El Señor de los Anillos: El Retorno del Rey (The Lord of the Rings: The Return of the King), de Peter Jackson

returnkingCada vez más cerca del monte del Destino, Sam y Frodo caminan sin descanso acompañados por Gollum, quien les tiene preparada una trampa. Mientras tanto, Aragorn debe cumplir con su deber y ser el Rey de los hombres. La última batalla por la Tierra Media está lista y los días de los hombres se decidirán en ella.

Con todo a favor, el equipo de Jackson se esforzó al máximo para concluir de forma majestuosa la Trilogía. Con un marketing que comenzó en Febrero, mucho antes que las anteriores, el director jugó sobre seguro. Ciertamente las imágenes que se mostraban eran muy prometedoras, concluyendo con un impresionante trailer.
Para concluir este viaje inolvidable se preparó en los cines una maratón que recogía las tres películas en sus versiones extendidas, concluyendo con la visualización de “El Retorno del Rey”. Un verdadero maratón friki al que asistimos cientos de jóvenes (por entonces) expectantes de ver las tres películas como una sola, tal y como se habían pensado, completando una maravillosa aventura.

Como las cintas anteriores, la película comienza de nuevo con un flashback en que se narra el origen de Gollum, el cual no era sino un joven Hobbit llamado Smeagol que cometió un terrible acto por conseguir hacerse con el anillo quedando sepultado en las tinieblas como la criatura que es. Ese prologo no posee Efectos Especiales ni es espectacular, pero consigue ser el mejor de la Saga simplemente porque lo que muestra resulta doloroso, y está tan bien narrado que es imposible no sentir lo que transmite la pantalla (atención a esa alusión de sonido para concentrarse en la respiración de Deagol mientras es estrangulado). A partir de ahí, la voz de Gollum entra en escena narrando como fue mutando de un hobbit a la criatura abominable que es. Nada más que por ese prologo ya merece la pena la película, pero aún quedan muchos momentos que son un verdadero espectáculo.
En Rohan, tras la caída de Saruman, se estudia la situación en la guerra contra Sauron y su ejercito. El principal lugar donde atacará será en Minas Tirith, valuarte de la humanidad. Sin embargo Theoden se niega a ir hasta que el Rey Denethor (padre de Boromir y Faramir) les pida ayuda encendiendo las antorchas. Algo inesperado ocurrirá en Rohan que obligará Gandalf a partir hacia Minas Tirith, Pippin ha mirado a través del palantir de Saruman y ha visto a Sauron, poniendo en peligro los planes de los hombres. Aragorn queda al frente de los hombres, su hora de coronarse Rey esta próxima y ha de estar preparado. La llegada de Gandalf a Minas Tirith es memorable, galopando a lomos de su caballo, subiendo por una colina y apareciendo ante él, en todo esplendor, la ciudad blanca. Un regalo para la vista. La entrada en la ciudad al compás de la música vuelve a sumergir al espectador en ese mundo de fantasía y aventura que ya se vio en la primera película.

kingaragorn

Además, existen en “El Retorno del Rey” secuencias que merecen la pena reivindicar y que demuestran lo acertado que estuvo el director a la hora de llevarla a cabo. La marcha de Faramir con sus hombres contra las hordas en Osgiliath, con esa tenue canción de Pippin de fondo mientras Denethor come uvas pone la carne de gallina. La forja de la espada que se quebró y vuelve a manos de su heredero legitimo emociona. La travesía de Aragorn junto a Gimili y Legolas a través del valle de los muertos es inquietante. La batalla en los campos de Pelennor y todo el asedio de Minas Tirith, en donde Gandalf liderará a los hombres, es un verdadero espectáculo visual sin parangón, superior incluso el del Abismo de Helm. Aquí los Orcos, con un líder parecido a cierto personaje de “Los Goonies”, muestran toda su crueldad. Los grandes olifantes combaten mientras la valentía y liderazgo del Rey Theoden reluce junto a Eomer, y la joven Eowyn acaba por descubrirse como el gran personaje femenino de la Saga. Aragorn llega con todo su nuevo ejercito del más allá para eliminar de una barrida a todo orco. Apasionante, aunque resuelto de manera un tanto precipitada.
En segundo lugar el viaje de Frodo y Sam, cuya relación ha menugado por culpa de la duda que ha sembrado Gollum en el portador del Anillo. Poco a poco, Frodo se está convirtiendo en lo que fue Gollum un día. Enfrentados hábilmente por Gollum, los dos hobbits se separan, acabando Frodo en solitario y cayendo en una trampa, la morada de Ella Laraña. Con un pulso maestro, Jackson crea una escena de atmósfera inquietante y terrorífica en donde el monstruo persigue a Frodo sin parangón. Sin embargo el mejor momento es cómo el director capta en un magnifico contrapicado la situación de Laraña sobre Frodo sin que éste se de cuenta. El hobbit se vuelve, no ve a nadie y de repente, en un movimiento rápido, Ella le ha clavado el aguijón. Comienza a envolver a su presa en una tela, cuando entra en escena un objeto conocido, Dardo, la espada de Frodo, esta vez en manos del verdadero héroe de la película, Sam, quien concluye con un gran enfrentamiento una de las mejores secuencias del film.

Mucho se ha comentado sobre el final de esta entrega. Si, es muy largo Pero, ¿dónde comienza el final? Muchos dicen que es tras la eliminación del anillo. Yo pienso que es justo en el momento antes, cuando Sam y Frodo suben el Monte del Destino y Sam agarra a Frodo llevándolo hasta arriba en lo que posiblemente sea lo más emocionante de toda la Saga. El compañerismo y valor de Sam, merecedor de todos los aplausos. A partir de ahí se crea el climax final. Mientras se combate en la puerta negra se está desarrollando otra lucha mucho más dolorosa en el Monte del Destino. Frodo sucumbe al anillo y se enfrenta en una lucha feroz a Gollum, quien se hace con el objeto dorado y cae en la lava. Muere, si, pero consigue lo que siempre ha querido, su tesoro, y momentos antes de morir ha sido feliz.
Tras ello transcurre lo que se puede considerar el Epilogo, y eso si que es largo. Aragorn es coronado Rey, los hobbits vuelven a La Comarca (donde no existe el famoso capítulo del Saneamiento), Sam se casa, y Frodo concluye una historia comenzada por Bilbo años atrás. La partida en los Puertos Grises es un fiel reflejo de una ilustración y una manera magistral para acabar el film, pero no es esa la manera que elige Jackson para concluirlo, sino con Sam llegando a casa y cerrando la puerta. ¿Por qué? Mi única conclusión es que si la historia comienza con la puerta de un hobbit abriéndose (la de Bilbo al llegar Gandalf) la mejor manera de concluirla es cerrando una puerta igual, de forma que queda cerrada la historia. Es una interpretación personal, pero me gusta verlo así.

endrings

De nuevo Jackson recobraba la energía y vitalidad que desprendía en la primera entrega, consiguiendo que los 200 minutos de duración no hicieran mella en el espectador. Al contrario, “El Retorno del Rey” fue un espectáculo, una conclusión perfecta para la adaptación de la Obra de Tolkien, aunque se tomará de nuevo ciertas licencias creativas. En esta ocasión todos los apartados técnicos estuvieron a la altura de la historia. La Banda Sonora de Howard Shore volvió a erigirse como pieza fundamental de la narración, concluyendo de manera magistral su trabajo con Annie Lennox cantando el tema principal, “Into the West”.

La Versión Extendida añadió una de las secuencias más esperadas, como era el enfrentamiento entre Gandalf y el Rey Brujo, el cual resulta decepcionante. También añadió un final para Saruman en Isengard, y no en la Comarca. Tal vez, la versión extendida en este caso si perjudique a la versión cinematográfica, en especial en lo que concierne al ritmo.

Además de arrasar en taquilla, “El Retorno del Rey” triunfaría finalmente en los Oscars consiguiendo los once premios a los que optaba. Personalmente creo que ganó en el año que más competencia tenía, claro que hay que entender dicho triunfo como un premio a toda la Trilogía.

“El Retorno del Rey” es una película de aventuras muy bien realizada y emocionante que ponía fin a “El Señor de los Anillos”, la cual se convertiría al instante en una de las Sagas más ilustres de la Historia del Cine. Jackson consiguió llevar a cabo su sueño de forma notable y encomiable. A pesar de conseguir los premios correspondientes a Mejor Película, Mejor Director y Mejor Guión, para Peter Jackson el mayor premio fue realizarla.

Lo Mejor: Ser un notable broche final. La emoción que transmite.

Lo Peor: La versión extendida posee un ritmo más desequilibrado.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s