El Atlas de las Nubes, de Tom Tykwer y Andy & Lana Wachowsky

AtlasPosterLlevar a la gran pantalla “El Atlas de las Nubes” de David Mitchell se presentaba como una tarea difícil (tanto como lo ha sido su contemporánea cinematográfica “La Vida de Pi”) para la cual han unido fuerzas el alemán Tom Tykwer y los Hermanos Wachowski reuniendo un cast de primera y formando dos equipos que rodarían en paralelo por diferentes lugares de Europa (incluida España, en Mallorca) las historias que forman esta epopeya filosófica y existencial desarrollada en diversos periodos temporales.

La trama está formada por seis historias conectadas temáticamente aunque distanciadas temporalmente. Así comenzamos en 1849 con el abogado Adam Ewing viajando a las Islas Chathaam para cerrar un acuerdo conociendo de paso al profesor Henry Groose y siendo testigo del castigo sufrido por el esclavo Autua. Saltamos a Escocia, en 1936, cuando el joven músico Robert Frobisher busca convertirse en aprendiz del maestro Vyvyan Ayrs y componer una hermosa sinfonía. Sus vivencias en casa de Ayrs las relatará por correspondencia a su amigo y amor Rufus Sewell, quien casi cuarenta años después, en el San Francisco de 1973, se queda atrapado en un ascensor junto a la periodista Luisa Rey, a la cual confía un valioso secreto que pondría fin a una de las empresas energéticas más poderosas. El editor Timothy Cavendish se encuentra en un aprieto en la Inglaterra de 2012, cuando los hermanos de su escritor estrella le exigen parte de los beneficios del libro “Sandwich de Nudillos”, por lo que recurre a su hermano para que lo ayude. El editor será presa de un engaño quedando enjaulado en una residencia para ancianos. Nos trasportamos al Seúl de 2144, cuando Sonmi-451 relata cómo fue liberada de su vida de servidumbre para acabar liderando la resistencia que ponga fin a una sociedad esclavizada por medio del engaño. Por último tenemos a Zachry, un pastor perteneciente a la comunidad primitiva que puebla las Hawaii en 2321 y que deberá vencer sus miedos confiando en la visitante Meronym, miembro de los Prescientes, últimos supervivientes de la sociedad avanzada tecnológicamente.

No es sencillo enfrentarse a una película como la presente, ni para aquellos que desconocen la obra en que se basa ni para los que la hemos leído. Los primeros es posible que queden algo confusos durante los primeros minutos, cuando se presentan a todos los protagonistas alternando las diferentes épocas, mientras que los segundos echaremos de menos bastantes cosas que hacen del libro una notable y entretenida lectura sobre la naturaleza humana, además de comprobar cómo han omitido detalles sumamente importantes para comprender bien a los personajes y sus cometidos.
Me encuentro en una situación complicada, ya que me resulta difícil hablar de “El Atlas de las Nubes” como película sin pensar en la novela y en las cosas que han sacrificado para que el minutaje no se exceda de tres horas. Lo que más llama la atención es la decisión de los creadores para narrar las diferentes historias, en paralelo, alternando unas con otras, caso contrario que en el libro, cuya estructura en forma de matrioska es lo que le dota originalidad y personalidad, a la vez que sorprende cuando descubrimos qué significa cada historia para la anterior/posterior. Como sucede siempre una película no podrá abarcar lo mismo que una novela, aunque puede mantener la esencia y el mensaje. La adaptación de “El Atlas de las Nubes” ha omitido detalles altamente interesantes en varias de sus historias (por ejemplo, la supresión de la hija de Ayrs o el ambiente laboral de Luisa) mientras que otros han sido transformados (Zachry en especial), pero el resultado acaba siendo satisfactorio en su justa medida.

AtlasSonmi

Centrándome en el film (al menos lo intentare a partir de ahora) diré que no me ha parecido para nada ese desastre que leí en algunas críticas escritas al otro lado del charco, pero tampoco ha conseguido robarme el corazón como si consiguió su fabuloso avance de cinco minutos, culpable de que buscara sin descanso la novela y la devorara. Se queda en termino medio, aunque reconozco que cuando pienso en ella lo hago con sentimientos más a favor que en contra.
Lo mejor del film es su ritmo, sin descanso, encauzando un relato con otro. La decisión de montar la película en paralelo da como resultado un complejo mosaico plagado de temas universales como la libertad, el amor, el miedo, la justicia o la maldad que se alternan y relacionan entre sí demostrando cómo cualquier acontecimiento, por pequeño que sea, puede tener consecuencia décadas o siglos después, haciendo así aparición el destino y el karma.

Tykwer y los Wachowski se dividieron el trabajo, el primero rodaría las tres historias ambientadas en el pasado mientras los hermanos se centrarían en el presente 2012 y las dos historias futuras. Sorprende el resultado, ya que no parece estar realizada por tres personas, sino ser un film compacto, aunque falto de garra y fuerza en varios momentos, optando por una dirección muy clásica y contenida a la que ayuda un notable trabajo de producción. De las seis historias la más espectacular es la protagonizada por Sonmi-451, la cual era evidente que dirigirían los Wachowski, no sólo por estar ambientada en el futuro, sino porque en ella los directores vuelven a manifestar su cariño por el toque manga en el apartado visual y a hablar del tema principal de su conocida Trilogía, la esclavitud y la búsqueda de la verdad con reminiscencias a la alegoría de la caverna de Platón, aunque es una pena que sacrificaran la crítica feroz que en el libro se hace sobre el consumismo y el nombre con que se llama a las películas. También merecen especial mención la protagonizada por Zachry en el futuro lejano, con escenas que rememoran a “Apocalypto” de Gibson, y algunos pasajes de las dirigidas por Tykwer (la caída de Luisa por el puente desde el interior del vehículo), mucho más clásicas.

En lo que se refiere al guion ya he citado que se han sacrificado muchos detalles, pero lo que más daño hace al film es la poca profundidad que se da a personajes clave en la novela, caso por ejemplo de Jocasta Ayrs (a la que da vida Halle Berry), quien queda meramente como florero cuando en el libro mantiene una relación muy interesante con Frobisher. Aun así la película mantiene las ideas y el mensaje del libro y consigue mantener el interés en todo momento.
La música tiene especial importancia en la trama. La historia de Frobisher gira alrededor de un sexteto que funciona como símil a lo que toda la historia coral abarca. El tema principal, aunque en ocasiones se abuse en exceso de él, es una preciosidad que acompaña bien a las imágenes, en especial en el estupendo epílogo.
En el apartado visual destaca la fotografía y los efectos especiales, en especial en las dos historias que trascurren en el futuro. Sin embargo hay algunos planos en donde los efectos no cumplen resultando excesivamente artificiales.

AtlasZachry

El maquillaje está muy trabajado transformando al reparto en varios personajes (como poco, cada actor da vida a cuatro), a los cuales interpretan de manera estimable aunque en ocasiones rocen la parodia o el guiñol. A Tom Hanks me cuesta ponerle pegas porque soy muy defensor suyo, y he de decir que me ha gustado su vena camaleónica en el film, incluida su vertiente de macarra de bajos fondos como Dermot Hoggins. Halle Berry sale muy guapa y de sus interpretaciones me quedo con Meronym, del resto habría suprimido directamente a Jocasta Ayrs, la cual nada tiene que ver con el libro. Jim Broadbent se encuentra fantástico como Vyvyan Ayrs y algo excedido como Timothy Cavendish. Hugo Weaving se vuelve a poner el chip de malvado, incluso dando vida a la enfermera que rememora a la Ratched de “Alguien voló sobre el nido del cuco”, aunque de sus personalidades me quedo con el fantasmagórico Viejo Georgie y el poder tentador que ejerce sobre Zachry. Ben Wishaw es una elección perfecta para Robert Frobisher y así lo demuestra. Jim Sturgess está correcto como Adam Ewing y muy bien como Hae-Joo Wang. Doona Bae es Sonmi-451 sin discusión alguna, personifica a la perfección lo escrito en la novela. Gratamente sorprendido he quedado con Hugh Grant y sus rostros viles en cada historia.

La película ha sido realizada con capital alemán rondando los cien millones de dólares de presupuesto. Desgraciadamente ha resultado ser un fracaso taquillero en Estados Unidos, lo que acrecienta la mala racha vivida por los Hermanos creadores de Matrix. También creo que la promoción ha sido errónea, enfocándola más hacia el cambio de sexo sufrido por Larry (ahora Lara) que hacia el propio film. De todas formas diré que, sin ser un fan acérrimo del trabajo de los Wachowski, el film me ha convencido más que “Speed Racer” y, ya puestos, las secuelas de “Matrix”.

“El Atlas de las Nubes” trata sobre el destino, sobre acciones y consecuencias, sobre el ser humano y sus errores, así como también sus virtudes, sobre la búsqueda de la verdad. Durante el visionado del film es normal sentirse perdido, ésta es una película que (como su homónimo original) pide reposo para poder digerir todo lo que se nos ha narrado. Personalmente la recuerdo con agrado, aunque también creo que podría haber sido más.

Lo Mejor: El montaje. La historia de Sonmi-451. El epílogo.

Lo Peor: La nula importancia y profundidad de algunos personajes.

Anuncios

Un pensamiento en “El Atlas de las Nubes, de Tom Tykwer y Andy & Lana Wachowsky

  1. Bueno ami me gusto, y lo del trailer de cinco minutos ademas de muy largo tenia mucho spoiler, pero igual la disfrute. Si es algo tarde para comentar sobre ella pero bueno..
    Saludos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s