Fast and Furious 6, de Justin Lin

Fast6PosterLa serie “Fast and Furious” ha progresado, sufriendo un in crescendo significativo desde la cuarta entrega, siendo la quinta la más sorprendente al romper con el mundillo de las carreras y adentrarse más en el terreno de la acción con el cine de atracos como máximo referente. Tras dicha entrega los artífices parecen haber descubierto la fórmula del éxito y el camino a seguir, convirtiendo a nuestros protagonistas en fuera de la ley sobre cuatro ruedas, capaces de burlar a todo el departamento de policía y robar al mayor mafioso de Rio de Janeiro. La anterior entrega guardaba una sorpresa final que abría el camino a la presente sexta entrega, prometiendo más emociones a velocidad nitro, cosa que cumple de sobra.

El equipo de Dom y Bryan vive alejado de toda actividad delictiva, disfrutando del botín adquirido en Rio con tranquilidad y esperanzas de vivir en una familia que va creciendo. Sin embargo el agente Hobbs requiere de su ayuda para atrapar al peligroso Shaw, un delincuente que opera utilizando rápidos vehículos. Toretto y O´Conner aceptan reunirse de nuevo una vez descubren que Leti, a quien habían dado por muerta, trabaja para Shaw.

Me sigue sorprendiendo esta Saga. Si ya las dos anteriores entregas fueron toda una sorpresa, ésta no se queda atrás, ampliando y encauzando las tramas e introduciendo personajes presentes en anteriores entregas, consiguiendo así formar una historia que resulta comprensible y compacta en su totalidad, aquí incluso llegan a encadenar con la, en apariencia, descolgada tercera parte, logrando una estructura interna más que interesante. Y es que aquella “Tokio Drift” que nos vendieron en 2006 acaba resultando ser la sucesora directa de ésta sexta entrega, cosa que resulta bastante comprensible y abre nuevos horizontes que serán explotados en la inminente sétima entrega.
Además de eso, la serie ha ido a más en todos los aspectos, cosa que aquí se acrecienta regalándonos para los amantes del cine de acción una aventura sin freno en que cada set piece supera con creces a la anterior, llegando a alcanzar el éxtasis en su tour de force final, comenzando por una autovía en que un tanque será gran protagonista y concluyendo con un avión. Parecía que no podrían sorprendernos, y lo han hecho, aquí aparece todo tipo de vehículo terrestre y aéreo explotándose (nunca mejor dicho) de manera bestial, de hecho dicho tramo final me recuerda a la barbaridad ideada por Michael Bay en “Bad Boys II”, cuando coló a Smith y Lawrence en Cuba. Al igual que aquella aquí el final es una auténtica locura desfasada en donde la serie convierte a nuestros protagonistas (en especial a Toretto) en superhombres capaces de saltar enormes kilómetros y lograr proezas más propias de un personaje de comic, cosa que podría haber chocado previamente, pero ahora se ha alcanzado el grado supremo de gran divertimento veraniego consciente, en donde todo vale para complacer a la audiencia, con los toques de épica y emoción necesarios para mantener un poco los pies en el suelo.
Otro de los aciertos de la cinta es el de poner cómo equipo rival a una especie de reverso tenebroso de nuestros conductores protagonistas, de hecho Roman lo explica muy bien presentando a cada villano y a su simil dentro del grupo. Los buenos y malos quedan perfectamente definidos y se sabe quién va a combatir con quién al final (con alguna que otra sorpresa de guion bastante lograda y sorprendente), con momentos auténticamente gloriosos (ese The Rock pegándole un puñetazo a su rival en el aire me dejó alucinado y con ganas de aplaudir) que me hacen catalogar a la sexta entrega por encima de sus predecesoras, por ser más directa, más emocionante, más desenfadad y deslenguada.

Fast and Furious 6

Justin Lin repite por cuarta ocasión en la Saga logrando una cinta tán dinámica y atronadora como su predecesora a nivel formal, aunque con mucho más en lo referente a explosiones y piruetas imposibles. El director se siente cómodo y ha pillado el tono, cosa que esperemos no se pierda en la próxima que, parece ser, dirigirá James Wan.
El guionista Chris Morgan lleva dentro desde la tercera entrega, y quizás por ello están encauzando tan bien los acontecimientos. En lo que se refiere a nivel argumental introduce alguna sorpresa, personajes que parecían olvidados y cierra historias bastante bien, caso concreto de Leti y Elena, las mujeres de Dom en la Saga, una muy bien recuperada y reinsertada y la otra dotada con un más que digno metraje y final. Ahora bien, “Fast and Furious 6” es un producto honesto y directo que ofrece lo que promete: coches, persecuciones, disparos, peleas, y curvas (tanto de asfalto como corporales). No se le puede pedir más, y se le deben perdonar sus diálogos más propios de comedia barata, que esto no es Shakespeare, sino masas de músculos y aceite colisionando y formando un caos de destrucción.
La cinta vuelve a cambiar de escenario, acercándose así a otras prestigiosas series cinematográfica que llevan a los personajes alrededor del globo, en especial a la del agente 007 (hacia quien se hace una alusión), de hecho la ciudad elegida para desarrollar la historia ha sido Londres, muy en auge tras la celebración de los Juegos Olímpicos. Además aparecen también Tenerife y Tokio.

Todo el reparto de las anteriores repite en la presente y personalmente agradezco que Dwayne Johnson resulte ser tan protagonista como Paul Walker, incluso llega a serlo más, consolidándose como otro nuevo miembro en la familia de Diesel, el cual se siente muy cómodo en sus secuencias conjuntas. Michelle Rodriguez vuelve a ser Leti, Gina Carano es la agente Riley, nueva compañera de Hobbs, y Luke Evans desprende personalidad y presencia como el malvado Shaw. Entre Rodriguez y Carano se forma una pelea de gatas también remarcable dentro del metro de Londres. Si es que ésta película no desaprovecha ninguna oportunidad de ofrecer acción y soltarse el pelo.

“Fast 6” será otro éxito comercial (ya ha roto records en su primer fin de semana) cosa normal en ésta época, línea de salida para los productos veraniegos. Es un honesto divertimento de acción que llega a alcanzar la locura y el desfase, una montaña rusa que se disfruta con agradecimiento. Parece que será muy difícil superarla, pero ya los responsables se han encargado de presentarnos la nueva atracción para la próxima temporada, el villano que hará frente a nuestros héroes, un tio capaz de pegar hostias y conducir como el mismísimo diablo que se lo va a poner muy difícil a Toretto & Co. Ya tengo ganas de disfrutarla.

Lo Mejor: Su brutal, loco y desfasado tour de force final.

Lo Peor: Alguna que otra escena presumiblemente cómica algo cargante.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s