BeyondPosterLa Saga sobre la tripulación del Enterprise nunca había sido objeto de mi devoción hasta que en 2009 la franquicia se renovó de manos de J.J. Abrams con una aventura espacial de altura que recuperaba las versiones jóvenes de Kirk, Spock y compañía. Aquel film, que funcionaba tanto de reinicio como de secuela distanciada en el tiempo, supuso un necesario soplo de aire rejuvenecedor y logró enganchar a un público no tan familiarizado a la serie como los trekkies. La siguiente entrega continuó ofreciendo calidad, quizás con un guion menos trabajado, pero al que suplían con una notable labor técnica y la presencia de Benedict Cumberbatch como villano. La tercera entrega de este renacimiento ha sufrido algo más para ver la luz tras la marcha de Abrams para despertar a la Fuerza, pero tras varios dimes y diretes, finalmente se escogió al director que se encargó de relanzar otra serie como es la de “Fast & Furious”, Justin Lin para tomar las riendas con un guion firmado por un actor de la franquicia, Simon Pegg.

La tripulación del Enterprise acude a una llamada de auxilio en un planeta oculto tras una nebulosa. Lo que encontrarán allí pondrá en peligro a toda la Federación Estelar.

Lo peor que se puede decir de “Star Trek: Más Allá” es lo mismo que se puede decir del 90% de secuelas y superproducciones con que nos bombardea Hollywood en la actualidad. No aporta nada novedoso a lo ya conocido al respecto. Pero hasta ahí llega lo malo, ya que sus creadores son conscientes de ello. Por eso, ésta tercera entrega decide acercarse más aún al espíritu televisivo creado por Gene Rodderberry mediante una historia que tenga alma de serial, de episodio especial. Y lo hace con un alarde de espectacularidad y un respeto a los personajes notable. La autoría del guion a manos de Pegg, junto a Doug Yung, bien podría inducir a pensar que la nueva entrega está plagada de bromas y humor descontrolado, pero nada más lejos. El tono desenfadado rodea al conjunto, y es muy de agradecer, ya que se aleja de cualquier ambición pretenciosa. La historia es llana y está ejecutada siguiendo los parámetros establecidos, aunque es en la relación de los personajes donde más brilla. El dúo Spock-Bones es memorable, Kirk se muestra mucho más líder y menos socarrón que en las anteriores, el nuevo personaje de Jaylah tiene mucho potencial, y el villano es más interesante de lo que en un principio pudiese parecer. Además se respeta la idea principal de la serie, que aboga por crear puentes entre razas y defender la paz.

Si bien la cinta carece del nervio y espectacularidad mastodóntica que inyectará Abrams en las aventuras previas, sigue ofreciendo una cota de calidad más alta que la media actual. Justin Lin se muestra controlado, e incluso elegante en muchos pasajes de la aventura (la llegada a Yorktown; la visión de la caída del Enterprise a ojos de Kirk), mientras en las secuencias de acción se desata otorgando algo de confusión a las mismas, para lo cual el montaje atropellado no ayuda. Afortunadamente el tratamiento de la historia y el carisma de los personajes, así como la portentosa música de Giacchino, cubren sobradamente esos ligeros fallos.

Del reparto hay que empezar citando al recientemente fallecido Anton Yelchin, quien brilla más que en las anteriores como Chekov. Una pena el destino sufrido por el actor que parecía que, poco a poco, iba haciéndose más hueco en el panorama cinematográfico. Que un actor como Idris Elba esté escondido tras capas de maquillaje da cierta rabia. Del resto del elenco destaca también Karl Urban, cuya vena cómica es ampliada mediante sus riñas con Spock, mientras Chris Pine y Zachary Quinto están más que afianzados como Kirk y Spock. Por contra Zoe Saldana y John Cho ven sus roles bastante reducidos, aunque éste último posee una escena memorable al introducir de manera explícita la homosexualidad en la Saga. Po último, citar que existe un bonito homenaje a Leonard Nimoy.

“Star Trek: Más Allá” no aporta mucha novedad respecto a lo ya conocido de la longeva Saga. Sin embargo, si que ofrece una buena ración de cine de evasión, idóneo para la época estival en que se ha estrenado.

Lo Mejor: Es un entretenimiento de calidad.

Lo Peor: Que parece aportar poco a la Saga.