martini), los gadgets de Q, el famoso coche Aston Marton DB5 o su sentido del honor y la venganza. Además el film llena el elenco de personajes característicos como el esbirro de Goldfinger, Oddjob, cuyo sombrero es una de las armas mortales más memorables de la Saga, o la enigmática Pussy Galore, quien, como manda el canon, cae rendida a los pies de Bond cambiando de bando en el último momento.

El director encargado de llevar a cabo la cinta fue el habitual de la serie Guy Hamilton, quien supo aportar su buen oficio para que saliera un producto notable para la época. Y es que “Goldfinger” desprende el estilo sixties desde el primer momento, su aroma pop es incontestable y le aporta un toque de identidad. Para la Historia tenemos el momento en que Bond descubre a Jill muerta cubierta de oro (plano que se homenajeo en “Quantum of Solace”) o la tortura que sufre el agente cuando ve peligrar su vida por culpa de un rayo láser.
El guión posee varios giros interesantes, siendo el más inesperado el verdadero objetivo de Goldfinger mediante su Grand Slam.
La música de John Barry acompaña perfectamente a las imágenes y las dota, como de costumbre, energía y personalidad. La canción principal (todo un clásico) fue interpretada por Shirley Bassey.

Sean Connery da vida por tercera vez a James Bond con su particular semblante y carisma, demostrando su dureza mientras toma un Martini o enciende un cigarrillo (porque Bond fumaba e el cine). Shirley Eaton es Jill, la chica que acabará como un lingote de oro y que empujará a Bond a obsesionarse por atrapar a Goldfinger. Tania Mallet es la hermana de Jill, Tilly, quien también reclama venganza. Honor Blackman da vida a Pussy Galore, la chica de la película, a pesar de tardar en aparecer en pantalla como ya sucedería posteriormente con “Octopussy”. Aunque los productores querían que Orson Welles diera vida a Goldfinger finalmente tuvieron que contentarse con tener al alemán Gert Fröbe en un rol memorable, aunque tuvo que ser doblado en inglés. Harold Skaata da vida a Oddjob, el peculiar sicario de Goldfinger.

Desgraciadamente la película posee un problema que ha engullido a muchos otros títulos cinematográficos, el tiempo. Y es que, a pesar de sus innegables virtudes dentro del Universo que representa, “Goldfinger” vista hoy día resulta demasiado anclada en los 60, con escenas algo ridículas que sonrojarían a cualquiera, como esa pelea entre Bond y Galore en el establo que funciona como método de seducción.
A pesar de eso “Goldfinger” es una película que se disfruta siempre, en especial los fans del personaje. Steven Spielberg siempre ha reconocido ser un gran admirador del film, algo que se nota en “Indiana Jones y el Templo Maldito” cuando Indy se presenta en el Club Obi-Wan con un smoking idéntico al que aquí luce Connery en la secuencia de apertura y en “Atrápame si Puedes” cuando DiCaprio ve en el cine la película y decide hacerse un traje idéntico al que Bond viste en pantalla.

Recomiendo leer este completo análisis de la película lleno de curiosidades y anécdotas realizado por Rodi del blog Películas de Culto.

“Goldfinger” es una divertida película de acción y aventuras que asentó el estilo de lo que serían las posteriores películas de 007. Un clásico en su género.

Lo Mejor: Lo dinámica y divertida que resulta. Poseer el alma que caracteriza a Bond.

Lo Peor: Los años han hecho mella en ella.

Anuncios

4 pensamientos en “Goldfinger, de Guy Hamilton

  1. Buenas tardes, Ramón:

    Como fan de la saga Bond siento una especial debilidad por “James Bond contra Goldfinger”, quizás la película más perfecta de la saga. Y es que lo tiene todo: un Connery insuperable, un prólogo trepidante como pocos, uno de los mejores villanos de la serie, una banda sonora de John Barry que se te queda grabada en la memoria… Sin olvidar el que probablemente sea el mejor diálogo de la saga: el que se produce entre 007 y Goldfinger con el primero a punto de ser castrado por un rayo láser.

    Hace poco he publicado en mi blog una lista con mis películas favoritas de la saga Bond, y basta con decir que “James Bond contra Goldfinger” ocupa el primer lugar en dura competencia con “Casino Royale”.

    ¡Saludos!

    • Hola Pedro!

      Estoy de acuerdo contigo en resaltar “Goldfinger” entre el resto aunque personalmente creo q “Casino Royale” y la reciente “Skyfall” pugnarán por alzarse con el primer puesto como mi película Bond favorita.

      Gracias por comentar!

      Saludos!

  2. Excelente post! Estoy muy de acuerdo contigo, la película sentó las bases de la saga de la mejor forma posible. Siempre la he considerado una película adelantada a su tiempo, aun a día de hoy sigue siendo un ejemplo de lo que debe ser una película de aventuras y acción.

    Muchas gracias por la mención, se agradece mucho.

    Saludos.

    • Muchas gracias Rodi!

      “Goldfinger” es todo un disfrute y es la que posee toda la semilla de la q brotaron las posteriores.

      Y de nada, es un placer!

      Saludos!!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s