El Señor de los Anillos: La Comunidad del Anillo (The Lord of the Rings: The Fellowship of the Ring), de Peter Jackson

fellowshipposterFrodo Bolson vive apaciblemente en La Comarca. Tras la partida de su tio Bilbo el joven hobbit se queda con un preciado objeto, un anillo. El Mago Gandalf el gris advertirá a Frodo del peligro que corre quedándose en La Comarca. Partiendo junto a tres hobbits mas, Frodo huirá en busca de salvación llegando a Rivendel, donde se formará una compañía dispuesta a destruir el anillo.

Hablar de “El Señor de los Anillos” es hablar de una de las obras literarias fundamentales de la literatura. Escrita por Tolkien entre 1937 y 1949, vio la luz en 1954 dividiéndose en tres volúmenes, funcionando como secuela de la primera obra del autor ambientada en la Tierra Media, “El Hobbit”. Su popularidad fue inmediata, siendo alabada como una oda épica que bebía de los mejores relatos de aventuras y de los cantares de gesta. Fue, además, una gran influencia para crear los llamados juegos de rol, donde los jugadores asumían roles en un mundo fantástico poblado por criaturas que el escritor describía en sus páginas, aunque fueron creados a finales de los 70 a partir de “Dungeons and Dragons” (cuya adaptación cinematográfica fue un desastre que hacía temer de la calidad de la presente).

Trasladar la obra de Tolkien al cine siempre fue una de las ambiciones de Hollywood, interesándose el propio Kubrick para ello, quien, se cuenta, quiso contar con los Beatles para dar vida a los Hobbits protagonistas. Sin embargo la empresa parecía imposible y la única versión cinematográfica que pudo realizarse fue la película de animación de los 70 que realizará Ralph Bakshi que tan solo narraba hechos acontecidos de “La comunidad del anillo” y “Las dos torres” en un film no superior a dos horas. No fue hasta que el S. XX tocaba a su fin que se dio luz verde a realizar la adaptación cinematográfica. La persona encargada de realizarla sería Peter Jackson, conocido por sus primeros films gore y por “Criaturas Celestiales” (y por esa joyita titulada “The Frighteners”), quien mostró su empeño por realizar tres films, uno por cada novela. Claro que no era tan fácil, pues los derechos los tenía Miramax y sus directivos, los hermanos Weinstein, querían una sola película de tres horas. Tras varias reuniones, la productora New Line acabó comprando los derechos para que Jackson llevara a cabo su visión sobre el mundo de Tolkien. Así, con un plan de rodaje que abarcaba las tres películas para ser rodadas a la par, el director tuvo que controlar todo el proceso creativo que rodeaba el proyecto. El presupuesto no fue muy alto para una superproducción de envergadura como esta, ya que cada film no superaría los 100 millones de $ de presupuesto (hablamos de películas de 3 horas de duración con un gran equipo técnico a sus espaldas). El rodaje se inició en Octubre de 1999 y acabaría en Diciembre de 2000. Con la fecha de estreno prevista para Diciembre de 2001, Jackson trabajó duro para que la película estuviera lista con la idea de estrenar cada entrega con un año de diferencia, o sea cada Navidad. La productora New Line se esforzó al máximo para conseguir la expectación necesaria, en especial esa Navidad que también llegaría a las pantallas otra importante adaptación literaria, Harry Potter.

argonath

El 19 de Diciembre de 2001 llegaba a los cines “La Comunidad del Anillo”. Aún recuerdo el día de estreno. Me presenté en el cine a eso de las 10 de la mañana (cuando aún se hacía cola) y me encontré con varias personas allí. Reconozco que quedé boquiabierto, me puse tras la última persona de la cola, una chica que terminaba de leer “La Comunidad del Anillo”. Cada diez minutos iba llegando más gente, aumentando la cola. En mi vida había experimentado tal cosa en el cine (el estreno de “La Amenaza Fantasma” me lo perdí porque ya se habían agotado las entradas). En las horas que faltaban para la película (empezaba a las 16:30) hablabas con gente sobre qué esperaban, si veríamos esto y lo otro. Yo no esperaba gran cosa, lo reconozco. El único libro que había leído era precisamente el primero y me pareció tremendamente tedioso en sus descripciones, mientras que de la película de animación no tengo un buen recuerdo. A las 14:00 la entrada del cine estaba abarrotada de gente cargada con sus sus libros, algunos con disfraces, todos entusiasmados. Yo, a pesar de ir en solitario, no me encontraba solo, ya que entablé conversación con varias personas de la cola, de forma que para comer nos turnábamos para ir y que no nos quitarán el sitio. A las 16:00 las puertas del cine se abrieron y comenzó a entrar la gente. Ya no importaba que la película me decepcionara, ya que el compartir con toda la gente esa experiencia merecía la pena. A la entrada a la sala cada uno nos poníamos como loco a buscar un buen sitio para ver la peli. A las 16:30 en punto toda la sala estaba llena, las luces se apagaron. Apareció el logotipo de Aurum, el emblema de New Line se creaba acompañado de una música que hizo que la sala entera enmudeciera en un silencio que nos transportaba a otra Tierra. Los susurros de Galadriel y sus primeras palabras daban paso al título de la película que muchos habían estado esperando: “El Señor de los Anillos”.

“La Comunidad del Anillo” es una experiencia cinematográfica que atrapa desde su apertura. El prologo con que se abre recoge en imágenes lo que Tolkien narraba en sus primeras paginas: la forja de los anillos y como fueron repartidos entre enanos, elfos y hombres. Sin embargo hubo otro anillo forjado por Sauron, Señor Oscuro, con que dominar la Tierra Media. Una Alianza entre hombres y elfos combatieron a Sauron y a su ejército de Orcos derrotándolos, pero el rey de los hombres, Isildur, cayó en la codicia y se quedó con el anillo de Sauron, el cual traería desgracias a todo aquel que lo poseyera. Tras la muerte de Isildur el anillo quedó bajo el mar hasta que fue descubierto por un ser llamado Gollum y que llama al preciado objeto “mi tesoro”. Sin embargo el anillo se separa de Gollum y es encontrado por un hobbit, Bilbo, quien se lo adueña para él. Todo este prologo aparece en pantalla de manera magistral, narrado por la voz de Galadriel. La enorme batalla entre elfos y humanos contra el ejercito de Sauron demuestra ser un majestuoso espectáculo llamado a convertirse en inmortal.
Tras el prologo la acción se sitúa varios años después en La Comarca. Frodo Bolson debe partir de su hogar portando el Anillo de Poder siendo acompañado por sus amigos Sam, Pippin y Merry, para salvar a la Tierra Media de caer en la oscuridad. El joven Frodo representa la última esperanza para los habitantes de Tierra Media, demostrando que un ser tan pequeño como él puede hacer cosas grandiosas enfrentándose a todo tipo de peligros. Por supuesto recibirá ayuda del mago Gandalf, de los guerreros Aragorn y Boromir, el elfo Legolás y el enano Gimli. Esta alianza, narrada por Tolkien como si de un cantar de gesta se tratara, representaba las fuerzas Aliadas de la II Guerra Mundial, y años después sigue demostrando que para conseguir un bien común se deben dejar de lado las diferencias, así el grupo está formado por diferentes razas.

fellowship

Siguiendo la estela de grandes producciones épicas, Peter Jackson logró construir una historia visualmente inolvidable, consiguiendo transportarnos a la Tierra Media. El director demuestra un cuidado especial a la hora de desarrollar la historia y presentar a los personajes, los cuales consiguen conectar con el espectador gracias a su carisma. La puesta en escena posee momentos tan brillantes como la aparición del Nazgul a caballo frente al paisaje de la Comarca o el cruce a través de las grandes estatuas de los Argonath, majestuoso. Al contrario de lo que sucede en el libro, donde las descripciones abundan en exceso, el ritmo del film no decae, describiendo el Universo creado por Tolkien sin detener la narración principal. El director consigue dotar de la atmósfera apropiada a cada momento de la historia, la alegría que se vive en La Comarca y sus habitantes es tan tangible como el terror que desprenden los Espectros del Anillo. De la misma forma los escenarios de ensueño de Rivendel y Moria consiguen maravillar y sobrecoger de la misma forma que a los personajes.
“El Señor de los Anillos” es una historia donde valores como la amistad, el compañerismo, la lucha del bien y el mal se muestran, pero todo ello en un marco de fantasía y de aventura que se desarrolla mediante escaramuzas que enfrenten a los protagonistas contra los terribles orcos, espectros y demás criaturas maléficas. Secuencias tan magistrales como el combate entre los magos Gandlaf y Saruman, la lucha que acontece en la Cima de los Vientos entre Aragorn y los nazgul son un prodigio gracias al montaje con que se narran, mientras la espectacular secuencia dentro de las Minas de Moria con el enfrentamiento final entre el Balrog y Gandalf ofrece uno de los momentos más inolvidables y dramáticos del film.

El guion escrito por el propio Jackson junto a Fran Walsh y Phillipa Boyens se mostró fiel a Tolkien en el desarrollo de la historia aunque añadiendo ciertas modificaciones como la supresión del personaje de Tom Bombadil, o incrementando la participación de Arwen de Rivendel.

Jackson decidió rodar los films en Nueva Zelanda, trabajando con profesionales de allí que construirían el pueblo de Hobbiton. Representar el mundo del escritor británico fue posible gracias al talento de grande expertos que crearon el fantástico vestuario, mientras la cuidada fotografía engrandecía los espectaculares paisajes y escenarios desprendiendo magia. Para reproducir fidedignamente las páginas del libro, Jackson contó con la ayuda de los dos artistas más renombrados a la hora de ilustrar el mundo de Tolkien, Alan Lee y John Howe. Los efectos especiales estuvieron a cargo de WETA, quien a partir de entonces se convertiría en una de las empresas más importantes del sector.

gandalf

La portentosa partitura fue obra de Howard Shore, quien crearía una de las obras musicales más memorables del Septimo Arte con temas que reforzaran la atmósfera épica y fantástica que envuelve al relato. Enya fue contratada para cantar el tema principal que ponía punto y final a esta primera aventura por Tierra Media, “May It Be”.

Por supuesto toda esta historia no podría conseguir su objetivo sin el reparto adecuado, pero Jackson y su equipo de casting lograron unos actores que resultaron idoneos para cada personaje. Elijah Wood mostró su especial interés por el proyecto, y en concreto por el personaje protagonista de Frodo, mandándole una cinta a Jackson en que el actor se había grabado a sí mismo interpretando al hobbit. El actor de “El Buen Hijo” se confirmó como un perfecto Frodo Bolson, quien debe cargar con el peso del mundo transportando el Anillo aunque se exceda con el entrecejo de tristeza. Sus compañeros Sean Astin, Billy Boyd, y Dominic Monaghan se encuentran perfectos como los hobbits amigos de Frodo, siendo Astin como Sam el que más destacaría a lo largo de la Trilogía. Cuando parecía que todo iba sobre ruedas y el rodaje iba a comenzar el actor elegido para dar vida a Aragorn, Stuart Townsend, fue sustituido por un actor más maduro, Viggo Mortensen, y personalmente creo que no había mejor elección. Tal vez ya es imposible pensar en nadie más como Aragorn, pero el actor argentino demostró un carisma idóneo para el personaje. John Rhys Davies mostraba su buen sentido del humor dando vida a Gimli, el valiente enano. Cate Blanchett supo sacarle jugo a su breve papel de Galadriel. Ian Holm da vida a Bilbo Bolsón. Hugo Weaving nos hizo olvidar a su Agente Smith de “Matrix” para mostrarnos una faceta más bondadosa como Elrond, Señor de Rivendel. Liv Tyler da vida a Arwen de manera etérea y correcta, con más minutos de los necesarios en mi opinión. Orlando Bloom se presentó al mundo como Legolas el elfo especialista con el arco. Ahora bien, entre lo mejorcito del reparto nos encontramos con Christopher Lee como Saruman y a Ian McKellen como Gandalf, ambos sensacionales como los magos a los que dan vida, además de que sus secuencias juntos son inolvidables (ese combate). Sin embargo el mejor de todo el elenco interpretativo en mi opinión es Sean Bean. Su interpretación como el codicioso Boromir está llena de tantos matices y contradicciones que el espectador es incapaz de no comprenderle y sentirse identificado con él. No sería descabellado pensar que gracias a este rol consiguiese dar vida a Ned Stark en la Saga Fantástica que parece ser la sustituta de la presente (encima el actor padece el mismo destino en ambas).

En la ceremonia de los Oscars de 2001 “El Señor de los Anillos: La Comunidad del Anillo” partía como gran favorita con 13 Nominaciones de las que acabó ganando 4 correspondientes a Efectos Especiales, Fotografía, Maquillaje y Banda Sonora. Debería haber ganado merecidamente aquel año, pues me parece muy superior a la película de Ron Howard “Una Mente Maravillosa” que se alzó con los honores.

En Noviembre de 2002 se editó la versión extendida del film con cerca de media hora más de metraje. Aunque puede que no aporten mucho a lo mostrado en cine, funcionan insertadas y no perjudican al ritmo.

“La Comunidad del Anillo” fue una experiencia cinematográfica inolvidable, a pesar de faltar ciertos detalles del libro y de tomarse libertades creativas, Peter Jackson consiguió no solo complacer a los amantes de las novelas sino a todo buen amante del cine fantástico.

Lo Mejor: Su grandeza.

Lo Peor: Nada importante.

Anuncios

2 pensamientos en “El Señor de los Anillos: La Comunidad del Anillo (The Lord of the Rings: The Fellowship of the Ring), de Peter Jackson

  1. “El Señor de los Anillos: La Comunidad del Anillo” es una de las mejores experiencias que he tenido en una sala de cine y posiblemente las 3 horas más entretenidas que jamás haya pasado en una. Recuerdo al aparecer los títulos de crédito ¿ya está? ¿ya se acabó? Quería más, mucho más.

    Muy buena reseña, como de costumbre.

    Me alegra este viaje que has emprendido a la Tierra Media.

    Saludos.

    • Esa sensación de querer más creo que nos invadió a la mayoría. A mí tb me pasó que salí encantado, también porque tenía bajas las expectativas, pero el resultado es muy alto. Una aventura fantástica de lujo.

      Gracias por comentar Rodi!

      Saludos!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s