El Único (The One), de James Wong

No hay un solo Universo. Hay muchos. Desde su descubrimiento, agentes especiales conocidos bajo el nombre de “Autoridad del Multiverso” han velado por mantener el equilibrio. Sin embargo, dicha balanza se está viendo amenazada debido a uno de esos agentes que está eliminando a sus yos de otros universos adquiriendo habilidades especiales que lo hagan el ser más poderoso del sistema una vez termine con su último igual multiversal y se convierta en El Único.

En el año 2001 el cine sufrió una revolución en forma de película de acción protagonizada por The Rock. La presentación de un Multiverso en el cine hizo que se realizaran películas con la estrella del wrestling como gran protagonista de una Saga que mezclaba elaboradas coreografías de lucha con una trama de Ciencia Ficción que mezclaba diferentes Universos alternativos a través de los cuales el personaje viviría diferentes misiones persiguiéndose a sí mismo hasta desembocar en un gran final que incluiría a grandes nombres del género de los mamporros como Jason Statham, Jet Li, Jackie Chan, Jean Claude Van-Damme, Chuck Norris y las presencias especiales de Stallone y Schwarzenegger en lo que sería la gran reunión en pantalla de las dos superestrellas musculosas de los 80 y los 90. ¿El Resultado? La cinta más taquillera de la historia del Cine y la consagración de The Rock como marca, capaz de arrastrar al gran público a las salas.

Eso que acabo de describir seguramente habrá sucedido en el Universo número 113 de nuestro sistema multiversal. En lo que respecta a nuestro Universo y realidad, “El Único” pasó sin pena ni gloria por los cines a pesar de sus ambiciones.
El proyecto era uno de los platos fuertes de la recién inaugurada productora Revolution Studios, la cual levantó Joe Roth tras su paso por la compañía Disney. Para distribuir sus películas firmó un contrato de exclusividad con Sony, arrancando con la olvidada “Tomcats”. “El Único” debió ser la primera película del por entonces luchador de Pressing Catch, Dwayne “The Rock” Johnson. Sin embargo, en el camino del luchador se topó la secuela del éxito “The Mummy” y eligió ser El Rey Escorpión antes que un agente multiversal. Fue entonces cuando se subió al proyecto Jet Li y la cinta pasó a convertirse en un film de artes marciales y acción con toques de ciencia-ficción. Al proyecto se le rebautizó como “The One” y Li lo promocionó como lo nunca visto en el cine, y razón por la que rehusó a participar en las secuelas de “Matrix” dando vida a Seraph.

La idea troncal de la película era muy potente y a día de hoy es la que marca el gran tinglado de la empresa más exitosa del cine reciente, MARVEL. La posibilidad de que existan varias realidades paralelas con yos alternativos ha sido algo que siempre ha orbitado dentro del género fantástico (hasta Woody Allen llegó a hablar de ello con “Melinda & Melinda”) y ahora se está explotando sobremanera debido a las cintas de superhéroes. De hecho, una de las películas más memorables del recién despedido 2022 ha sido “Todo a la vez en todas partes”, que llega a exprimir todo lo posible la idea para desarrollar un drama familiar. En definitiva, tanto el guionista Glen Morgan como el director James Wong deben estar tirándose de los palos por haber sido quienes primero se acercaron a las posibilidades de mezclar diferentes Universos y no recibieron la atención que, parece, merecían.
La película posee detalles e ideas interesantes a la hora de dibujar el departamento multiversal, como los nombres de los diferentes Universos, en que mezclan las constelaciones y los Dioses de la antigüedad. También me gusta ese departamento de agentes multiversales (la serie “Loki” parece haberse fijado en esta película) y cómo uno de ellos cae en la tentación de convertirse en el ser más poderoso al descubrir que eliminando a sus otros yos adquiere la energía de los mismos (al más puro estilo “Los Inmortales”). Un detalle que me parece también reivindicable es cómo, a pesar de existir muchos Universos (en concreto 125), las realidades de los multiples yos poseen puntos en común, ya sea la misma pareja o el mismo trabajo. Con respecto a esto alabo la apertura de la cinta y cómo se parece a la presentación del personaje de Gabe, amabas finalizando con el enfrentamiento con Yulaw. Mientras el principio posee una fotografía con filtro azulado que advierta que nos encontramos en un posible futuro alternativo y el personaje de Li se muestre como reo, la secuencia de presentación de Gabe, con idéntica planificación cuando muestra a los agentes custodios, posee una fotografía más real, acorde al Universo que se encuentra. Existen en ambas secuencias, pues, puntos en común, pero también notas diferentes, lo cual apoya la teoría Multiversal que el personaje interpretado por Statham explica.

Claro que una cosa es la idea y otra la forma de ejecutarla. Con todos mis respetos, “El Único” me ha resultado tanto la primera vez que la vi en su estreno en DVD como ahora, veinte años después, un subproducto de ciencia-ficción y artes marciales a mayor gloria de Jet Li.
Quizás ese aroma a película de serie B (desde su escasa duración de apenas 85 minutos) sea parte de su encanto a día de hoy, pero se entiende que en pleno 2001 fracasara. Ya no sólo porque el público estuviese más interesado en ver cintas de fantasía épicas como “El Señor de los Anillos” o “Harry Potter” (fue el año de la puesta de largo en la gran pantalla de ambas Sagas) sino porque el film se presentaba en sus avances como otro “Matrix” de bajo presupuesto (la cinta de los Wachowski seguía marcando el estilo en el cine de acción) al centrarse en las piruetas de Li acompañado por efectos especiales (la imagen icónica de la cinta es el actor apareciendo bajo las chispas del fuego en las escena final de la fábrica), dejando el tema del multiverso sepultado y ahogado, sin explotarlo debidamente en pantalla (el momento en que capturan al personaje de Li al principio y aparecen todos los yos a los que ha matado parece de risa, con el actor luciendo aspectos a cada cual más pintoresco).
Es una pena, pues el director James Wong había demostrado en “Destino Final” buen atino para el suspense y el ritmo, lo que en esta película se puede deslumbrar en pequeños instantes, sin llegar a despuntar del todo. Por ejemplo, la escena en casa de Gabe cuando T.K. lo descubre en la buhardilla me parece interesante por jugar con el suspense y no saber si la persona que está escondida es Gabe o Yulaw (la forma en que están iluminados y remarcados los ojos de Li dan pistas). Pero todo el tinglado acabo siendo fabricado para el lucimiento de Li, y por ello tres cuartos de la cinta son dedicados a escenas de acción donde el actor de rienda suelta a sus movimientos marciales, con el colofón de la pelea final en la fábrica como gran final. De hecho, de lo que mejor se mantiene es esa pelea final con los dos Li, donde los efectos especiales y las piruetas están mezcladas con equilibrio. Para diferenciar a ambos personajes, Li desempeño diferentes estilos de lucha para cada uno. Así, Yulaw es más agresivo mientras Gabe es más equilibrado, subrayando mediante ello las personalidades de ambos.

En general, y a pesar de no resultar el éxito esperado (cubrió gastos a duras penas), “El Único” es una película muy de principio de los 2000. Posee efectos especiales heredados de “Matrix”, una música machacona de rock obra de Trevor Rabin y un reparto formado por Jason Statham (que volvería a enfrentarse a Li en “El Asesino” y a formar equipo en “Los Mercenarios”), Delroy Lindo o Carla Gugino (que protagoniza una escena muy similar a la que ya interpretó en «Snake Eyes»). Seguramente, si hubiese sido un éxito, se habrían realizado secuelas y explotado aún más las posibilidades multiversales (el dejar vivo a Yulaw en el Universo Hades invitaba a ello).

Aunque vivamos en un Universo imperfecto, donde deseamos más de una vez que las cosas sucediesen de otro modo, hemos de aceptar la realidad que tenemos y actuar según nuestros principios y valores. Puede que existan otro yo. Quizás ya existan dentro de nosotros mismos. “El Único” quedó como una maja cinta de artes marciales, y presentó multiples posibilidades que han sabido aprovechar otros tiempo después. En lo que respeto a mi, en este Universo donde nos ha tocado vivir, no se me habría ocurrido escribir sobre la película de no ser por la interesante propuesta de mi buen amigo bloguero Rodi del imprescindible “Películas de Culto”, en donde también podéis leer su opinión sobre la cinta. La blogosfera también puede verse como un Multiverso (cada vez más en extinción) en que existen posts con el mismo cuerpo pero diferentes personalidad. Claro que al contrario de los personajes del film, no luchan, sino que se complementan. Ojalá todo fuese así en la vida. Gracias compañero.

Anuncio publicitario

2 comentarios en “El Único (The One), de James Wong

  1. ¡Muy buena reseña!

    Ya tenía muchas ganas que llegara el día de hoy para ver ambas reseñas publicadas, ha quedado genial 🙂 La verdad es que ha me ha gustado mucho hacer estas reseñas conjuntas, como tú dices se complementan. Me gusta ver en qué cosas coincidimos y en cuales no, y que información aporta cada uno. Gracias de verdad por aceptar la propuesta, y hacerla realidad.

    En cuanto a la película, es un ejemplo que define el cine de acción de principios de los 2000, es una película de su época para lo bueno y para lo malo. Me parece muy entretenida y las escenas de acción aguantan muy bien, y mola ver a Jet Li luchando contra Jet Li. Le falta algo de ambición y de originalidad, pero uno pasa un buen rato con ella, y además se adelantó dos décadas a la moda actual de los multiversos.

    Como indicas, si hubiera tenido éxito seguramente habríamos tenido una secuela, pero eso sucedió en otro universo paralelo.

    En su momento, me esperaba mucho de ella por venir de los autores de «Destino final» y algunos de los mejores episodios de «Expediente X», y se me decepcionó un poco, pero reconozco que tiene su gracia.

    Nos seguimos leyendo en el multiverso de la blogsfera.

    1 abrazo!

    • Muchas gracias a ti Rodi, por haber querido contar conmigo para esto comentario multiversal, jeje.
      Te agradezco también que me lo propusieras, de otro modo dudo mucho que hubiese vuelto a ver esta simpática e inofensiva película de Jet Li. Es curioso como el tema del Multiverso se ha puesto tan de moda, la favorita para los Oscars parece ser «Todo a la vez en todas partes», y veremos si no da la sorpresa.

      Gracias de nuevo por la propuesta, y esperemos volver a coincidir en breve.

      Un abrazo amigo 😉

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s