Dos Policías Rebeldes (Bad Boys), de Michael Bay

badboysposterLa pareja de productores Don Simpson/Jerry Bruckheimer fue muy popular durante parte de los 80 y 90. Aunque al inicio de su carrera podemos encontrar títulos destacables como “Ladrón” de Michael Mann, es a partir de mediados de los 80 cuando viran hacia el cine palomitero con títulos como “Superdetective en Hollywood” o “Top Gun”. Su estilo es palpable en cada film, siendo la gran mayoría cintas de acción con una notoria influencia publicitaria. En el año 1995 presentaron tres cintas. Por un lado la fantástica cinta de Tony Scott “Marea Roja”, por otra el drama estudiantil protagonizado por Michelle Pfeiffer “Mentes Peligrosas”, y por último una comedia de acción protagonizada por dos rostros populares de televisión como eran Martin Lawrence y Will Smith. Aunque la promoción se volcó en aupar a sus protagonistas, la película sería la encargada además de presentar en sociedad a un director que se haría un nombre propio en el cine espectáculo, Michael Bay.

La película no dista de otras buddy movies al tener a una pareja de policías que trabajan en el departamento de narcóticos de Miami, y que además demuestran ser los mejores amigos del mundo. Los agentes deberán localizar a los ladrones de una gran cantidad de droga del depósito de la policía, contando para ello con la ayuda de una testigo del asesinato cometido posteriormente por los mismos.

“Dos Policías Rebeldes” no destaca por tener un buen guion, de hecho casi mejor no detenerse mucho en analizar la historia, plagada de estereotipos donde los protas son muy machos y las chicas no pasan de ser acompañantes floreros (luciendo el menor vestuario posible). Pero lo bueno de una producción de este tipo es que no engaña a nadie y ofrece lo que se busca. Acción sin freno con una pareja protagonista que demuestra complicidad. Si, “Dos Policías Rebeldes” puede ser un insulto a cualquier inteligencia, pero tengo que reconocerlo, yo me enchufo “Dos Policías Rebeldes”, o casi cualquiera con el sello Bruckheimer-Bay, y me lo paso en grande.
La película es un “Arma Letal” afroamericano plagada de secuencias de acción asfixiantes y diálogos sin freno. A pesar de sus dosis de acción, casi se la podría catalogar más como comedia de enredo, ya que, tras acoger a la testigo, el personaje de Lawrence se debe hacer pasar por el de Smith frente a ella y se desata el conflicto. La relación entre los protagonistas hace brillar al film, poseyendo momentos tan descacharrantes como esa llamada telefónica de Bernett con cierta frase de su esposa apareciendo al otro lado de la línea. La trama criminal queda como telón de fondo a una historia de amistad donde las barreras de la confianza se muestran inquebrantables.

La cinta fue la primera película protagonizada por Will Smith, y de hecho mucha gente fue al cine por verlo en pantalla. En España, por ejemplo, Martin Lawrence no era conocido y casi todo el público pagó la entrada por ver al Príncipe de Bel-Air pegando tiros. Desde entonces Smith no paró y fue encadenando un taquillazo tras otro. Hay que aclarar que, aunque ésta fuese su primera película como gran protagonista, ya había participado en “Made in America” y, especialmente, en “Seis Grados de Separación” con la que sigue siendo una de sus mejores interpretaciones. En el film presente da vida a Mike Lowrey, un policía que, gracias a una herencia, vive bien situado como demuestra su apartamento o su caro vestuario. Las cosas como son, Smith fue más allá de la simpatía desplegada en la pequeña pantalla y se lució desprendiendo su hoy famoso carisma y demostrando que se le daba bien el cine de acción. Lawrence, por su parte, sorprendió a quienes no lo conocíamos como ese policía más casero, preocupado por el bienestar de su matrimonio, que parece encontrarse un poco en dique seco. Sus problemas domésticos, y el tener que fingir ser quien no es frente a la testigo, logran que se llegue a simpatizar con Marcus Bernett. Junto a ellos destaca Téa Leoni como Julie, la testigo que busca vengar la muerte de su amiga. Además de salir más atractiva que en ninguna otra cinta (opinión personal), la actriz otorgó algo de carácter y mala leche a un personaje sin mucho donde rascar. Theresa Randle dio vida a la esposa de Lawrence. Joe Pantoliano es el capitán de policía que confía en sus chicos como nadie, y Tchéky Karyo el villano de turno.

badboys1

Ahora bien, más que ser la primera película como protagonista de Will Smith, “Dos Policías Rebeldes” es la puesta de largo en el mundo del cine de un director que se ha ganado un lugar de prestigio en el cine de acción. Pocos nombres propios han casado tanto con el tipo de cintas que realizan como es el caso de Michael Bay. El director, apadrinado por Don Simpson y Jerry Brucheimer, supo aportar su estilo pulido entre videoclips y anuncios a la cinta. Vista hoy, la película es de las más calmadas de toda su filmografía gracias a las secuencias de diálogos entre Lawrence y Smith, cuya relación en pantalla supo explotar el director, quien dejo que improvisaran y crearan una química incuestionable. Pero son en las secuencias de acción donde se desató, con recursos visuales llamativos y vertiginosos, como barridos o travellings a gran velocidad. El estilo Bay hacía aparición a través de persecuciones donde los planos apenas duran un segundo y grandes despliegues pirotécnicos por medio de explosiones y tiroteos. Todo ello mostrado a cámara lenta para resultar más llamativo. Parece una estupidez, pero por ejemplo el plano de Will Smith corriendo con la camisa abierta es de lo más recordado siempre que se habla de la cinta, como también sucede con el letrero de Miami en un anaranjado atardecer siendo cruzado por un avión. También se pueden ver contrapicados que funcionasen más como reclamo publicitario que como elemento narrativo. Destaca el momento en que Smith y Lawrence se levantan tras la persecución y la cámara los sigue en un giro de 180 grados. Dicho plano es cojonudo y refleja muy bien el interés comercial y publicitario que Bay añadiría a sus cintas, convirtiendolo además en seña identificativa, conocida por mi y mi círculo como Contrapicado Chulero. Lo mismo que el final, cuando Smith dispara y se ve Karyo caer en la pista para dar paso al plano de los tres (Lawrence, Leoni y Smith) en la pose que acabaría funcionando como poster del film.

Llama mucho la atención lo bien que luce la película con su presupuesto de 18 millones de dólares. Con un notorio aspecto MTV, la cinta destaca por su fotografía plagada de haces de luz imposibles (en especial en el club nocturno, otro elemento recurrente dentro de la filmografía Bay).
La Banda Sonora estuvo plagada de grandes éxitos, aunque es la composición de Mark Mancina la que resuena en mi cabeza siempre que la recuerdo. Tras “Speed” el compositor se marcó otro gran trabajo dentro del cine de acción.

Cuando se comenzó a elaborar el proyecto se habló de tener como protagonistas a Eddie Murphy y Wesley Snipes (sobre quien se hace alusión en el prologo). También Arsenio Hall fue considerado, pero finalmente Bay luchó por conseguir a Smith.
La cinta comenzaba originariamente con el robo posterior a los creditos de apertura, pero se insertó el prólogo para presentar a los personajes y establecer la amistad que los unía.

La cinta fue un éxito, cosa habitual para Don Simpson y Jerry Bruckheimer, quienes parecieron haber encontrado en Bay su nuevo talento. Al año siguiente demostraría que no estaban muy desencaminados.
“Dos Policías Rebeldes” es hija de su tiempo. La frase publicitaria en España fue “Era el crimen perfecto… hasta que aparecieron policías perfectos”. ¿Se podía ser más claro? Una simpática película de acción noventera donde se luce el dúo protagonista y se descubre tras la cámara a un director que entró fuerte en el cine de acción.

Lo Mejor: Smith y Lawrence. Algunos planos emblemáticos.

Lo Peor: Su historia de manual.

Anuncios

Un pensamiento en “Dos Policías Rebeldes (Bad Boys), de Michael Bay

  1. ¡Buena reseña! Aquí tienes a otro seguidor de Bay, disfruto como un enano de sus películas de Bay, aunque reconozco que puedo dividirlas en dos grupos, las disfrutables (“La Roca”, “Armageddon”, “Bad Boys 2”, “Transformers” o “Dolor y dinero”) y las infumables (“Pearl Harbor”, “Transformers 2” o “Transformers 3”). “Dos policías rebeldes” la metería en el primer grupo, recuerdo verla en el cine y pasármelo en grande, reconozco que no me esperaba nada de ella y tal vez le beneficia no ser muy pretenciosa. Pero se notaba que detrás había un director con nervio, el cual explotaría con su siguiente película. Smith y Lawrence desprenden mucha química, más que en la segunda parte. Y coincido contigo en que Téa Leoni nunca ha estado más guapa que en esta película.

    Espero con ganas las siguientes reseñas de este tan director sólo apreciado por unos pocos.

    Saludos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s