ZootopiPosterA principios de milenio la Disney no pasaba por un buen momento en lo que se refería a sus producciones animadas, aquellas que la hicieron brillar por encima de todas en la dorada década de los 90. En su lugar fue PIXAR quién tomó el relevo ofreciendo películas animadas de calidad, orientadas a pequeños y mayores, logrando verdaderas Obras Maestras del Séptimo Arte. Pero todo cambió a partir de 2006, cuando John Lasseter, tras la adquisición por parte de la compañía del ratón Mickey de su empresa del Flexo, entró a formar parte del equipo creativo e impulsor de proyectos animados para Disney. Así llegaron, primero, la un tanto decepcionante “Descubriendo a los Robinson”, seguida de la más acertada “Bolt”. Aunque fue en 2010, con “Enredados”, cuando se vive el punto de inflexión. Disney logró con ella un éxito en el campo de la animación que desconocía desde hacía casi una década. Tras la actualización del cuento de Rapunzel llegarían títulos tan brillantes como “¡Rompe Ralph!”, “Big Hero 6” y, cómo no, “Frozen”, la cual se convertiría en uno de los mayores éxitos animados de la Historia del Cine. Este año Disney Animation Studios ha traído una nueva película con la que ha vuelto a convencer a crítica y público. Y con motivo.

Alegato por la Integración

En 2013 el director de “Bolt” y “Enredados”, Byron Howard, trabajaba en un film con toque noir protagonizado por animales antropomórficos en una gran ciudad. La idea original, que giraba en torno a un zorro que era inculpado por un delito que no había cometido y debía huir con la ayuda de una conejita policía que comienza a seguirle el rastro, interesó a Lasseter enormemente y la apoyó en todo momento, aunque surgieron cambios en el desarrollo de la misma. Tal vez fue con la incorporación de Rich Moore, director de “¡Rompe Ralph!”, cuando el proyecto tomó un ligero cambio de rumbo. Se mantendrían los dos protagonistas en una gran ciudad habitada por todo tipo de razas animales. Habría una investigación. Pero sería la policía conejita quien llevaría las riendas de la historia, con el zorro como colega a la fuerza para esclarecer el misterio.

En esencia “Zootrópolis” es una buddy movie policiaca. Judy es una conejita recién llegada al cuerpo de policía y debe demostrar ser más de lo que piensan sus compañeros y su jefe. Para ello se ocupará de una caso de desaparición con la ayuda del zorro Nick, experto estafador. A lo largo de la investigación los dos personajes romperán fronteras, descubriendo rasgos en el otro similares a los suyos. Así, se narra una historia de relaciones profesionales y personales en donde se debe superar todo prejuicio previo existente y alcanzar la convivencia y aceptación.
Y es que, más importante que su trama policiaca (muy bien desarrollada), es el mensaje que lanza el film lo que le hace destacar. Es cierto que en las cintas animadas clásicas de la Disney se tratan de lanzar mensajes positivos como la amistad, el valor, la familia o el amor, pero con un cierto toque conservador. Otro rasgo que caracteriza la entrada de Lasseter en Disney es que se debe superar el típico mensaje de “Y vivieron Felices y comieron Perdices” para lanzar cuestiones más acorde con los tiempos actuales. En “Frozen”, por ejemplo, el mensaje que se lanza no es sólo sobre el amor fraternal sino la desmitificación del hombre perfecto, de la misma forma que en “Big Hero 6” se habla de lo duro que es superar una pérdida y cómo la amistad puede ayudar a ello. Los mensajes no está tan encorsetados en “sé bueno y todo irá bien”, sino que amplían miras y se adentran en cuestiones más complejas. Con “Zootrópolis” dan un paso más con un discurso que aboga por la integración racial y social. Esto se entiende más aún mediante su título original, “Zootopia”. El ideal de un mundo, representado por la gran urbe que da título al film, donde toda raza, sin importar su ideología o procedencia, puedan convivir pacíficamente es una utopía aún a día de hoy. Pero hemos de seguir intentándolo. Como la protagonista del film, no hemos de bajar la cabeza, sino trabajar para lograr un mundo mejor. El miedo no debe amedrentarnos para lograrlo.

Zoo1

Con un concepto tan potente la película gana importantes puntos, los cuales se multiplican gracias a un elaborado diseño de personajes y escenarios. El crear una historia propia del cine policíaco con animales antropomórfico me recordó instantáneamente al magnífico cómic de Juán Díaz Canales y Juanjo Guarnido “Blacksad”. Ambos se ambientan en grandes urbes pobladas por animales humanizados (o humanos animalizados) y contienen discursos morales que atañen a nuestra sociedad (Blacksad también posee una trama racial en “Artic Nation”). Claro que, mientras el cómic es de marcado tono adulto, la cinta de Disney está orientada a toda la familia y tiene un tono cómico muy pronunciado que juega a favor de ella. La trama avanza mediante diálogos ingeniosos y situaciones tan divertidas y originales como la representación de los funcionarios de tráfico. Ese tipo de guiños puede pasar desapercibido para un niño, pero para un adulto es un gag genial. De hecho, a grandes rasgos, la película resulta más disfrutable para los mayores que para los pequeños, aunque éstos también se diviertan por la riqueza visual y los trabajados personajes.
Ya es difícil asombrarse por lo que las películas de animación pueden ofrecernos a nivel técnico, pero una de las metas de los creadores de las mismas es precisamente lograrlo. “Zootrópolis” abraza un estilo cercano a los dibujos animados tradicionales pasándolos por la infografía del ordenador. El resultado es una película de animación infografica con alma de cartoon, donde el ritmo está perfectamente medido para que sea vertiginoso sin resultar agotador y cada personaje esté definido a la perfección. De la misma forma, destacan los estupendos escenarios que componen la ciudad de Zootropolis, divididos en Distritos que representan distintos habitats naturales.

Si bien Byron Howard fue el precursor y se encarga de codirigir el film, es la presencia de Rich Moore la que más se palpa mediante la relación de Judy y Nick, la cual recuerda en cierta medida a la que vivían Ralph y Vanelope. Los tira y afloja que protagonizan son memorables, los cuales se incrementan maravillosamente con situaciones que harán las delicias de todo amante del Cine, desde “Limite 48 Horas” a “Breaking Bad” pasando por “El Padrino”. Lo mejor es que no son guiños introducidos por mero capricho, sino que están perfectamente introducidos en la historia. El guion escrito por el codirector del film Jared Bush y Phil Johnson se encarga de ello, así como de crear una trama detectivesca notable que juegue a favor del mensaje que quieren lanzar. En la historia la sociedad de Zootropolis se ha encargado de erradicar la diferencia entre devoradores y presas logrando una sociedad civilizada integrada por todos ellos. Sin embargo el temor a volver atrás y sentirse amenazados crea un clima de miedo y psicosis en toda la población. Aún a temor de repetirme, un guion soberbio.

Sorprendentemente la película se ha estrenado en el primer trimestre del año cuando lo más lógico hubiese sido lanzarla en Verano o Navidad. Sin embargo, eso no ha frenado que alcance un éxito que ya roza los mil millones de dólares en la taquilla mundial y que toda opinión sobre ella sea más que favorables. Es una comedia de acción. Un policíaco con un gran discurso a favor de la integridad. Un disfrute para grandes y pequeños. Una gran película.

Lo Mejor: Es una delicia visual con un guion de altura.

Lo Peor: Nada relevante.