Cara a Cara (Face/off), de John Woo

Hace unas semanas revisioné “Cara a Cara”. Hacía muchos años que no la veía y la recordaba fabulosa, un espectáculo de acción de primera con unos Travolta y Cage apoteósicos. Sin embargo mi mirada de hoy no es la misma que la de aquel chaval de casi catorce años que se acercó a la sala de cine, hace ya veinte años. La cinta, como aquel muchacho, ha envejecido, quedando encorsetada en exceso en lo que fue el cine de acción de los 90.

El agente del FBI Sean Archer captura, tras años de caza, al terrorista Castor Troy, dejándolo en coma. Sin embargo, cuando se descubre que Troy ha escondido una bomba en la ciudad de los Ángeles, Archer deberá tomar la identidad del terrorista trasplantándose su rostro. El problema surge cuando Troy despierta del coma y suplanta a Archer.

Una de las señas características del cine de acción de mediados de los 80 y gran parte de los 90 era el narrar la violencia mediante cámara lenta. Directores como los hermanos Scott, James Cameron o John McTiernan sabían cuando recurrir a ella en el mayor de los casos, pero la gran mayoría de los directores de acción abusaba de dicho recurso por mero gusto estético influenciado por el videoclip. Uno de los directores que alcanzó gran fama en dicha época y que hizo de dicho recurso su seña característica fue el chino John Woo.
Woo se hizo un nombre propio gracias a sus trabajos en su país de origen, con cintas de marcada violencia protagonizadas por policías y asesinos con un notorio código de honor. Su salto a Hollywood fue después de la estupenda “The Killer”, protagonizada por su actor fetiche Chow Yun-Fat, ofreciéndole al director la oportunidad de dirigir en 1993 a Jean Claude Van-Damme en la agotadora (por su exceso de cámara lenta) “Blanco Humano” y, dos años después, a John Travolta y Christian Slater en la (un poco) más acertada “Broken Arrow”. Sería con Travolta con quien repetiría para realizar su tercer trabajo en la Meca del Cine, el cual fue mejor recibido que los dos anteriores por poseer todo lo que hizo de su nombre una marca.

La historia no deja de repetir el habitual esquema de policía que intenta detener al criminal, con la inserción fantástica del intercambio de roles entre ambos mediante cirugía estética. Dicha suplantación habría otorgado al film la oportunidad de reflexionar sobre la identidad personal más allá de la apariencia, además de poder añadir momentos del mejor suspense. De hecho, en los tramos en que se muestra al villano ejerciendo el papel de policía y hombre de la casa, parece acariciar dicha posibilidad. Pero a Woo, y a los guionistas Mike Werb y Michael Colleary, no les interesa eso, sino mostrar la eterna lucha entre el bien y el mal como si de una batalla bíblica se tratara. Con grandes excesos en forma de explosiones, tiroteos y unos protagonistas desatados.
Que John Travolta y Nicolas Cage hagan gala en la presente película de los tics que acabarían enterrándolos a día de hoy en producciones de segunda está justificado vista la naturaleza de sus personajes. Dos polos opuestos. El ying y el yang. El gran policía y agente de la ley torturado por la muerte de un hijo y el criminal que no conoce compasión, causante de la muerte del pequeño. Si bien a la hora de afrontar a Sean Archer los dos actores se mantienen más contenidos (Cage en menor medida), es a la hora de dar vida al villano Castor Troy cuando dan rienda suelta a todos sus recursos de sobreactuación, definiendo un personaje extremo que solo vive para implantar el caos mientras toma todo tipo de drogas y piensa sin descanso en el sexo. Y la película es como Troy, un espectáculo pirotécnico desatado que no conoce freno.

A día de hoy, y como la gran mayoría de producciones, “Cara a Cara” puede ser vista como una soberana estupidez que no tiene ni pies ni cabeza a poco que se analice su guion. Pero hay que verla con los ojos de los 90, cuando un disparo provocaba explosiones kilométricas o un ex-marine leñador podía con todo un ejercito. Es un producto de su época. Y además es la película mejor acabada por Woo en los Estados Unidos, ya que en ella implantó por completo todo lo que hizo ganarse un nombre fuera de las fronteras de su país. Las abusivas cámaras lentas, capaces de narrar tanto la salida de una bala del cañón de una pistola como el llanto de un padre, se mezclan con tiroteos coreografiados como si se tratara de un baile (los careos entre los protagonistas) y, por supuesto, el vuelo de palomas blancas en el tramo final de la iglesia que homenajea la obra por la que fue llamado a Hollywood. Todo ello con un montaje hoy día bastante discutible, que no conoce respiro y que rivaliza con los que hiciesen gala Tony Scott o Michael Bay en cuanto a duración por planos se refiere, como bien muestra el tramo final de la persecución en las lanchas. Pero lo mejor de la cinta, y por la que hay que perdonar sus errores, es sus ínfulas de diversión y de querer ofrecer un espectáculo sin complejos, donde el fantástico no sólo aparece en la sustitución de los rostros, sino en esa cárcel escondida en una plataforma petrolífera en plan fortaleza infernal.

Como he citado, John Travolta y Nicolas Cage son los reyes de la función haciendo lo que mejor saben y sin resultar ridículos. De hecho, al igual que la cinta, la gracia de sus interpretaciones se basa en ser excesivas, abusando en muchos momentos de la sobreactuación (Cage sonriendo frente al espejo, casi desencajándose la mandíbula/Travolta aprovechando la oportunidad de meter algún bailecito). En resumen, los espectadores que vean la película por primera vez encontrarán en sus trabajos similitudes con la decadencia actual de sus carreras, pero en el momento de estrenarse no era así. Junto a ellos, en roles muy estereotipados, aparecen Joan Allen (la esposa fiel), Gina Gershon (la novia del villano con buen corazón), Alessandro Nivola (el hermano paranoico de Troy) o Dominique Swain (la hija de los Archer que muestra rebeldía pintándose como una gótica).
No quiero olvidar la estupenda Banda Sonora compuesta por John Powell y que fue utilizada en muchos trailers posteriores. Heredera del mejor Zimmer en su vertiente de acción, otorga más fiereza, si cabe, a las imágenes.

“Cara a Cara” fue uno de los éxito del 97, consolidando a Nicolas Cage como héroe de acción (aquel año también estrenó la estupenda “Con Air”) y demostrando la popularidad que seguía teniendo Travolta tras “Pulp Fiction”. Para John Woo, el éxito del film le permitió ser elegido por Tom Cruise para encargarse de la segunda entrega de “Mission: Impossible”, la cual se convertiría en su mayor éxito de taquilla en los Estados Unidos, aunque con resultados alejados de la presente. Y es que, a pesar de sus muchos errores, “Cara a Cara” sigue siendo una divertida y digna cinta de acción hija de los 90.

Lo Mejor: El sello Woo en todo su esplendor. Sus (divertido) excesos.

Lo Peor: Sus señas de identidad formales están muy pasadas de moda.

Anuncios

2 pensamientos en “Cara a Cara (Face/off), de John Woo

  1. Veo que tenemos los mismos gustos en cine de acción. Es una de mis películas de acción preferidas de los 90 y la mejor que Woo rodó en Hollywood. Realmente se nota que los actores lo pasaron bien, sobre todo a la hora de interpretar a ese gran villano que es Castor Troy. Y en parte, los excesos de Cage y Travolta a la hora de dar vida al personaje, es lo que hace grande a la película. Además posee algunas escenas de acción fantásticas, el tiroteo en el hangar, la persecución de lanchas, el tiroteo con los espejos, etc, que Woo dirige con buena mano. Poco más se le puede pedir.

    Pd: Enhorabuena por la reseña.

    Saludos.

    • Pues si Rodi, es la mejor película que dirigió Woo en USA. Se nota la buena relación con los actores ya que esta era la segunda vez con Travolta y con Cage repetiría en la reivindicable “Windtalkers”, que recuerdo me gustó en el cine. De todas formas, “Face/Off” es un gran divertimento de acción marca de la casa Woo.

      Gracias por comentar!

      Un saludo!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s