Trainspotting, de Danny Boyle

trainspottingposter“Elige la vida. Elige un trabajo. Elige una carrera. Elige una familia”. Así comienza la película que marcó un antes y un después en la historia de la filmografía británica cuando se presentó al mundo en el año 1996. Con motivo del estreno de la esperada segunda entrega me ha parecido un buen momento para recordarla y retocar lo que escribí sobre ella en 2006.

Renton, Sick Boy, Begbie, Spud y Tommy son cinco amigos que viven en Escocia sin otra manera de matar el tiempo que no sea jugando al fútbol, buscando broncas o drogándose. Un día, Renton se replantea su existencia y decide dar el duro paso de dejar esa vida.

Mark Renton, como muchos otros adictos, siempre dice la misma frase cuando se mete una dosis: “voy a dejarlo”. A pesar de intentarlo y esforzarse, a las doce horas siguientes ya está pidiendo otro viaje. A través de él seremos testigos de la vida que lleva junto a sus cuatro amigos. Escocia en los 90. La sombra de Thatcher sigue siendo alargada y la crisis que gobernaba entonces no dista mucho de la que padecemos actualmente. Los jóvenes están perdidos, esperando una felicidad en forma de estabilidad que no llega. Las normas que imperaban para sus padres no rigen en su vida. ¿Casarse, comprar una casa con una tele grande, tener hijos? Eso parece pasado de moda. La vida ha cambiado y ellos se sienten apartados de la marea que empuja la sociedad. Así que deben buscar algo que les ofrezca emoción, una razón de existir. Y eligen la heroína como forma de vida, ser unos enganchados a la droga más dura que los lleve a cometer actos de vandalismo con que conseguir pasta para un nuevo viaje alucinante en que el fuego recorra sus venas y les haga sentirse vivos. De esta forma deciden escapar de las normas, no en vano el relato fílmico comienza con Renton y Spud huyendo, escapando del régimen establecido, dando la espalda a la vida.

Si bien la película se centra en el mundo de las drogas, también demuestra cómo el ser humano debe buscar algo a lo que agarrarse para que lo ayude a seguir aguantando el día a día. Aunque Spud y Renton son los que más enganchados están a las drogas, también son los que demuestran ser mejores personas en el fondo. Se drogan pero sin buscar hacer el mal a nadie. Renton será el que más empeño ponga en su camino por desengancharse, intentará buscar un trabajo y hacer las cosas correctas que un joven de su edad su supone que debe hacer. Tommy no se mete mierda al principio, para él la mejor droga del mundo es practicar el sexo con su novia y grabarse con su cámara de video mientras lo hacen. Sin embargo, cuando su chica lo deje y entre en una crisis, le pedirá a Renton que le deje meterse un chute para probar qué se siente y acabe descubriendo que es “mejor que el sexo”. Desgraciadamente se convertirá en la mayor víctima del relato. Sick Boy es un apasionado de las películas de James Bond, especialmente de la Era Connery, a quien pone como ejemplo a seguir. Irrita a Renton demostrándole que él puede dejar la heroína cuando se lo proponga sin demasiada dificultad, aunque acabe en negocios turbios de narcotráfico y prostitución. Begbie no toma nada de drogas, para él sus amigos son basura, pero amigos en el fondo. Sin embargo es el broncas del grupo, un psicópata en potencia adicto a la violencia.

rentsescape

Basada en la novela de Irvine Welsh, el director Danny Boyle y el guionista John Hodge crearon un retrato irónico, a la par que duro, acerca del mundo de las drogas y de los jóvenes que están enganchados a ellas, con un estilo visual innovador y secuencias alucinógenas que reflejan muy bien lo que debe ser el haber recibido un chute. Tres momentos lo reflejan muy bien. Primero, cuando Renton se mete en el water en busca de los supositorios. Secuencia que me provocó las mismas arcadas que al protagonista la primera vez que la vi, pues nos encontramos ante el peor retrete de Escocia, pero es alucinante cuando vemos al yonki nadando dentro. El segundo momento es cuando Renton se chuta tras quedar en libertad y se va hundiendo en el suelo hasta mostrarnos, en vista subjetiva, cómo parece que estamos en una tumba, pues la dosis ha sido tan fuerte que ha llegado casi a matarle. En tercer y último lugar, mencionaré el proceso de desenganche del protagonista ayudado por sus padres, que lo enclaustran en su habitación. Es una secuencia alucinógena, a la par que dura y escalofriante con secuencias que se quedan inyectadas en la retina (Begbie entre las sabanas; sus padres en un programa de Tv hablando de drogas; Tommy apoyado en la pared, decrépito; Spud sobre la puerta con unos grilletes golpeando la puerta debido a que él está en la cárcel y Renton debería estar también, con lo que se muestra su sentimiento de culpa; y, la más impactante para mi gusto, el bebe caminando en el techo acercándose hacia el protagonista). Dichos instantes muestran muy bien lo duro que es pasar el mono y padecer el síndrome de abstinencia. Boyle dirige siguiendo la corriente del videoclip de la que procedieron los nuevos directores que marcarían el camino en el nuevo milenio. Con un ritmo vertiginoso que juega a favor de la historia, el director elabora planos cargados de expresividad gracias a una fotografía en dónde es primordial el juego de luces, con momentos inolvidables, aunque no aptos para todo tipo de público, como cuando la aguja cruza la carne y se introduce en la vena para dar paso a la sangre mezclándose con la heroína y a introducirse de nuevo en las venas.

Sobre el guion hay que aclarar que Hodge decide centrarse al 100% en Renton, volcando todo el argumento sobre su persona y su viaje por desengancharse, eludiendo el crear una historia más coral cómo sucede la novela. Aunque los personajes, y su dialecto escocés, son respetados con respecto a la novela de Welsh hay que citar la eliminación del hermano de Renton o el mayor protagonismo que se la da a Diane, así como el descenso de protagonismo a nivel independiente que tiene el resto del grupo en el film, aunque se mantienen anécdotas de los personajes, como el amanecer que tiene Spud y sus escatológicas consecuencias. Sobre el desenlace, la película justifica mucho más el acto final de Renton con respecto a la novela, incluso podría decir que suaviza la traición hacia sus amigos.
El sabio uso del montaje hace que la película sea mucho más impactante, no hay más ver el principio, cuando a Renton le dan un balonazo y cae en su piso por un colocón. Todo ello secundado con una selecta Banda Sonora que contiene temas de Iggy Pop o de corte electrónico.

rentssickboy

El film fue llamado “la nueva Naranja Mecánica”, pues tienen puntos en común. Para empezar, el personaje principal (Alex en aquella, Renton en esta) nos va narrando su historia mediante su voz en off; seguidamente ambos protagonistas buscan una forma de dejar sus “vicios”, Alex es internado y “reeducado” para que deje la violencia mientras Renton es “enjaulado” por sus padres para que se desenganche de la heroína. Al igual que en el film de Kubick, los amigos de “Trainspotting” se reúnen en un bar en donde hay unas letras muy similares (por no decir idénticas) a las de “La Naranja Mecanica”. Ambos libros/films son un retrato de la juventud y de cómo ésta se encuentra aislada con respecto a lo establecido, buscando una salida a través de la delincuencia.

La cinta tuvo como protagonistas a jóvenes promesas del cine británico, hoy más establecidos, sobre todo en la televisión, aunque el que verdaderamente ha aguantado en la cima ha sido el talentoso Ewan McGregor, que ya trabajó con Doyle en “Tumba Abierta” y volvería a hacerlo al año siguiente en “Una Historia Diferente”, dando vida a Mark Renton, el joven protagonista que busca convertirse en un ciudadano más, con preocupaciones del estilo de “quiero comprarme una casa” en lugar de “quiero un chute”. El actor, que sería elegido para encarnar a Obi-Wan Kenobi en las precuelas galácticas, adelgazo considerablemente y aprendió a chutarse para que en pantalla quedara de manera realista. Johnny Lee Miller, es Sick Boy, el amante de las películas de Bond que acaba cayendo en el camino del proxenetismo y el tráfico de drogas. Robert Carlyle, visto en “Full Monty” y villano en la película Bond “El mundo nunca es suficiente”, como el violento Begbie. Ewen Bremner da vida de manera sobresaliente al apaciguado Spud. Kevin McKidd es Tommy, el joven que no quiere saber nada de drogas y al final es el peor que acaba. Kelly McDonald es Diane, la jovencita que se lía con Renton una noche y le guarda una sorpresa a la mañana siguiente. Peter Mullan dio vida a Swanney, más conocido como la “Madre Superiora”, el camello del grupo de amigos.

Sería muy interesante hacer una sesión doble entre ésta y “El Club de la Lucha” de Fincher. Ambas rompieron moldes a nivel formal de mano de dos directores que se convertirían en referentes (más aún Fincher). Además ambos relatos reflejan un desengaño en el individuo hacia la sociedad en la que le ha tocado vivir.

Memorable film cuyo planteamiento parece ser una apología de la droga, pero que retrata a una generación pérdida en busca de una salida de su prisión social. Un hito.

Anuncios

2 pensamientos en “Trainspotting, de Danny Boyle

  1. Me quito el sombrero, ¡qué gran reseña! Acabo de publicar la mía y la tuya la deja en pañales. Coincidimos en prácticamente todo (incluso en lo de la naranja mecánica). Me gusta lo que dices sobre el descontento por la sociedad por parte de los jóvenes y como se ven empujados a las drogas por ello. Es cierto que hay un gran componente social (con la era Thatcher a la cabeza) que se me había escapado y tú lo has clavado.

    Me encanta esta película, me causó un gran impacto cuando la vi por primera vez y creo que no ha perdido un ápice de su fuerza.

    De nuevo, felicidades por esta excelente reseña.

    Saludos.

    • Muchas gracias Rodi!
      Ya leí tu reportaje y es sensacional también, muy completo y bien documentado. A mí también me causó una fuerte impresión la primera vez que la vi, y como dices, sigue teniendo la fuerza de entonces.

      Gracias por comentar!

      Un saludo!!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s