RogueNationPosterParecía que la Saga Misión Imposible llegaría a su final tras la tercera entrega dirigida por J.J. Abrams. Pero nada más lejos de la realidad. Aunque se hizo de rogar, cinco años después del estreno de aquella llegaría el retorno de Ethan Hunt de manos de Brad Bird en su debut en la acción real. Y convenció a propios y extraños como un divertimento bien fabricado que devolvía brillo a la serie. Así era lógico pensar en una quinta entrega, la cual llegó a las salas cuatro años después de “Protocolo Fantasma”.

Ethan Hunt y sus compañeros deben poner freno a la Organización Criminal conocida como El Sindicato, quien planea eliminar a la FMI.

La Espía que me Amó

Siempre le he achacado una cosa a la Saga Misión:Imposible, y es su falta de unificación global. Es decir, cada entrega posee personalidad propia e independiente con el nexo en común del protagonismo absoluto de Tom Cruise, precursor de la franquicia. Parece que eso cambió en la cuarta entrega, en dónde se hacía alusión a la pareja sentimental de Hunt en el tercer film. Y dicho rasgo se incrementa aún más en el presente film, con guiños o referencias directas a acontecimientos de las películas anteriores, algo que es de agradecer. A parte de eso, se mantiene el equipo que ha ido formando Hunt desde la tercer entrega. Al fijo desde el primer film Luther Stickell se le unió Benji y, posteriormente, Brandt. Con lo cual ésta quinta entrega merece ya un merecido aplauso por haber respetado y utilizado las piezas previas que han cosido la exitosa Saga.

Hay profesionales del cine que sabes que, por muy floja que sea la película, un mínimo de calidad podrás encontrar. Tom Cruise es uno de ellos. Más allá de su fervor cienciólogo o de sus salidas de tono, sonrojantes, en programas de televisión, el protagonista de “Jerry Macguire” siempre se ha preocupado en ofrecer con un mínimo control de calidad. En especial cuando además de estrella es productor. Para cada entrega de Misión Imposible, el actor ha elegido a diferentes directores que ofrecieran su particular visión del cine de espías con resultados notables (De Palma, Bird), decentes (Abrams) o irrisorios (Woo). Para su quinta aventura a bordo de la Saga el actor eligió a un conocido suyo de los últimos años como es Christopher McQuarrie, director de la maja “Jack Reacher” y guionista de la más que reivindicable “Al Filo del Mañana”.
La última entrega (hasta la fecha) de Misión Imposible se desvela como un divertimento superior a la media que respeta las normas, ya no sólo de la serie, sino del género del cine de espiás con una trama en donde nuestro protagonista deberá ir contra reloj con ayuda de sus fieles amigos y una inesperada aliada en la persona de Ilsa Faust, uno de los grandes aciertos del film. Y es que, por fin, Ethan Hunt tiene un personaje femenino a la altura de su personalidad, una mujer tan eficiente cómo él a la hora de ejecutar misiones imposibles, y sin la cual no podría llevar a cabo la presente misión. Tan grande es la importancia del personaje que, de no existir, poco interés tendría ésta entrega. Ella es el corazón de la película.

FergusonRogue

La trama del film está bien hilada y construida, McQuarrie dirige con solvencia pero sin la incisiva perfección de De Palma ni la inventiva de Bird. Claro que, una vez más, son las secuencias de acción las que brillan por encima de todas. Y “Misión:Imposible-Nación Secreta” es una montaña rusa de acción y diversión, eso es indiscutible. Desde la primera secuencia que funciona como prólogo, todo es un no parar de secuencias de acción perfectamente ejecutadas. La secuencia tan promocionada de Cruise enganchado al avión no es más que un pequeño preámbulo a lo que continúa, siendo la vibrante secuencia de la extracción de archivos en el anillo acuático el culmen de la emoción mediante largos travellings que nos describan el desarrollo de la misión. Y si tras eso pensamos que viene la calma, equivocados estamos. Una vibrante persecución por las calles de Marruecos, primero en coche y después en moto, nos vuelven a cargar las pilas. Citar también la sofisticada y modélica secuencia en la Opera de Viena, la cual remarca el tono Bondiano del film.

McQuarrie escribe también el guion con un resultado decente que sigue el esquema que ya existía en la primera entrega dirigida por De Palma introduciendo un discurso acorde a los tiempos que corren, en que los enemigos del mundo son creados por los defensores de éste. Claro que, lo más reivindicable para mi gusto, es la inserción de una agente femenina que mire de tú a tú a Hunt y consiga construir junto a él una pareja perfecta. Eso, y dos detalles al final que evitan una resolución de manual, hacen de ésta entrega un film notable.
A nivel de producción se sigue apostando por lugares exóticos como Marruecos, a la vez que se aprovecha la majestuosidad de ciudades como Viena o la tan explotada últimamente Londres (las rebajas fiscales ayudan a ello).
La Banda Sonora corre a cargo del compositor de “Jack Reacher”, Joe Kraemel, con un resultado notable, fiel a la orquestación que existía en la serie. Destaca el uso que se le da a la canción (muy machacada en el cine) Nesum Dorma para describir al personaje de Ilsa y crear sobre ella ese halo de interés romántico que pueda existir para el protagonista.

El reparto es muy consciente de dónde se encuentra. Tom Cruise vuelve a lucir pectorales y a demostrar su buena forma física tras sobrepasar los cincuenta años. Jeremy Renner ve que esos rumores de sustituir a Cruise cuando entró a formar parte de la Saga no eran más que eso, rumores, y acepta su rol de amigo y compañero de misiones. Ving Rhames revive a su Luther tras el breve cameo de la cuarta entrega. Simon Pegg sigue ganando protagonismo como fiel aliado y amigo. De las nuevas incorporaciones destacan Sean Harris como el villano Solomon Lane, un ser sin escrúpulos, Alec Baldwin como presencia ilustre obligada representando al Jefe de la CIA y la hermosa Rebecca Ferguson como Ilsa, demostrando sus buenas dotes para el cine de acción con un personaje que juega a tantas bandas como pueda con tal de sobrevivir. Si hay un personaje memorable, es el de ella.

“Misión:Imposible-Nación Secreta” vuelve a demostrar que no por ser una quinta entrega se es inferior. Al contrario, siguiendo las normas básicas del juego pueden seguir elaborándose productos de alta calidad.

Lo Mejor: Las secuencias de acción. Rebeca Ferguson.

Lo Peor: Cierto desarrollo esquemáticos.