PosterDarkWorldAlgo que caracteriza a MARVEL Studios es que no echa el freno en la construcción de su Universo Cinematográfico. Así, es habitual ver uno (o más) films de su marca en un período inferior al año. En 2013, tras el exitazo de “Los Vengadores”, la productora daba comienzo su Fase 2 estrenando dos películas, “Iron Man 3”, que cerraba (individualmente) las aventuras del Hombre de Hierro, y “Thor: El Mundo Oscuro”, que continuaba las hazañas en solitario del Dios del Trueno.

Hace miles de años el Universo estuvo al borde de su destrucción por culpa de los Elfos Oscuros y su peligrosa arma, el Éter. Odin logró vencerlos y mandarlos a los confines del Universo, sin embargo, el poder del Éter está a punto de resurgir.

Si de algo adolecía en exceso el primer film de Thor del que se encargó Kenneth Branagh era de tener un papel complementario dentro del Universo Marvel. Le sucedía lo mismo que a “Iron Man 2”, la mitad de la película estaba orientada a allanar el camino hacía la superpelícula grupal, perjudicando así su fortaleza individual. Tras el estreno de “Los Vengadores” Marvel ya no tenía que preocuparse tanto de ello. Todos los personajes habían sido presentados y su primera reunión resultó un triunfo incuestionable, por lo que las siguientes películas bien podían funcionar más individualmente, aunque sin olvidar su objetivo de acabar enlazadas con algún leve detalle. Así, si “Iron Man 3” utilizaba los miedos de Stark rememorando su lucha contra los chitauri, en “Thor: El Mundo Oscuro” se muestra el destino de Loki tras ser derrotado. Además, los films de Thor sirven además para presentar varias de las gemas del infinito. Si en la primera se trataba del famoso cubo que tendría protagonismo en “Capitán América”, en ésta ocasión nos muestran el Éter.

Centrándome en la película empezaré diciendo que no es de las cintas de Marvel que más me gusten dentro de su megaplan fílmico. Por una razón, arriesga y ofrece poca novedad con respecto a lo ya visto. Lo más interesante es la alianza forzosa entre el famoso Dios del Trueno y su hermano Loki por lograr vencer al Rey de los Elfos Oscuros, Malekith, y destruir el Éter, que se ha introducido en el cuerpo de Jane Foster, obligando así al reencuentro del héroe con su amada. No ayuda tampoco el rol de malo encarnado por Malekith, cuya amenaza dista mucho de la vista anteriormente por Loki. Pero, aún así, la cinta no es un desastre gracias a su conciencia de producto de consumo rápido.
“Thor: El Mundo Oscuro” si que consigue ser superior a la primera película del personaje en un punto primordial. Funciona mejor a nivel independiente. Salvo los detalles antes mencionados el resto de la película resulta una agradable cinta de aventuras fantásticas con grandes dosis de comedia. De hecho, es en éste género donde mejor se puede situar, con escenas tan ligeras y orientadas a todos los públicos que es imposible no sentir algo de simpatía. Los rifirrafes entre Loki y Thor, la locura del Dr. Selvig o el personaje de Darcy ayudan a ello. Claro que lo mejor es la naturaleza tan de serie B que posee, con esos villanos de opereta y las diferentes escaramuzas de los protagonistas que bien podrían pertenecer a un episodio de Star Trek.

La columna vertebral sobre la que se sostiene el film es la relación entre Loki y Thor, hermanos que se han convertido en enemigos. Thor, ahora líder respetado dentro de Asgard, sigue sin confiar en demasía en su problemático hermano, que pasa los días enjaulado a perpetuidad. A pesar de sus diferencias, deben luchar juntos por los que les ha unido siempre, el amor de una madre. En una de las mejores secuencias del film, Frigga, esposa de Odin, protege a Jane ante Malekith sufriendo un terrible destino que afectará de forma dolorosa a los dos guerreros asgardianos. Así, Thor contará de nuevo con quien fue su hermano para luchar contra un enemigo común, claro que la confianza absoluta nunca existirá, y eso está bastante bien planteado en el film. Loki, tan torturado como bromista (se hace pasar por un compañero Vengador de su hermano), y a pesar de sus sacrificios, sigue siendo una amenaza.

Thor2

Alan Taylor, director de varios episodios de “Juego de Tronos” fue llamado en sustitución de Kenneth Branagh, aunque la primera directora asignada fue Patty Jenkins, quien abandonó al no compartir las ideas de Marvel sobre la orientación del proyecto, haciendo que Natalie Portman se enfadará por tal decisión. Taylor dirige de forma correcta, haciendo lucir mejor los escenarios que describen el Reino de Asgard, y creando secuencias de acción que den ritmo a la historia. Porque la cinta posee mucha acción por orden de Marvel, que incluso llegó a obligar a rodar nuevas escenas meses después del anunciado fin de rodaje. Así tenemos grandes secuencias como el ataque a Asgard, donde encontramos el mayor protagonismo de los compañeros de Thor (excesivamente secundarios aquí), o toda la parte final ambientada en, la tan explotada en los últimos años, Londres, donde se dan de la mano el tono jocoso que ha impregnado todo el film con un ritmo vertiginoso que narre la pelea entre Thor y Malekith. También encontramos momentos dramáticos efectivos como ese entierro al estilo vikingo, con la partitura de Brian Tyler como perfecto complemento. Por lo demás, el film se desarrolla sin grandes alardes ni pretensiones, siguiendo la línea de la productora de crear films para toda la familia.

El guion está escrito por Christopher Yost y los dos guionistas de “Capitán América”, Christopher Markus y Stephen McFeely, creando una historia mas cercana a la comedia ligera con guiños a la mitología nórdica en la que se basó el comic. Sobre todo son Thor y Loki los que se llevan mayor atención.
A nivel diseño de producción destaca la creación de Asgard, más medieval que en la primera ocasión, y un vestuario más rematado. Los efectos especiales no parecen muy elaborados, lo que incrementa la sensación de Serie B, y rememoran en muchos tramos a los de “El Ataque de los Clones”, película con la que encontré similitudes.

Al reparto ya conocido del anterior film se añade Christopher Eccleston como Malekith, aunque podría ser cualquiera, ya que la labor del actor británico queda totalmente erradicada con tanto maquillaje y sólo puede apoyarse en su voz. Natalie Portman cumplió contrato sin esforzarse en exceso. Kat Dennings reconozco que me hace gracia tanto aquí como en “Dos chicas sin blanca”, y Stellan Skarsgard, igual que Portman, cumple por contrato, y de paso se desnuda como para Lars Von Trier. Rene Russo posee más protagonismo en ésta que en la anterior, gracias en especial a su gran momento, y Anthony Hopkins vuelve a vestir las galas de Odin. Chris Hemsworth y Tom Hiddleston son Thor y Loki para el imaginario popular. Aunque el británico posee mejores dotes interpretativas reconozco estar también a favor del australiano, idóneo para el papel.

La película logró un éxito económico mayor que el de la primera entrega gracias al empuje que supuso para el personaje “Los Vengadores”. A pesar de no ser tan bien recibida ni estar entre lo mejor de la productora, “Thor: El Mundo Oscuro” es una entretenida cinta fantástica de Serie B.

Lo Mejor: Su resultado está a la altura de sus pretensiones. Tom Hiddleston.

Lo Peor: Es excesivamente de manual. Los secundarios.