Oblivion, de Joseph Kosinski

oblivionPosterEl proyecto de “Oblivion” tiene su origen en 2005, cuando Joseph Kosinski creó una historia a la que daría vida, primero, en formato comic con la idea de, más tarde, llevarla a la gran pantalla. En primer lugar hubo interés en realizarla por parte de Disney, para quien Kosinski dirigió su debut “TRON Legacy”, pero el director no aceptó las condiciones de la productora de descender la violencia para que así obtuviera una calificación apta a todos los públicos, pasando finalmente a manos de Universal y entrando en escena Tom Cruise, quien tras leer el guion quiso participar de inmediato.

La Tierra. Año 2077. Han pasado 60 años desde la invasión alienígena que comenzó una guerra en que la raza humana salió victoriosa, aunque con su hogar destruido. Jack Harper, ingeniero de Drones, y su operadora, y compañera, Vicka son los encargados de supervisar las tareas de limpieza terrestre antes de marchar hacia Titán, en donde el resto de supervivientes fue evacuado. Sin embargo la entrada en la atmósfera de una nave que transporta a una visitante cambiará el curso de los acontecimientos.

Hay una razón por la que sé que “Oblivion” me gustó, y es que al terminar la película y llegar a casa me enchufé la Banda Sonora de la misma. Eso me suele suceder siempre que una película, en mayor o menor medida y ya sea por unas razones o por otras, me ha ganado. No diré que me parece una maravilla, ni siquiera que sea una gran película, pero sí que es un gran espectáculo de los que merece la pena contemplar en cine.

De un tiempo a esta parte parece que una película de ciencia-ficción debe, por obligación, sorprender de la manera que sea. Ya no basta con contar una sencilla historia ambientada en el futuro o en mundos imaginarios, sino que hay que dar vueltas de tuerca para conseguir un producto más rico. Así parece demandarlo el público y eso pretenden los creadores, cometiendo el error de pasarse de listos y no saber muy bien qué quieren narrar. Ya pasó el pasado año con “Prometheus” (a la cual también defiendo) y aquí vuelve a suceder. En “Oblivion” no quedan enigmas por resolver al finalizar, aunque si los hay en su guion, el cual, a pesar de intentar sorprender y ser innovador, no narra nada que no conozcamos o ya hayamos visto. La sci-fi, nos guste o no, se retroalimenta, siempre encontraremos en las películas referencias o guiños a títulos emblemáticos. En la presente vislumbramos, por ejemplo, detalles de “2001”, “Desafío Total”, “Matrix” o “Star Wars” y el protagonista recuerda en demasía al carismático robot basurero de PIXAR. Eso no tiene nada de malo. El problema es cuando estiras tanto el chicle que está a punto de romperse, que es lo que le sucede a la cinta, de tanto giro sorpresa y temas a tratar alarga su duración innecesariamente. Pero lo peor no es eso (al fin y al cabo la cinta roza las dos horas estándar) sino el plantear situaciones a las que no saca todo el jugo que ofrecen, siendo el triángulo amoroso entre Vicka-Jack-Julia lo más lastimado. Claro que esto, para mi gusto, tiene una explicación y se llama Tom Cruise. Si hubieran contado con un actor menos conocidos (o menos comercial) puede que ese triángulo se hubiera desarrollado más, y que se hubiera dado más protagonismo a Vicka (no en vano, se le podría haber dotado de un drama existencial tan fuerte como el que vive Jack). Pero es Tom Cruise quien protagoniza la cinta, con sus virtudes, el tío como siempre cumple, y defectos, la trama gira alrededor de su absoluta persona dejando al resto de personajes desdibujados o, peor, esbozados.

ObliKury

Sin embargo la película merece la pena. Su historia, a pesar de los defectos comentados, engancha y vuelve a plantear interrogantes interesantes acerca del ser humano y de la importancia de la memoria, sin la cual no sólo no sabríamos quiénes somos sino que no podríamos avanzar. Jack Harper, como todo buen protagonista de la sci-fi, llega a plantearse cuestiones que lo hacen desarrollar una curiosidad irrefrenable sobre todo lo que fue nuestro mundo. La búsqueda de respuestas le hace avanzar y no cerrar puertas incluso a aquello que parece hostil, consiguiendo encontrarse a sí mismo. Añádase a ello un subtrama con un grupo de resistencia de por medio y la historia de amor, que se demuestra como columna vertebral del conjunto.

Aún así lo más importante de la película es su apartado visual, la forma. “TRON Legacy”, a pesar de sus errores (que curiosamente no distan muchos de la presente), nos descubría a un director que cuidaba el aspecto visual y sonoro de manera extraordinaria. De Kosinski podríamos decir, a día de hoy, que no sabe dirigir actores y que sus guiones son un tanto flojos, pero nunca que no sabe ofrecer un gran espectáculo audiovisual. Y es que en todo momento a lo largo del film demuestra un excelente gusto estético en cuanto a dirección artística, diseño de vestuario y escenarios al más puro estilo New Age, todo ello ayudado mediante la fotografía de su colaborador Claudio Miranda (reciente ganador del Oscar) pero donde acierta sobre todo es en la perfecta conjunción de imagen y sonido. Si en su anterior película contó con Daft Punk para la Banda Sonora, aquí hace lo propio reclutando al excelente grupo M83, quienes elaboran una composición atmosférica sobresaliente. Imágenes como las de Jack en su moto cruzando el desierto, el encuadre de las siluetas al atardecer, la persecución trepidante por los cañones que rememora a la de los X-Wing en la Estrella de la Muerte, incluso la love scene nocturna quedan engrandecidas y adquieren empaque gracias a la música.

El guion de la cinta ha estado expuesto a varias reescrituras, cosa que, creo, ha conseguido empañar su resultado. Kosinski elaboró la historia, contando con los guionistas Karl Gajdusek y Michael Arndt (actualmente encargado del Ep. VII de “Star Wars”), obteniendo un resultado correcto pero deficientemente elaborado.
Sorprende que una superproducción de esta envergadura posea un ritmo pausado, llegando a ser por momento contemplativo, algo que personalmente agradezco, ya que sus imágenes poseen una belleza que ya nos gustaría encontrar más a menudo en el actual cine hollywoodiense. El montaje sabe mantener el ritmo, aunque el uso de flashbacks en la trama lo noto algo excesivo.

Como ya he citado Tom Cruise es, una vez más, amo y señor de la función, realizando otra de sus actuaciones heroicas, aunque de manera comedida y sin irse por las ramas en sus conocidos tics. A su lado tenemos a la enigmática Andrea Riseborough como Vicka, personaje un tanto maltratado en el guion, pues podría haber dado más juego y la actriz da muestras de que, de llegar a haber sido así, sería el mejor de la cinta. Olga Kurylenko da vida de forma correcta a Julia, la visitante que cambiará la existencia de Jack al descubrir su verdadera identidad. Morgan Freeman es el invitado especial liderando la resistencia, y a su lado tiene al matarreyes Nikolaj Coster-Waldau para llamar la atención de los fans de “Juego de Tronos”, ya que hacer, hace poco. Melissa Leo es Sally, jefa de la base control situada cerca de la atmósfera terrestre.

Sin ser un hito, ni una gran película, “Oblivion” consigue ofrecer una ración de dos horas de espectáculo audiovisual más que notable. Podrán decir que recuerda a infinidad de otro títulos (incluido, si, “Independence Day”), pero la gran mayoría de cintas de ciencia-ficción poseen ese hándicap, así que la mejor manera de digerirlo es sentarse tranquilamente y disfrutar de este digno blockbuster.

Lo Mejor: Su fuerza audiovisual.

Lo Peor: Un guion que da demasiadas vueltas y desaprovecha personajes.

Anuncios

2 pensamientos en “Oblivion, de Joseph Kosinski

  1. Coincido bastante con esta reseña. Oblivion me gustó bastante, me pareció una película de ciencia ficción digna y, aunque la historia tenga sus tópicos, creo que está muy bien llevada y consigue sorprender y entretener.

    ¡Saludos!

  2. Pues si, Mike Lee, como película de evasión de cinecia-ficción cumple de sobra, y tiene escenas visualmente muy potentes, a las que yudan sobremanera la música.

    Saludos y gracias por comentar!!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s