Los Fabulosos Baker Boys, de Steve Kloves

BakerBoysAdemás de películas capitales dentro del cine juvenil con espíritu de gran aventura, en la década de los 80 podemos encontrarnos productos protagonizados por actores de primera fila (que formarían lo que sería el star system de los 90) más encuadrados en el drama ligero o la comedia con mensaje (y bien hecha). De entre esas películas, y perteneciente a finales de los 80, con los 90 a punto de ver a luz, encontramos “Los Fabulosos Baker Boys”.

Frank y Jack Baker son dos hermanos pianistas que tocan en bares y clubs nocturnos. Tras comprobar cómo el público apenas repara en ellos y los gerentes les cancelan actuaciones, deciden contratar a una voz femenina como acompañamiento. Es así como aparece en sus vidas Susie Diamond.

“Los Fabuloso Baker Boys”, como sucediera con muchas otras cintas de su tiempo, esconde tras una fachada de película amable un retrato triste de unos personajes y un mundo idealizado por muchos, la vida del músico. Por lo general se piensa que la vida del músico, y del artista en general, debe ser grandiosa, estupenda, llena de infinidad de anécdotas y aventuras entre camerinos y escenarios, pero nada más lejos de la realidad. El cielo lo tocan una escasa minoría, dejando en el abismo a los que cada día van rozando el suelo y luchan por que no les tumben del todo, porque siguen teniendo un sueño, porque les gusta lo que hacen, porque han nacido para ello. Así tenemos a los hermanos Baker, antiguos jovenzuelos ganadores de concursos de música, talentosos a las teclas de un piano pero cuya existencia depende de la afluencia de gente en los garitos que tocan. Frank es el responsable, el hombre de familia, la cabeza pensante del dúo, el que lleva los negocios y mueve todo el tinglado por tal de conseguir actuaciones, mientras Jack es el talento innato, el genio tras el piano, pero también el seductor, según él lleva una gran vida ligando chicas (con las que no pasa más de una noche) y gastando el dinero que gana, ocultando su verdadera frustración y miseria. Claro que, como toda pareja de hermanos, se soportan, y se quieren, eludiendo discutir de sus divergencias, hasta que aparece la chica. Susie Diamond tiene ángel, deslumbra a todo aquel que la observa cantar, parece un cisne delicado delante de todo el plantel para descubrirse como otra superviviente de la vida que busca el techo que más la cobije. Con ella en el grupo aflorarán las rencillas y las discusiones, aunque también vivirán su máxima gloria al ser contratados para tocar en un hotel de lujo para clientes de alto standing. En definitiva, es un trío que debía cruzarse en la vida, aunque sólo fuera para darse abrigo por un tiempo.

Hoy día su nombre parece estar asociado a la Saga Harry Potter, pues fue el encargado de escribir las adaptaciones de los libros al cine, pero Steve Kloves esconde entre su curriculum cintas como la presente, la cual representa además su debut en la dirección tras haber escrito el guion de “Adiós a la Inocencia”. Kloves vuelca todo el peso en los actores, auténticas almas de la cinta, narrando la historia de manera eficaz, sin detenerse en ningún detalle minúsculo que pueda entorpecer al ritmo, lo cual es una de las virtudes de la mayoría de cintas contemporáneas a la presente, sabían aportar información y desarrollar la historia con un ahorro de detalles que hoy día sería un lujo poder ver en cualquier producción hollywoodiense. Todo es directo, y aunque el ritmo pueda resultar lento no se trata de ninguna manera de una película “lenta” (son conceptos diferentes). Además la cinta posee un tono amargo, melancólico, triste, lo cual queda subrayado con frases y confrontaciones entre los personajes muy bien realizadas, y por un final que aporta veracidad. Todo, tarde o temprano, acaba, lo cual no quiere decir que los personajes dejen de seguir caminando por la vida.
Tras la cámara, Kloves se muestra muy sobrio, claro que consiguió regalarnos una de las secuencias más memorables de la Historia del cine, capaz de crear escuela dentro del cine romántico y ser homenajeada/plagiada en más de una ocasión: la Pfeiffer cantando sobre el piano. La cámara sigue en todo momento los movimientos de una arrebatadora Michelle Pfeiffer, guapísima vestida con su vestido rojo, transmitiendo mucha sensualidad de manera elegante. Un auténtico regalo para la vista.
A nivel técnico la cinta cumple, y su buen nivel interpretativo y de guion hace que se le perdonan fallos de raccord o infiltraciones fugaces de miembros del equipo en algún plano.

Otra de las grandes virtudes de la cinta es contar con un trío protagonista lleno de carisma y grandes dotes interpretativas con las cuales conseguir transmitir humanidad y verdad, y es que no hay momento en el film que no resulte auténtico. Jeff y Beau Bridges dan vida a los hermanos Baker, lo cual puede parecer sencillo para ellos debido a que son hermanos en la vida real. Jeff vuelve a encandilar con su carisma y atractivo como Jack, al que le aporta ese toque de tortura interna que años después le reportaría el Oscar con “Corazón Rebelde”, mientras Beau resulta de lo más simpático y bondadoso, aunque a la hora de tratar negocios es tan serio y formal como el que más. Junto a ellos tenemos a la gran Michelle Pfeiffer, capaz de iluminar la cueva más oscura nada más entrar en ella. Su Susie resulta algo torpe y oportunista en su día a día, pero desprende dulzura, fuerza y energía en cada actuación.

“Los Fabulosos Baker Boys” logró diversos premios y cuatro candidaturas a los Oscars, entre los que se encontraba el de Mejor Actriz para Pfeiffer, la cual no ganó a favor de Jessica Tandy, siendo una de las decisiones más cuestionables en la Historia de los premios ya que la Pfeiffer había ganado casi todos los premios interpretativos del año allanándole el camino a la dorada estatuilla que aún hoy se le sigue resistiendo.
Posee tristeza sin llegar a ser un drama, diversión sin ser una comedia y canciones sin ser un musical, sencillamente es un pequeño fragmento de la vida de unos personajes tan humanos como cualquiera.

Lo Mejor: Los actores. Su honestidad y sinceridad.

Lo Peor: ¿Por qué hoy es tan difícil lograr cintas así?

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s