Miedo y Asco en las Vegas, de Terry Gilliam

FearVegasPosterEl Dr. Hunter S. Thompson es el precursor, y máximo exponente, del llamado periodismo gonzo, en el cual el periodista es figura participe del hecho del que informa hasta llegar a convertirse en protagonista y captar toda la atención relatando, cual diario personal, sus experiencias a pie de campo. Thompson alcanzó notable popularidad y fue uno de los miembros que impulsó a la revista Rolling Stone a ser considerada más que una revista musical mediante artículos y la publicación por entregas de sus libros “Miedo y Asco en Las Vegas” y “Miedo y Asco en la campaña presidencial de 1972”.
El séptimo arte se acercó a su figura con la película de 1980 protagonizada por Bill Murray “Where the Buffalo Roam” pero sería años después, en 1998, cuando su estilo caligráfico sería plasmado de manera certera en pantalla de manos de Terry Gilliam con Johnny Depp, que siempre se ha declarado un gran admirador suyo, y Benicio del Toro como protagonistas.

La cinta es un fiel reflejo a lo relatado en el libro de Thompson, narrando la odisea del periodista Raoul Duke (alter ego del escritor) y su abogado, el Dr. Gonzo, por Las Vegas de 1971, lugar donde se dirigen con la excusa de cubrir un evento deportivo para acabar viviendo diferentes experiencias impulsadas por las drogas que consumen sin descanso y que abarcan más de la mitad de su equipaje.

“Miedo y Asco en las Vegas” puede ser catalogada como una película inclasificable, ya que en su metraje encontramos momentos altamente divertidos con otros grotescos más propios del cine de terror. No es una comedia. Ni un drama. Tampoco una cinta de aventuras. Ni de terror. Es una experiencia. Terry Gilliam nos invita a realizar un viaje cargado de ácido sin necesidad de que consumamos más que las imágenes y los sonidos que ha preparado para nosotros. Sin aguardar un instante, el director nos sumerge en la historia con dos personajes que se encuentran conduciendo por el desierto y sufriendo los efectos de las diferentes sustancias que ingieren, ya sean paranoias o visiones esperpénticas. Nosotros, como el autoestopista al que recogen, acabamos de conocerlos. Puede que al principio nos resulten algo desagradables, incluso que nos den miedo, pero hay que darles tiempo y no huir como nuestro compañero autoestopista. A medida que avanza su aventura seremos testigos de situaciones surrealistas y personajes que parecen sacados del museo de cera de terror.

La adaptación homónima del libro de Thompson es un paso coherente en la carrera del director, quien venía de dirigir“12 Monos”. Gilliam siempre ha reivindicado y defendido a aquellos que usan el poder de la imaginación o su propia locura para huir de una sociedad enfermiza e hipócrita, aburrida. En este ámbito el dúo protagonista de “Miedo y Asco en las Vegas”, especialmente Duke, encajan a la perfección, observando la realidad tal y cómo se presenta a sus congestionados sentidos, obteniendo una visión de las Vegas lejana a la publicitaria con luces multicolor, llena de monstruos y seres infelices que se dejan el dinero y el alma en las mesas de juego y las tragaperras. El sueño americano murió. Los días de paz y amor pasaron al olvido. La guerra de Vietnam iba a peor. El pueblo lo sabía pero no quería aceptarlo, o no quería hacer nada al respecto, sólo mirar hacia otro lado.

FearThompson

Gilliam impregna su estilo cargado de planos abominables para transmitir las mismas sensaciones alucinógenas que experimentan los protagonistas. Y lo consigue. “Miedo y Asco en las Vegas” muestra fidedignamente la sensación de colocón continuo en todos sus ámbitos, desde la risilla sin pausa, pasando por las explosiones de furia a los sudorosos y terribles escalofríos. El film está plagado de secuencias y momentos irrepetibles, aunque me quedo con ese instante en que Duke toma mescalina pura y nota sus efectos. En segundo término observamos cómo Gonzo habla con calma con la joven Lucy, tranquilizándola, mientras en primer término comprobamos como Duke comienza a sentir los efectos de la droga de manera escalofriante, con un excelente tratamiento en la planificación y la fotografía que intensifiquen la sensación de malestar y desequilibrio, además de la excelente interpretación de Depp.

El guion está firmado por el propio Gilliam junto a Tony Grisoni, Tod Davies y Alex Cox consiguiendo un trabajo de adaptación más que notable. Una de las virtudes la encontramos en el uso de la voz en off, ejemplo perfecto de cómo y cuándo debe utilizarse dicho recurso. En este caso refleja el estado mental del protagonista, intentando mantener el control de manera cuerda para luego actuar de manera totalmente distinta debido a las sustancias que ha tomado.
Otra de las virtudes del film es su carencia de moralina. El film describe un estilo de vida, pero no lo juzga ni emite una sentencia como en otros casos en que se intenta inculcar al espectador. Aquí se muestra con todo detalle los efectos que tienen las diferentes drogas que toman los protagonistas y los pensamientos de Duke (Thompson) al respecto del mundo que le ha tocado vivir y su elección sobre cómo vivirlo.

El apartado técnico está muy cuidado logrando ese ambiente de principio de los 70 en las Vegas.
El reparto está fabuloso en su conjunto. Si bien son los estupendos Depp y Del Toro los que llevan por completo el peso de la cinta, en especial el primero, encontramos varias presencias invitadas bastante llamativas y sorprendentes. Tobey McGuire es el pobre autoestopista que se atemoriza ante la presencia de los dos viajeros que lo han recogido; Cameron Diaz es una pija reportera de Tv a la que Del Toro quiere ligarse; Christina Ricci es Lucy, la jovencita que cae presa de los “encantos” de Del Toro (también vislumbramos pedofilia en el film, como pasaría posteriormente en la más enfermiza “Tideland”); Ellen Barkin es la camarera de un restaurante que acaba atemorizada ante la visita de los protagonistas; Gary Busey es un agente de la ley; Harry Dean Stanton es el Juez.
En 2011 Depp volvió a retomar la figura de Thompson con la adaptación de “Los Diarios del Ron”, aunque el resultado dista de la presente.

“Miedo y Asco en las Vegas” ha llegado a alcanzar el calificativo de título de culto, consiguiendo cada vez más admiradores. Una crónica alucinógena, loca y salvaje al corazón de la ludópata ciudad del desierto. Sobre quién ganó la carrera que llevó allí a los protagonistas poco se sabe.

Lo Mejor: Gilliam consigue hacernos partícipes de las sensaciones de los protagonistas. Depp y Del Toro.

Lo Peor: Nada.

Anuncios

4 pensamientos en “Miedo y Asco en las Vegas, de Terry Gilliam

  1. ¿Qué decir de esta peli? Para mi, a parte de ser la última peli bizarra de Gilliam, lo cual ya es mucho, es una película que demuestra lo que debiera ser el arte. Atrevida, salvaje, ajena a lo convencional (hollywood sobre todo), y además bien dirigida, tanto a nivel actoral como cinemetográfico.Una peli que me encanta descubrir a amigos,
    Como actor que soy, creo que es el mejor trabajo de Depp, y una peli tan valiente, que todo amante del cine debería ver.
    Tan rara que no tiene género. Recomendada a tope. Ser tan original y bizarro merece al menos la atención de los cinéfilos.
    No os la perdais aunque sea para criticarla, que creo que fue la intención de su creación.

  2. Hola Jandrovier!!!!

    Puedo dar fe de la pasión que le profesas y cómo la promocionas a aquellos que no la conocen. Suscribo todo lo que dices, es una bizarrada imprescindible que nadie debería perderse, ya sea para amarla u odiarla.

    Muchas gracias por comentar 😉

  3. Una de las películas más delirantes y originales sobre el mundo de las drogas. Bizarra, surrealista y altamente desenfadada. Mención especial para Tobey Maguire que en esta ocasión se lleva la palma en cuanto a frikismo (y cuelgue) xDD

    Saludos!! 😉

  4. Cierto amigo, una película bizarra y surrealista como pocas, con un reparto sorprendente en los roles que le ha tocado interpretar.

    Muchas gracias por comentar 🙂

    un abrazo!!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s