Ghost in the Shell, de Rupert Sanders

Un servidor tiene al anime “Ghost in the Shell” en un altar. Cuando corría el año 1995 llamó mi atención el poster de la citada película en mi videoclub habitual. El llamativo elemento publicitario con la protagonista luciendo unas enormes gafas oscuras y un arma sobre una ciudad futurista, sumado a la crítica que la vendía cómo el tipo de película que realizaría James Cameron, captaron de lleno mi atención. Ya había visto “Akira”, pero el impacto que me supuso ver la cinta realizada por Mamoru Oshii no lo volvió a igualar ningún anime a pesar de ver posteriormente auténticas joyas. Sobre su universo expandido (manga, secuela, series) no conozco nada, más allá de su existencia. Aunque suene absurdo, la cinta del 95 poseía tanto valor que siempre he temido acercarme al resto de productos por miedo a perjudicar su recuerdo.
El anuncio de que Hollywood estaba interesado en rodar una adaptación siempre llamó mi interés. Aunque parecía ser irrealizable (tanto como parece ser “Akira”) por diferentes problemas, finalmente fue Spielberg quien adquirió los derechos en 2008 para dar luz verde al proyecto años después. Una vez anunciada la realización del film, el mayor aliciente no era solamente ver en acción real los trazos del anime, sino la actriz que daría vida a la protagonista, una Scarlett Johansson consolidada como estrella de acción.

En el futuro se busca la simbiosis entre alma y maquina, uniendo partes del cuerpo humano con implantes robóticos. La Mayor, miembro de la Sección 9, investiga el asesinato de varios miembros de la empresa Hanka Robotics, descubriendo una verdad incomoda.

Uno de los temas recurrentes en la ciencia-ficción ha sido el de la inteligencia artificial y la búsqueda por lograr un sustituto avanzado del ser humano. Los robots han protagonizado infinidad de relatos mediante los que plantearse cuestiones de alto calado humano. ¿Quién soy? ¿De dónde vengo? ¿Cuál es mi propósito? Obras referenciales nacidas de la pluma de Asimov, Gibson, K. Dick o C. Clark han indagado en el tema dando lugar a creaciones cinematográficas igualmente alabadas. El tema, pues, no es novedoso, y el anime realizado por Oshii basado en el manga homónimo de Masamune Shirow tampoco es que fuese argumentalmente original, pero poseía un loable tratamiento de la historia y un impacto visual de gran envergadura. La película creada por Hollywood homenajea notoriamente dicho anime, aunque se quede en la superficie a la hora de abordar la historia.

El film gira en torno a la Mayor, líder de un escuadrón gubernamenteal conocido como Sección 9 que se encarga de realizar misiones de protección y apoyo. Ella es la primera de su especia, un cyborg con mente humana, el mayor avance en la historia de la unión entre humano y máquina. Su última investigación le afectará hasta el punto de comenzar un viaje de autodescubrimiento en que todas las piezas sobre las que ha creado sus recuerdos caigan como fichas de dominó. Al igual que Roy Betty o Alex Murphy, buscará respuestas a sus visiones de otra vida que la hagan encontrarse a sí misma.
“Ghost in the Shell” apuesta por una historia donde cualquier atisbo filosófico o existencial procedente del original nipón quede reducida a pequeñas pinceladas en pos de un espectáculo audiovisual de primer orden. Los guionistas Ehren Kruger, Jamie Moss y William Wheeler no arriesgan y siguen a pies juntillas la típica historia de descubrimiento y rebelión que funciona como presentación del Universo al público no iniciado. Si bien se puede ver dicha apuesta como un acierto comercial, no lo es tanto cuando, a medida que avanza, se visitan tantos lugares comunes y se entra en el tedio. No hace falta ir de profundo, ni ponerse estirado en los diálogos, pero hubiese funcionado mucho mejor con una mayor profundidad en los personajes y un más trabajado establecimiento en sus relaciones, de las cuales la única que se salva es la de la Mayor con su fiel Batou. De esta forma, la película resulta un tanto descafeinada y sin nada nuevo que aportar al género.

Sin embargo salí satisfecho del cine, y fue así porque no le exigía al producto más que ser un respetuoso acercamiento a aquel film de 1995 que tanto me gustó. Y lo es. Al igual que Disney está haciendo con sus clásicos animados, el director Rupert Sanders plasma en imágenes lo que ya era mostrado en el anime, usándolo casi como storyboard. Sanders fue elegido no por su labor en “Blancanieves y la Leyenda del Cazador” sino por su trabajo en los videos promocionales de Halo, lo cual convenció a Spielberg para que se encargara de la cinta.
La película posee un acabado formal a la altura de los robots que muestran en el film, o sea, de primera. La ciudad oriental donde se desarrolla es mostrada con esa estética cyberpunk de luces de neon y corporativismo, seña de identidad del anime, con acierto. La dirección de Sanders, sin ser creativa ni arriesgada, cumple a la hora de narrar la historia sin alcanzar el aburrimiento, y, algo importante, respetando el Universo creado por Shirow, basándose para crear la historia en el anime, su secuela “Innocence” y la serie “Stand Alone Complex”. Ayuda excepcionalmente el vistoso diseño de producción y la música de Clint Mansell con arreglos de última hora de Lorne Balfe. La plasmación en pantalla de momentos tan memorables como la caída de la Mayor y su posterior invisibilidad, la lucha con el basurero o el enfrentamiento final son notorios, aunque personalmente me quedo con el prólogo dónde se narra cómo la mente de la protagonista adquiere el cuerpo cibernético, honrando la inolvidable secuencia de créditos de la original, y sin usar el tema de Kawai.

Scarlett Johansson ha alcanzado el status de estrella de acción con honores. Su potencial como tal se podría decir que comenzó gracias a Michael Bay en “La Isla”, pero tuvo que llegar “Iron Man 2” para demostrarlo por medio de la Viuda Negra, rol que ha interpretado en ya cinco ocasiones, cada vez de manera más notable. A ello hay que sumar “Lucy”, película por la que, casi seguro, la eligieron para dar vida a la Mayor, rostro protagonista de “Ghost in the Shell”. Dejando a un lado las polémicas sobre el whitewashing, tengo que decir que la elección de la actriz es incuestionable. Su porte y carisma son suficientes para un personaje al que le hubiese venido bien un poco más de profundidad en el guion. A su lado destaca Pilou Asbaek como Batou, su compañero de la Sección 9 y principal aliado, al que el actor dota de gran humanidad y presencia incluso cuando sus ojos son reemplazados por implantes. Juliette Binoche y “Beat” Takeshi Kitano ponen el toque internacional a la producción, y es un placer verlos en pantalla aunque sus roles sean meramente funcionales y no se explique en el film por qué, en un mundo oriental, el único que habla japonés sea Kitano. Michael Pitt es Kuze, el supuesto villano del film al que el actor interpreta bajo varias capas de maquillaje digital. También me gustó volver a disfrutar en la gran pantalla de un grande como Michael Wincott.

Es posible que muchos espectadores que se acerquen al film lo tilden de parecerse a “Matrix”, sin saber que fue la obra de las Wachowski la que se fijó primero en el anime pare crear su estilo visual y algunas secuencias (el tiroteo en el hall).
“Ghost in the Shell” es un loable producto audiovisual que rinde homenaje a uno de los mangas más celebrados. Un cuerpo perfecto al que le falta ese alma con que han subtitulado al film en nuestro país. Deberían haber tenido el valor de cruzar la coraza y poner más corazón en la historia y los personajes, aunque para ello tal vez haya que esperar a finales de año y volver a viajar a Los Angeles del futuro en la esperada secuela de la obra magna del cyberpunk fílmico.

Lo Mejor: Su acabado audiovisual. El carisma de Johansson.

Lo Peor: La superficialidad de la historia.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s