Los Idus de Marzo, de George Clooney

La trayectoría profesional de George Clooney ha ido en ascenso constante hasta llegar a convertirse en una de las personalidades más influyentes del actual panorama cinematográfico, siendo 2005 uno de los años más memorables en su carrera al obtener halagos tanto como actor (fue galardonado con el Oscar como Mejor Secundario por “Syriana”) como director. Clooney se unió al grupo de actores que se pasan al otro lado de la cámara en 2002 llevando a la pantalla el guion escrito por Charlie Kaufman “Confesiones de una Mente Peligrosa”, una cinta interesante que dejaba ver las buenas formas del actor en la dirección, sin embargo fue en 2005 cuando se ganó por completo a la crítica con “Buenas Noches, y Buena Suerte”, retrato de los duros días que se vivieron durante el Macarthismo y de la entrevista que llevó a cabo el periodista Edward R. Murrow al senador, poniéndolo en jaque. En ella Clooney mostraba un compromiso más allá del meramente cinematográfico narrando una historia moral que defendía la libertad de expresión. Y es que Clooney es una de las voces más concienciadas del actual panorama hollywoodiense, llegando incluso a ser arrestado el pasado Marzo por manifestarse ante la embajada de Sudán en Washington. Así llegamos a la que es su cuarta película como director tras la fallida “Leatherheads” (comedia de buenas intenciones que intentaba emular la comedia clásica de los 40).

Stephen Meyers es un ambicioso e inteligente comunicador que lidera junto a su mentor Paul Zara la campaña del Gobernador Mike Morris en las Elecciones Primarias del Partido Demócrata. Sin embargo la vida de Stephen cambiará desde el momento en que entable relación con Molly, una joven interna que trabaja en la campaña, y reciba una oferta de Tom Duffy, jefe de prensa del rival de Morris.

¿Qué es lo que nos lleva a elegir a una persona frente a otra, que apostemos por un candidato? No son sólo sus palabras. Ni sus promesas. Ni su actitud. Es la confianza que consiguen transmitirnos y una última e importante característica, el carisma. Mike Morris es el candidato perfecto. Es elegante, sabe captar la atención del público mediante su estupenda capacidad de expresión y, además, muestra su preocupación por los problemas que rodean al pueblo. Stephen Meyers ha apostado por él, lo ha elegido porque cree en él, ve en su persona personificados los ideales en los que cree, y por eso va a intentar luchar para que consiga llegar a gobernar el país. Sin embargo Stephen posee un rasgo muy propio en todo aquel que comienza dentro de este mundo, es inocente. No deja de ser un joven que antepone sus ideales a otras piezas que tienen más poder dentro de este juego, como el engaño, la manipulación y la conveniencia.
“Los Idus de Marzo” trata sobre la muerte del idealismo en un escenario político que bien podría ser un campo de batalla, en que dos grupos rivales tejen sus estrategias por medio de discursos y campañas de publicidad que sean capaces de dejar K.O. al contrario, sin importar las bajas personales que se sufran por el camino. La política no es sino un juego de poder en donde no importa aplastar al contrario con tal de obtener el premio, ni siquiera cuando es dentro del mismo partido.

Siguiendo la labor de directores como Alan J. Paula o Sindey Lumet, y recordando la cinta protagonizada por Rober Redford, “El Candidato”, George Clooney rueda una historia aparentemente americana, pero universal en su fondo, con un contenido moral y ético. A nivel formal se puede afirmar que estamos ante la obra más madura de Clooney como director, con un cuidado en la planificación y elaboración de escenas impresionante que manifiesta su buen gusto cinematográfico. Posiblemente una de las escenas más memorables de la cinta sea la que tiene como protagonista a la gran Bandera de Estados Unidos y cómo a ambos lados de ella se están protagonizando dos caras diferentes. Por un lado Morris dando un discurso lleno de confianza y con actitud ganadora mientras que por el otro, a escondidas, Stephen y Paul intentan resolver graves problemas. La bandera representa, al igual que Morris, el idealismo, pero también esconde, tras sus barras y estrellas, mucha basura que no quieren que salga a la luz. Otra secuencia memorable, que demuestra además un ahorro de planos, es la que tiene a un coche como protagonista y cómo dentro de él sucede un acontecimiento que no intuimos pero adivinamos al ver salir del mismo al personaje que un momento antes ha entrado.

Una de las características que me gusta del film es cómo va transformándose a la par que Stephen, comenzando por ser un film lleno de optimismo mediante esa marcha musical que nos presenta el título, para terminar en el más oscuro pesimismo en que el mismo tema musical de Alexandre Desplat vuelve a sonar pero de manera más profunda y triste, casi funeraria. El director abre y cierra el film de forma similar, con Stephen preparando una intervención del Gobernador al principio y a punto de entrar en una entrevista en directo al final, pero también centrándose en un personaje aparentemente inofensivo e invisible, la chica del café, la cual será el botón que desencadene la crisis alrededor del Gobernador.

Clooney coescribe el notable libreto junto a su socio Grant Heslov y el autor de la obra en que se basa, Beau Willimon, consiguiendo una interesante propuesta que podrá gustar a aquellos que sientan poco o ningún interés por la política. Uno de los rasgos más interesantes del film es plantear la historia dentro del Partido Demócrata y no enfrentando, como hubiera sido más obvio, a un demócrata contra un republicano. El título hace referencia a los días con buenos augurios en el calendario romano, pero también a la fecha en que fue asesinado Julio Cesar, poniendo así fin a su mandato y a sus proyectos para el pueblo romano. En contra hay que decir que historias como ésta, que echan por tierra el mundo de la política, ya hay unas cuentas y no nos descubren nada nuevo.

El resultado final no sería el mismo si el film no contara con tan grandes actores en su reparto, los cuales brindan notables interpretaciones. Ryan Gosling afianza su valor dando vida al prometedor Stephen Meyers, el joven que verá irse a pique todo en lo que creía. Philip Seymour Hoffman es el mentor de Stephen, Paul, un viejo zorro en labores de campaña que se apoya en un único ideal, la lealtad. Paul Giamatti es Tom Duffy, rival de Paul y Stephen, otro sabueso viejo al que no le importa cruzar cualquier línea con tal de ganar. Marisa Tomei es Ida, la reportera del New York Times que sabe perfectamente cómo va el juego, y que demuestra tener muy poca fidelidad hacia aquellos que le han tendido la mano si puede conseguir una historia. George Clooney se reserva el papel del Gobernador Morris, y nadie mejor que él para darle vida, ya que Clooney es un tipo que cae simpático pero que, seguramente, tiene tantas fisuras como el resto. Evan Rachel Wood es Molly, una chica para todo dentro de la campaña, lo mismo trae el café que hace fotocopias, causante de la perdida de fe de Stephen. Max Minghella es Ben, ayudante de Stephen y Paul que muestra rasgos de ser un trepa. Jeffrey Wright es el Senador Thompson, pieza clave para el triunfo en Carolina del Norte.

Entre los productores ejecutivos del film encontramos a Leonardo DiCaprio que, al igual que Clooney, ha manifestado su compromiso político en más de una ocasión.
“Los Idus de Marzo” constata la calidad de Clooney como realizador cinematográfico al narrarnos otro cuento moral ambientado en el mundo de la política que vuelve a poner en tela de juicio la integridad de las personas. Una estupenda cinta política de contenido moral y mensaje desesperanzador.

Lo Mejor: El reparto. La puesta en escena.

Lo Peor: Lo que cuenta recuerda a otros títulos políticos.

Anuncios

4 pensamientos en “Los Idus de Marzo, de George Clooney

  1. Es cierto lo que dices. A mí personalmente no me gusta tanto el género de intrigas políticas. Por eso, quitando a un lado que algunas cosas de la película estaban fuera de mi atención, creo que el trabajo interpretativo de, sobre todo, los tres cabezas de serie, es memorable. Pero con estos llueve sobre mojado, En el caso de Gosling cada vez me sorprende más y me recuerda a Brad Pitt. Se está quitando el papel del chico guapo para cambiarlo por el de gran actor.

    • Hola Christian!

      Sobre Gosling es cierto q se está labrando una carrera notable, no en vano esta considerado uno de los mejores actores de su generación, junto a Gordon-Levitt. Tengo ganas de verlo de nuevo a las órdenes de Refn (“Drive”).

      Saludos y muchas gracias por comentar!

  2. Pues si Mike Lee, Gosling está en racha con proyectos de visión obligada, en breve legarán “Gangster Squad”, “Only Gd Forgives” y la nueva de Malick, en a que completa un repartazo junto a Bae, Portman, Rooney Mara, o Fassbender.

    Saudos y gracias por comentar!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s