Jurassic World, de Colin Trevorrow

Si por algo recordaré 2015 a nivel cinematográfico fue porque supuso el regreso a la gran pantalla de multitud de Sagas. Evidentemente la que acaparó más los focos fue el retorno de Star Wars, pero antes que ella volvieron James Bond, Ethan Hunt, Terminator o Mad Max. Además de las citadas también regresó a los cines la Saga Jurásica basada en las novelas de Michael Crichton que inauguró Spielberg en 1993 en una nueva entrega que funcionaría como inicio de una nueva Trilogía.

Sigue leyendo

Anuncios

Independence Day, de Roland Emmerich

Desde que H. G. Wells escribiese “La Guerra de los Mundos” y Orson Welles hiciera temblar a todo Estados Unidos con su emisión radiofónica la representación que han tenido los visitantes de otros mundos casi siempre ha sido terrorífica y hostil con salvedades como el amigo E.T. El género de extraterrestres en el cine alcanzó notoria popularidad a mediados de los 50 y 60, con la llegada del hombre a la luna, y desde entonces el cine fue poniendo su ojo en cómo serían los habitantes de otros planetas y cómo la raza humana les haría frente. En 1996 las invasiones extraterrestres coparon las salas con “The Arrival” y la ruidosa “Independence Day”, siendo ésta última la que se convertiría en todo un fenómeno planetario.

Sigue leyendo

Ready Player One, de Steven Spielberg

Imaginemos por un momento que somos Ernest Cline. Hemos escrito una novela que homenajea en esquema a “Charlie y la Fábrica de Chocolate” de Roahl Dahl utilizando el mundo de los videojuegos como telón de fondo e introduciendo a lo largo de toda la trama referencias populares de los 80. El libro se convierte en un exitazo y se suma a esa pasión desatada por todo lo que recuerde a la citada década. Un gran estudio como Warner compra los derechos para realizar la adaptación cinematográfica y, por si eso fuese poco, nos ofrece escribir el guion. ¿Qué más se podría pedir? Que el director más famoso de dicha década, precursor de títulos míticos e intocables de la misma, la realizara. Dicho y hecho. Spielberg se encargaría de dar vida a la aventura de Parcival y sus amigos en busca del Huevo Dorado de Halliday. Imaginémoslo. Nos sentiríamos las personas más afortunadas de la Tierra. Tal y como debe sentirse Ernest Cline.
Sigue leyendo

Transformers: El Último Caballero (Transformers: The Last Knight), de Michael Bay

Estaba claro que habría una nueva entrega de la Saga de los robots alienígenas cuando “La Era de la Extinción” alcanzó los mil millones de taquilla a nivel mundial. De la misma manera que para la cuarta entrega, Paramount ató a Michael Bay para dirigir la quinta entrega a cambió de financiarle “13 Horas”. De nuevo, Bay contaría con Wahlberg como protagonista y retomaría la historia donde la abandonó, con Optimus en busca de sus creadores por el espacio.

Sigue leyendo

Transformers: La Era de la Extinción (Transformers: Age of Extinction), de Michael Bay

Cuando parecía que los Transformers habían dado carpetazo a su aventura cinematográfica dejando libre a Michael Bay para que volviese a realizar proyectos más acorde con su personalidad, a Paramount se le ocurrió continuar la franquicia. Y la querían seguir con Bay, quien con cada nueva entrega de los robots declaraba que sería la última que dirigía. Ya se sabe que donde dije digo, digo Diego, y al californiano le tendieron la trampa cuando solicitó financiación para “Pain & Gain”. Ahí Paramount vio la oportunidad de seguir poniéndole los grilletes al director, quien aceptó rodar cuarta entrega de los robots alienígenas a cambio de realizar su comedia criminal de culturistas.

Sigue leyendo

Blade Runner 2049, de Denis Villeneuve

“Blade Runner” es una de esas serendipias que se suceden de cuando en cuando fruto de un rodaje lleno de conflictos entre los miembros del equipo y un guion que se iba reescribiendo sobre la marcha. La película dirigida por Ridley Scott que adaptaba el relato de Phillip K. Dick “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?” se ganó con los años la etiqueta de película de culto tras un estreno en cines donde pasó sin pena ni gloria. Hoy hablar de ella es hablar de un hito, de una cinta que ha marcado a una generación e influenciado infinidad de obras visuales y temáticas más allá de la corriente cyberpunk.
Resultó una sorpresa, pues, que se anunciara una secuela tardía impulsada por el propio Scott, que en principio iba a ser también quien la dirigiese. Saltaron las alarmas, en especial para aquellos que se sintieron estafados con el reciente acercamiento de Scott a otra de sus vacas sagradas como es “Alien” en “Prometheus”. La cosa se calmó un poco cuando se eligió al prestigioso director canadiense Denis Villeneuve para sustituir a Scott tras la cámara. Y el resultado ha estado a la altura de las exigencias, aunque sin alcanzar al clásico.

Sigue leyendo

Días Extraños (Strange Days), de Kathryn Bigelow

Es habitual que la ciencia-ficción hable de las nuevas tecnologías y nos alerte de cómo estas pueden amenazar nuestra vida diaria. El boom de la informática influyó en la realización de diversas películas de los 80 (“Juegos de Guerra”), dando paso en los 90 a las posibilidades que ofrecía la emergente realidad virtual. En 1995 no fueron pocos los títulos que tuvieron dicho tema como fondo (“La Red”, “Hackers”, “Virtuosity”, “Johnny Mnemonic”), aunque sería la cinta dirigida por Kathryn Bigelow e ideada por James Cameron la que iría un paso más allá del riesgo de utilizar la tecnología, ofreciendo una crítica social sobre hechos recientes de Estados Unidos.

Sigue leyendo

La Isla (The Island), de Michael Bay

islandposter“Dos Policías Rebeldes II” marcó el fin de una etapa en la trayectoria de Michael Bay. Tras ella, su asociación con Jerry Bruckheimer concluyó, marchándose a trabajar a la productora de Spielberg, Dreamworks, con un proyecto en que volvía a narrar una historia de ciencia-ficción con toques de acción.

En un futuro, Lincoln 6 Echo vive junto con otros individuos en una instalación a la espera de marcharse a la isla, el último reducto sin contaminar de la Tierra. Sin embargo, su naturaleza humana y dicho paraíso no son lo que parecen.

Sigue leyendo

Ghost in the Shell, de Rupert Sanders

Un servidor tiene al anime “Ghost in the Shell” en un altar. Cuando corría el año 1995 llamó mi atención el poster de la citada película en mi videoclub habitual. El llamativo elemento publicitario con la protagonista luciendo unas enormes gafas oscuras y un arma sobre una ciudad futurista, sumado a la crítica que la vendía cómo el tipo de película que realizaría James Cameron, captaron de lleno mi atención. Ya había visto “Akira”, pero el impacto que me supuso ver la cinta realizada por Mamoru Oshii no lo volvió a igualar ningún anime a pesar de ver posteriormente auténticas joyas. Sobre su universo expandido (manga, secuela, series) no conozco nada, más allá de su existencia. Aunque suene absurdo, la cinta del 95 poseía tanto valor que siempre he temido acercarme al resto de productos por miedo a perjudicar su recuerdo.
El anuncio de que Hollywood estaba interesado en rodar una adaptación siempre llamó mi interés. Aunque parecía ser irrealizable (tanto como parece ser “Akira”) por diferentes problemas, finalmente fue Spielberg quien adquirió los derechos en 2008 para dar luz verde al proyecto años después. Una vez anunciada la realización del film, el mayor aliciente no era solamente ver en acción real los trazos del anime, sino la actriz que daría vida a la protagonista, una Scarlett Johansson consolidada como estrella de acción.
Sigue leyendo

Interstellar, de Christopher Nolan

interstellarposterSi existe un director a día de hoy que levante expectación siempre que anuncia un proyecto, ese es Christopher Nolan. El director británico pasó de ser un autor de cine de presupuesto ajustado con premisas originales preocupadas por la naturaleza humana (“Memento” en especial) a un creador de blockbusters con un discurso que va mucho más allá de los rompedores efectos especiales. Sin duda, su incursión en el Universo de Batman le abrió la posibilidad de desarrollar ambiciosas historias en un marco más grande del que le ofrecían las pequeñas productoras. Así se convirtió en uno de los protegidos de Warner, quien lo apoyaría para llevar a cabo proyectos como “Origen” o la presente “Interstellar”.

Sigue leyendo