Vivir de Noche (Live by Night), de Ben Affleck

liveposterJoe Coughlin, hijo de un oficial de policía de Boston, regresa de la Guerra y comienza una vida de delincuencia. Su historia de amor con Emma Gould lo llevará a enfrentarse contra el capo irlandés Albert White, de quien jura vengarse aliándose con Maso Pescatore, a quien ayuda con el contrabando de ron en Florida.

Dennis Lehane alzó su voz en el género negro a mediados de los 90, cuando comenzó a publicar las estupendas novelas protagonizadas por los detectives Patrick Kenzie y Angela Gennaro. Pero fue en 2003 cuando alcanzó gran popularidad gracias a Clint Eastwood y la adaptación de su novela “Mystic River”. Desde entonces ha sido habitual ver su nombre anclado a varias obras cinematográficas, como “Shutter Island” de Scorsese o “La Entrega”, cuyo guion escribió, así como a dos series de televisión reverenciadas como “The Wire” o “Boardwalk Empire”, para las que escribió unos pocos capítulos. Es con ésta última serie de televisión con la que tiene mucho que ver la novela que publicase en 2012, “Vivir de Noche”, la cual ha elegido Ben Affleck para adentrarse de nuevo en territorio del escritor bostoniano.

“Vivir de Noche” forma parte de la Trilogía Coughlin, compuesta por “Cualquier otro día”, la presente y “Ese Mundo Desaparecido”. A falta de leer la última entrega que acaba de publicarse en nuestro país, diré que el primer libro me parece un imprescindible novelón histórico que describe el ambiente que se vivió en Boston a principios del S. XX. Policías y políticos corruptos, terrorismo anarquista, lucha de clases, sueños rotos, historias de amor fatídicas. No es difícil ver en ella un reflejo de lo que sigue imperando en el mundo actual. Pero lo mejor del libro no es unicamente el retrato histórico y social, sino la elaboración de personajes, todos con sus cicatrices y claroscuros, caminando por la cuerda floja que separa el bien del mal. El segundo libro que da origen a la película de Ben Affleck no me resultó tan redondo por narrar una historia más corriente dentro del género, aunque sigue poseyendo la calidad propia del escritor. Lehane, a través de su obra, retrata al ser humano y la naturaleza tan compleja que lo define. Sus personajes resultan creíbles, otorgándoles un estricto código de honor y una naturaleza moral que les hace debatirse entre qué camino escoger para lograr sus objetivos.

Ben Affleck vivió un punto de inflexión en su carrera gracias a Lehane, cuando en 2007 trasladó a la pantalla de manera notable su novela “Adiós pequeña, adiós”. Desde entonces el ya director encadenó proyectos tras la cámara que convencieron a crítica y público, tal es el caso de “The Town” o “Argo”, con la cual logró triunfar en los Oscars coronándose con el premio a Mejor Película, aunque su labor tras la cámara fuese ninguneada injustamente. Tras ella, Affleck se puso a las órdenes de Fincher y firmaría un contrato con Warner para ponerse la máscara del nuevo Batman, decisión que puede haber afectado al resultado final de “Vivir de Noche”. Como el Joe Coughlin que interpreta, Affleck acepta un trato para rodar la novela de Lehane. Parecía no bastar con triunfar con “Argo”, sino que debía ceder un poco más y formar parte del Universo DC. Todo esto, claro, es mi opinión, pero me llama mucho la atención que Affleck haya declarado en sus entrevistas estar harto de Batman y de que le pregunten tan poco de lo que de verdad interesa, como es su película. Warner le dio luz verde para realizar “Vivir de Noche” a cambio de ser Batman. Y no sólo eso, la productora, viéndose vacía de un film con el que poder competir en los Oscars, lo apremió para terminar el montaje y poder estrenarlo para la temporada de premios. Puede que me equivoque y que todo esto sólo me sirva para justificar el resultado del film, pero me resulta extraño que en el montaje final no aparezca ni Scott Eastwood como hermano del protagonista ni varias secuencias rodadas con Sienna Miller que ya Affleck ha declarado aparecerán en formato doméstico (puede que como extra o como ampliación del metraje).

live1

Opiniones y conjeturas a parte, los principales problemas de la nueva obra de Affleck son dos en mi opinión. Por un lado, la duración del film, unas dos horas en que comprime todo el relato de Lehane. Como bien es sabido, literatura y cine son formas de expresión artística diferentes, y es normal que a la hora de trasladar a la pantalla un libro se supriman o modifiquen escenas. En esencia, la trama es idéntica a la novela con algunas variaciones, siendo la más reprochable toda la alusión dentro de la cárcel, donde Joe conoce realmente a Maso y entabla amistad con él. En la cinta, todo ello se resume en dos breves planos del personaje entre rejas, modificando y perjudicando en pantalla la relación del delincuente con el gangster italiano. Además de ello, se recurre de manera frecuente a la voz en off para narrar y resumir acontecimientos importantes que se podrían haber mostrado, como la ascensión del protagonista en Florida. Ello consigue que todo resulte demasiado episódico y superficial, de la misma manera que algunos personajes secundarios queden desaprovechados, tal es el caso del citado Maso. En este aspecto, Affleck debería haber confiado en la ayuda de un coguionista para perfilar mejor los personajes y otorgarles más fuerza. El otro punto en contra del film ya se veía en las dos anteriores cintas del director, y es otorgarse a sí mismo el personaje principal. En la línea de Eastwood o, sobre todo, Costner, Affleck decide encabezar el cartel de sus cintas. Si bien su interpretación no es un desastre hubiera ayudado mucho el ofrecer el rol a otro actor que representare mejor el conflicto interno del personaje.

Y sin embargo, el protagonista y director de “Argo” me vuelve a convencer mediante sus buenos modales tras la cámara y una historia que, a pesar de las carencias citadas, retrata una norteamerica sumida en problemas que siguen vigentes.
En toda entrevista el propio Affleck afirma haber querido rendir homenaje a las cintas que protagonizaran James G. Robinson o James Cagney. Y razón no le falta. Existe en la película un cierto aroma a cine de otro tiempo, con un protagonista que busca forjar su propio camino sin rendir cuentas a nadie, aunque por venganza tenga que elegir un bando en la guerra entre clanes. Ese camino de la venganza lleva a Joe a buscar la redención y la paz, aunque desgraciadamente no pueda conseguir ambas. El fatalismo propio del género es patente en toda secuencia protagonizada por Affleck y Zoe Saldana. Aunque el personaje de Graciela resulte plano, su función como elemento redentor para el protagonista queda claro, tanto como ese halo de destino cruel a través de sus continuas advertencias al forajido sobre el mundo en que está entrando.
Lo que Ben Affleck trata de crear con “Vivir de Noche” es un gran lienzo sobre la Norteamerica de los años 20 y 30. La prohibición. Las guerras entre los irlandeses y los italianos por el dominio del contrabando de alcohol. El racismo impulsado por el Ku Klux Klan. El poder de convicción de la Iglesia. La corrupción en las altas esferas. La historia abarca diversos temas que hoy, tras cien años, siguen existiendo en la tierra de las oportunidades. El director y protagonista, consciente de lo podrido que está su país, se regala un speech frente a un empresario que bien podría representar a Donald Trump, recriminándole sus palabras y actos racistas. Como señala Joe Coughlin, resulta irónico que se quiera castigar a la gente que levantó el país.

Aunque la historia padezca de poca profundidad en el desarrollo de los temas que abarca, en lo que se refiere a la dirección por parte de Affleck poca pega se puede poner. La película posee secuencias de gran fuerza visual, en gran parte gracias a la labor del veterano Robert Richardson. Affleck sabe muy bien elegir a sus colaboradores, y en el terreno de la fotografía siempre ha acertado, eligiendo expertos que otorguen a sus historias el cariz necesario.

live2

Tras la cámara Affleck describe cada secuencia con elegancia y corrección, siendo las secuencias de acción donde se luzca como bien muestra ese tiroteo final en el hotel. Existen estampas visualmente potentes, como las que muestran los asesinatos de los clanes o cuando el coche de policía aparece medio hundido y ardiendo en el río. No se puede negar el buen gusto al director, que vuelve a rodar un film que tiene varios puntos en común con su “The Town”. Ambas poseen atracos, persecuciones, un protagonista de buen corazón que delinque y un final con un plano de iguales características. Sin embargo, el nervio narrativo que poseía aquella es lo que le falta a la presente, aunque ésta última luzca de manera más deslumbrante gracias a un diseño de producción de primer nivel.

Se nota que la película ha sido personal para Affleck. Además de dirigir, producir y protagonizar se ha encargado del guion en solitario. Y he aquí el punto flaco, no ahonda en los temas que muestra. Aunque siga el libro de Lehane y lo respete, es incapaz de otorgar esa profundidad a los personajes que los convierta en algo más allá del estereotipo.
Otro rasgo positivo de Affleck cuando dirige es que sabe elegir un reparto competente. Bien que él esté muy ajustado como Joe Coughlin, a quien suaviza con respecto al original literario, y que los personajes resulten poco definidos, pero los interpretes elegidos logran que las carencias en el guion sean menores. Así, Brendan Gleeson y Chris Cooper tiran de veteranía componiendo a dos muy diferentes agentes de policía y padres. Chris Messina está estupendo como Dion Bartolo, la mano derecha de Joe. Aunque parezca ser un simple escudero funciona gracias al actor, que engordó veinte kilos para darle vida. Sienna Miller y Zoe Saldana personifican a las dos mujeres de la vida de Joe, Emma y Graciela. Ambas actrices está muy bien visto el poco material con el que tenían para trabajar, en especial la segunda. Elle Fanning protagoniza una de las mejores secuencias de la cinta, y no me refiero a la de la Iglesia en que aparece como predicadora, sino a la que comparte con Affleck en el café. Me sorprende leer en varios sitios que su rol está mal desarrollado cuando con tres secuencias me personifica a la perfección la ruptura de los sueños y la caída al abismo. Remo Girone y Robert Glenister se encargan de dar vida a los capos Maso Pescatore y Albert White.

La película ha resultado ser un (injusto) fracaso comercial y de crítica. Se dice que Warner padecerá unas perdidas cercanas a los 75 millones de dólares, cosa que utilizaran para encadenar más aún a Affleck a “The Batman”.
Igual que les sucedió anteriormente a otros cuando quisieron retratar el sueño americano de forma magnánima, Affleck ha tropezado con su propia ambición, aunque creo que con el tiempo se verá su película con mejores ojos, sobre todo si existe metraje extendido que desarrolle algo más a los personajes.

“Vivir de Noche” es una más que correcta aproximación por parte de Ben Affleck al género gangsteril y a la obra de Lehane. No es todo lo brillante que debiera, ni tampoco el desastre que se ha llegado a escribir. Eso si, espero que Affleck no acabe pareciéndose más a Kevin Costner que a Clint Eastwood.

Lo Mejor: Su impecable empaque visual.

Lo Peor: Una historia y personajes poco desarrollados.

Anuncios

2 pensamientos en “Vivir de Noche (Live by Night), de Ben Affleck

  1. Aún no la he visto y la verdad es que me he negado a creerme esas críticas negativas que la han rodeado, Affleck no decepciona detrás de las cámaras y por lo que comentas, estaba en lo cierto, así que no la dejaré pasar.

    Pd: ¡Gracias por tu reseña!

    Saludos.

    • Las críticas negativas las entiendo cuando se refieren a que no inventa nada nuevo en el género y a que la película posee muchas elipsis que impiden desarrollar mejor a los personajes. Ahora bien, también creo que se debería valorar el estilo clásico de Affleck en la dirección, ideal para una película que quiere rememorar el cine de gangsters de los 30 y 40. A mi me gustó, además tiene secuencias muy potentes.
      Ya contarás si la ves, Rodi.

      Un saludo y gracias por comentar!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s