El Hobbit: La Desolación de Smaug (The Hobbit: The Desolation of Smaug), de Peter Jackson

smaugposterLa compañía de enanos sigue su camino hacia Erebor en compañía de Bilbo Bolsón, quien lleva consigo el anillo que robó de la cueva de trasgos a Gollum. Mientras, el mago Gandalf intenta desenmarañar el secreto que se esconde en Dol Gundur.

Una vez aceptada la decisión de Peter Jackson de partir en tres películas las aventuras de Bilbo Bolsón y los enanos liderados por Escudo de Roble, no quedaba otra que seguir recorriendo el camino cinematográfico propuesto por el director. Así, en las Navidades de 2013 llegó a las pantallas la segunda entrega titulada “La Desolación de Smaug”, cuyo mayor aliciente era encontrarse en pantalla con el dragón que custodiaba el tesoro de Erebor.
La película sigue la regla de las anteriores cintas de la Saga abriéndose con un flashback que narra el encuentro entre Thorin y Gandalf en la posada del Poni Pisador de Bree, dónde comenzaron a idear el plan para recuperar el reino perdido del príncipe desterrado. Tras ello se conecta con la anterior película, recuperando la trama en el punto donde se dejó. Bilbo y sus compañeros huyen de los orcos de camino a la Montaña Solitaria. En su viaje seguirán encontrándose con varios obstáculos donde el pequeño hobbit haga gala del valor adquirido, recurriendo a la joya que ha adquirido recientemente.

La segunda entrega de “El Hobbit” tiene diversos puntos en común con la segunda parte de la Trilogía del Anillo. Al estar situadas en la mitad de cada Saga, carecen de principio y final, cosa que no debería ser grave si se sabe dejar en stand by la trama hasta la siguiente cinta, cosa que no sucede en la presente entrega. El principio vuelve a estar bien resuelto al encadenar mediante el flashback citado con los hechos de la anterior película, pero el final es otro cantar. El director decide cortar la película en un cliffhanger, cuando ha regalado la secuencia más potente del film y ha conseguido enganchar. Así, de repente, cuando estamos a punto de ver desatado el poder de destrucción del personaje que aparece en el título, aparecen las letras con la promesa de que dicho momento se verá en la siguiente entrega estrenada al año siguiente. Tengo que decir que, en casa, con la Trilogía al completo, no cuesta mucho enchufar la siguiente entrega como si del capítulo de una serie se tratara. Pero estamos hablando de películas. Aunque parte de un todo, deben poseer personalidad independiente, y dicha decisión parece descubrir que Jackson no supo elegir dónde cortar el argumento de esta segunda entrega, lo que es más grave cuando, una vez vista la última entrega, se descubre que el desenlace apenas dura diez minutos.
Además de ello, a la cinta le sucede lo mismo que a “Las Dos Torres” a nivel argumental. Es una gimcana dónde los personajes deben hacer frente a diversos peligros por alcanzar un objetivo. Ahora bien, para mi gusto no hay mucha evolución en los protagonistas desde que empieza el film, que se descubre como una montaña rusa de secuencias de acción encadenadas mediante breves escenas dramáticas donde se intenta perfilar más a los personajes. Como ya dije en “Las Dos Torres”, me era imposible no acordarme del chiste de “Clerks 2” en que se resume la Saga brillantemente con el chiste de Randall. Todo es caminar y caminar. Por muy espectaculares que sean las secuencias que adornan el film, se argumento no tiene mucho poso.

A scene from New Line Cinema’s and MGM's fantasy adventure “THE HOBBIT: THE DESOLATION OF SMAUG,” a Warner Bros. Pictures release.

Quedó claro en la anterior entrega que Jackson, además de llevar a la gran pantalla la aventura de Bilbo, utilizaría la historia para encauzar con los hechos acontecidos en “El Señor de los Anillos”. Para ello se incrementó más la presencia de Gandalf con la amenaza de Nigromante, quien aquí por fin se descubre como Sauron. No se yo, pero creo que al introducir dicha trama Jackson contradice lo narrado en “La Comunidad del Anillo”, cuando Gandalf debe investigar sobre los Anillos de Poder como si nunca hubiese oído hablar de ellos, mientras que aquí, 60 años antes, ya conoce su historia. A lo mejor al mago le hacen un lavado de memoria entre medias de las historias al más puro estilo C-3PO. Opiniones personales aparte, “La Desolación de Smaug” sigue desarrollando la búsqueda del Mago Gris por lograr respuestas mediante secuencias poderosas que, para mi gusto, destacan sobre el resto. Además, no satisfecho con ese añadido, Jackson decide invitar a la historia de Bilbo a otro celebre personaje que tendrá vital importancia en la Aventura del Anillo como es Legolas. El elfo diestro con el arco se ve inmerso en la aventura no porque los enanos acaben en su Reino del Bosque, sino por culpa de Lauriel, capitana de su guardia que se enamora (atención) del enano Kili. Con ello, el oscarizado director, en colaboración con Fran Walsh y Philippa Boyens, introduce una historia de amor a tres bandas que cubra el vacío romántico que existe en la trama literaria y que recuerde a otras historias de amor prohibido en que la raza es un impedimento. Bien, las intenciones son nobles, y, dejando de lado que se saque al personaje femenino de la manga, lo cierto es que sus actos ofrecen buenas raciones de acción, con Legolas volviendo a demostrarse todo un atleta mediante piruetas que hacen las delicias de los fans.

Peter Jackson le tiene bien cogida la medida a la Saga, después de todo la ha hecho suya por completo y no le cuesta transportarnos a ella mediante los espectaculares paisajes neozelandeses que vuelven a transformarse en la Tierra Media creada por Tolkien. Como cinta de acción que es, Jackson idea grandes secuencias donde los efectos especiales vuelvan a hacer maravillas ya sea con arañas gigantes o dragones escupefuego. Aunque el argumento no logre enganchar todo lo que debiera, el nivel técnico y visual sigue siendo de primera y compensa el visionado de forma notable, ofreciendo secuencias notorias como la huida del Reino del Bosque mediante los barriles, la llegada a la Ciudad del Lago o, el plato fuerte, el enfrentamiento dentro de la Montaña contra Smaug. Existen también planos que refuerzan lo que se expone, como es el paralelismo entre Thorin y su abuelo cuando el primero queda de perfil simétricamente con el busto del segundo.

smaug

El guion cumple narrando la odisea del grupo protagonista a la vez que narra la aventura de Gandalf, aunque infle ambas de manera excesiva. Lo más destacable a nivel argumental es la amenaza de la ambición, ya sea en Thorin y su insaciable búsqueda por recuperar la Piedra del Arca coronándose como Rey bajo la Montaña, en Bilbo y su creciente amor por el anillo, y en ese Gobernador que bien puede representar a todo mandatario al que poco le importa el bienestar de su pueblo. Con este último personaje se logra encadenar con los problemas sociales que existen en la actual sociedad, y dónde el personaje de Bardo se descubre como un guía cauto que mira más por el bien general.

Sin duda alguna, la mayor atracción del film es el dragón Smaug, donde los genios de WETA demuestran todo su potencial sobrecogiendo con el portentoso resultado. Aunque lo mejor no solo es su apariencia, sino la personalidad inteligente que lo caracteriza, la cual es expresada a través de la imponente voz de Benedict Cumberbatch, que vuelve a compartir pantalla (en cierto sentido) con Martin Freeman. La secuencia protagonizada por el dragón es inquietante, emocionante y espectacular, capaz de perdonar al director sus pecados en forma de excesos.
De nuevo la Banda Sonora compuesta por Howard Shore cubre al relato de ese halo mágico y épico.

Al reparto, en que vuelven a destacar Freeman, McKellen y Armitage, se une Luke Evans como el barquero Bardo, quien tendrá una crucial misión en la próxima entrega. Evangeline Lilly dio vida a Lauriel, la elfa creada por Jackson y Fran Walsh que se convierte en interés amoroso de Legolas, al que vuelve a dar vida Orlando Bloom en un come back que alegró a los fans, aunque si su participación desapareciese de la película resultaría igual. Lee Pace ve incrementada su presencia como Thranduil, Rey del Reino del Bosque, tan codicioso como los enanos. El gran Stephen Fry da vida al Gobernador de la Ciudad del Lago recordando, en extremo, al personaje animado de Radcliffe de “Pocahontas”.

La cinta se estrenó las Navidades de 2013 con un éxito más moderado que las anteriores cintas. La tibia aceptación de la primera entrega hizo mella y mucha gente huyó de este producto (yo incluido, la vi cuando la aquirí en su versión extendida en Blu-Ray). Posee virtudes en forma de gran entretenimiento visual, pero los defectos de la primera entrega en forma de metraje estirado siguen existiendo. Aún así, es una espectacular cinta de aventuras cuyo mayor problema es su dilatado metraje y ser la pieza central de un conjunto irregular.

Lo Mejor: El Dragón Smaug. La riqueza visual de la Tierra Media.

Lo Peor: Demasiado sobrecargada para lo que narra.

Anuncios

2 pensamientos en “El Hobbit: La Desolación de Smaug (The Hobbit: The Desolation of Smaug), de Peter Jackson

  1. Mi parte favorita de “El Hobbit”, va directa al grano, posee grandes escenas de acción y el dragón es de lo mejores que haya dado el cine. Ese coitus interruptus del final me dejó descolocado (y enfadado) en el cine, y es el mayor defecto de la película, sobre todo como tú bien dices, para resolverse de forma rápida en la tercera parte.

    Pd: Otra buena reseña, como siempre.

    Saludos.

    • Desde luego Rodi, esta segunda entrega de las aventuras de Bilbo y compañía es una gran guincana con grandes secuencias. Sin duda lo mejor es el dragón, pero el final no tiene perdón.

      Gracias por comentar!!

      Un saludo!!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s