Thor: Ragnarok, de Taika Waititi

De todo el elenco que conforma Los Vengadores seguramente sea Thor el que menos suerte haya tenido en sus aventuras cinematográficas en solitario. El Dios del Trueno comenzó de forma digna de la mano de Branagh, quien impregnó de cierto aire shakesperiano al relato del hijo de Odin aunque también se preocupara en exceso de allanar el camino para la que iba a ser la primera reunión de los superhéroes. Su continuación fue mejor a nivel individual pero carecía de garra y de un villano a la altura, siendo la relación entre Thor y su hermano Loki la base que la sustentaba. Así, se aceptó que el papel de Thor dentro del grupo era de un elemento cómico mas (su participación en “La Era de Ultrón” casi siempre está orientada hacia la broma), rivalizando con otro vengador de color verde con quien ya tuvo sus más y menos en su primera aventura juntos. Conscientes de eso, MARVEL ha optado por regalar al Dios del Trueno una tercera entrega en compañía de dicho compañero de armas.

Hela, Diosa de la Muerte, regresa de su confinamiento y amenaza con desatar el Ragnarok, el cuál pondrá fin a Asgard. Para evitarlo, Thor deberá aliarse de nuevo con su hermano Loki y escapar del Planeta Sakaar, dónde se encontrará con un compañero de los Vengadores, Hulk.

Sigue leyendo

Anuncios

American Graffiti, de George Lucas

Me acerqué a “American Graffiti” por primera vez a finales de los 90 empujado por ser la segunda película dirigida por George Lucas antes de “Star Wars” y después de “THX 1138” (ésta aún tardaría un par de años en verla). Además del nombre del director, atrajo mi atención su llamativo y original poster, un dibujo que mezclaba los diferentes personajes y escenarios con un estilo cercano a la caricatura y que se encontraba en concordancia a la segunda palabra del título. Así descubrí este canto de amor a una época norteamericana ya extinta.

Sigue leyendo

La Máscara (The Mask), de Chuck Russell

Aunque parezca que hoy vivamos sumidos en una aglomeración de adaptaciones de comics, lo cierto es que el noveno arte siempre ha sido una fuente recurrente para realizar películas. Más en concreto, en la década de los 90, después del éxito de “Batman” de Burton y antes de las adaptaciones MARVEL iniciadas con “Blade” o “X-Men”, se realizaron varias adaptaciones de cómics ajenos a las firmas DC o MARVEL. En 1994, por ejemplo, se realizaron “La Sombra”, “El Cuervo”, “Timecop” (ésta se convertiría en comic a posteriori) y “La Máscara”. Las más acertadas y exitosas fueron la protagonizada por Brandon Lee (con todo el misterio que rodeó su muerte) y la de Jim Carrey, que le sirvió como trampolín absoluto para que alcanzara la fama.

Stanley Ippkiss es un banquero con una monótona y aburrida vida. Una noche, tras no poder entrar en el famoso club Coco Bongo, encuentra una mascara en el río. Cuando se la pone, se convierte en un personaje con rostro verde capaz de llevar a cabo todos sus sueños de la forma más disparatada.
Sigue leyendo

Spider-Man: Homecoming, de Jon Watts

Una de las grandes sorpresas de “Capitán América: Civil War” fue la de encontrar junto con a los Vengadores al trepamuros más famoso del mundo del cómic (y del cine). Tras largo tiempo de rumores sobre la posibilidad de utilizar al hombre araña en el Universo MARVEL, por fin dicho sueño se hizo realidad. Claro que el trayecto hasta lograrlo no fue un camino de rosas. Spider-Man, al igual que Batman para DC, es el valuarte de MARVEL, el personaje más icónico. Tras la estupenda (aunque irregular) trilogía de Raimi, SONY decidió en 2012 reiniciar la franquicia con un film que tenía a Andrew Garfield y Emma Stone como protagonistas. “The Amazing Spider-Man” no fue tan desastre como pareció, aunque prefiero su secuela, la aún más criticada “El Poder de Electro” como se subtitulo aquí. Con sus peros, las dos entregas dirigidas por Marc Webb se esforzaban por ser una adaptación lo más cercana posible a la línea Ultimate del personaje, aunque careciendo de la chispa y el encanto clásico de las de Raimi, amén de no alcanzar las altas cuotas de “Spider-Man 2”, aún a día de hoy la mejor película realizada del personaje. Ante esta perspectiva, y tras el relativo fracaso de taquilla de la segunda entrega, SONY reculó y aceptó el acuerdo que MARVEL Studios le ofrecía de utilizar al personaje dentro de su Universo y comenzar, de nuevo, una nueva tanda de películas. Y así es cómo se ha llegado al segundo reseteo del personaje en diez años, introduciendo a Peter Parker en un mundo dónde no es el único superhéroe.

Sigue leyendo

Dos Policías Rebeldes II (Bad Boys II), de Michael Bay

badboys2posterEl fracaso de “Pearl Harbor” no solo fue (relativamente) económico. Con ella Michael Bay esperaba obtener algún reconocimiento crítico como narrador, cosa que no sucedió ni por asomo. Y es que, por muy bonitas que fuesen sus imágenes, el tono panfletario estaba desgastado, condenando al film. Por ello, Bay, de nuevo en colaboración con Bruckheimer, decidió volver a sus orígenes y retomar los personajes con que debutó en la gran pantalla.

Sigue leyendo

Armageddon, de Michael Bay

armageddonposterEn el año 1998 sucedió algo habitual en el cine como que dos películas de temática similar llegasen a las pantallas compitiendo entre ellas. Si el año anterior sucedió con la temática volcánica (“Dante´s Peak” VS “Volcano”), en el 98 fueron los meteoritos los que siguieron con la moda del revival del cine de catástrofes que por entonces estaba tan de moda (con el fenómeno “Titanic” como máximo exponente). Así, primero llegó a las pantallas “Deep Impact” de manos de Spielberg y su productora Dreamworks. La película se centraba en lo que sucedía en la Tierra al conocer la noticia de que un asteroide se está aproximando. De la misma forma, la película producida por Jerry Bruckheimer bajo el manto de Disney narraba un hecho similar pero de forma muy diferente. Mientras la cinta dirigida por Mimi Leder se centraba mucho más en el drama humano, introduciendo la misión comandada por Robert Duvall en el espacio, la que tenía a Michael Bay al frente abrazaba el espectáculo de evasión puro y duro con una nueva muestra de su estilo destructivo.

Sigue leyendo

Dos Policías Rebeldes (Bad Boys), de Michael Bay

badboysposterLa pareja de productores Don Simpson/Jerry Bruckheimer fue muy popular durante parte de los 80 y 90. Aunque al inicio de su carrera podemos encontrar títulos destacables como “Ladrón” de Michael Mann, es a partir de mediados de los 80 cuando viran hacia el cine palomitero con títulos como “Superdetective en Hollywood” o “Top Gun”. Su estilo es palpable en cada film, siendo la gran mayoría cintas de acción con una notoria influencia publicitaria. En el año 1995 presentaron tres cintas. Por un lado la fantástica cinta de Tony Scott “Marea Roja”, por otra el drama estudiantil protagonizado por Michelle Pfeiffer “Mentes Peligrosas”, y por último una comedia de acción protagonizada por dos rostros populares de televisión como eran Martin Lawrence y Will Smith. Aunque la promoción se volcó en aupar a sus protagonistas, la película sería la encargada además de presentar en sociedad a un director que se haría un nombre propio en el cine espectáculo, Michael Bay.

Sigue leyendo

El Lobo de Wall Street (The Wolf of Wall Street), de Martin Scorsese

wolfposterResulta increíble como algunos nombres referenciales que surgieron en el Hollywood de los 70 siguen demostrando una vitalidad fílmica envidiable. Entre ellos destacan, sobre todo, Spielberg y Scorsese, capaces de adaptarse a los nuevos tiempos sin renunciar a sus discursos y buenas maneras cinematográficas. En especial sorprendió la versión que hizo el director italoamericano sobre la figura de Jordan Belford, un broker de Wall Street que fue condenado por manipular el mercado de valores y lavar dinero.

Sigue leyendo

Her, de Spike Jonze

herposterHay una estampa que es habitual en nuestro día a día. Ya sea en un transporte público, en una cafetería, paseando por la calle, incluso en el trabajo. La imagen de alguien pegado a su smartphone (anteriormente conocido como teléfono móvil). La tecnología pareció llegar para hacer la vida más cómoda a los seres humanos, ayudándole en diferentes tareas, ya fuesen domésticas o laborales. Sin embargo, ese aliado tecnológico se ha convertido en algo ya indispensable en la vida diaria de nuestra raza, siendo el móvil el elemento básico para la mayoría de mortales a día de hoy. Hace mucho tiempo (no tanto, en realidad), tener un móvil te permitía, además de poder llamar, enviar y recibir mensajes de texto (SMS). Con el tiempo, el dispositivo fue adquiriendo más y más potencial a medida que menguaba de tamaño. Pronto, el famoso teléfono mini caracterizado por su teclado y su pantallita fue modificado por una pantalla de 4 pulgadas táctil. Dicho avance no ofrecía más que comodidad (y estatus) al usuario, pero abría la ventana a que todo estuviese al alcance de un toque o de una orden vocal, otorgando al aparato un poder superior. Hoy vivimos en esa realidad, y Spike Jonze partió de ella para crear una intima y romántica historia.

Sigue leyendo

La La Land, de Damien Chazelle

lalaposterCuánta razón tenía el personaje de Björk en “Dancer in the Dark” al afirmar que le gustaría vivir en un musical de Hollywood, porque en los musicales nunca pasa nada malo. Aunque podemos encontrar muchos ejemplos dentro del género de historias que no son tan felices (la cinta de Von Trier es el máximo exponente), a nivel global el musical siempre irradia optimismo y vitalidad, especialmente los títulos que tuvieron como máximos embajadores a figuras como Fred Astaire, Ginger Rogers o Gene Kelly entre otros muchos. Pues bien, Damien Chazelle recoge el guante de dicha tradición, ofreciendo un musical vibrante y encantador, a la altura de las mejores, que se alzó en los pasados Globos de Oro con siete Premios, convirtiéndose así en la cinta más premiada de la Historia de dichos galardones.

Sigue leyendo