Guardianes de la Galaxia Vol. 2 (Guardians of the Galaxy Vol. 2), de James Gunn

Una de las mayores sorpresas cinematográficas del 2014 fue “Guardianes de la Galaxia”. Con ella MARVEL Studios volvía a dar en la diana con unos personajes que, sin poseer la fama de Iron Man, el capi, Thor o Hulk, se ganaron el corazón del público. Era lógico, pues, que se diese luz verde a la secuela que continuara las aventuras de Star-Lord, Gamora, Drax, Rocket y Groot, ahora un bebé. De nuevo al frente del proyecto se situaría James Gunn, quien vuelve a demostrar sentirse como pez en el agua con una divertida aventura galáctica con más de un guiño nostálgico.


Los Guardianes Contraatacan

Como bien demostró la primera entrega estrenada tres años atrás, el tono lúdico se antepone ante cualquier atisbo dramático o trágico. El inicio de la anterior, de un dramatismo inesperado, daba paso a una montaña rusa donde el humor más desenfadado y el carisma de los personajes se adueñaban del conjunto. Es la seña de identidad de MARVEL Studios, apostar por películas donde cualquier atisbo pretencioso o impostado quede relegado en pos de la diversión. Incluso en películas con mayor carga dramática (“Civil War” por ejemplo) se opta por un envoltorio llano cuya máxima sea entretener con un buen espectáculo y un respeto hacia los personajes (y los espectadores). El Volumen 2 de “Guardianes de la Galaxia” continua esa senda sin despeinarse un pelo.
Siguiendo la estela de la mejor serie B fantástica, la película no se complica en su historia. Los protagonistas ejercen ahora como reconocidos justicieros a quienes contratar para vencer amenazas. Así los encontramos al principio de la cinta, enfrentándose a un calamar gigante que amenaza la mayor riqueza de los Soberanos. Dichos seres, de una dorada divinidad, acabaran convirtiéndose en adversarios de los Guardianes, quiene, en su huida, se toparan con un importante personaje en la vida de Peter. Su padre, Ego. Parece que la cosa se complica a partir de ese punto, pero en esencia es una sencilla historia donde los protagonistas deben, una vez más, salvar la Galaxia mediante diferentes piruetas y escaramuzas.

Existen dos tipos de familias. La impuesta, o no elegida, marcada por la sangre. Y la que se elige a lo largo de la vida sin que haya necesidad de que exista vinculo sanguíneo de por medio. La primera entrega ya habló de esto al presentar de forma individual a los integrantes del grupo protagonista como unos rebeldes sin causa que no importaban a nadie. Entre ellos se estableció un fuerte vinculo a lo largo del metraje, coronado mediante la escena en que Peter sujeta la gema del infinito. La familia es de lo que hablaba la primera entrega y es de lo que se sigue discutiendo en la presente.
Estaba claro que el personaje que debía aparecer en el film era el padre biológico de Quill, sobre quien se hacía alusión más de una vez en el primer volumen. Por supuesto su presencia en el film es primordial para la trama, pero lo más importante es que a través de ella se vuelve a incidir en el término familia como antes he citado. Y ahí Gunn explota de manera magistral al personaje de Yondu. El saqueador coleccionista de pequeñas reliquias para su consola de navegación se descubre como el mejor personaje de la trama, logrando protagonizar los momentos más emocionales de la misma. De igual forma, otro rival que se convierte en aliada es Nebula, la hija de Thanos y hermana de Gamora. La fraternidad de ambas se erige como otro eslabón crucial para que el film cuele más hondo y sobrepase la etiqueta de mero divertimento. Hay acción, diversión, efectos especiales, canciones molonas. Pero lo que hace especial a esta serie es su cuidado en las relaciones entre los personajes.

Pero no nos pongamos serios, porque “Guardianes de la Galaxia Vol. 2” acaba resultando una fiesta multicolor. Y para muestra nada mejor que presentar la cinta como tal mediante una memorable secuencia de créditos de apertura. Hay una gran batalla espacial contra el calamar gigante, pero lo que interesa en pantalla es cómo se desenvuelve Baby Groot con sus pasos de baile a ritmo de Electric Light Orchestra. Toda una declaración de intenciones de parte de Gunn, quien narra en fuera de campo una gran secuencia de acción centrando el foco en el árbol pequeñajo. Creo que no me equivoco si digo que es de las mejores secuencias del año.
James Gunn sigue aportando buen rollo a un producto bien diseñado donde sorprende un tono más intimo del esperado. Hay grandes secuencias de acción, por supuesto, como por ejemplo la huida a través del campo de asteroides, la cacería del bosque con las trampas de Rocket, la (genial) fuga del calabozo y todo el tramo final. Pero lo que realmente importa son los personajes, y en este sentido Gunn sigue volcándose con ellos. Y lo hace siguiendo como referencia esquemática nada más y nada menos que “El Imperio Contraataca”. No son pocos los puntos en que ambos film coinciden (el grupo se divide; la relación padre-hijo; huida a través del campo de asteroides), claro que mientras la entrega de “Star Wars” optaba por un tono más serio, “Guardianes de la Galaxia Vol. 2” no renuncia al humor incesante, convirtiendo un salto a través del espacio en toda una secuencia descacharrante cercana al cartoon, con los personajes y sus cabezas globo descompuestas.
Al igual que en la anterior entrega, la presente guarda varios guiños pop a la década de los 80, y en especial al mundo de los videojuegos. Las consolas desde donde navegan los Soberanos simulan un gran salón de juegos recreativos, por ejemplo. Claro que el momento más grande de todos para mi fue cuando Peter se enfrenta al villano y elige una forma gigante para plantarle cara. Apoteósico. También hay una referencia a “Cheers”, y como en aquella aún esperamos cierto beso entre dos protagonistas.

El guion escrito por el propio Gunn esconde más detalles sobre la génesis de Peter Quill gracias al personaje de Ego, quien demuestra hacer honor a su nombre. Además de profundizar y saber explotar más a Yondu o Gamora, se introducen personajes como Manthis, con quien Drax entablará una más que cordial relación, o los Soberanos, sobre quienes apetece conocer más. Se pierde la frescura de la novedad, como es lógico, y la historia no esconde una gran originalidad con respecto a otras aventuras galáctica (hay gotas de “Star Trek” también), sufriendo a mitad de metraje un ligero frenazo de ritmo, culpa también de una duración algo excesiva. A favor hay que aplaudir la inventiva del director y guionista para crear un universo atractivo gracias al diseño de producción. En especial me encantó el planeta-burdel, además de por su concepción conceptual por el atrevimiento de introducirlo dentro de este tipo de cintas.

En el apartado visual poca pega se puede poner. Lo FX cumplen, en especial me quedo con el rejuvenecimiento de Kurt Russel (Disney no cesa de hacerlo últimamente en casi todas sus producciones) y con las secuencias donde Ego narra su historia a través de las esculturas vivientes de cera.
La banda sonora vuelve a estar plagada de pop hits, entre los que sorprende encontrarse con David Hasselhoff, cuya importancia en el film es también digna de elogio. La composición de Tyler Bates es funcional y acorde al tipo de producción que es.

El reparto vuelve a sentirse bien compactado. Chris Pratt, Zoe Saldana y Dave Bautista convencen con unos personajes bien domados. Bautista en concreto gana protagonismo y más gotas de humor, lo mismo que Rocket, a quien vuelve a prestarle voz Bradley Cooper, mientras Pratt y Saldana ven su participación más equilibrada con el resto. Aunque Baby Groot (con voz de Vin Diesel) se adueña de cada plano en que aparece, es Michael Rooker quien se convierte en el corazón de la película gracias a Yondu. El actor aprovecha el film para volver a coincidir con dos actores con los que trabajó en dos memorables títulos noventeros. Por un lado Kurt Russell, quien vuelve a hacer gala de su carisma para dar vida a Ego y protagonizar momentos tan entrañables (y divertidos) como el reencontrarse con su hijo y jugar a pasarse la pelota. Por otro tenemos la participación especial de Sylvester Stallone como miembro importante de los saqueadores. Parece que su participación dentro de MARVEL no quedará en esta breve intervención como deja ver una de las cinco secuencia post-créditos que esconde el film (donde aparecen además Ving Rhames y Michelle Yeoh). El mayor error de Gunn es que tiene a Tango y Cash pero nunca los hace compartir plano. Karen Gillan vuelve a maquillarse de azul para ser Nebula. Elizabeth Debicki aparece bañada en oro para dar vida a la líder de los Soberanos. Pom Klementieff da vida a Manthis, criada de Ego con el poder de leer los sentimientos de las personas a las que toca.

Si antes decía que la secuencia de créditos de apertura era fenomenal, la de clausura no se queda atrás con un diseño muy 80s donde las cartas de los personajes cobran vida bailando. Por cierto, se puede ver a Jeff Goldbulm como el personaje que aparecerá en la próxima “Thor Ragnarok”.

“Guardianes de la Galaxia Vol. 2” es otro buen divertimento de MARVEL Studios que ofrece una ración de aventuras galácticas y más de un guiño nostálgico para quienes nacimos en la gloriosa década de los 80.

Lo Mejor: La secuencia de créditos de apertura. Yondu.

Lo Peor: Carece de la frescura de la primera. El ritmo a mitad de metraje se resiente.

Anuncios

2 pensamientos en “Guardianes de la Galaxia Vol. 2 (Guardians of the Galaxy Vol. 2), de James Gunn

  1. Muy de acuerdo con todo lo que comentas. James Gunn no falla y pese a que, como tú dices, la propuesta no es tan original como la primera entrega y hay un parón a mitad de metraje cuando los personajes se pasean por el planeta de Ego, lo cierto es que el volumen 2 de los Guardianes es un gran entretenimiento. Me sorprendió su carga de emotividad, eso si, sin perder nunca el sentido del humor. Marvel sigue haciendo las cosas bien.

    Saludos.

    • Dejándola reposar creo que es un producto correcto con detalles brillantes. Sigue la buena línea de MARVEL pero prefiero otras antes.

      Gracias por comentar Rodi!

      Un saludo!

Responder a Ramón Cervantes Cancelar respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s