Her, de Spike Jonze

herposterHay una estampa que es habitual en nuestro día a día. Ya sea en un transporte público, en una cafetería, paseando por la calle, incluso en el trabajo. La imagen de alguien pegado a su smartphone (anteriormente conocido como teléfono móvil). La tecnología pareció llegar para hacer la vida más cómoda a los seres humanos, ayudándole en diferentes tareas, ya fuesen domésticas o laborales. Sin embargo, ese aliado tecnológico se ha convertido en algo ya indispensable en la vida diaria de nuestra raza, siendo el móvil el elemento básico para la mayoría de mortales a día de hoy. Hace mucho tiempo (no tanto, en realidad), tener un móvil te permitía, además de poder llamar, enviar y recibir mensajes de texto (SMS). Con el tiempo, el dispositivo fue adquiriendo más y más potencial a medida que menguaba de tamaño. Pronto, el famoso teléfono mini caracterizado por su teclado y su pantallita fue modificado por una pantalla de 4 pulgadas táctil. Dicho avance no ofrecía más que comodidad (y estatus) al usuario, pero abría la ventana a que todo estuviese al alcance de un toque o de una orden vocal, otorgando al aparato un poder superior. Hoy vivimos en esa realidad, y Spike Jonze partió de ella para crear una intima y romántica historia.

En un futuro cercano aparece un nuevo sistema operativo creado para funcionar como asistente personal del usuario. Theodore, el protagonista, se hace con uno de ellos, y, al programarlo, le dota con voz femenina. Ningún problema, salvo que dicho sistema tiene una personalidad más humana de lo que se esperaría en un dispositivo, tanto que incluso elige un nombre, Samantha. Las charlas entre Theodore y Samantha progresan de las típicas informaciones sobre su agenda a temas más personales que los lleve a intimar. El proceso amoroso se desarrolla con total naturalidad. Samantha es divertida, comprensiva, siempre que se la necesita está ahí. Y Theodore, que no se encuentra en el mejor momento emocional, acaba aceptando los sentimientos que comienza a sentir por la voz que escucha todos los días. La relación es extraña como un perro verde, pero gracias a Samantha el protagonista logra romper la barrera sentimental que le tiene anclado en la vida.
Y sin embargo, esto no es una historia de amor como reza el subtitulo de la película. O sí, pero no una historia de amor al uso. Fácil es resumir la cinta con su sinopsis oficial, sin embargo lo que Spike Jonze busca a través de su película es lanzar un grito a todos aquellos que se encuentren bloqueados, atrapados. “Her” es una historia sobre el duelo sentimental. Sobre saber quererse a uno mismo. Sobre aceptar la ruptura. Sobre la necesidad de avanzar, de moverse, de vivir. Como dice el personaje de Amy Adams, solo tenemos una vida y hay que intentar vivirla de manera feliz.

¿Es raro que un hombre, o mujer, tenga una relación sentimental con una inteligencia artificial? Desde luego, pero entiendo a Theodore, un ser de su tiempo, que camina en soledad por una gran urbe esperando sentir de nuevo amor por alguien. Y cuando ese alguien aparece lo hace de la manera más insospechada. Pero Samantha no aparece para ser la pareja de Theodore aunque al principio parezca ser así. La inteligencia artificial acaba resultando ser como una psicóloga, la voz que lo escucha, aconseja y guía. Ella vuelve a enseñarle que no todo termina, sino que se transforma y debe aprender a adaptarse. El pasado es una historia que nos contamos a nosotros mismos y nos impide avanzar, llega a decirle.
La relación entre Theodore y Samantha plantea una interesante lectura sobre el ser humano y la tecnología. Las personas nos sentimos impulsadas por emociones. Son las que nos guían en la mayoría de los casos. La tecnología siempre se ha definido como fría, inerte. Sin embargo, el tramo final de la cinta demuestra cómo, a pesar de la crisis sentimental, la inteligencia artificial es capaz de avanzar y seguir evolucionando para dejar al ser humano miles de kilómetros atrás compadeciéndose de su existencia.

her1

Lo cierto es que “Her”, a pesar de su naturaleza romántica, ofrece una interpretación bastante pesimista sobre el futuro. El final, con todos los sistemas operativos desapareciendo para unificarse, bien podría ser el principio de “Matrix”. Los humanos pasamos de ser quienes dictaban ordenes a convertirnos en esclavos. En su naturaleza de cinta de ciencia-ficción, la película de Spike Jonze funciona como un capítulo algo alargado de “Black Mirror”, alertando de hasta qué punto puede llegar a influir la tecnología en nuestras vidas.
Interpretaciones pesimistas a parte, en mi opinión Spike Jonze logró con “Her” lo mismo que su expareja Sofia Coppola diez años antes con “Lost in Translation”. No son pocos los puntos en común. Habla de la soledad en una gran ciudad que tiene tanto de Los Angeles como de China. Existen planos del protagonista encuadrado en una gran ventana con vistas a la urbe. Muestra el deterioro de las relaciones de pareja. Parece que Jonze utilizó su film como respuesta a Coppola pasados ya años de la ruptura.

El director se enfrentó por primera vez en su carrera a escribir el guion en solitario, con lo cual se puede considerar “Her” como su obra más personal. En labores de dirección, Jonze encuadra a Theodore siempre de manera que se subraye la soledad que padece, incluso cuando está rodeado de gente, para acentuar la sensación de aislamiento social. Los planos, mayoritariamente estáticos, adquieren movimiento en los momentos eufóricos que vive el protagonista, como cuando camina siguiendo las instrucciones de Samantha. De la misma manera, los flashbacks poseen un tono melancólico, como de reminiscencia, gracias al uso de la cámara en mano. Destacar la secuencia de sexo entre Theodore y Samantha, completamente con la pantalla en negro, con sus voces narrando el acto. Dicha secuencia contrasta con la secuencia en que Theodore practica sexo virtual a través de un chat. En ella, Theodore no logra conectar a pesar de la entrega (un tanto peculiar) de la chica, sin embargo con Samantha la conexión es absoluta. Está oscuro, pero se puede imaginar el acto, y se puede visionar a Samantha.
Con respecto al guion, Jonze logró un trabajo sobresaliente en la creación de personajes y en la relación tan compleja, pero a la vez sencilla en su desarrollo, que se establece entre Theodore y Samantha. A destacar dos detalles. El primero, la empresa donde trabaja Theodore, BeautifulHandwrittenLetters.com, donde se dedica a escribir cartas para otras personas exponiendo sus sentimientos. Es curioso que él, que padece un parón emocional profundo, sea de los mejores redactores de tarjetas sentimentales. Además, su trabajo incrementa esa carencia del ser humano de saber expresar sus sentimientos, debiendo recurrir a otros para que lo hagan. Por otro lado el trabajo que está realizando Amy sobre su madre. Cuando muestra el video solo trata sobre su madre durmiendo. Ante los apuntes de su pareja, la programadora defiende que la quiere mostrar libre, feliz. Es tal la tristeza, e insatisfacción, que se padece en el día a día que sólo en sueños se puede alcanzar una pizca de felicidad. Una hermosa, y muy triste, postal.

her2

La fotografía a cargo de Hoyte Van Hoytema otorga al film una paleta de colores cálidos en donde apenas hay presencia del azul salvo cuando es de noche. La estética del film es muy agradable para la vista, con un marcado estilo retro en el diseño de producción y vestuario.
El montaje avanza con la inserción de flashbacks sobre la relación de pareja entre Theodore y Catherine. El planteamiento y su desarrollo están bien narrados, sin embargo su tramo final está algo estirado de forma injustificada. Para elaborar el montaje Jonze contó con la ayuda de Steven Soderbergh.
Una de las mayores bazas de la cinta es la Banda Sonora compuesta por Arcade Fire. Una absoluta maravilla musical que encaja a la perfección con la historia y los personajes, describiéndolos de manera preciosa.
Por supuesto, “Her” no funcionaría sin Joaquin Phoenix, quien ofrece su lado más entrañable como Theodore. Es increíble la capacidad de Phoenix para lograr en su primer plano conmover y que se sienta simpatía por su rol. Él es media película. A su lado destaca una Amy Adams como su versión femenina. Al igual que él, sufre la desconexión amorosa y se siente sola. Theodore y Amy podrían ser la pareja perfecta como se puede interpretar en el plano final, y me gustaría creer que tras ello se dieron una oportunidad. Rooney Mara es Catherine, la exmujer de Theodore. Los pocos minutos que tiene la protagonista de “Los Hombres que no Amaban a las Mujeres” los aprovecha para componer un personaje que afronta los problemas de frente y que no acepta que su expareja no exprese sus emociones. Olivia Wilde da vida a la cita de Theodore que naufraga. Chris Pratt es Paul, el recepcionista de la empresa de Theodore. La voz de Samantha fue inicialmente realizada por Samantha Morton en el set de rodaje, sin embargo, a la hora de montar el film, Jonze se dio cuenta que no casaba con el resultado que buscaba y se buscó a otra actriz. Cosas del destino, la actriz elegida fue la protagonista de “Lost in Translation”, Scarlett Johansson. No aparece nunca en persona, pero sin embargo Samantha es real. Se siente en cada sílaba que dice, en cada inflexión de su voz. Johansson logró crear un personaje tridimensional sin aparecer un sólo segundo en pantalla. Es cálida, es divertida, es sexy. Se podría decir que Samantha es humana.

La película fue galardonada con el Oscar a Mejor Guión (de nuevo, igual que “Lost in Translation”), y se llegó a plantear la posibilidad de nominar a Johansson por su memorable labor.
Además de un historia de amor, “Her” habla sobre la necesidad que tenemos las personas de sentir, de amar y ser amados, de no sentirnos solos, y también de perdonar, de aceptar, de avanzar. Un bello y doloroso retrato sobre el ser humano del mañana, y del presente.

Lo Mejor: El guion. Joaquin Phoenix. La voz de Johansson. La Banda Sonora.

Lo Peor: Un metraje algo largo.

Anuncios

2 pensamientos en “Her, de Spike Jonze

  1. Me repito, pero excelente reseña 😉 Me encantó esta película, cuando la vi me sentí reflejado en ella y creo que su visión de nuestro mundo y de la gente que lo puebla es muy certera. El guión es brillante (con algunas reflexiones demoledoras), tiene una gran fotografía, una perfecta banda sonora y los actores están todos fantásticos (con Phoenix a la cabeza), ¿qué más se puede pedir? Una de mis películas favoritas de los últimos años y la mejor de Jonze (lo que es decir).

    Saludos.

    • Opino como tú Rodi, es la mejor película para mi gusto de Jone (a pesar de la duración y de no estar Kaufman). Muestra a la perfección el mundo que vivimos y hasta dónde puede llegar, sintiéndonos reflejados en ella.

      Gracias por comentar!

      Un saludo!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s